arriba Ir arriba

Íñigo Méndez de Vigo, ministro de Educación, Cultura y Deporte y portavoz del Gobierno, asegura que "volver a la legalidad no es una humillación". En Las mañanas de RNE señala que no se trata de que Puigdemont dé un paso atrás, sino uno adelante, que es volver a la legalidad.

Recuerda que Europa ha sido unánime al decir que esta situación no es aceptable. Rechaza que los presidentes de ANC y Òmnium Cultural sean presos políticos. Los secesionistas pintan un país que no existe, dice.

Reconoce que en algunos casos en Cataluña se ha producido manipulación de los niños en algunos colegios y que por ello su ministerio ha hecho dos requerimientos a los que la Conselleria de Educación tiene un mes para contestar.

El portavoz del Gobierno y ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, afirma que el debate de la moción de censura de Unidos Podemos contra Mariano Rajoy sirvió para demostrar que el único que garantiza la estabilidad es el Gobierno, ya que, tal como subraya, ha sido capaz de tejer alianzas con otros grupos, mientras que el candidato de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, no ha hecho nuevos amigos tras el debate.

"Quien ha conseguido aprobar los Presupuestos Generales del Estado con siete formaciones políticas es el Gobierno, quien es el garante de la estabilidad en España es el Gobierno, y yo creo que el resultado de este debate y el resultado cosechado por el candidato también lo demuestra. Todo lo demás son futuribles", dice.

El ministro augura poco futuro a posibles pactos entre el PSOE y Unidos Podemos que, además, recuerda que no alcanzarían la mayoría absoluta.

Respecto a las formas del debate, critica a Pablo Iglesias por su dureza y opina que debería recuperarse en política el espíritu dialogante y más respetuoso de la Transición.