Enlaces accesibilidad

Rescatamos 'El viaje a ninguna parte', una obra maestra de la radionovela

 

  • Rescatamos una de las joyas de Radio Nacional: El viaje a ninguna parte
  •  

  • La radionovela se grabó y emitió en 1983
  •  

  • La serie dio origen a la novela y película homónimas
  •  

  • Juanjo Menéndez y Emma Cohen interpretan a los actores principales
  •  

     

     

    Enlaces relacionados

    Por
    rne

    El viaje a ninguna parte no es sólo una de las mejores películas de Fernando Fernán Gomez  y una de sus novelas más afamadas. Es poco conocido que el origen de la historia fue una radionovela emitida en los años 80.

     A finales de los 70, las radionovelas estaban en vías de extinción. Las parillas de radio comenzaban a poblarse de magazines y tertulias políticas. El 23-F, con el país entero colgado del transistor, consolidó esa tendencia.  Radio Nacional  hace en ese momento un intento de renovar la ficción radiofónica, fundiendo los folletines de siempre con una mayor calidad en los textos.  Autores como Jorge Martínez Reverte, Francisco Nieva o Manuel Gutiérrez Aragón llevan a cabo distintos proyectos.

     El entonces director de Radio Nacional, Fernando G. Delgado, propone a Fernando Fernán Gómez un serial por capítulos. El actor, autor teatral y director de cine, rescata una idea de un guión para una película que había iniciado con Jaime de Armiñán, con quién solía colaborar en esa época. El núcleo del argumento era el retrato costumbrista de vida de los cómicos del teatro ambulante. Fernán Gomez escribe 65 capítulos, de entre 15 y 20 minutos, que comienzan a emitirse el 3 de Octubre de 1983.

     Los papeles principales se cubren con figuras del teatro y el cine: Juanjo Menéndez, Emma Cohen, Tomás Blanco, María José Lara y Elena Espejo. El cuadro de actores de Radio Nacional completa los papeles secundarios.  La realización radiofónica corre a cargo de  Gonzalo Corella, un actor, autor y  experto en efectos de sonido con una larga trayectoria. El proceso de producción era el tradicional de las radionovelas: primero se grababa la palabra con los efectos y luego completaba el montaje con la música.

     La calidad del texto, y el montaje excepcional, no pasaron desapercibido: el mundo editorial primero y el cinematrográfico después explotaron el filón. Pero la batalla de la ficción en radio estaba perdida. Javier Segade -que estaba en el cuadro de actores en aquella época- recuerda " fue el canto de cisne, a mediados de los años 80 prácticamente todos los actores se habían jubilado y el cuadro de actores se deshizo". La radio como ficción deja de funcionar. El viaje a ninguna parte queda, sin embargo, como modelo y muestra de las posibilidades de evocar historias mediante la palabra y el sonido.