Enlaces accesibilidad
Balonmano | Liga Guerreras Iberdrola

Paulina Buforn y Sara Valero jugarán en la Liga Francesa la próxima temporada

  • Fleury y Dijon serán sus nuevos destinos a la búsqueda de la profesionalización

Por
Paulina Buforn y Sara Valero cambiarán el Guardés por la liga francesa

Paulina Pérez Buforn, la segunda máxima anotadora de la primera fase de la Liga Guerreras Iberdrola, con un gol menos que la ovetense Aida Palicio, del Liberbank, no jugará en España la próxima temporada. Será una de las tres bajas que ya ha hecho públicas el equipo gallego del Guardés, junto a Sara Valero y la argentina Rosario Urbán.

La ibicenca, que ha sido internacional con España en las categorías inferiores y jugó con las Guerreras B, estará en las filas de un equipo por el que ya han militado otras ilustres jugadoras de la Liga Española, como las canarias Marta Mangué y Eli Chávez, la cántabra Bea Fernández, la malagueña Marta López, así como Darly Zogbi o Shandy Barbosa, por lo que se llegó a denominar Spanish Fleury.

Buforn, que debutó en la División de Honor Femenina de Balonmano con el Puchi, ha jugado también en el Granollers y en el Zuazo, pero dónde realmente ha destacado esta zurda ha sido en el Guardés, ya que se ha convertido en un referente en el lateral derecho de la primera línea y en un seguro de gol a la hora de los lanzamientos de 7 Metros.

Momento oportuno para dar el salto.

Paulina asegura en declaraciones a RTVE que "la decisión de jugar en el Fleury la próxima temporada y competir al máximo nivel en la Liga francesa ha sido complicada pero a la vez muy bonita e ilusionante". Buforn considera que este proyecto se encuentra dentro de su "camino hacia la profesionalización". Según la jugadora balear, "este es un pasito más dentro de mi trayectoria" pero el más natural e importante, ya que "la Liga francesa es profesional y las condiciones laborales y de rendimiento son muy diferentes a las que nos ofrece la Liga española".

Paulina Pérez Buforn tiene ahora 23 años y reconoce que "el momento personal y deportivo que atravieso es el mejor para salir a jugar al extranjero" y espera aprovechar esta oportunidad que le da el Fleury para continuar creciendo como jugadora. La ibicenca ha acabado sus estudios de Derecho y se marchará a Francia como jurista. Por ello admite que "conocer un nuevo país, una nueva cultura y un nuevo idioma será muy enriquecedor". Para la ibicenca leer es protestar contra las insuficiencias de la vida, según sostiene en su cuenta de twitter. Quizá por ello nunca imaginó que iba a hacer del balonmano su profesión y concluye que "después de estar tres temporadas en Guardés se cierra una etapa preciosa de mi vida y espero acabarla de la mejor manera posible".

Valero quiere despedirse con un título

El caso de Sara Valero es muy distinto al de Paulina Buforn, aunque llegaron juntas hace tres temporadas a la pequeña población pontevedresa de A Guarda. Valero nació en la población gala de Pau y cumplió los 23 años el pasado 3 de febrero. Tras formarse en el Octaville sur Mer, la pivote hispano-francesa, ha sido un pilar fundamental en los esquemas de José Ignacio Prades y se ha consolidado en el equipo gallego a raíz de la lesión de África Sempere.

Sara, que esta temporada ha anotado 27 goles en 9 partidos disputados, comenta a RTVE que se ha sentido afortunada de poder vestir la camiseta del equipo gallego estos tres años porque "me ha permitido conocer otra manera de jugar al balonmano y aprender otra cultura y otro idioma". La jugadora gala se ha mostrado muy agradecida al trato recibido por el Guardés y por los aficionados de la Peña O Inferno de A Sangriña, ya que "han hecho todo lo posible para que estemos en las mejores condiciones posibles".

Valero afirma que regresa a su país de origen siendo "una jugadora y una persona muy diferente a la que llegó a España hace tres años". Para la pivote, "Jugar aquí con el Guardés fue cumplir un sueño y regresar a Fancia para jugar en la máxima categoría con el Dijon será hacer otro realidad". Y es que Sara Valero coincidirá en las filas de su nuevo equipo con la central madrileña Carmen Campos con la que fue compañera de equipo en el equipo gallego en sus dos primeros años. Para Valero, "la Liga francesa es muy profesional, muy competitiva" y allí va a poder cumplir "nuevos retos y nuevos objetivos". Sin embargo, Sara señala que "en Guardés tenemos todavía mucho que luchar y me gustaría poder despedirme ganando un título".

Deportes

anterior siguiente
-->