Enlaces accesibilidad

"El Mar Menor es la película de terror del futuro del Mediterráneo"

Por
El Mar Menor se encuentra en una situación crítica.
El Mar Menor se encuentra en una situación crítica. EFE

La protección del Mediterráneo también ha tenido su cuota de protagonismo en la Cumbre del Clima (COP25). El mar que baña más de 2.600 kilómetros de costa española es muy vulnerable al cambio climático, y sufre de graves amenazas como la contaminación o la sobrexplotación pesquera.

El ecólogo marino y explorador de National Geographic, Enric Sala.

El ecólogo marino y explorador de National Geographic, Enric Sala. NATIONAL GEOGRAPHIC

"Desafortunadamente el Mediterráneo es el mar más sobrepescado del planeta, de hecho dos tercios de las poblaciones de peces están sobrecapturados”, denuncia Enric Sala, explorador de National Geographic, quien ha participado en la charla 'Mar Mediterráneo y cambio climático', organizada en el marco de la COP25.

Sala, cuyo trabajo en mares de todo el planeta ha sido ampliamente reconocido a nivel internacional, opina que la dramática situación del Mar Menor, la laguna salada más grande de Europa, es solo un anticipo de lo que le puede ocurrir al mar al que pertenece. "El Mar menor es un microcosmos, un ejemplo de lo que le pasará al Mediterráneo si no ponemos remedio. Hay contaminación, soporta una presión humana increíble y también hay un calentamiento enorme…", ha declarado a RTVE.es.

"El Mar Menor es la película de terror del futuro del Mediterráneo. Lo grave es que este mar tenga que ser ahora señal de alarma, cuando la alarma ha estado sonando más de 50 años", se ha lamentado al respecto.

Gran densidad humana

Este ecólogo marino, que ha firmado más de 120 publicaciones científicas, opina que el Mediterráneo no es un caso excepcional en cuanto a situación de amenaza. "En todos los mares donde hay una densidad humana relativamente grande, los problemas son los mismos: sobrepesca, contaminación, y luego independientemente del mar en que te encuentres, el calentamiento global y la acidificación", explica, para añadir que "lo que es único del Mediterráneo es que se lleva sobreexplotando más de 2.000 años, y eso no ha pasado todavía en otras partes del mundo".

Sin embargo, no todo es pesimismo, y Sala ha apuntado la dirección correcta hacia la que se deben dirigir las políticas que gestionen la explotación y el uso de estas aguas: "las buenas noticias es que si protegemos parte del Mediterráneo, se puede recuperar espectacularmente, y aquí en España tenemos ejemplos buenísimos, como la reserva marina de las islas Columbretes, en Castellón, o la reserva de las islas Medas, en la Costa Brava, donde un kilómetro cuadrado de protección total está produciendo doce millones de euros al año en ecoturismo y creando mucho trabajo. Hay ejemplos que muestran que se puede pescar y además hay beneficios económicos mucho mayores".

Noticias

anterior siguiente