Enlaces accesibilidad

La marihuana en España: salud, ocio y negocio

  • Los menores duplican en su consumo a los adultos y cada vez se inician a una edad más temprana

Por
Un hombre sostiene un porro de marihuana
Unidos Podemos presentará en los próximos meses una proposición para legalizar la marihuana. THINKSTOCK

El consumo de cannabis en nuestro país continúa en aumento. El Ministerio de Sanidad cifra en un 7,3% el porcentaje de españoles que han declarado haber consumido marihuana durante el último mes. Es decir, unos 322.000 ciudadanos fuman habitualmente porros en España.

El Observatorio Español del Cannabis Medicinal, OEDCM, calcula que entre 50.000 y 100.000 de estos consumidores de marihuana lo hacen con fines terapéuticos. "Quizá la cifra se haya incrementado", explica a RTVE su presidenta, Carola Pérez.

En la asociación contra la drogadicción Proyecto Hombre han tratado durante el último año a más de 2.000 dependientes del cannabis. "Lo que estamos viendo en el día a día es que se rompen relaciones familiares, se rompe la comunicación y hay comportamientos disruptivos relacionados con el consumo", declara la directora general Elena Presencio.

El cannabis cada vez se consume más y a una edad más temprana, según los datos de la última Encuesta sobre Alcohol y otras Drogas en España (EDADES 2015-2016)- que elabora cada dos años el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social- y que coincide con el último informe del Observatorio Proyecto Hombre de 2017.

Los menores, los que más consumen

El dato que más preocupa en ambos estudios es el consumo de marihuana en los menores de edad. Los adolescentes de entre 15 y 17 años duplican en el consumo de cannabis a los mayores de 35 (12,6 % frente a 5,5 %) según la encuesta de Sanidad. A esto hay que sumar el descenso en la percepción del riesgo que supone fumar marihuana. 

El informe 2017 de Proyecto Hombre sitúa en los 16,5 años la edad de inicio en el consumo de marihuana. El primer porro se fuma cada vez antes. Un dato muy relacionado con el descenso en la percepción del riesgo que los españoles tenemos de esta droga.

"Circula una leyenda urbana por la que se cree que el tabaco es más dañino que el cannabis. La percepción del riesgo es nula, y cada vez es más urgente proteger a los menores", denuncia la directora de Proyecto Hombre.

La ley española sobre el cannabis

El consumo, el cultivo, la posesión y la compra son ilegales en España, a no ser que estos actos se produzcan en el ámbito de la privacidad y sean sin ánimo de lucro, para el consumo propio. En este caso no es legal, pero tampoco está penalizado.

En 2015, la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana, más conocida como 'Ley Mordaza', vino a completar la Ley 17/1967 sobre estupefacientes que consideraba ilícito el consumo si no estaba prescrito por un médico. Consumir y poseer marihuana en la vía pública está penado.

En caso de que se plante marihuana con fines lucrativos la pena es de 1 a 6 años de cárcel. También hay multas de entre 601 y 10.400 euros para aquellos que consuman o porten marihuana en la vía pública y para los que cultivando para autoconsumo, tengan las plantas a la vista desde la calle. 

Uso medicinal y sus dificultades

Uno de los mayores avances sobre la marihuana medicinal en España ha sido el uso autorizado de Sativex. Esta medicación creada a base de cannabis está autorizada desde julio de 2010 para pacientes con espasticidad producida por la esclerosis múltiple. "Siempre como segunda línea de tratamiento. Nunca es una primera opción y esto es terrible", se queja Carola Pérez, presidenta del Observatorio Español del Cannabis Medicinal, OEDCM.

Aunque es posible acceder a él solicitando un "uso compasivo" a una Unidad del Dolor o a un médico especialista "una vez que te lo conceden no puedes ir a una farmacia a recogerlo, sólo se dispensa en el hospital", explica a RTVE.es Pérez

Todos estos pacientes corren el riesgo de ser multados por posesión de marihuana cuando para ellos es una medicina."Un paciente sólo está seguro si cultiva y consume en su casa, pero no podemos llevarlo por la calle. Esto genera mucha ansiedad por el miedo a ser multados", asegura. 

