Enlaces accesibilidad
Chelsea 1 - Atlético de Madrid 3 | Champions League

Un Atlético de cine confirma la final soñada de Lisboa ante el Real Madrid

  • Los rojiblancos han tenido que remar para vencer al Chelsea (1-3)
  • Torres adelantó a los 'blues'; Adrián, Costa y Arda lograron remontar
  • El 'Atleti' ha tenido que esperar 40 años para estar en otra final de Champions
  • Así le hemos narrado el Chelsea 1 - Atlético 3, por Ramón Pizarro

Por
El Atlético acaba con el Chelsea de Mourinho (1-3)

- Ficha técnica:

1- Chelsea: Schwarzer; Cole (Eto'o, m.53), Terry, Cahill, Ivanovic; Luiz, Ramires; Azpilicueta, Hazard, Willian (Schürrle, m.77); Torres (Ba, m.67).

3- Atlético de Madrid: Courtois; Juanfran, Miranda, Godín, Filipe Luís; Tiago, Mario Suárez; Koke, Arda Turan (Rodríguez, m.84); Adrián López (Raúl Gardía, m.66), Diego Costa (Sosa, m.76).

Goles: 1-0, m.36: Torres. 1-1, m.44: Adrián López. 1-2, m.60: Diego Costa, de penalti. 1-3, m.72: Turan.

Árbitro: Nicola Rizzoli (Italia). Amonestó a Cahill (Chelsea), así como a Adrián y Diego Costa (Atlético de Madrid)

Incidencias: Partido de vuelta de las semifinales de la Liga de Campeones en Stamford Bridge (Londres).

El Atlético de Madrid ha logrado una remontada de cine en Stamford Bridge ante el Chelsea (1-3), para llevarse el segundo billete a Lisboa. La final de la máxima competición europea llega 40 años después, en una temporada que puede ser la mejor de la historia desde que se fundó el club en 1903. [Así le hemos narrado el Chelsea 1 - Atlético 3, por Ramón Pizarro]

Al Chelsea se le puso el partido de cara con el gol de Torres en el 36. Justo antes del descanso, Adrián se encargó de poner las tablas y la tranquilidad. En la segunda parte, Diego Costa instauró la remontada con un tanto de penalti y Turan confirmó el pase con el 1-3 a falta de 19 para la conclusión.

La segunda final española en la historia de la Champions League tendrá como protagonistas a dos equipos de una misma ciudad -Atlético y Madrid-, algo inédito en la competición. Precisamente, otra brillante actuación de los 'merengues' ante el Bayern (0-4) evitó que se repitiese la final de 1974, que hubiese permitido a los 'colchoneros' luchar por cobrarse su venganza particular.

Antes de que arrancasen los últimos 90 minutos de eliminatoria, los jugadores de ambos equipos guardaron un minuto de silencio en honor de Tito Vilanova y Boskov, ambos fallecidos la pasada semana. El homenaje a forma de palmas por parte de los asistentes puso los pelos de punta.

Tras el acto, el Chelsea fue el encargado de echar a rodar el balón que decidiría al segundo finalista que se enfrentaría al Real Madrid. Previamente, todos los jugadores 'colchoneros' se apiñaron en el centro del campo para recibir las últimas arengas de Tiago, portador del brazalete de capitán.

La primera parte fue una prolongación de la ida en el Calderón, con dos equipos cerrados a los que no les incomodaba esperar pacientemente bien guardados en su área. Mourinho y Simeone sabían de lo transcendental de no ser el primero en recibir un gol que podría ser definitivo, visto lo visto sobre el terreno de juego.

El 'Cholo' decidió apostar por Adrián junto a Diego Costa, en lugar de Raúl García. El argentino pretendía desahogar de la presión de los centrales al hispanobrasileño con la movilidad del asturiano.

La mejor ocasión antes del gol rojiblanco llegó cuando tan solo habían pasado tres minutos de encuentro. Tras el lanzamiento del primer córner del Atlético, Koke aprovechó un rechace de la defensa para, con toda la intención, poner un centro-chut que se estrelló en el travesaño de la portería defendida por Schwarzer, sustituto del lesionado Cech.

La opción de Adrián le sale al 'Cholo'

El primer golpeo franco a la meta de Courtois llegó cumplido el primer cuarto de hora. Williams mandó por encima del larguero la falta lanzada desde la frontal del área, provocada por Koke. El dominio del balón era del Chelsea, que dominaba con un 68% a favor, por el 32 del Atlético.

