Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Es la primera vez que se produce en España un incendio como el de Sierra Bermeja, en Málaga. Son los llamados fuegos de sexta generación, muy dificiles de extinguir. Grecia y Turquía los han sufrido con especial virulencia este verano. Un equipo del Telediario ha hablado con algunos de los militares españoles que colaboraron en su extinción.

El incendio forestal en Sierra Bermeja, en la provincia de Málagasigue activo y sin control y ya ha quemado al menos 7.780 hectáreas, según ha concretado el consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo, en declaraciones a los periodistas en el Puesto de Mando Avanzado en la localidad malagueña de Estepona.

Según el consejero, "se está trabajando en cuatro sectores de forma eficaz", y esta noche pasada se ha podido trabajar, aunque el fuego "sigue vivo y consumiendo hectáreas". Y se ha mostrado esperanzado con que la predicción meteorológica ayude: "Ojalá llueva en las próximas horas", ha implorado.

José Ramón González Pan, del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales, ha valorado en el Canal 24 Horas las características de los llamados incendios de "sexta generación", como el que en los últimos días ha arrasado la Sierra Bermeja de Málaga. "Este tipo de incendios provocan que lo que sucede a su alrededor no es predecible por la información meteorológica de la AEMET, sino que tiene vida propia, por eso nuestros compañeros cuando trabajan, tienen que estar muy vigilantes, porque tienen que fijarse ellos mismos en la meteorología propia que se está generando en esa zona".

"Estos incendios ponen en riesgo totalmente al dispositivo cuando trabaja", ha asegurado González Pan, quien también ha dicho que "llevamos muchos años viviéndolos en España".

Este ingeniero forestal ha destacado el trabajo del inmenso dispositivo de medios humanos y técnicos que en estos momentos trabaja en la extinción del incendio de Sierra Bermeja, ya que "no ha habido nunca tanta gente ni tantos medios aéreos en un incendio en España", aunque ansía la llegada de la "bendita lluvia", que es la que fundamentalmente "puede bajar dos cosas: la temperatura y la intensidad de las llamas". "Eso facilitaría que el dispositivo pudiera hacer un ataque directo, perimetrar y cerrar el incendio", ha adelantado.

La OMM, la Organización Meteorológica Mundial, ha confirmado que la crisis climática multiplica por cinco los desastres en medio siglo. Y advierte de más catástrofes, pero también de más medios tecnológicos para gestionar los desastres y proteger a la población.

El cambio climático ha quintuplicado los fenómenos meteorológicos extremos: tormentas, inundaciones y terremotos han matado de media en el mundo, en los últimos cincuenta años, a 115 personas al día y han provocado pérdidas diarias de 169 millones de euros advierte la OMM.

Las olas de calor y las sequías complican la extinción de incendios en todo el mundo. Con el cambio climático, son más devastadores y más difíciles de apagar. En este momento hay incendios muy preocupantes en California (EE.UU.) en la Columbia Británica (Canadá).

La provincia rusa de Yakutia, en Siberia, sufre la mayor sequía en siglo y medio con decenas de incendios y el humo ha llegado al Polo Norte. También hay fuegos en Sicilia y Cerdeña (Italia), en Grecia desde hace varios días, y en Turquía, dónde por fin comienzan a remitir.

Foto: Un residente local lucha contra el fuego en un pueblo de la isla de Evia, Grecia EFE/EPA/KOSTAS TSIRONIS

El investigador del CSIC en el Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona, Manuel Dall’Osto, supervisa junto con otros centros de investigación europeos, la nueva expedición al Ártico que busca comprender por qué esta zona del planeta es más sensible al calentamiento global. El científico ha inistido en la irreversibilidad de los cambios provocados y ha alertado de que, en unos años, se prevé que las capas de hielo desaparezcan por completo y el Ártico sea totalmente navegable.

Numerosas voces en la Unión Europea culpan al cambio climático de las inundaciones que han azotado a varios países europeos, especialmente Alemania y Bélgica. Hemos preguntado a expertos si estas inundaciones históricas y los fenómenos extremos que están viviendo otros países son una consecuencia directa del calentamiento global y si debemos entenderlas como señales que nos envía la naturaleza.

FOTO: Vista aérea de un cementerio anegado por las inundaciones, en la ciudad alemana de Bad Neuenahr-Ahrweiler. EFE/EPA/FRIEDEMANN VOGEL.

Estados Unidos y Canadá atraviesan una ola de calor histórica. Las más afectadas son las zonas cercanas a la frontera, como la Columbia Británica, Oregón o el estado de Washington, donde se han superado los 46 grados. No se registraba tanto calor desde 1946. Ha obligado a cerrar algunas escuelas y clínicas de vacunación contra la Covid. Según los expertos, es un fenómeno llamado "cúpula de calor", en el que las altas presiones atrapan el aire caliente. Se da una vez en miles de años. Canadá ha registrado este martes un récord de calor por tercer día consecutivo, puesto que el mercurio alcanzó los 49,5 grados en Lytton, un pueblo al noreste de Vancouver.

El cambio climático ha demostrado tener un grandísimo impacto en la salud de nuestro planeta, pero también en la salud humana. Se estima que, como mínimo, cada año mueren 250.000 personas en el mundo por esta causa. La Dra. Isabel Urrutia, coordinadora del Año Separ 2021 por la calidad del aire, cambio climático y salud, nos cuenta cómo afectan a nuestro organismo el aumento de las lluvias torrenciales, los cambios bruscos de temperatura, el calentamiento global o los desplazamientos de vectores, entre otros.

En la sección “Abrimos consultas” resolvemos dudas sobre gastroenteritis infantil con el Dr. Fernando Cabañas, jefe del Departamento de Pediatría del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid y del Hospital Quirónsalud San José.