Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El Malba, Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, convoca una nueva edición de su Residencia de Escritores, una beca dirigida a escritores extranjeros que ofrece la posibilidad de vivir cinco semanas en Buenos Aires como parte de su desarrollo artístico y profesional. una propuesta de Íñigo Picabea

A las nueve de la mañana el museo del Louvre ha vuelto a abrir tras cuatro meses cerrado, entre fuertes medidas de seguridad e higiene. Las entradas solo se venden por Internet para controlar el número de visitas, que antes de la pandemia eran unos 10 millones al año.

Ahora no hay ni cafetería, ni guardarropa ni taquillas, los recorridos están delimitados y solo está abierto un 70% del espacio. Además, todo está previsto para que la Gioconda no vea aglomeraciones.

Las grandes exposiciones de primavera, la de escultura de Donatello a Miguel Ángel y la del renacentista alemán Albrecht Altdorfer, tendrán lugar el próximo otoño.

Disfrutar del arte y la cultura accesible vuelve a estar al alcance de la mano en el Museo Tiflológico de la ONCE, tras el paréntesis del cierre -por tres meses- debido al confinamiento y el estado de alarma provocado por la Covid-19. Se abre así una nueva etapa, con todas las medidas de seguridad y con un máximo de seis personas para realizar la visita guiada por el museo. Un museo sorprendente que espera vuestra visita.

La Sagrada Familia ha reabierto sus puertas, pero solo para los profesionales sanitarios, como homenaje al trabajo realizado durante la pandemia. Los colegios de médicos, de enfermería, farmacéuticos y fisioterapeutas han repartido más de 2.000 entradas entre sus asociados y serán estos los primeros visitantes de la Sagrada Familia tras su reapertura. El templo ha permanecido 114 días sin acoger visitantes.

Tras la larga travesía del confinamiento, el Centro Pompidou de Parísha reabierto sus puertas con una exposición dedicada al artista Christo, célebre por sus envoltorios monumentales y fallecido a finales de mayo pasado. Se trata de una exposición "maldita", según reconoció el presidente del museo, Serge Lasvignes, porque tenía previsto su presentación el pasado 17 de marzo, el mismo día en el que el Gobierno francés decretó el confinamiento para combatir la pandemia. Poco más de un mes más tarde, Christo falleció como consecuencia de una insuficiencia respiratoria sin poder presenciar la retrospectiva que le dedicó la ciudad que le había acogido dos años después de haber huido de su Bulgaria natal. "Esta exposición trasciende la muerte del artista, nos parece una forma extraordinaria de reabrir las puertas tras este doloroso parón", explicó Lasvignes, que señaló que su museo busca "devolver el optimismo a través del arte" a la población.

El Museo Arqueológico de Alicante ha alcanzado hace unos días su mayoría de edad al cumplirse 18 años de su inauguración, en 2002, por la reina Doña Sofía. Dieciocho años que lo han convertido en un centro arqueológico de referencia, con relevantes reconocimientos y premios de prestigiosos organismos nacionales e internacionales. En este tiempo ha albergado exposiciones internacionales de altísimo nivel con una gran acogida de público.

El Palacio de Liria celebra su vuelta a la normalidad y la reapertura de sus puertas para los visitantes. En una acción en redes sociales, otorga vida a los personajes de los cuadros, que regresan a su hogar para volver a ocupar el lugar donde fueron retratados, en obras de Goya, Rubens o Tiziano, después de su particular "confinamiento". Las visitas a este palacio, antes reducidas en aforo diario, ahora lo serán más. 

Casa de México de Madrid ha retomado las visitas a su sede, después de haber mantenido sus exposiciones de forma virtual durante el confinamiento, y lo ha hecho con la inauguración de una nueva muestra, Pedro Friedeberg: doctorado en cariátides, dedicada al artista y diseñador mexicano, que formó parte del grupo de los surrealistas del país azteca.