Contrastaba la desesperación de Costa, que protestaba cada acción en la que se veía envuelto, con la viveza que mostró el exrojiblanco Fernando Torres entre las líneas rivales. El colegiado Nicola Rizzioli avisó en varios lances al delantero de Lagarto.

Hazard, que regresaba de una lesión, puso la poca magia que se le vio a los 'blues' en la primera parte. A la media hora, Cahill se llevó la primera tarjeta del partdio por derribar claramente a Costa.

Cuando parecía que se iban a ir a los vestuarios apareció la figura de un viejo conocido del Atlético para abrir la lata, tras 126 minutos de sequía en el global de la eliminatoria. Torres remató llegando desde atrás al primer palo, un centro raso desde la derecha puesto por Azpilicuta. El 1-0 tenía sabor español, pero a favor del Chelsea. La jugada fue propiciada por Willian, que se convirtió en una pesadilla para la defensa rojiblanca por su movilidad. El brasileño estaba constantemente cambiándose de banda.

Mourinho celebró el gol con la trascendencia que podía tener esa diana del español. Con un partido tan cerrado, el guión se ponía de cara para el luso. Pero el Atlético este año está tocado por una varita mágica y el minuto 44 llegó el empate de Adrián, la apuesta personal del 'Cholo' para el partido.

Tiago puso un centro perfecto al segundo palo desde la forntal del área, al que llegó Juanfran para ponerla con la cabeza al otro palo, donde esperaba Adrián para batir de primeras a Schwarzer. El Atlético salvó la marejada con un gol antes de irse a los vestuarios.

El sueño se hace realidad

El 1-1 que reflejaba el luminoso de Stamford Bridge al comienzo de la segunda parte le bastaba al club madrileño para estar en la final, era el Chelsea el que debería poner la carne en el asador si no quería quedarse en el camino.

El Atlético fue quien apostó por cerrar el lance y asegurarse una plaza en la lucha por la gloria. A los dos minutos de la reanudación, un centro de Koke acabó en los pies de Arda Turan; el turco estrelló su disparo en el cuerpo de Schwarzer, bien colocado junto al palo. Otro gol de los visitantes dejaba casi muerto a los 'blues'.

Las únicas oportunidades que iba a tener el Chelsea iban a ser a balón parado. La teoría la confirmó Willian con una falta perfectamente dirigida a la cabeza de Terry, que remató abajo, como manda el manual. Courtois sacó una parada milagrosa de su largo repertorio para evitar el 2-1.

La decisión de Mourinho de dar entrada en el campo a Eto'o fue crucial para el desenlace del choque. El camerunés derribó claramente dentro del área a Costa en el minuto 58, Rizzioli no dudó en pitar la pena máxima, que no admitía dudas.

El de Lagarto no dudó en pedir el lanzamiento, pero sí que tuvo más problemas a la hora de decidirse a ejecutarlo. Costa no encontraba la posición adecuada sobre el punto de penalti y su demora provocó que el colegiado italiano le mostrara la amarilla. A pesar de la extraña circunstancia, no se puso nervioso para confirmar la remontada 1-2, más de medio billete a la final ya era atlético.

Respondió el Chelsea al mazazo con un disparo de David Luiz con la cabeza que se estrelló en la escuadra de Courtois. La juagda llegó de otro centro de falta colgado por Willian. Los hombres de Mourinho solo eran capaces de llevar peligro con el balón parado.

Lejos de echar el resto de la carne en el asador, el Chelsea no sabía cúando tenía que presionar y dudaba a la hora de montar cualquier acción. El balón les quemaba en los pies. Eran los 'colchoneros' los que seguían insistiendo en la busqueda de un nuevo tanto.

El éxtasis llegó en el minuto 71, una jugada calcada a la del primer gol atlético acabó con el 1-3 de Arda Turan. Los otros dos protagonistas fueron los mismos. Tiago buscó la carrera de de Jaunfran desde atrás y colgó la bola al segundo palo, donde el lateral cambió la dirección con su cabeza al otro poste; allí remató también con la testa Arda. El balón se estrelló en el larguero, pero el turco no falló en el rechace y metió el pie para sentenciar el duelo.

La nota negativa llegó con la lesión de Costa, que tuvo que salir del campo con molestias en pierna izquierda. La sonrisa del hispanobrasileño en el banquillo tranquilizó a los aficionados tras su marcha. 

El Atlético se ha citado con la historia 40 años después, en la que será la segunda final de la Copa de Europa que disputa el club. La primera la perdió ante el Bayern de Múnich en 1974, en el partido de desempate. Los rojiblancos tienen en su mano lograr un 'doblete' -Liga y Champions- nunca visto antes a las orillas del Manzanares.

Deportes

anterior siguiente
-->