arriba Ir arriba

Mundo

El hombre, de 52 años, había sido condenado por agresiones y posesión de armas. La Policía ha detenido a ocho personas sospechosas de planear actos terroristas. El grupo terrorista autodenominado Estado Islámico ha reivindicado el ataque.

  • El presidente estadounidense ha hablado por teléfono con Theresa May
  • Hollande también le ha transmitido la solidaridad de Francia con su país
  • Merkel ha expresado su apoyo "firme y decidido" ante la amenaza terrorista
  • Italia, en alerta ante la cumbre europea que acogerá Roma el próximo sábado
  • Sigue, minuto a minuto, el ataque terrorista de Londres

La explosión esta madrugada de un depósito de municiones como consecuencia de un gran incendio ha obligado a evacuar a cerca de 20.000 personas en la ciudad ucraniana de Balakleya, en el este del país.  Las investigaciones preliminares apuntan a un acto de sabotaje.La ciudad se encuentra en la región de Járkov y parte de sus territorios se encuentran bajo el control de las milicias separatistas prorrusas. El mayor polvorín de Ucrania se consume entre un infierno de llamas. El Ejército ucraniano guardaba en este almacén 138 mil toneladas de proyectiles. Un arsenal ingente que ocupaba más de 350 hectáreas.

La capital británica intenta recuperar la normalidad después del atentado terrorista cuya autoría ha reivindicado el Daesh. Casi 24 horas después de que un hombre arrollara con su coche a los peatones en el puente de Westminster y apuñalara mortalmente a un agente, se mantiene el cordón de seguridad en la zona. Allí trabaja concienzudamente la policía científica. Tras el ataque, una de las capitales que ejemplifica los valores de occidente, recupera su pulso.

Aún con el susto en el cuerpo, testigos del atentado en la capital británica cuentan cómo vivieron los momentos de terror. Las fuerzas de seguridad en seguida acordonaron la zona. También detuvieron, por seguridad, la famosa noria de Londres, a escasos metros del puente de Wensmister. Desde lo alto, los viajeros también se convirtieron en testigos. Pero Londres sigue sin poder acostumbrarse al dolor, a pesar, de ser una ciudad azotada por ataques terroristas y en cada uno de los testimonios, el mismo sentimiento: la vida debe continuar.

Son ya ocho los detenidos por la policía británica por su presunta vinculación con el ataque de este miércoles, que se ha atribuido el Estado Islámico esta mañana en un comunicado. A lo largo de la noche se han registrado media docena de viviendas en varios puntos del país. En Birmingham las fuerzas de seguridad han entrado en un piso que podría ser la vivienda habitual del terrorista.

La Policía británica ha detenido por el momento a ocho personas y ha registrado seis lugares en el curso de la investigación de los atentados en Londres. Los registros se han producido en Londres, Birmingham y otras localidades.

Medios de comunicación británicos citan testigos que aseguran que el agresor vivía en Birmingham, mientras la BBC ha asegurado que el vehículo usado en el atentado, un todoterreno Hyundai gris, fue alquilado en esta localidad.

Las autoridades han revisado a la baja el número de víctimas del atentado, que son cuatro, incluyendo al atacante y a un agente de Policía, y no cinco, como se había informado.

En una comparecencia ante los medios frente a la sede de Scotland Yard, el jefe de la unidad antiterrorista de la Policía de Londres, Mark Rowley, ha explicado que además del agente de Policía Keith Palmer y del agresor, las víctimas son una mujer de unos 40 años y un hombre de 50, según la información facilitada por Scotland Yard.

En el ataque resultaron heridas 40 personas de diversas nacionalidades, de las que 29 están aún hospitalizadas y siete están en condición crítica.

El autor del atentado en Londres de este miércoles, que costó la vida a cuatro personas, es un ciudadano nacido en el Reino Unido que había sido investigado en el pasado por el MI5 (el servicio secreto) por "extremismo y comportamiento violento".

Así lo ha explicado ante el Parlamento la primera ministra, Theresa May. El nombre del agresor, sin embargo, no ha sido revelado aún.

"No tenemos miedo", ha dicho la primera ministra en una declaración oficial en la Cámara. "Los terroristas no van a ganar, vamos a seguir con nuestra vida como siempre, el terrorismo no podrá vencernos".

Londres se ha despertado este jueves con más seguridad en las calles y con los alrededores del Parlamento, una de sus zonas más turísticas y transitadas, cerrados al tráfico mientras continúa la investigación tras el atentado del miércoles.

Las banderas ondean a media asta sobre el edificio del Parlamento, uno de los lugares más icónicos de la ciudad, donde se encuentra el Big Ben.

Los parlamentarios han guardado un minuto de silencio a las 9:30, hora local, para recordar a las víctimas antes de iniciar su sesión ordinaria. Una de las víctimas, Keith Palmer, era un Policía que custodiaba la entrada al recinto y que murió acuchillado por el agresor.

El Gobierno español no tiene constancia por el momento de que haya españoles entre las víctimas del atentado terrorista perpetrado en las inmediaciones del Parlamento británico, en Londres. Los servicios consulares del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación han activado sus protocolos, sin que por el momento se tenga constancia de que algún español se encuentre entre las víctimas. Tres ciudadanos españoles que se encuentran trabajando en la capital británica, Adriana, Beltrán y Marta, han contado a TVE cómo han vivido este trágico día. 22-03-2017

Reportajes del mundo
En portada
El mundo en 24 horas