Enlaces accesibilidad

El PIB cae un 2,9% en un año según el Banco de España, la mayor bajada desde 1970

  • La economía española cayó un 1,8% respecto al último trimestre del 2008
  • Son datos publicados en el último Boletín Económico del Banco de España
  • El BE descarta la deflación en España y prevé que el IPC vuelva a crecer
  • El ritmo de ajuste del mercado de crédito "podría estar empezando a moderarse"
  • La inversión en construcción sigue a la baja y el ajuste del sector se habría "agudizado" 
  • El BE advierte de que sigue cayendo la actividad en la industria y en la construcción
  • El consumo familiar cae entre enero y marzo de este año en un 3,3% en tasa interanual
  • El paro es la principal causa de que siga cayendo el consumo de los hogares

Por
La economía española registró en el primer trimestre del año su mayor contracción en casi 40 años
El PIB cayó el 1,8% entre enero y marzo y el 2,9% en un año, según el último Boletín Económico del Banco de España.

De confirmarse estos datos, se trataría de la mayor contracción intertrimestral de la economía desde 1970, según la información histórica del INE. Unas cifras que hunden aún más a la economía española, que retrocede por tercer trimestre consecutivo.
 
El organismo supervisor, que calcula que el empleo se redujo un 6% en el último año, advierte de que la recesión española se sigue agravando en un contexto de caída mundial de la actividad y en el que persisten los problemas financieros, a lo que hay que unir el empeoramiento del comercio internacional.

También subraya que datos positivos como la caída de la inflación o de los tipos de interés tardarán varios trimestres en trasladarse a la renta disponible de los hogares españoles, que siguen gastando menos ante la elevada incertidumbre.

Riesgos de deflacción "remotos"

Los riesgos de deflación en España, entendida como una caída generalizada y prolongada de los precios, son "remotos", puesto que sólo el efecto estadístico por el abaratamiento del crudo en la segunda mitad de 2008, presionará al alza el IPC hasta tasas positivas en los últimos meses del año, según el informe del Banco de España.

El secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, ante estos datos, afirma que el Gobierno ajustará a la baja sus previsiones de crecimiento para este año y el ministro de Trabajo enmarca la caída de PIB en el escenario de "fuerte ajuste", pero espera sínntomas de recuperación antes de fin de año.

La restricción del crédito se modera

Aunque reconoce que hay una "cierta mejoría" en los mercados financieros, que alcanzaron su "máxima" inestabilidad de los últimos meses de 2008, señala que las condiciones de crédito han continuado siendo restrictivas y este problema se ha seguido trasladando a la actividad.

El ritmo de ajuste del mercado de crédito "podría estar empezando a moderarse" y para el segundo trimestre del año, este organismo augura que los criterios para la aprobación de crédito seguirán suavizándose tanto en España como en la Eurozona.

Algo que el BE atribuye, en el caso español, "a las expectativas negativas de las entidades sobre la actividad económica, en general, y sobre el mercado de la vivienda, en particular". A pesar de todo, la tendencia de la oferta y de la demanda de préstamos sigue siendo decreciente a corto plazo.

Ayudas públicas

Las medidas de apoyo público al sector financiero tuvieron, durante el trimestre, un impacto más elevado que el detectado en la última parte de 2008, especialmente en España, donde el efecto se habría producido "con más retraso, pero con mayor intensidad" que para el conjunto de la Eurozona.

El efecto de las medidas de apoyo aprobadas por los Gobiernos en la última parte de 2008 habría sido más importante en los primeros meses de este año que en el trimestre anterior, tendencia que se espera que se mantenga entre abril y junio.

A pesar de todo, las entidades encuestadas continuaron señalando la existencia de "importantes dificultades en el acceso a los mercados de financiación mayoristas".

Menos consumo e inversión

La economía se sigue contrayendo debido sobre todo a la debilidad interna -consumo e inversión-, que cayó en un año el 4,9%, dos puntos más que en el trimestre anterior.

Mientras, la aportación del sector exterior, aunque ha seguido siendo positiva - 2,2 puntos -, se ha reducido, debido a la fuerte contracción que está experimentando el comercio mundial.

El desplome del comercio internacional ha afectado a las exportaciones españolas, que sólo en los dos primeros meses del año cayeron el 22,1%, mientras que la debilidad de la demanda interna hizo que siguieran cayendo las compras al exterior, un 25,1% entre enero y febrero, recuerda el Banco de España.

El otro componente de la demanda interna que sigue empeorando es la inversión. Así, la inversión destinada a bienes de equipo continuó cayendo por la falta de confianza de la industria y ante la menor cartera de pedidos, a lo que se une la caída de la demanda, tanto nacional como exterior, y las mayores dificultades de financiación.

La inversión en construcción también ha seguido cayendo y el ajuste de la actividad en este sector se habría "agudizado" en el primer trimestre según el Banco de España, que basa esta afirmación en la reducción de las viviendas iniciadas o en la caída de la compraventa.

Por sectores

Además, advierte de que la demanda de vivienda se está viendo "desanimada" por el endurecimiento de las condiciones financieras, la caída de precios y las peores perspectivas de aumento de renta de las familias.

También la actividad de los distintos sectores registró en el primer trimestre una notable reducción, del 2,3% con respecto a los últimos tres meses de 2008.

El Banco de España advierte de que sigue cayendo la actividad en la industria y en la construcción, pero además señala que también se están viendo afectados los servicios, sobre todo los de mercado, mientras que el turismo sigue deteriorándose con respecto a 2008.

Consumo en los hogares

El deterioro del empleo es, para el Banco de España, la principal causa de que se siga reduciendo el consumo de los hogares -un 3,3% interanual- y también la elevada incertidumbre ante el futuro de la economía.

El único dato positivo que surge del retraimiento en el consumo es que la tasa de ahorro de los hogares se está recuperando con mucha rapidez, y estaba ya en el 13% de la renta disponible a finales del año pasado.

Noticias

anterior siguiente