arriba Ir arriba
Mundo

Israel ha decidido este martes retirar los detectores de metal que había situado a la entrada de la Explanada de las Mezquitas de Jerusalem, según fuentes oficiales. Esta medida de seguridad fue colocada por el gobierno israelí como reacción a la muerte de dos policías en ese lugar el pasado 14 de julio.

El comunicado afirma que este sistema de seguridad será sustituido por otro menos intrusivo, aunque aún no se han dado detalles de cuál será el sistema. Desde la colocación de los detectores se habían sucedido numerosas protestas por parte de los musulmanes, por lo que esta decisión alivia en parte la tensión existente entre Israel y Palestina.

Los padres del bebé británico en estado terminal Charlie Gard han decidido abandonar la batalla legal que mantenían para que su hijo recibiera tratamiento experimental en Estados Unidos, según ha anunciado su abogado, Grant Armstrong. "Para Charlie es demasiado tarde. El tiempo se ha acabado. Se han producido daños musculares irreversibles y el tratamiento ya no puede tener éxito. Debido al retraso, la ventana de oportunidad se ha perdido", ha subrayado.

La investigación de la trama rusa en torno a la presidencia de Donald Trump ha llevado este lunes ante el Congreso de Estados Unidos al yerno y asesor del presidente, Jared Kushner, en una comparecencia a puerta cerrada en la que ha negado ningún tipo de acuerdo con Moscú para llevar a su suegro a la Casa Blanca, si bien ha admitido hasta cuatro reuniones con representantes rusos.

Al menos 24 personas ha muerto y otras 42 han resultado heridas, todas ellas civiles, en un atentado suicida cometido este lunes en Kabul (Afganistáncon un vehículo cargado de explosivos.

La explosión ha tenido lugar poco antes de las 7.00, hora local en una calle de un área residencial donde viven funcionarios afganos.En el lugar de la explosión tres vehículos y 15 tiendas también han quedado gravemente dañados.

Los talibanes afganos han reivindicado el atentado. 

Kabul ha sido escenario los últimos meses de graves atentados, entre ellos el del pasado 31 de mayo con un camión cargado de explosivos, en el que fallecieron 150 personas y más de 300 resultaron heridas, convirtiéndose en el ataque más sangriento desde el inicio de la invasión estadounidense en Afganistán en 2001.

Un guardia de seguridad de la embajada de Israel en Jordania ha matado a tiros a dos jordanos en un edificio anexo a la embajada, donde reside el personal.

Según la versión del Ministerio de Exteriores israelí, uno de los jordanos, que había acudido al lugar a cambiar unos muebles, intentó acuchillar al guardia israelí con un destornillador. El guardia respondió usando su arma y lo mató.

El otro hombre fallecido era el dueño del piso, que se encontraba en el lugar y resultó herido de manera fortuita, según esta versión.

Jordania quiere interrogar al guardia de seguridad, que se encuentra en el hospital con heridas de arma blanca, pero Israel insiste en que goza de inmunidad diplomática bajo la Convención de Viena.

El incidente sucede en un momento de especial tensión entre israelíes y palestinos en torno a la Explanada de las Mezquitas en Jerusalén, después de que el Gobierno israelí haya instalado cámaras de seguridad y detectores de metales en los accesos al recinto sagrado musulmán.

Reportajes del mundo
En portada
El mundo en 24 horas