Enlaces accesibilidad

El Congreso rechaza la senda de déficit, con los únicos apoyos de PSOE y PNV

  • El resultado es de 173 noes, 88 síes y 86 abstenciones, de Unidos Podemos, PDeCAT y ERC
  • Al fracasar la votación, sigue vigente el ajuste del PP que deja menos margen a CC.AA. y Ayuntamientos

Por
El Congreso rechaza la senda del déficit y el techo de gasto

El Congreso ha rechazado la nueva senda de consolidación fiscal que flexibiliza en cinco décimas el margen de déficit público para 2019, y que será el primer test para el techo de gasto del próximo año, que como tal no necesita el apoyo de una mayoría del Congreso.

Así las cosas, solo han votado a favor 88 diputados (84 del PSOE y 4 del PNV) y han emitido su voto en contra 173 parlamentarios. En concreto, los del PP (134), Ciudadanos (32), UPN (2), Bildu (2), Foro Asturias (1) y Coalición Canaria (1) y el diputado de Unidos Podemos, Diego Cañamero. Se ha abstenido un total de 86 diputados: 66 de Unidos Podemos, 4 de Compromís, 9 de ERC y 7 del PDeCAT.

Al no relajarse la senda de ajuste del déficit se mantiene la aprobada por el PP que es más estricta y deja menos margen presupuestario para las comunidades autónomas y las entidades locales. Es decir, 1,3% en 2019, 0,5% en 2020 y 0,1% en 2021, en lugar del 1,8% del PIB, el 1,1% y el 0,4% que propone el Ejecutivo.

Aflojar las restricciones presupuestarias

Durante el debate, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha defendido que la nueva senda de déficit permitirá “aflojar” las “restricciones” presupuestarias de las comunidades autónomas y la Seguridad Social. Así estas entidades podrán “invertir en sus políticas competenciales, apuntar el crecimiento económico e invirtir directamente en políticas sociales”. Lo que supone quitar el “corsé” que han tenido puesto los ciudadanos “en este tiempo de crisis”.

Montero critica a quienes “se atrincheran en el cortoplacismo” y hacen “la política del resentimiento”. Añade que abstenerse o no votar a favor es ponerse de perfil antes las necesidades que tienen los ciudadanos españoles, los más necesitados o colectivos como pensionistas o desempleados. También ha insistido en que se vuelve a la senda anterior y apela a la responsabilidad de los grupos, antes de la votación.

El diputado popular Jaime de Olano ha justificado el no de su grupo porque se trata de un acuerdo "tramposo" del Gobierno que "esconde" una subida de impuestos, un "hachazo fiscal" que traerá menos crecimiento, menos empleo y un "frenazo" a la recuperación. La ministra le ha contestado que el PP defiende la política de recortes, la Administracion del Estado no ha cumplido ningún año con la estabilidad presupuestaria y el PP subió "más de 50 veces los impuestos".

Ciudadanos denuncia "más déficit, más deuda, más gasto y más impuestos en el futuro, es lo que contiene el limite de gasto no financiero más elevado de los últimos años, contando que sólo es de la Administración General del Estado". Montero ha respondido que el Gobierno "no va a subir los impuestos a los ciudadanos, ni a los autónomos, ni a las empresas, ni a la clase media de este país" y que si confunden a las grandes corporaciones con estos colectivos "deberían hacérselo mirar".

Podemos habla de "falso dilema"

El portavoz de Unidos Podemos, Alberto Garzón, ve un falso dilema entre "reducir el déficit rápido o lento ya que se acaba recortando" y la regla de gasto "empuja para que el peso de lo público se vaya reduciendo". Ha concluido diciendo que "con el modelo de la Comisión Europea es imposible cumplir con los compromisos de un programa social de izquierdas" y abre la puerta a la negociación. La ministra le matiza que la política es "el arte de lo posible" y que el Gobierno está comprometido con la estabilidad presupuestaria.

El PDeCAT ha pedido al Ejecutivo que sea "más modesto" e intente pactar las medidas que trae al Congreso porque solo cuenta con 84 diputados. Compromís ha reconocido que estas cifras son un avance, aunque insuficiente para recuperar la autonomía financiera de las comunidades autónomas y los ayuntamientos.

Ana Oramas, de Coalición Canaria, se ha comprometido a apoyar la senda de déficit del Ejecutivo, si el Gobierno asume una aplicación diferenciada de esa regla de gasto para Canarias, que ha cumplido con el objetivo de déficit. Otros grupos han pedido a la titular de Hacienda que promueva un cambio legislativo para evitar que el PP pueda vetar la senda de consolidación presupuestaria en el Senado.

Sánchez señalala "irresponsabilidad" de algunos partidos

La Ley de Estabilidad Presupuestaria establece que si no se aprueba el techo de gasto, el Gobierno deberá volver a remitir a las Cortes un nuevo acuerdo en un plazo máximo de un mes. Sin embargo, en ningún momento establece que sea imprescindible para aprobar un proyecto de Presupuestos Generales del Estado, que debe ser remitido antes del 30 de septiembre.

De hecho, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguró el jueves que el Ejecutivo presentará en tiempo un proyecto presupuestario para 2019 con la senda rechazada por la oposición o con la anterior del Gobierno de Mariano Rajoy.

Tras el rechazo del Congreso a la nueva senda de consolidación fiscal, Sánchez ha señalado, en un tuit, la "irresponsabilidad" de "algunos partidos" que "tendrán que explicar", ha dicho, su decisión de decir 'no' a "5.000 millones más para comunidades autónomas y Seguridad Social".

Noticias

anterior siguiente