Enlaces accesibilidad

Draghi abre la puerta a que el BCE apruebe "estímulos adicionales" en las próximas semanas

  • El organismo estudiará todas las opciones, incluida una bajada de tipos de interés, y decidirá "en las próximas semanas"
  • El presidente del BCE dice que la entidad "no tiene tabúes" para recurrir a medidas no convencionales si se requieren

Por
El presidente del BCE, Mario Draghi
El presidente del BCE, Mario Draghi. REUTERS/Kai Pfaffenbach

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha abierto la puerta a "nuevos estímulos" -entre los que incluye rebajas en los tipos de interés- que podrían decidirse en las próximas "semanas" si continúa en peligro la meta del organismo de conseguir una inflación cercana, pero por debajo, del 2%.

"En ausencia de mejoras, de manera que el retorno sostenido de la inflación hacia nuestro objetivo se vea amenazado, serán necesarios estímulos adicionales", ha afirmado Draghi en el foro del BCE que se celebra hasta el miércoles en la localidad portuguesa de Sintra, donde ha señalado, además, que el programa de compras netas de activos de la entidad "cuenta con un considerable margen".

14 horas - El BCE estudia poner en marcha estímulos y bajar los tipos de interés

Durante su discurso, el presidente del organismo ha subrayado que el Consejo de Gobierno del BCE decidirá "en las próximas semanas" si toma medidas de este tipo, aunque avanzó de entrada que se estudiarán todos los instrumentos disponibles, entre los que figuran la "política de más cortes en los tipos de interés", así como "medidas que permitan contener factores externos".

En este sentido, el presidente del BCE ha reconocido que la perspectiva de riesgos para la eurozona sigue inclinada a la baja y que amenazas como el proteccionismo, los factores geopolíticos o las vulnerabilidades de economías emergentes "no se han disipado".

"No estamos resignados a tener una baja inflación"

Draghi ha precisado que los límites aplicados sobre las diferentes herramientas son específicos respecto de las contingencias a abordar, por lo que ha subrayado que el BCE hará uso de toda la flexibilidad de su mandato para cumplirlo "y lo volverá a hacer para responder a cualquier reto futuro para la estabilidad de precios". En este sentido, rememorando sus palabras de 2014 en Ámsterdam, ha recordado que "no tiene tabúes" para recurrir a medidas no convencionales.

"No estamos resignados a tener una baja inflación", ha afirmado Draghi ante el auditorio, al que remarcó que el BCE "sigue comprometido" con sus objetivos. Pero, pese a no descartar nuevas actuaciones del organismo, el banquero italiano ha vuelto a mandar un mensaje a los gobiernos europeos: deben "jugar su papel" para que la economía progrese.

El discuso de Draghi, marcado por el vigésimo aniversario del euro, ha estado plagado de referencias a lo que denominó la "flexibilidad" y "adaptación" del organismo para hacer frente a los retos surgidos, sobre todo, en la última década, una actitud que puede volver a aparecer en caso de que sea necesario.

En ese tiempo, ha dicho, el BCE "demostró que no tiene pocas herramientas para responder" a las crisis, y que algunas de ellas, como los tipos de interés negativos, "han demostrado ser efectivas". Además, el banquero italiano ha definido la actuación del Banco Central Europeo como "paciente, persistente y prudente".

Noticias

anterior siguiente