arriba Ir arriba

Los dos primeros paros parciales de la huelga de los trabajadores de seguridad del Aeropuerto de El Prat, que se han desarrollado entre las 5:30 y 6:30 horas y entre las 10:30 y 11:30, han provocado pocas colas con esperas de entre treinta y cuarenta minutos. Mientras, la empresa Eulen y al comité de huelga han sido convocados por Aena para intentar evitar nuevos paros.

El Aeropuerto de Barcelona-El Prat ha vivido una mañana de caos, con colas de hasta hora y media en los accesos de seguridad, debido a la primera jornada de paros parciales que han llevado a cabo los vigilantes de la empresa Eulen, encargada de este servicio. No obstante, los pasajeros apenas han notado los paros convocados durante la tarde ya que se han registrado colas máximas de unos veinte minutos.

Dos adolescentes y una niña de 10 años fueron obligadas a cambiarse de ropa para poder viajar de Denver a Minneapolis por llevar Leggins o mallas. La empresa se ha justificado diciendo que las pasajeras volaban con tarjetas de empleado y que, por tanto, como beneficiarias de la compañía, debían cumplir unas normas adecuadas en el vestir. Normas que son sólo para empleados y beneficiarios. La decisión ha levantado la polémica en las redes sociales.

Air France, KLM o British Airways traen aviones que van a estar en tierra durante meses porque no hay congestión aérea y el clima seco preserva las aeronaves. Las alternativas están en California o Arizona, a 9.000 kilómetros. En el aeropuerto trabajan siete empresas con 150 trabajadores. El 70% de las instalaciones las explota la francesa Tarmac.

El Solar Impulse es un avión de 72 metros de envergadura, más que un Boeing 747. Pero con el peso de un todoterreno, poco más de 2 toneladas. Este aparato, pilotado por el suizo Bertrand Piccard, vuela día y noche sin combustible, sólo con energía solar, y ha tardado dos días, 23 horas y 10 minutos en cruzar el Atlántico Norte, desde que despegó a las 2:30 hora local del pasado lunes del Aeropuerto JFK de Nueva York.