Enlaces accesibilidad
Supercopa de España | Real Madrid 2-0 FC Barcelona

El factor Asensio fulminó al Barça

  • La nueva perla blanca anotó el primer gol de su equipo y volvió a deslumbrar
  • El 3-5-2 de Valverde en el Bernabéu fracasó en su intento de remontada
  • El Barça volvió a defraudar y solo estuvieron a la altura Jordi Alba y Umtiti
  • Crónica del Real Madrid 2-0 FC Barcelona, por Felipe Fernández

Por
El factor Asensio fulminó al Barça
Marco Asensio celebra su gol ante el Barça en la Supercopa. AFP noticias

El Real Madrid conquistó anoche su décima Supercopa de España tras ganar 2-0 al Barcelona en el partido de vuelta disputado en el Santiago Bernabéu. Un resultado corto dado el nivel mostrado por el cuadro de Zidane en la primera mitad. Se vio a un Madrid muy superior y que se gustaba ante su público, superando al FC Barcelona en todas las facetas del juego. Parecía que el equipo que tenía que remontar la eliminatoria era el Madrid y no el Barcelona.

La primera mitad confirmó que este equipo roza la perfección. Un conjunto muy difícil de batir a día de hoy. Si la semana pasada dejó en evidencia al Manchester United de Mourinho, anoche, sobre todo en la primera mitad, hizo lo propio con el Barcelona. Asensio sentenció rápidamente la final con su golazo en el minuto 4. Y Benzema finiquitó la Supercopa antes del descanso. El Madrid ha cuajado una de las mejores pretemporadas de su historia. Dos títulos de dos. Cuatro en 2017 y siete en la era Zidane. Un equipo mayúsculo que está en su mejor momento de forma.

Asensio lidera la victoria

Sin duda, el hombre de la Supercopa. En el Europeo sub-21 ya demostró su potencial, pero en esta eliminatoria definitivamente se ha consagrado. Si en el Camp Nou metió un auténtico golazo, el de anoche se podría definir también de esta manera. Con la confianza de Zidane, cada vez que sale cumple y demuestra en cada partido que está para ser titular. Un jugador top. Asensio ya no es una revelación, sino una realidad. El Barça aún debe preguntarse por qué no le fichó cuando costaba 4,5 millones, una ganga viendo el actual mercado de fichajes.

Kovacic, una pretemporada de ensueño

El centrocampista croata ya daba indicios en la pretemporada del Madrid que iba a más. Y en esta eliminatoria no ha sido menos. En la ida, Zidane optó por responsabilizarle una función a priori complicada: frenar a Messi. Si en el Camp Nou el astro argentino no tuvo tanto protagonismo fue en parte por la labor de Kovacic. En el Bernabéu también cumplió con creces. El ex del Inter, cuyas principales virtudes son su largo recorrido y su precisión en el pase, está demostrando a Zidane que puede ser titular en este equipo. Anoche reemplazó a Casemiro y el Madrid no le echó en falta. Está en un gran momento de forma. Fue merecidamente ovacionado cuando salió precisamente por el mediocentro brasileño en la segunda mitad.

Benzema marca de nuevo

Tanto el francés como Bale han sido discutidos en esta pretemporada por su falta de gol, además de por su poca incidencia en el juego. En el Bernabéu ha sido otra historia. El galo estuvo enchufado desde el primer minuto. Fue una pesadilla para la zaga culé con sus continuos desmarques. Generó espacios con una de sus mejores virtudes: recibir de cara y asistir. Su esfuerzo se vio recompensado con el segundo y definitivo gol del Madrid, que significó el primero del francés en esta temporada 2017/2018 y su noveno al Barça. La BBC va cogiendo forma tras la gran aportación de Cristiano Ronaldo en la ida. Solo falta Bale por deslumbrar.

Lucas devuelve la confianza de Zidane

Otro jugador que cumple cuando sale. Ocupó el puesto de Bale y protagonizó un gran encuentro. Sus desmarques constantes en la banda derecha pusieron en apuros a la defensa culé. Estuvo cerca de marcar el segundo con su disparo al palo derecho de Ter Stegen. Aunque el Madrid bajó el ritmo fruto del cómodo resultado en el global de la eliminatoria, Lucas siguió enchufado y prueba de ello fue la pugna que tuvo con Sergi Roberto en el descuento. La BBC tiene recambio. Lucas Vázquez firmó un partidazo.

Jordi Alba brilla en un gris Barça

Si en la ida fue uno de los mejores jugadores del Barcelona, anoche fue de nuevo uno de los pocos en salvarse de esta exhibición blanca. El lateral, situado como carrilero izquierdo por el 3-5-2 que optó Valverde, estuvo constantemente causando peligro, aunque no estuvo tan preciso en el último pase. El partido de anoche supuso el 200 de Alba con la camiseta del Barcelona. Lástima para él y su club que no haya podido ser cumplido con la duodécima Supercopa de España. La etapa final con Luis Enrique no fue la deseada por el de Hospitalet, ya que jugó pocos partidos debido al cambio de sistema (3-4-3). Con Valverde es otra cosa. Jordi Alba parece estar volviendo a su mejor nivel.