Con el fin de evitar estas situaciones las Cortes Valencianas aprobaron a principios de junio la legalización controlada del cannabis. La Proposición No de Ley fue pactada por socialistas, Compromís, Podemos y Ciudadanos y en ella instan al Gobierno a "realizar las modificaciones legales oportunas para regular el autocultivo para uso personal y que se modifiquen todos aquellos aspectos legales necesarios para que deje de ser sancionable y se dote de un estatus legal". El PP votó en contra. 

Podemos abre el debate de la legalización en el Congreso 

Esta misma semana en Canadá entraba en vigor la ley que legaliza el consumo de marihuana para fines recreativos. El país se ha conviertido en el segundo del mundo en aplicar la regulación integral siguiendo el ejemplo que inició Uruguay en 2013Canadá es el primero de los países del G7 que toma esta decisión.

Siguiendo la estela de la ley canadiense, Podemos ha llevado al Congreso el debate sobre la legalización de la marihuana. El Congreso de los Diputados acogía este jueves unas jornadas con expertos de todo el mundo para abordar los aspectos científico-médicos, productivo-económicos y el del cambio de paradigma cultural, y que espera que sean el "punto de partida" para una futura ley que Unidos Podemos espera presentar en los primeros meses de 2019. . 

"El debate mundial no es si hay que regular, sino quién va a ser el siguiente y a quién va a beneficiar", afirmaba el líder de Podemos, Pablo Iglesias, que ha subrayado la paradoja de poder comprar alcohol en un supermercado y no poder adquirir cannabis "sin ser perseguido ni estigmatizado".

Es más, Iglesias asegura que a España le conviene ser de los primeros países europeos en regularizar el cannabis porque es una "oportunidad con grandes beneficios" para los ciudadanos ya que aportaría ingresos para el Estado. El secretario general de Podemos no quiere que sean multinacionales las que se encarguen de la gestión y producción del cannabis, porque de la mano del sector público cree que implicaría una mejora de los servicios públicos y permitiría "acabar de forma eficaz con la lacra y el peligro que supone el narcotráfico".

En esta línea, Iglesias ha insistido en la dificultad que tiene el Estado para generar ingresos y ha remarcado que "no hay nada de malo" en que con la regulación a través del sector público del cannabis haya "una mejor educación, sanidad o servicios públicos".

Posiciones del resto de partidos

En referencia a la propuesta de Podemos de legalizar el uso terapéutico del cannabis, el PSOE se remite a la decisión tomada en la comisión de Sanidad donde se ha aprobado la creación de una ponencia para que estudie este uso

Para Ciudadanos, "la legalización de la marihuana es un tema que afecta a la salud pública de nuestro país y no puede abordarse con frivolidad". Fuentes de la formación naranja consultadas por RTVE.es recuerdan que hace año y medio presentaron en el Congreso una propuesta para legalizar el cultivo, la venta y el consumo médico de la marihuana con fines terapéuticos, "que está bloqueada por PP y PSOE". 

Por su parte, desde el PP, el senador Jesús Aguirre se muestra contrario a la liberalización del cannabis porque "ya está disponible en farmacias para su uso terapéutico con prescripción médica". El senador y médico cordobés destaca que "el índice de adicción en menores de edad se sitúa en el 18% y se ha demostrado que puede causar brotes psicóticos y de esquizofrenia".

InquietaMENTE- Cannabis y trastornos mentales - 24/07/18

El abuso puede producir esquizofrenia

De hecho, un equipo de investigadores del CSIC ha encontrado un mecanismo por el que el abuso del consumo de cannabis puede producir alteraciones del sistema nervioso comparables a la psicosis y la esquizofrenia.

La investigación, dirigida por el investigador del CSIC Javier Garzón Niño, del Instituto Cajal, indica que ciertas anomalías en la neurotransmisión de glutamato y dopamina, cuando coinciden en determinadas áreas del cerebro, se manifiestan en alteraciones de la conducta que se reconocen como esquizofrenia.

El estudio, publicado en revistas científicas como Frontiers in Pharmacology, ayuda a comprender la forma en que el abuso de cannabis acarrea efectos negativos, especialmente entre los más jóvenes, cuyo sistema nervioso se encuentra en fase de maduración.

Noticias

anterior siguiente