Enlaces accesibilidad

Los diez detenidos por intentar sacar de Haití a 33 niños podrían ser juzgados en EE.UU.

  • La destrucción del poder judicial en Puerto Príncipe lo facilitaría
  • Son miembros de una iglesia baptista estadounidense que les respalda

Por
En Haití se tomará declaración a los americanos acusados de intentar secuestrar a 33 niños

Los diez miembros de un iglesia baptista estadounidenses detenidos en la frontera con la República Dominicana cuando intentaban sacar de Haití a una treintena de niños, presuntamente de manera ilegal, podrían ser juzgados en EE.UU.

"El juez decidirá si van a ser procesados por EE.UU. o según la ley haitiana", ha afirmado el ministro de Cultura y Comunicación, Marie Laurence Jocelyn Lassegue durante una conferencia de prensa.

Los detenidos deben ser presentados ante un juez "en principio" este lunes.

La posibilidad de que sean juzgados fuera de Haití podría deberse, en parte, a que la estructura del poder judicial se encuentra destruida tras el seísmo. Tan sólo un edificio del Ministerio de Justicia se encuentran en pie, y su patio está lleno de tiendas de campaña. Además, funcionarios y altos representantes de la Justicia haitiano han fallecido en el terremoto que asoló el país el pasado 12 de enero.

Por otra parte, la Iglesia Baptista del Centro del Valle, con sede en Meridian, Idaho (Estados Unidos), ha manifestado este lunes su protesta por el arresto en Haití de diez de sus feligreses que fueron sorprendidos cuando intentaban sacar ilegalmente del país a 33 menores de entre dos meses y 12 años.

Los religiosos fueron "detenidos con falsedades" y ahora los miembros de la iglesia intentan "aclarar el malentendido", según recoge el diario The New York Times citando fuentes de la organización religiosa.

La mayoría de los niños no son huérfanos

La Iglesia asegura que los diez estadounidenses viajaron a Haití  para rescatar a menores que vivían en orfanatos destruidos por el  fuerte terremoto y que iban a ser trasladados a un orfanato en República Dominicana.

El autobús que transportaba a los estadounidenses y a los 33 supuestos huérfanos fue registrado el viernes por la noche en el control de Malpasse, el principal paso fronterizo entre Haití y  República Dominicana. Los agentes detuvieron a los estadounidenses por no tener documentación alguna que justificara la tutela de los menores y más tarde las autoridades haitianas revelaron que la mayoría de ellos tenían en realidad familia.

Los 33 menores estaban alojados coyunturalmente antes del  terremoto en un orfanato de Santo, a las afueras de Puerto Príncipe, que era gestionado por la ONG austriaca SOS Children's Village. El domingo SOS informó en su web de que al menos uno de los menores, una niña de ocho años, dijo a los cooperantes que no era huérfana y que creía que su madre la había enviado de vacaciones.

Previamente, SOS informó de que los menores iban a ser adoptados a través de un grupo vinculado a los diez baptistas estadounidenses, New Life Children's Refuge, una organización que ya había ofertado estas adopciones en Estados Unidos.

Una de las baptistas arrestadas, Laura Silsby, asegura que New Life Children's Refuge no ha pagado ningún dinero y que los conocieron a través de un religioso haitiano, Jean Sanbil, de los Sacerdotes del Anuncio de Jesús.

El grupo, del que también forman parte religiosos originarios de Texas y Kansas, se encuentra ahora detenido en la sede central de la Policía Judicial en Puerto Príncipe.

El objetivo, explicó Silsby, era trasladar a los menores a un hotel de 45 habitaciones de Cabarete, en República Dominicana, que habría sido convertido en orfanato provisional hasta que se construya uno definitivo.

Noticias

anterior siguiente