Messi no tuvo su mejor noche

No estuvo acertado durante el encuentro. Los culés tenían esperanzas en él para liderar la remontada, pero Messi no pudo repetir su última hazaña hace cuatro meses con aquella exhibición que dejó silenciado al Bernabéu. Sí que lideró el ataque del Barcelona, pero no fue tan efectivo como en otros Clásicos. En la primera parte dejó varias asistencias que sus compañeros no supieron aprovechar. En la segunda tuvo, junto con la ocasión de Suárez al palo, la jugada más clara del Barcelona para recortar distancias. Su disparo lo desvió la cruceta. El máximo goleador de los Clásicos se fue sin marcar. Con Messi ya no basta para el conjunto azulgrana.

La pizarra de Valverde no funciona

Valverde se decantó por un 3-5-2 para buscar la remontada ante el Real Madrid. Sin embargo, este sistema dejó mucho que desear y se comprobó en la primera mitad. El Madrid fue claramente superior, ganando todos los balones divididos. El centro del campo se tiñó de blanco, ante un Busquets que se vio superado. André Gomes fue la principal novedad, ya que en el partido de ida no entró en la convocatoria. Rakitic estuvo impreciso y le costaba encontrar al luso como al de Badía. Roberto partió desde la banda derecha, pero realizó una actuación discreta, viéndose superado en varias acciones por Marcelo. Tras este partido, el Txingurri deberá plantearse de nuevo si opta por este novedoso sistema.

La defensa de tres tampoco tuvo efecto. Como en la ida, Umtiti ha sido el único que ha cuajado una gran eliminatoria. Piqué no estuvo a su mejor nivel y tuvo la mala fortuna de marcharse lesionado. Mascherano, que no disputó ningún minuto en el Camp Nou, se vio claramente superado por Benzema, Asensio y compañía. El Jefecito se jugó la expulsión tras una entrada fuera de lugar a Casemiro en el descuento. Con Luis Enrique la defensa de tres llegó a funcionar en varios encuentros, pero con Valverde no dio el mismo resultado anoche.

Ter Stegen cuajó una buena actuación

Como en el Camp Nou, el alemán evitó un resultado más abultado. No pudo hacer nada ante la maravilla de Asensio que esfumó la esperanza culé de un plumazo. Ni tampoco en el gol ante Benzema, donde el francés remató a placer en el área pequeña. Significativa fue su parada al galo, propia de un acto reflejo de balonmano. En esta ocasión no tuvo fe en la remontada, como sí la tuvo ante el PSG cuando fue el primero en levantar los ánimos tras el gol de Cavani. La presión alta del Madrid provocó que sacara en largo en numerosas ocasiones. El resultado fue de 5-1, pero sin él podría haber sido uno más sonrojante.

El Madrid gana un Clásico en el Bernabéu tres años después

El 2-0 de anoche, además de sentenciar la Supercopa, significó volver a ganar en el Bernabéu tres años después. Hay que remontarse al 25 de octubre de 2014 para ver la última victoria del Madrid ante el Barcelona en su feudo. Aquel día ganó 3-1 en el que fue el debut de Luis Suárez tras cumplir sanción por su mordisco a Chiellini. En aquella ocasión, el Madrid de Ancelotti también fue superior al Barcelona de Luis Enrique.

Debut de Theo y Ceballos en el Bernabéu

El partido estaba tan sentenciado que Zidane optó por dar minutos a los menos habituales. El Madrid tiene uno de los mejores banquillos del mundo. Un banquillo en el que estaban dos jugadores cuyos fichajes fueron otra pugna entre el Barcelona y el Real Madrid. Se trata de Theo Hernández y Dani Ceballos. El lateral izquierdo sustituyó a Asensio y el MVP del Europeo sub-21 a Kroos. Ambos pisaron el césped del Bernabéu por primera vez en un partido oficial. Dos futbolistas que refuerzan la calidad de este equipo, que a día de hoy puede formar dos auténticos equipazos. Sin duda, el Madrid cuenta con la mejor plantilla del mundo.

Dejó al Barcelona sin marcar 24 Clásicos después

Un Clásico es sinónimo de goles. De hecho, el último en el Bernabéu contó con cinco. No obstante, el Madrid, que encadena 68 partidos consecutivos marcando, dejó al Barcelona sin ver portería. Algo que no sucedía desde la final de Copa del Rey del año 2011, cuando Cristiano marcó el gol decisivo en la prórroga tras un gran remate de cabeza. Un dato que evidencia la falta de puntería del Barcelona, que tan solo pudo anotar un gol al Madrid en el global de la eliminatoria tras un discutido penalti transformado por Leo Messi.

Además, el Madrid también ganó la posesión al Barça. Un dato que no se producía desde hace nueve años. Concretamente, desde aquel Clásico del pasillo en el Bernabéu. El 7 de mayo de 2008, el Madrid contó con el 50,5% de la posesión. Un encuentro que acabó con un contundente 4-1 a favor del equipo entrenado por Bernd Schuster por aquel entonces. Aquella victoria supuso el fin de la era Rijkaard en Can Barça.

Deportes

anterior siguiente