Enlaces accesibilidad

LaLiga | Barcelona 1-0 Real Sociedad

Leo Messi, de penalti, salva la cara ante la Real y acuesta al Barça como líder

  • El capitán marcó su gol número 19 en Liga ante una Real Sociedad que plantó cara
  • Narración y estadísticas del Barcelona 1-0 Real Sociedad, jornada 27 de LaLiga

Por
Leo Messi celebra su gol ante la Real Sociedad para el FC Barcelona
Leo Messi celebra su gol al transformar el penalti ante la Real. EFE

Ficha técnica:

1 - FC Barcelona: Ter Stegen; Semedo, Piqué, Lenglet, Alba; Busquets, Rakitic (Arturo Vidal, m.74), de Jong; Messi, Griezmann (Ansu Fati, m.85) y Braithwaite (Junior Firpo, m.88).

0 - Real Sociedad: Remiro; Gorosabel, Llorente (Zubeldia, m.71), Le Normand, Monreal; Guevara, Merino, Ödegaard; Portu, Barrenetxea (Oyarzábal, m.58); e Isak (William José, m.83).

Gol: 1-0, m.81: Messi, de penalti.

Árbitro: Martínez Munuera (comité valenciano). Mostró cartulina amarilla a Lenglet (m.16), Messi (m.42), Merino (m.56), Piqué (m.61), Guevara (m.76) y a Busquets (m.88).

Incidencias: 77.035 espectadores en partido de la vigésimo séptima jornada de LaLiga Santander disputado en el Camp Nou.

El FC Barcelona supera a la Real Sociedad por la mínima (1-0) y de penalti, en partido de la jornada 27 de Liga jugado en el Camp Nou. Fue Leo Messi, providencial reaparición, el que transformó la pena máxima y dio los tres puntos al líder con permiso del Madrid, que jugará este domingo y puede recuperar la cabeza.

Un encuentro que comenzó con un ambiente enrarecido, con pañolada al palco incluida. El Barça se examinaba ante su público tras perder en el Clásico contra el Madrid y vivir una semana tensa por la polémica que provocaron las palabras del segundo técnico, Éder Sarabia, desde el banquillo en el citado partido.

El aludido solo lamentó las "formas" en una entrevista concedida minutos antes a Movistar+: "Mi esencia no va a cambiar. Es un tema más de forma que fondo. Es verdad que tenemos que ser un ejemplo para todo el mundo, para los niños, pero voy a seguir viviendo el fútbol intensamente". Palabras en la misma línea que las pronunciadas por Quique Setién un día antes.

El danés Martin Braithwaite habría preferido otro ambiente para festejar su primera titularidad. No obstante, el ariete tuvo la primera ocasión culé a los diez minutos y aprovechó para levantar los brazos pidiendo el ánimo del público. Se encontró en esa y en la siguiente con Remiro colocado.

Pero la Real no se dejaba intimidar. Desde el primer minuto, los de Alguacil salieron a presionar muy arriba, conscientes de los problemas del Barça con ese tipo de planteamientos. Sin embargo, un error del meta Remiro casi le da más frutos a los locales en el intento de entorpecer la salida del balón. El centro del campo era mera zona de paso entre 'trincheras'.

El Barça, de menos a más

Leo Messi, del FC Barcelona, dispara a puerta ante Remiro, de la Real Sociedad.

Una ocasión de Messi ante Remiro en el partido Barça - Real Sociedad. AFP

En otra pérdida, reclamada como falta por Llorente, estuvo a punto de llegar el primero del Barça. Remiro taponó bien a Messi, que recibió magistralmente de Busquets. Fue una azulgrana entre dos llegadas de la Real que culminaron en tímidos cabezazos de Isak y Barrenetxea, uno de los que mostraban más claridad en el pase junto a Odegaard.

Con el paso de los minutos el dominio del Barça fue a más y Messi volvió a aparecer por el balcón del área, donde le gusta recibir. El rosarino tuvo nuevamente una clara a pase de Rakitic, pero se le fue desviada. La Real veía el descanso con alivio.

También Piqué, que se quejaba del cuello en los instantes finales de la primera parte. Pero un balón aéreo ganado ante Isak le recrudeció el dolor. A punto estuvo de aliviarle Messi con un derechazo desviado. El capitán del Barça respondía así a unos instantes de dominio de la Real, al igual que pasó en los minutos iniciales del partido.

La disposición táctica 'txuri urdin' soprendió hasta en las faltas, puesto que en una lanzada por Messi la defendieron como si de una indirecta se tratara y no un lanzamiento libre. El argentino se encontró con un bosque de cabezas y piernas entre la barrera y la meta. Fue antes de que entrara Mikel Oyarzabal, dando descanso a un Barrenetxea muy activo pero desacertado en sus dos intentos a puerta.

A pesar de que Messi lo intentaba, la mejor de las que fue entre palos la tuvo Rakitic, pero se encontró de nuevo con Remiro. Como pasó en la primera parte, el Barça se animó y casi a continuación la tuvo Piqué de cabeza, recuperado de sus molestias cervicales o aguantándolas en silencio.

Y un minuto después Rakitic no llegó por una milésima de segundo al pase de Alba para empujarla a la red. En dos minutos, la mejor versión de los de Setién. Imanol Alguacil aprovechó un choque entre Piqué y Merino para dar instrucciones extra. Luego dio entrada a Zubeldia por Llorente y la Real se recumpuso un poco.

Pitos del Camp Nou antes del gol

Así, estuvo a punto de apreovechar Monreal la situación con una llegada por la izquierda a pase de Oyarzabal. Su disparo casi acaba en gol rebotado en un defensa, como el de Vinicius. Volvieron a escucharse algunas protestas del Camp Nou, que no se convencía con el juego del Barça ni con el cambio de Arturo Vidal por Rakitic.

A los locales les salvaba que tampoco la Real andaba sobrada de puntería, caso de Oyarzabal desde la frontal y otra de Isak mandándola a la grada tras un buen pase filtrado de Odegaard. Otra llegada de Monreal vino precedida de polémica, porque Martínez Munuera fue a consultar el VAR tras un despeje de Le Normand que se comprobó que era mano.

Llegó así el gol de Leo Messi de penalti, a pesar de que Remiro adivinó la dirección (minuto 81). La entrada de Willian José por Isak fue la primera respuesta de Alguacil para tratar de contrarrestar la ventaja del Barça. Setién hizo lo propio con Ansu Fati por un discreto Griezmann y, minutos después, Júnior Firpo entró por un ovacionado Braithwaite.

La Real se fue con todo en la recta final, tratando de buscar al menos un empate. Eso rompió algo el partido y permitió que el Barça tuviera algún espacio a la contra. Con el Camp Nou pidiendo la hora, llegó la contra que remató Jordi Alba en fuera de juego. La consulta al VAR prolongó el partido más de lo esperado y no hubo tiempo para más.

Deportes

anterior siguiente