Guillermo Solana es el director del Mueso Thyssen- Bornemisza de Madrid y se ha mostrado "encantado de la recepción de esta mañana" en el Diario 20 horas fin de semana. La exposición "Rembrandt y el retrato en Amsterdam" que no se puedo contemplar por el cierre obligado del estado de alarma volvía a lucir en las salas "todos los prestadores mantienen las cesiones hasta el 30 de agosto, así que este verano los locales y visitantes españoles podrán verla", nos dice Solana. Asegura que ahora con la reapertura "hay que esforzarse por distribuir a la gente. Hay una cita con ellos a una hora y luego intentar que la circulación sea lo más homogénea". Un museo según el director del Thyssen tiene más ventajas que un teatro o un cine "es que se circula y el riesgo de contagio se minimiza, es más manejable. Se ha acentuado la limpieza, desinfección y todos llevan mascarillas".

Sobre las exposiciones temporales en este museo piensan mantenerlas "no queremos renunciar a ellas aunque serán más caras, pues los transportes ya están subiendo precios, pero renuevan la vida del meso. Si no se produce esa renovación a los locales les da pereza volver al museo porque piensa que ya lo han visto. La obligación es renovar y también la instalación". En otoño tienen programada la "Máquina de Magrit", pero no tienen nada seguro aún "los museos de Estados Unidos siguen dormidos, veremos en una semanas cuando despiertes si mantienen sus compromisos, pero si no podemos hacerla cuando está programado, la pospondremos hasta que sea posible". 06/06/20

La nueva normalidad ha permitido la reapertura de los museos. En el Triángulo del Arte de Madrid, donde se encuentran El Prado, el Reina Sofia y el Thyssen había menos visitantes, todos con mascarillas, más medidas de seguridad y también menos presión y agobio para ver sus obras maestras. La última vez que visitaron las salas fue en enero. La principal pinacoteca española El Prado que recibía una media de 9.000 personas al día, ahora llega a un máximo de 1.800. En el Reina Sofía se acabaron también las aglomeraciones para ver una de las obras más demandadas el Guernika. La disposición de algunas de estas obras en estos museos nos la cuenta Juan Carlos Soriano. 06/06/20

El Museo del Prado ha vuelto a reabrir sus puertas este sábado después de más de dos meses cerrado por el coronavirus. Los famosos cuadros de Velázquez han sido de los primeros en recibir visitantes, sin embargo, para algunos han adquirido nuevos y peculariares significados relacionados con el confinamiento y las medidas del plan de desescalada. Coronavirus: última hora.

A partir de este próximo lunes va a estar permitida la movilidad entre Cuenca y Guadalajara. Mismo día en el que ambas provincias avanzan a la Fase 3 de la desescalada. Novedades también en la Fase 2, sobre la celebración de eventos taurinos. El BOE publica hoy la permisión de celebrar estas actividades con un aforo de un tercio y, como máximo, 400 personas. Atiende así a la demanda del Gobierno de Castilla-La Mancha.

El Museo Del Prado condensa las obras maestras de su colección en una exposición única, el “Reencuentro”: las 250 obras más importantes de sus fondos concentradas en la Galería Central y salas adyacentes, que destilan lo mejor de la pinacoteca, con obras de Goya, El Greco, Velázquez, Rubens o Tiziano. La reordenación temporal del museo, que abre el sábado solo una cuarta parte de su espacio y con un 30 % del aforo, ha permitido licencias y guiños que de otro modo hubieran sido difíciles. “Las Hilanderas” y “Las Meninas” se reúnen en la misma sala por primera vez desde 1929, y los dos “Saturno devorando a su hijo”, de Goya o Rubens están juntos por primera vez, también los cuadros que retratan los sucesos del 2 y el 3 de mayo de 1808 en Madrid de Goya.

El edificio del Museo reina sofía fue en su origen un gran hospital que atendió a numerosos enfermos de diferentes epidemias. Hoy esos pasillos se preparan para recibir a nuevos visitantes, este sábado 6 de junio, después de tres meses cerrados. De alguna forma el edifcio vuelve a su origen que era el de sanar, porque el arte puede ayudar al menos a ser un cobijo en tiempos tan inciertos como estos del coronavirus

Con restricciones de aforo en función de la fase de la desescalada en la que se encuentran sus provincias, los grandes museos van abriendo al público tras más de dos meses y medio de cierre por el coronavirus. Lo hacen también con medidas de seguridad e higiene especiales. Miguel Zugaza, director del Museo de Bellas Artes de Bilbao, explica así la situación: "Yo creo que nos va a costar mucho tiempo, tenemos que ser muy pacientes, tenemos que esperar al público."