Enlaces accesibilidad
Baloncesto | Euroliga

El Ekaterimburgo apaga el sueño europeo del Avenida y revalida la Euroliga

  • El equipo salmantino ha caído por 68-78 con un gran partido de Tiffany Hayes
  • El Ekaterimburgo de Miguel Méndez impuso la calidad de su impresionante plantilla

Por
Ekaterimburgo vuelve a reinar en Europa

Ficha técnica:

68 - Perfumerías Avenida (21+9+23+15): S. Domínguez, Hayes (29), K. Samuelson (7), L. Samuelson (6) y Hof (8) -cinco inicial- Cazorla (3), Leo Rodríguez (5), Milic (8) y Alarie (2).

78 - Ekaterinburgo (16+23+20+19) Vandersloot (12), Stewart (12), Quigley (9), Meesseman (19) y Griner (14) -cinco inicial- Alba Torrens (3), Beglova y Jones (9).

Árbitros: Yalman (Turquía), Juras (Serbia) y Vulic (Croacia). Eliminada por cinco personales Hof, de Perfumerías Avenida.

Pabellón: Final de la Euroliga de baloncesto femenino disputada en el Volkswagen Arena de Estambul (Turquía).

El Perfumerías Avenida ha caído en la final de la Euroliga ante el gigante Ekaterimburgo (68-78), que ha sumado su segundo título consecutivo, el sexto entorchado europeo de la española Alba Torrens. El equipo salmantino, en una buena final y con un partido estelar de Hayes (29 puntos), no pudo hacer frente al potente juego interior de Ekaterimburgo.

Los 46 rebotes (11 de capturados por el equipo ruso, 16 más que las españolas, fueron determinantes en un partido en el que el Avenida siempre estuvo presente. Las de Roberto Íñiguez llegaron con opciones al último cuarto y exigieron un último esfuerzo de un Ekaterimburgo que sacó brillo de su reluciente 'roster'.

Con cuatro jugadoras superando los dobles dígitos en puntuación: Meeseman (19), Griner (14), Stewart (12) y Vandersloot (12), y la aportación espectacular de Jonquel Jones, que se fue a los 16 créditos de valoración con 9 puntos y 11 rebotes en su haber, es difícil hacer frente al equipo de Méndez, que acumula ya 19 victorias consecutivas en esta competición.

Perfumerías Avenida lo hizo, y aunque tuvo lagunas de anotación, consiguió mantenerse en pie en un choque que arrancó como un ciclón. Tras su sensacional semifinal, Tiffany Hayes siguió a un nivel excelso en la final, echándose a la espalda a su equipo desde el comienzo del choque por el título. Era su 'Final Four' y pisó a fondo para llevar a su equipo a su segundo título continental con 13 puntos en un primer período en el que Avenida consiguió rentas de 12 puntos a favor. Perdió, sin embargo, a Maite Cazorla por lesión a las primeras de cambio. Una sensible baja para el equipo salmantino en el tiro exterior.

Ekaterimburgo, ante el ciclón español, dio entrada en juego de Jones y cambió el rumbo del partido. La norteamericana lideró la reacción rusa, que se fue al final del primer cuarto con un parcial de +7 que redujo la distancia española a 21-16. El Ekaterimburgo mantuvo la tendencia en el segundo cuarto con Griner en ebullición y el Perfumerías en plena sequía anotadora. Tuvo que ser Hayes la que cortó la racha negativa de seis minutos de vacío que dejaron el partido con el equipo ruso al acecho (23-20).

El Avenida no pasaba su mejor momento y su rival no paraba de crecer. Por el salón de la fama rusa pasaron entonces Messeman y Stewart, anotando a discreción para llevar el partido al descanso con nueve de ventaja para las campeonas (30-39).

Aprieta Avenida

Cuando todo parecía perdido y la lucha contra el gigante ruso parecía un imposible, Avenida sacó la casta y volvió a meterse en el partido. La acertada dirección de Leo Rodríguez (4 asistencias y un triple en el tercer cuarto), con algún destello de Katie Lou Samuelson y de Milic devolvieron a las salmantinas a la pelea (53-57).

El cuarto y definitivo período arrancó con Hayes y Samuelson enchufadas y colocando al Avenida a dos puntos (57-59). Una inoportuna técnica al banquillo español detuvo la marcha a las de Íñiguez con los tres libres anotados por Alba Torrens. Pero Avenida no se dio por vencida y, con una penetración espectacular de Hayes llevó el partido al empate (62-62) con cuatro minutos por delante.

Pero en los momentos decisivos la calidad coral del Ekaterimburgo resultó de nuevo determinante. El poder en la zona y el acierto anotador, esta vez de Messeman, apagaron las opciones de un buen Avenida que acabó cayendo por diez puntos (68-78) y con la cabeza bien alta ante el todopoderoso Ekaterimburgo, que de nuevo ha dominado con mano de hierro la máxima competición europea.

Deportes

anterior siguiente