Enlaces accesibilidad

Recorrido inédito por la escultura de Picasso desde su niñez en el Museo de Málaga

  • "La escultura tardía de Picasso. Mujer" se exhibe en el MPM hasta el 30 de agosto
  • La exposición gira en torno a la escultura de chapa recortada Mujer (1961)
  • Las esculturas están acompañadas por piezas de Julio González y Henri Matisse

Por
Esculturas de la nueva muestra del Museo Picasso Málaga, "La escultura tardía de Picasso. Mujer. La colección en contexto", que puede visitarse hasta el 30 de agosto. MPM

Desde los primeros esbozos de escultura, con las figuras de papel recortado de su niñez, hasta las realizadas en su última época -escasamente estudiadas a fondo hasta ahora-. Esto es lo que nos ofrece la exposición "La escultura tardía de Picasso. Mujer. La colección en contexto", la nueva muestra del Museo Picasso Málaga (MPM), que podrá visitarse hasta el 30 de agosto.

La exposición gira en torno a la escultura de chapa recortada Mujer (1961), cuyos orígenes se encuentran en las siluetas de papel que Picasso recortó cuando era niño y en las construcciones cubistas de las que se deriva. Las 40 obras que se exponen muestran "el largo proceso creativo que culmina en un nuevo y singular tipo de escultura al final de la vida artística de Picasso", según el MPM.

El contexto creativo de Mujer sólo es comprensible desde el lenguaje que formula el artista malagueño desde el cubismo, "su preocupación sobre conceptos de plano, transparencia y espacio", que pueden verse también en sus esculturas de los años 20 y 50 y en las de chapa recortada de principios de los 70, poco antes de su muerte.

Los recortables de papel de 1890 Paloma y Perro, que pueden verse en la muestra, son "juguetes que guardó durante el resto de su vida", ha explicado en la presentación de la exposición su comisaria, Elizabeth Cowling, catedrática de Historia del Arte de la Universidad de Edimburgo y una eminencia en la obra de Picasso que ya ha comisariado otras exposiciones en el MOMA de Nueva York o en la Tate Gallery de Londres. 

"Hacer realidad un sueño"

Para realizar Mujer y el grupo de alrededor de un centenar de esculturas creadas entre 1961 y 1962 en el que se enmarca, Picasso contó con la colaboración de Lionel Prejger, al que le confesó: "Voy a poder hacer realidad un sueño que tenía hace mucho tiempo. Convertir en objetos duraderos esos papelitos dispersos por todas partes".

Este sueño cumplido ha sido rememorado por la nuera del artista, Christine Ruiz-Picasso, quien donó Mujer a los fondos del MPM. También ha recordado que una de las obras maestras de su yerno en el ámbito de la escultura, La mujer en el jardín, fue destruida por soldados franceses durante la Segunda Guerra Mundial al tirarla por una ventana. "Y desde ese momento Picasso no tuvo mucha estima por los soldados, y menos por los franceses", ha dicho.

Junto a Julio González y Matisse

Las esculturas del malagueño están acompañadas por piezas de otros dos grandes artistas contemporáneos, Julio González y Henri Matisse, que sirven para estudiar el diálogo existente entre ellos y porque son "los dos artistas más relevantes para Picasso" en este tipo de esculturas, según Cowling.

En el caso de Matisse, se trata de "un gran amigo y rival de Picasso", y a juicio de la comisaria, la decisión del malagueño de volver a hacer esculturas de chapa recortada partió "de la experiencia extraordinaria que supuso para Picasso ver a Matisse realizando siluetas de papel".

Mujer
puede considerarse incluso "un homenaje formal a Matisse", puesto que los huecos recortados "tienen un aspecto muy orgánico, parecido a las formas vegetales que se observan en las siluetas de Matisse", según Cowling.

Mientras, con Julio González se trata de una colaboración, ya que cuando Picasso se planteó trabajar con el metal forjado y soldado, comprobó que no tenía experiencia ni medios con este material y se puso en contacto con González, con el que creó, entre otras piezas, la citada La mujer en el jardín.

Esculturas integradas por diversos planos

Durante esta colaboración con González, el artista malagueño empleó las técnicas de construcción cubista e investiga la elaboración de esculturas integradas por diversos planos, "explotando tanto los efectos de desorientación que produce la asimetría como la reconfortante belleza del equilibrio", según el MPM, que añade que Picasso idea un novedoso tipo de "escultura arquitectónica ligera y plana, a menudo animada mediante el uso del color".

Este concepto de lo plano también puede apreciarse en las pinturas que se exponen junto a las esculturas, con lo que se subraya la unidad de ambas facetas artísticas durante este periodo de su carrera. De hecho, en una entrevista del malagueño a sus 80 años, en la que comenta que está trabajando en esculturas de chapa recortada y se le pregunta si también está pintando contesta: "Claro que sí, y en cualquier caso es lo mismo, exactamente lo mismo".

El colofón a "La escultura tardía de Picasso. Mujer. La colección en contexto" lo conforman una serie de fotografías del artista noruego Carl Nesjar, que recibió en 1964 la autorización de Picasso para trasladar a tamaño monumental determinadas esculturas suyas, que se conservan en distintos espacios públicos en Suecia y Estados Unidos pero que Picasso nunca llegó a ver 'in situ'.

Noticias

anterior siguiente
-->