arriba Ir arriba
Mundo

Una avalancha de nieve ha engullido durante la noche del miércoles al jueves el Hotel Rigopiano, un centro termal ubicado en la localidad italiana de Farindola, en la región de Abruzzo, sepultando en su interior a las personas que se encontraban hospedadas en él. De momento se han rescatado tres cuerpos y se ha localizado el cadáver de una cuarta víctima mientras los equipos de rescate continúan la búsqueda de una treintena de desaparecidos.

Mucho frío, hielo y nieve. El temporal está golpeando con fuerza varios países europeos. En Hungría, aunque no hay poblaciones aisladas resulta muy complicado conducir. Las máquinas quitanieves no paran, pasan una y otra vez porque el viento, que supera los 80 kilómetros por hora, vuelve a cubrir con un manto blanco las carreteras ya despejadas. Incluso alguna de estas máquinas se ha quedado atrapada. Varios tramos del Danubio siguen cerrados. El agua congelada impide la navegación. Aunque los rompehielos llevan tres días trabajando solo han avanzado tres kilómetros de los 30 previstos. Hungría ha tenido que enviar dos rompehielos más a Serbia, incluyendo el barco más grande de su flota. En Japón, imposible aterrizar en este aeropuerto sin que el avión patine. Las fuertes nevadas han dejado la pista convertida en hielo.

En Hungría, las máquinas quitanieves pasan una y otra vez porque el viento, de más de 80 kilómetros por hora, vuelve a cubrir de nieve las carreteras ya despejadas. Allí, ningún pueblo ha quedado aislado pero el temporal complica mucho el tráfico en algunas zonas. Mientras, el Danubio sigue helado y aunque los rompehielos trabajan desde el martes, avanzan muy lentamente.

Toneladas de nieve, rocas y ramas han sepultado el hotel Rigopiano de Farindola, en el centro de Italia. Allí los equipos de rescate buscan a unas 30 personas que se encuentran atrapadas; hasta el momento han recuperado tres cadáveres. Los terremotos de este miércoles provocaron el alud que ha enterrado las instalaciones. Bomberos y efectivos de protección civil trabajan contrarreloj y con muchas dificultades, para sacar cuanto antes a los posibles supervivientes, con pocas esperanzas de encontrarles con vida.

Una avalancha de nieve ha sepultado el Hotel Rigopiano, ubicado en la localidad de Farindola, en la región de Abruzzo, en el centro de Italia, golpeada por los terremotos que han sacudido este miércoles la nación transalpina.

Dos personas han podido ser rescatadas con vida y se ha recuperado un cuerpo, pero se teme que pueda haber más víctimas, ya que en el momento del alud había al menos 27 personas en el hotel, entre clientes y personal.

El hotel está situado en el macizo del Gran Sasso, a unos 1.300 metros de altura en la cordillera de los Apeninos. Al lugar han llegado equipos de rescate de bomberos y del Socorro Alpino, pero las ambulancias y quitanieves están teniendo más problemas para llegar, ya que las carreteras están cubiertas por cinco metros de nieve.

Al llegar, los equipos de salvamento han encontrado a dos personas con vida. Se trata de dos de los huéspedes que se encontraban fuera del hotel durante el alud y que pudieron refugiarse en un coche y advertir de lo sucedido.

Según fuentes del ayuntamiento de Farindola, el edificio del hotel ha sufrido algunos derrumbes y ha quedado cubierto por toneladas de nieve, ramas y rocas. Sólo la zona de la piscina está al descubierto y es por ahí por donde han entrado los socorristas. La nieve ha penetrado en el interior de las instalaciones, como puede verse en el vídeo.

El corresponsal de TVE en Roma, Lorenzo Milá, asegura que aún hay esperanza de encontrar con vida a alguna de las personas que encontraban en el hotel italiano sepultado por un alud de nieve. El hotel Rigopiano se encuentra ubicado en el macizo de Gran Sasso, en la zona de Abruzzo golpeada por una serie de terremotos.

De momento han sido rescatadas dos personas, pero en el interior del hotel había hasta 27, que no dan señales de vida.

Los equipos de rescate se encuentran en el lugar pero las ambulancias y las quitanieves no han logrado acceder aún, debido a la dificultad de llegar con carreteras con cinco metros de nieve.

Reportajes del mundo
En portada
El mundo en 24 horas