arriba Ir arriba
Mundo
  • Al menos 22 personas han muerto y 64 están heridas como resultado del ataque
  • Todas las víctimas están identificadas; la mayoría son niños y adolescentes
  • El presunto terrorista es Salman Abedi, un británico de padres libios y 22 años
  • Los investigadores están convencidos de que una "red" terrorista preparó el ataque
  • Hay 10 personas detenidos, entre ellas el padre y dos hermanos del suicida

  • Los investigadores están convencidos de que fue obra de una "red" terrorista
  • El terrorista, Salman Abedi, era conocido por los servicios de inteligencia
  • "Parece probable que no hiciera esto solo", dice la ministra británica de Interior
  • Su padre y uno de sus hermanos han sido arrestados en Trípoli, en Libia
  • El otro fue arrestado este martes y ya son ocho las personas detenidas

La publicación por el diario estadounidense The New York Times de fotografías de restos de la bomba usada por el terrorista de MánchesterSalman Abedi, ha provocado el enfado de las autoridades británicas.

La primera ministra, Theresa May, ha asegurado que "va a dejar claro" al presidente de EE.UU., Donald Trump, que la información que se facilite a los servicios de seguridad estadounidenses tiene que permanecer segura. Ambos mandatarios van a encontrarse en la tarde de este jueves en la cumbre de la OTAN, en Bruselas.

La BBC asegura que los responsables británicos están "furiosos" por que las imágenes de las pruebas recogidas en el Mánchester Arena aparezcan en la prensa al otro lado del Atlántico. La cadena británica afirma en su página web, aunque sin citar fuentes, que la policía británica ya ha dejado de compartir información con sus homólogos de EE.UU.

A pesar de estas interferencias, la investigación sigue su curso. Hasta el momento son ya diez los detenidos en relación con el atentado, entre ellos el padre y dos hermanos del presunto terrorista. El padre y uno de los hermanos fueron detenidos en Libia, mientras que la policía de Mánchester ha detenido en total a ocho personas. Una mujer ha sido puesta en libertad sin cargos.

En las últimas horas han sido arrestados dos hombres, uno en el área de Withington y el segundo en una zona de Mánchester no revelada. Además, los agentes han realizado registros y han llevado a cabo una explosión controlada en la zona de Moss Side.

Veintidós personas murieron en la explosión en el Mánchester Arena al finalizar un concierto de Ariana Grande. La mayoría de las víctimas son adolescentes y jóvenes. Hay también 64 heridos, 12 de ellos críticos.

El Ejército de Filipinas intenta recuperar la ciudad de Marawi, donde se han atrincherado un grupo de combatientes yihadistas que han jurado fidelidad al Estado Islámico. Al menos 21 personas han muerto hasta el momento, según Reuters.

El Ejército ha desplegado a 100 soldados, incluyendo fuerzas especiales entradas por EE.UU., con apoyo aéreo de helicópteros para retomar la ciudad.

La mayor parte de los 200.000 habitantes de Marawi, de mayoría musulmana, ha huido de los combates a Iligan y Cagayan de Oro.

El presidente filipino, Rodrigo Duterte, ha declardo la ley marcial en Mindanao, la segunda isla más grande del archipiélago.

El pasado martes combatientes de Maute, un grupo yihadista local que ha jurado lealtad al EI, tomaron la ciudad después de que el Ejército atacara una de sus bases buscando a Isnilon Hapilon, líder de Abu Sayaf, otro grupo armado islamista.

Los yihadistas entraron en Marawi portando banderas negras del EI, prendieron fuego a varios edificios y ocuparon centros oficiales, entre ellos el ayuntamiento y un hospital. Además, tomaron como rehenes a varios habitantes cristianos y a un cura, cuyo paradero se desconoce.

La publicación por el diario estadounidense The New York Times de fotografías de los restos de la bomba usada por el terrorista de Mánchester ha provocado el enfado de las autoridades británicas. La primera ministra, Theresa May, va a quejarse ante el presidente de EE.UU., Donald Trump, cuando ambos se encuentren en la cumbre de la OTAN, en Bruselas.

El NYT ha publicado fotografías de lo que parece un detonador que el terrorista podría llevar en la mano y de restos de una mochila azul.

Según la información del diario, el torso del terrorista, el británico Salman Abadi, fue encontrado a cierta distancia del lugar de la explosión, por lo que se cree que portaba el artefacto en una mochila y no en un cinturón.

El detonador tenía un doble sistema de activado, manual y por radio.

En el lugar de la explosión se ha encontrado también una batería especialmente potente, lo que según el NYT indica la voluntad del terrorista de asegurar la detonación.

Tan sólo 24 horas después del atentado, en Estados Unidos ya se revelaron datos del ataque y se adelantaba que se trataba de un atentado suicida. La ministra de Interior británica, Amber Rudd, lamentó estas informaciones.

Esta segunda filtración, sin embargo, es más grave y pone en peligro la investigación, según fuentes del Gobierno y de la Policía citadas por la BBC.

La investigación continúa. Hasta el momento son ya ocho los detenidos en relación con el atentado, entre ellos el padre y dos hermanos de Abadi. Los últimos detenidos son dos hombres, uno en Withington y otro en el área de Mánchester.

Veintidós personas murieron en la explosión en el Mánchester Arena al finalizar un concierto de Ariana Grande. La mayoría de las víctimas son adolescentes y jóvenes. Hay también 59 heridos, 12 de ellos críticos.

Las pesquisas sobre el atentado de Mánchester continúan este miércoles con la certeza de que Salman Abedi, el presunto suicida que se hizo estallar en el Manchester Arena, no actuó solo, por lo que los esfuerzos se centran en desentrañar la red terrorista que le dio cobijo: seis personas han sido arrestadas a lo largo de la jornada, cuatro en Reino Unido y, sobre todo, el padre y el hermano del atacante, que han sido apresados en Libia.

Reportajes del mundo
En portada
El mundo en 24 horas