Enlaces accesibilidad

El sindicato CGT se opone al acuerdo de CCOO y UGT con Magna

Por
CGT rechaza el acuerdo con Magna

La sección sindical de CGT en la planta de General Motors en Figueruelas (Zaragoza) ha rechazado en asamblea el preacuerdo firmado por UGT y CCOO con Magna, porque la cifra de despidos que plantea es "aberrante".

Así lo ha indicado a Efe el secretario de Organización de CGT en Figueruelas, Santiago Arcos, quien ha considerado que ese preacuerdo no contiene "garantías de futuro" para la factoría zaragozana y sólo es una "matización" a la oferta que ya conocían.

El sindicato luchará por evitar los despidos

Además, ha rechazado que tanto UGT como CCOO hayan suscrito un preacuerdo que prevé 900 bajas y expedientes de regulación temporales y ha anunciado que CGT "luchará por evitar los despidos y por mantener y mejorar las condiciones laborales y económicas de todos los trabajadores".

El comité de empresa de Figueruelas acordó convocar cuatro días de huelga -el 28 y 30 de octubre y el 3 y 5 de noviembre- con el apoyo de todos los sindicatos salvo CGT, que no compartía los motivos para la movilización y decidió llamar a los paros, de forma paralela, los mismos días.

En ese sentido, ha avanzado que si el comité decide, en su reunión del próximo martes, desconvocar la huelga, CGT hará lo mismo porque es consciente de que la negociación ha entrado en una segunda fase, aunque la sección sindical no descarta recurrir a otras convocatorias de huelga u otro tipo de movilizaciones.

El sindicato OSTA mantiene la huelga

Mientras que otro sindicato minoritario, Acumagne, apoya el acuerdo, la sección sindical de OSTA en la planta de General Motors en Figueruelas (Zaragoza) mantiene la convocatoria de cuatro días de huelga en la factoría porque considera que la negociación con Magna sigue "abierta", al no haberse pactado aún la fórmula de los despidos ni el plan de ahorro.

Así lo asegura el secretario de la sección sindical de OSTA en Figueruelas, José Luis León, tras la asamblea de afiliados celebrada hoy para explicar su no adhesión al preacuerdo alcanzado el jueves entre UGT y CCOO con Magna sobre el plan industrial.

Para León, la negociación de la reestructuración de la planta es "un todo" e incluye, además de la definición de las capacidades de producción y modelos, la fórmula y plazos en que se van a producir los despidos, cifrados en 900 en ese preacuerdo, y el plan de ahorro que tendrán que afrontar los trabajadores.

"No se pude decir a bombo y platillo que todo está solucionado" porque "el contenido (de la reestructuración) queda pendiente de fijar", dijo León, quien precisó que OSTA no condicionará su posición con un acuerdo parcial y la definirá cuando conozca el plan industrial en su totalidad, con los plazos y fórmulas de los despidos y el plan de ahorro.

Noticias

anterior siguiente