Enlaces accesibilidad

Los sueldos comienzan a recuperar parte del poder adquisitivo perdido en los años de la crisis

  • Los salarios acogidos a convenio se incrementan a un ritmo superior al de la inflación, con lo que ganan poder adquisitivo
  • Los sindicatos ponen en valor el acuerdo con la patronal, pero reconocen que no se recuperará todo lo perdido durante la crisis

Por
Imagen de archivo de dos trabajadores de la industria del automóvil
Imagen de archivo de dos trabajadores de la industria del automóvil. EFE/Raquel Manzanares

Los sueldos están subiendo en España y, en algunos casos, lo hacen por encima de la inflación, con lo que están recuperando parte del poder adquisitivo perdido en los años de la crisis. Así lo ponen de manifiesto la Encuesta Trimestral de Coste Laboral del INE y la Estadística de Convenios Colectivos de Trabajo, publicadas recientemente, a las que hay que sumar el incremento del Salario Mínimo Interprofesionalvigente desde el 1 de enero.

Según la estadística del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, el año ha comenzado con un incremento medio pactado en convenio superior al 2%, el más alto de los últimos ocho años. En febrero, en concreto, la subida fue del 2,23% -dato que sale una vez analizados más de 2.000 convenios firmados que afectan a 6,2 millones de empleados-, más del doble que el IPC interanual, que ese mes se situó en el 1,1%.

"A partir del año 2016 los salarios se están recuperando; la capacidad adquisitiva lo está haciendo desde el año 2017 y, sobre todo, en 2018. Además se está normalizando la subida salarial en su relación con la productividad, que a veces la supera", afirma Luis Joaquín Garrido Medina, catedrático de Sociología y director del Departamento de Estructura Social de la UNED, a RTVE.es.

Sin embargo, el profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Barcelona Raúl Ramos avisa de que "cada vez hay un mayor número de trabajadores que no están cubiertos por un convenio, que se quedan fuera de estas subidas".

La encuesta del INE, por su parte, revela un aumento del coste salarial entre octubre y diciembre de 2018 del 0,9%, su ritmo más elevado de los últimos tres años, solo superado por el del trimestre anterior.

"¿Esto nos indica un cierto cambio de tendencia? Da la sensación de que los salarios se empiezan a recuperar a un ritmo parejo a la inflación, aunque no se está recuperando todo el poder adquisitivo perdido", asegura Ramos.

Diferencias entre sectores y entre comunidades autónomas

La cautela del profesor Ramos se fundamenta en la disparidad de los resultados de la Encuesta Trimestral de Coste Laboral, que refleja que el coste salarial crece más en servicios que en industria, donde baja. Los datos, señala, reflejan los efectos de estacionalidad -de hecho, corregida la estacionalidad no ha crecido el coste- y de la mano de obra.

"No parece extraño que en sectores como el comercio pueda haber dificultades para contratar y que haya que pagar salarios mayores", señala el economista, que apunta también a las diferencias entre comunidades autónomas, "con subidas del 3% en el País Vasco y regiones donde ha bajado".

La estadística del INE, según el catedrático Garrido Medina, refleja también "la recuperación acelerada del empleo público", que aumentó en 130.000 personas el año pasado -el doble que el mejor año de la última década- y que compensa la ralentización del empleo privado. Además, señala el profesor, estos trabajadores "tienen salarios más elevados al principio" que en el sector privado, lo que influye en estos datos.

Las empresas pueden y debe subir los salarios

En cualquier caso, según Raúl Ramos, "las empresas pueden y debe subir los salarios. Es un tema de responsabilidad social, de redistribución". Por eso considera que "parece acertado que suban salarios como mínimo al mismo nivel que la inflación, al menos como suben los precios".

Esta redistribución, defiende Ramos, no solo implica subir sueldos a los que están ya trabajando, sino que se les den mejores condiciones a los que acceden al mercado de trabajo ahora, no solo a los jóvenes, también a los que fueron despedidos. Y recuerda que hay gente con uno o dos empleos que no pueden llegar a final de mes.

Se recuperará parte de lo perdido durante la crisis, según CC.OO.

"Es cierto que los salarios en 2018, especialmente en el segundo semestre, están recuperando poder adquisitivo", asegura Mari Cruz Vicente, secretaria de acción social de Comisiones Obreras a RTVE.es, para quien es clave para la "recuperación salarial" la firma en julio del IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva. "Los convenios plurianuales firmados antes reflejaban una subida del 1,57%, pero los firmados después del 5 de julio de 2018 muestran un incremento del 2,33%", destaca Vicente.

"Estos incrementos [los que recoge el acuerdo entre patronal y sindicatos], si la inflación no sufre shocks imprevistos, deben permitir que los salarios recuperen parte del poder de compra perdido en estos últimos años, y reducir la elevada desigualdad existente", señala UGT. Según los sindicatos mayoritarios los sueldos perdieron un 8% de poder adquisitivo desde 2010. Desde CC.OO. advierten, además, que los salarios más bajos han caído en un 25% y que los más altos incluso han crecido estos años.

"Pese a las buenas perspectivas no lograremos recuperar todo el poder adquisitivo perdido [de aquí a finales de 2020, cuando acaba la vigencia del acuerdo]", reconoce Mari Cruz Vicente. Su sindicato, así como UGT y otras centrales, piden la derogación de la reforma laboral que establecía la prevalencia de los convenios de empresa sobre los sectoriales, usados ahora "de forma torticera para rebajar salarios". Para hacer esta afirmación Vicente asegura que la subida salarial en los convenios sectoriales es del 2,27% y en los empresa es del 1,4%.

El incremento del salario mínimo impulsa los sueldos

Todavía es pronto para ver los efectos de la subida del salario mínimo a 900 euros. Los estudios publicados apuntan a que habrá un impacto en el empleo, pero también en el resto de remuneraciones, según el economista Raúl Ramos, quien señala que los empleados que antes cobraran algo más del SMI ahora quieren mantener esa posición por encima del salario mínimo.

"Por esa subida también se ven afectadas otras renegociaciones del salario a nivel individual y que limitan subidas posteriores. Ahora se les puede subir un 10 o 15%, pero luego tendrán dificultades para volver a subirles el sueldo con el IPC", advierte el profesor de la Universidad de Barcelona.

La secretaria de acción social de CC.OO. señala que la subida del SMI ha supuesto un incremento importante no solo para aquellos que lo cobran, si no también para renegociar puntos concretos de algunos convenios de empresa. Además, la dirigente sindical pone en valor otro salario mínimo, el que establece el acuerdo entre patronal y sindicatos de que no haya sueldos inferiores a los 14.000 euros en los convenios a 1 de enero de 2021.

Noticias

anterior siguiente