arriba Ir arriba
Mundo
  • Se trata de la primera anulación de un veto de Obama durante su mandato
  • Ahora, familiares de víctimas del 11S podrán denunciar al Gobierno de Arabia Saudí por su supuesta colaboración en los atentados
  • Obama advierte de que podría provocar que otras naciones demanden a diplomáticos o militares de EE.UU.
  • Especial Rtve.es Lab: Todo sobre el 11-S

La ola de violencia que, en el plazo de un año, se ha cobrado la vida de más de 200 palestinos y 36 judíos israelíes no puede calificarse de "Intifada": carece de la dimensión y la organización que tuvieron los dos levantamientos que dieron en llamarse Intifadas (1987- 1993 y 2001-2005).

Es la primera conclusión en la que coinciden los expertos consultados por RTVE.es: Jesús Núñez Villaverde, codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH); y Pere Vilanova, investigador asociado del Barcelona Centre for International Affairs (CIDOB).

Los analistas señalan también que esta oleada no tendrá repercusión en un conflicto enquistado en el que Israel impone sus condiciones con el silencio de la comunidad internacional.

Sube el tono de las declaraciones en torno a la guerra de Siria. El secretario general de la ONU insiste en calificar de "crímenes de guerra" los ataques a hospitales. Y Estados Unidos amenaza con romper toda colaboración con Rusia, si no cesan los bombardeos sobre Alepo. Más de 250.000 personas continúan allí atrapadas, y en cuestión de semanas podrían quedarse sin agua ni alimentos.

Según la ONU, la parte oriental de Alepo, asediada por el Gobierno sirio con el apoyo de Rusia, vive la peor "catástrofe humanitaria" vista en la guerra de Siria. "El este de Alepo, en este momento, no está al borde del precipicio. Está en un terrible descenso al abismo despiadado e implacable de una catástrofe humanitaria como ninguna de las que hemos visto en Siria", ha dicho el jefe humanitario de la ONU, Stephen O'Brien, al inicio de una intervención ante el Consejo de Seguridad. Según O'Brien, los ataques de los últimos días han matado al menos a 320 civiles, más de un centenar de ellos niños, y herido a un mínimo de 756.

El Congreso de Estados Unidos ha propinado este miércoles hoy un fuerte revés al presidente, Barack Obama, al anular por primera vez uno de sus vetos sobre una ley que permite a los estadounidenses demandar al Gobierno de Arabia Saudí por su supuesto papel en los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Republicanos y demócratas, entre los que se encuentran fieros defensores de Obama en el Congreso, han reunido en el Senado y en la Cámara de Representantes la mayoría necesaria de dos tercios en cada cámara para revocar el veto del mandatario, un fenómeno inusual y que Obama no había sufrido aún. Con esta invalidación del veto, entra en vigor automáticamente y sin la firma de Obama la conocida como "Ley de Justicia contra Promotores del Terrorismo", que permite a los familiares de víctimas del 11S demandar al Gobierno saudí por su supuesto apoyo a los terroristas que perpetraron los atentados.

Tras conocer la noticia, Obama ha calificado de "error" y "peligroso precedente" la decisión del Congreso, pues "si eliminamos esta noción de inmunidad soberana, entonces nuestros hombres y mujeres de uniforme en todo del mundo podrían empezar a verse sujetos a leyes recíprocas". "La preocupación que tengo no tiene nada que ver con Arabia Saudí en concreto, o mi compasión por las familias del 11 de septiembre. Tiene que ver con que no quiero una situación en la que de manera súbita nos veamos expuestos a responsabilidades por el trabajo que hacemos en todo el mundo", ha subrayado Obama.

Unos novios, Elisabeth y Rya en Central Park haciéndose las siempre bucólicas fotos de boda y de repente Tom Hanks. Amable saluda y se cuela en el álbum de la pareja. Por supuesto también atiende los niños que llevan las arras. El propio actor saca su móvil y se retrata con los recién casados. Foto que luego sube a twitter donde 15 mil personas le han dado a me gusta. Y en esta red social descubrimos una cara de Tom Hanks que no es muy conocida. Por ejemplo, tiene montada una especie de oficina de objetos perdidos, especialmente guantes de los que da su localización, e incluso recoge una tarjeta de una estudiante y le dice que pase por su oficina para recuperarla.

Ha muerto una de las figuras clave en la historia de Israel y Oriente Próximo. Simon Peres, de 93 años, fallecía de madrugada, después del derrame cerebral sufrido hace unos días. El veterano exmandatario, premio Nobel de la Paz por el proceso de Oslo junto a Yaser Arafat e Isaac Rabin, y presidente de Israel entre 2007 y 2014, es uno de los políticos israelíes que mayor huella ha dejado en el desarrollo de su país, tras una prolongada carrera de 70 años en la cúspide de la política local e internacional.

Nacido en Polonia el 2 de agosto de 1923, llegó de niño con su familia a la Palestina bajo Mandato Británico y, con menos de veinte años, fue descubierto por el fundador de Israel, David Ben Gurión, a cuyo lado vivió la creación del Estado judío en 1948, dirigió el Servicio Naval y encabezó la misión del Ministerio de Defensa israelí en EEUU mientras estudió en Harvard y Nueva York. Artífice de la seguridad de Israel sin haber siquiera pasado por el Ejército, Peres ha ocupado todos y cada uno de los cargos posibles, desde los que estampó una indeleble contribución al desarrollo tecnológico, económico y militar del estado. Su contribución más reconocida internacionalmente fue como impulsor del acercamiento entre palestinos e israelíes que culminó en 1993 con el reconocimiento israelí de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y el inicio de un proceso negociador que acercó más que nunca a ambas partes al sueño de la paz y que debía haber conducido a la creación de un estado palestino.

El ejército gubernamental sirio recrudece su ofensiva sobre Alepo en un intento por liquidar este capítulo enquistado del conflicto. Tras los avances de esta semana, en los que se han ocupado barrios rebeldes y enclaves controlados por el yihadista Frente Al Nusra, el asalto final del ejército de Al Asad a Alepo pasa de la fase aérea a la terrestre en una ofensiva militar indiscriminada. Esta vez, las bombas han caído sobre una panadería y dos hospitales, según MSF. El bombardeo ha sido condenado por la ONU.

Reportajes del mundo
En portada
El mundo en 24 horas