Enlaces accesibilidad

Abusos sexuales

El papa acepta la renuncia de otros dos obispos chilenos por el escándalo de abusos sexuales

  • El Vaticano acepta la renuncia de Carlos Eduardo Pellegrín Barrera y Cristián Enrique Contreras Molina
  • La justicia chilena investiga 119 denuncias de abuso sexuales a niños y adultos desde la década de 1960

Por
Fotografía de archivo del Vaticano
Fotografía de archivo del Vaticano. EFE / MASSIMO PERCOSSI

El papa Francisco ha aceptado este viernes la renuncia de otros dos obispos chilenos, el de San Bartolomé de Chillán, Carlos Eduardo Pellegrín Barrera,  y el obispo de San Felipe, Cristián Enrique Contreras Molina. Los dos están siendo investigados por denuncias relacionadas con abusos y delitos sexuales. En mayo, los 34 obispos chilenos pusieron su cargo a disposición del Vaticano tras reconocer que habían cometido "graves errores y omisiones".

Con las dos nuevas renuncias, el pontífice ha aceptado ya la dimisión de siete obispos ante el escándalo del encubrimiento de abusos sexuales en la Iglesia católica chilena. Mientras el Vaticano encuentra los sustitutos para los dimitidos, el padre Sergio Pérez de Arce Arriagada adminitrará San Bartolomé y Jaime Ortiz de Lazcano será el administrador temporal de San Felipe. Ambos están vinculados a la prevención de abusos en la Iglesia, según ha destacado el portavoz de la Conferencia Episcopal de Chile, Jaime Coiro. 

La Iglesia de Chile se encuentra sumida en crisis por la proliferación de las investigaciones judiciales, que por ahora ascienden a 119 presuntos casos de abusos sexuales a menores y adultos cometidos por miembros de la Iglesia desde la década de 1960. De hecho, el pontífice se reunió con varias víctimas de abusos sexuales durante su visita a Chile el pasado mes de enero.

A su vuelta, se vio obligado a pedir disculpas por defender al obispo Barros, uno de los presuntos encubridores del cura Fernando Karadima, condenado en 2011 a una vida de reclusión por violaciones a menores. Recientemente, Francisco se ha reunido con un grupo de víctimas de Karadima.

El Vaticano busca atajar los abusos en otros países

En los últimos meses, el Vaticano ha tenido que hacer frente a nuevos casos de pederastia en la Iglesia en distintos países: el papa ha suspendido a un obispo acusado de violar a una monja en India, a un cura español acusado de abusos sexuales en Zamora; y ha tenido que lidiar con nuevas revelaciones de cientos de casos de pederastia en las Iglesias de Alemania y Estados Unidos.

La situación ha llevado a Francisco Bergoglio a tomar una decisión histórica al convocar para febrero una reunión con los líderes católicos de todo el mundo para tratar de atajar el problema de los abusos sexuales en la Iglesia católica.

Satisfacción entre las víctimas

Las personas que sufrieron los abusos sexuales cometidos por el clero chileno han celebrado la decisión del papa. Una de ellas ha sido el periodista Juan Carlos Cruz, víctima de abusos y denunciante del sacerdote Fernando Karadima, que ha expresado su "alegría" al tiempo que ha tildado al episcopado chileno de "banda de delincuentes". También Jaime Concha, abusado en la Congregación Hermanos Maristas en Chile, ha asegurado que ahora hay "dos obispos corruptos menos" y ha animado a seguir denunciando estos casos.

Por su parte, la Red Laical Chile, ha agradecido a las víctimas su labor para que la Iglesia esté "un poco mñas libre de abusadores  encubridores".


 

Noticias

anterior siguiente