Anterior Xi Jinping, elevado al nivel de Mao al incluir su pensamiento político en los estatutos del PCCh Siguiente Catalá advierte de que solo "convocando elecciones" Puigdemont no evitaría el artículo 155 Arriba Ir arriba
Vista de una delegación de Hacienda en Madrid
Vista de una delegación de Hacienda en Madrid. EFE

El Gobierno ofrece a los funcionarios una subida salarial de hasta el 7,25% en tres años

  • La subida contiene una parte fija del 1,5% para 2018, 1,75% en 2019 y 2% en 2020

  • Hay una parte variable ligada al PIB, que nunca superaría el 2% en total en tres años

  • Los sindicatos quieren un aumento de la parte variable para dar su visto bueno

|

El Ministerio de Hacienda y Función Pública ha ofrecido este martes a los sindicatos mayoritarios del sector público (CC.OO., UGT y CSIF) un incremento salarial de hasta el 7% en los tres próximos ejercicios.

La propuesta de subida contiene una parte fija del 1,5 % para 2018, el 1,75 % para 2019 y el 2 % para 2020a lo que suma un alza variable ligada al PIB, sin superar en ningún caso un 2% de incremento anual.

Según han explicado los sindicatos tras la reunión mantenida con la secretaria de Estado de Función Pública, Elena Collado, la oferta del Gobierno establece un tope a la subida salarial, con lo que en el mejor de los escenarios el alza acumulada entre 2018 y 2020 sería del 7,25 % (5,25 puntos fijos más 2 puntos variables a repartir en tres años -0,5% en 2018 y 0,75 en 2019 y 2020).

La propuesta presentada este martes respecto al alza variable implica que si se logra la previsión de PIB del Gobierno para cada ejercicio, los empleados públicos sumarían a la subida fija 0,25 puntos en 2018 y 0,50 puntos en 2019 y 2020. En caso de que la previsión del PIB se superase en más de medio punto, la parte variable permitiría sumar a la subida salarial de cada año 0,50 puntos adicionales en 2018 y 0,75 puntos en 2019 y 2020, conforme ha explicado el vicepresidente del CSIF, Francisco Iglesias.

Los sindicatos quieren un aumento de la parte variable

Para CCOO, UGT y CSIF, la oferta fija es adecuada porque permitirá cubrir la inflación prevista para esos años, si bien considera que el Gobierno tiene que mejorar la subida variable sujeta al PIB, que tachan de "rácana", para que los empleados públicos puedan comenzar a recuperar el poder adquisitivo perdido desde 2010, entre un un 14 y un 20 %, dependiendo de los cálculos de cada central sindical.

"No hay nada definitivo, hemos querido mantener una expectativa de lograr un acuerdo, pero no hemos avanzado lo que esperábamos", ha afirmado el secretario de organización de FESP-UGT, Frederic Monell.

De esta forma, el acuerdo depende de que la oferta de subida variable contemple también un alza adicional aunque no se logre el objetivo del PIB establecido en el cuadro macroeconómico del Gobierno para cada ejercicio, han asegurado fuentes sindicales.

Hacienda cifra en 1.120 millones de euros el coste que supone cada punto de subida salarial para los tres millones de funcionarios y empleados públicos en España.

Reunión definitiva este jueves

Según los sindicatos, Hacienda se ha comprometido a presentar este miércoles en otra reunión vespertina una nueva oferta respecto a la subida variable para tratar de cerrar el acuerdo antes de la reunión de la Mesa General de Negociación de las Administraciones Públicas del próximo jueves. 

En cualquier caso, la cifra definitiva se fijará definitivamente en la Mesa General de Negociación de las Administraciones Públicas, que previsiblemente se convocará para el jueves y en la que están representados tanto los sindicatos, como la Administración, comunidades autónomas y ayuntamientos, a través de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

Su convocatoria es obligatoria antes de la presentación del anteproyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) que el Gobierno prevé aprobar el próximo viernes 22 de septiembre y en el que se incluirá la subida salarial de los funcionarios para 2018.

Otras reivindicaciones

Además, los sindicatos han puesto otras reivindicaciones encima de la mesa que podrían compensar una insuficiente subida salarial, como la recuperación del Estatuto Básico del Empleado Público para que cada administración tenga margen para establecer en el marco de la negociación colectiva una jornada laboral inferior a las 37,5 horas establecidas por el Gobierno central.

En este asunto, Hacienda se ha mantenido inflexible en su negativa a facilitar las jornadas de 35 horas semanales, según los sindicatos.

Por el contrario, en el Gobierno hay disposición a elevar del 50 al 75 % la tasa de reposición de empleo en el sector público con carácter general y a mantenerla en el 100 % para los sectores considerados prioritarios, salvo para los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado que disfrutarían de un reposición superior, del 115 %.

Además, Hacienda dejaría la puerta abierta a elevar un 5 % todas esas tasas dependiendo de las necesidades de cada sector, todo según lo que han contado los sindicalistas presentes en la reunión, dado que el Ministerio no ha informado al respecto. 

La recuperación del poder adquisitivo, clave en la negociación

La subida salarial de este año será el tercer alza consecutivo tras los incrementos del 1% aprobados tanto para este año como para el ejercicio 2016. Sin embargo, los sindicatos reclaman al Gobierno la recuperación del poder adquisitivo de los empleados públicos perdido durante los años de crisis, que cifran entre un 13% y un 20%.

Precisamente CC.OO. ha publicado este martes unos cálculos sobre la pérdida de poder adquisitivo de los empleados públicos desde el año 2010, que, según sus cálculos, alcanzaría el 14,42%, con una previsión del IPC del 2% para este año.

Los sindicatos han puesto el énfasis de la negociación precisamente en recuperar el poder adquisitivo de los empleados públicos perdido durante los años de crisis, tras la bajada del 5% aprobada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2010 y la congelación de los mismos al año siguiente, en 2011, y durante toda la legislatura de Mariano Rajoy.

Además, Rajoy suprimió la paga extra de Navidad de 2012, si bien posteriormente fue devuelta en su totalidad.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente