Enlaces accesibilidad
Madrid 2-0 Barcelona | Supercopa

Zidane suma su séptimo título con otro recital del Real Madrid ante el Barça

  • El equipo blanco se impone en la vuelta para alzar la Supercopa de España
  • Asensio abrió la cuenta en el minuto 4 y Benzema hizo el segundo en el 39'
  • Así hemos contado en RTVE.es el Real Madrid 2-0 FC Barcelona

Por
Los jugadores del Madrid levantan el título de campeones de la Supercopa de España REUTERS

Ficha técnica:

2 - Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Kovacic (Casemiro, m.62), Kroos (Ceballos, m.79), Modric, Lucas Vázquez; Marco Asensio (Theo, m.74) y Benzema.

0 - FC Barcelona: Ter Stegen; Mascherano, Piqué (Semedo, m.50), Umtiti; Sergi Roberto, Busquets, André Gomes (Deulofeu, m.71), Rakitic, Jordi Alba (Digne, m.77); Messi y Luis Suárez.

Goles: 

1-0, m.4. Marco Asensio.
2-0, m.39: Benzema.

Árbitro: José María Sánchez Martínez (colegio murciano). Amonestó a Luis Suárez (89) y a Mascherano (92) por el Barcelona.

Incidencias: partido de vuelta de la final de la Supercopa de España, disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 79.400 espectadores.

El Real Madrid de Zidane no para de crecer. Después de pasar por encima del Manchester United en la Supercopa de Europa ahora lo ha vuelto a hacer, por segunda vez en cuatro días, pero enfrente estaba el FC Barcelona. Gracias a un primer tiempo magistral, el equipo blanco instala a su eterno rival en la crisis de resultados e institucional con los goles de Asensio y Benzema.

La apuesta de Zidane —obligada por la baja de CR7— por Asensio, Kovacic y Lucas Vázquez volvió a ser una apuesta ganadora. El segundo batallón —ya no se puede hablar de equipo no habitual— que lidera el balear demuestra hambre a la hora de devorar a sus rivales cada vez que juega. Y hoy, ante el Barça, aún más.

Desde el pitido inicial se lanzó el equipo merengue sobre las líneas culés, especialmente sobre la línea de tres centrales que dispuso Valverde: Umtiti, Piqué y Mascherano. Esta presión dinamitaba cada jugada que el Barça trataba de construir desde su área y en tres minutos la Supercopa quedaba prácticamente sentenciada.

Un saque de banda acaba rebotado en los pies de Marco Asensio. Estaba a unos 20 metros de la portería de Ter Stegen pero no dudó el joven zurdo para fusilar al meta con un disparo ante el que nada pudo hacer el alemán (min. 4). El estadio y hasta sus propios compañeros se llevaron las manos a la cabeza con el tanto de Asensio, que dos minutos había generado la primera ocasión al ganar la línea de fondo y ceder hacia Modric.

Con la alegría se descafeinó en las gradas la protesta preparada para el trío arbitral en el minuto siete. Todo se quedó en un cántico de "Cristiano, Cristiano" hacia la estrella lusa que veía el duelo desde su palco.

El Barça, incapaz de ilusionar con la remontada

El Barça estaba desarbolado ante el vendaval local y solo Messi podía arreglarlo. El argentino volvió a tener a Kovacic como pareja de baile pero logró zafarse dos veces en tres minutos (en el 15' y en el 18') para pisar el área de Keylor Navas y apagar un poco la euforia.

Era igual de difícil para la estrella argentina el liderar a su equipo como el rebajar la fiesta en las gradas. El público madridista estaba entregado hoy a a su equipo por el juego exhibido, por la entrega y por el marcador frente al último equipo capaz de asaltar el coliseo merengue.

Antes del descanso agrandaría aún más la distancia entre el Real Madrid y el FC Barcelona Benzema con el segundo gol, tras pase de la muerte de Benzema (min. 39). Era algo que iba a llegar tarde o temprano ya que Lucas Vázquez había estrellado su remate en el poste derecho seis minutos antes.

Los cambios no mejoran al equipo de Valverde

En la segunda parte el ritmo de los locales se fue reduciendo. De la relajación llegaron fallos en defensa que pudieron meter al Barça en el choque pero aparecían Keylor Navas o el larguero para impedirlo.

Valverde sustituyó a Piqué, con molestias, por Semedo. No haría el siguiente cambio hasta el minuto 72 (Deulofeu por André Gomes), parecía como si el entrenador se viera obligado a sacar la bandera blanca en señal de rendición ante la desigualdad de fuerzas en uno y en otro bando. Más aún después de ver como Keylor rechazaba el disparo de Messi y el posterior rechace lo enviaba Luis Suárez al palo (min. 70). Para colmo de males, el uruguayo jugó los últimos minutos cojeando.

La fiesta estallaría en el minuto 94 con los tres pitidos finales. Sergio Ramos y Marcelo subirían al palco para recoger, a manos del presidente Juan Luis Larrea, el trofeo de supercampeones. El décimo que suma el Real Madrid.

Deportes

anterior siguiente