Enlaces accesibilidad

Los agricultores denuncian que el consumidor paga más por las verduras pese a la caída de su precio en origen

  • En las últimas semanas el precio de algunas hortalizas se había disparado
  • Ahora, calabacín y berenjena cotizan menos en origen según los productores
  • Los supermercados critican el "simplismo" de la correlación de los agricultores
  • Los mayoristas creen que los precios se normalizarán cuando se venda el stock

Por
Frutas y verduras en las estanterías de un supermercado.
Frutas y verduras en las estanterías de un supermercado. THINKSTOCK

Las tres principales organizaciones de agricultores de España -UPA, ASAJA y COAG- han denunciado una subida de los precios al consumidor de hortalizas como la berenjena y el calabacín durante la primera semana de febrero a pesar de la "significativa caída" de sus cotizaciones en origen y han apuntado que "agricultores y consumidores" son "víctimas de las prácticas especulativas de las cadenas de distribución" para recuperar sus "abusivos márgenes".

Por su parte, tanto mayoristas como supermercados han llamado a la calma y a ver estas cifras en perspectiva. Han señalado que el precio de las verduras en la línea de consumo ha aumentado por factores "muy claros" como la menor producción por el mal tiempo y la exportación a Europa. Además, han señalado que los agricultores no pueden establecer una correlación tan directa entre lo que ocurre en el campo y en el mercado por la complejidad de la cadena de aprovisionamiento.

La denuncia de los agricultores llega días después de que el temporal de frío que ha afectado a España y al resto de Europa, unido a las exportaciones que hace la huerta española al resto de la UE, disparara tanto los precios en origen -los que se pagan al agricultor- como en destino -los que paga el consumidor-.

En la cuarta semana del año, el kilo de berenjenas, por ejemplo, se pagó a 3,21 euros en el campo, mientras que los clientes llegaron a pagar hasta cinco euros en el supermercado. En Europa la situación fue más grave y los supermercados de Reino Unido se vieron obligados a marcar el racionamiento de algunos productos por falta de existencias al depender de la producción española.

Ante este escenario, la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, aludió hace dos semanas a una posible intervención de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) para "evitar cualquier tipo de prácticas comerciales abusivas".

El calabacín sube en la tienda, pero baja en origen

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) -que junto a otras dos organizadores de consumidores elabora el Índice de Precios en Origen y Destino de los Alimentos (IPOD)- ha señalado que, durante las últimas semanas, el precio del calabacín en destino "se ha elevado un 14% a pesar de la caída de un 62% de las cotizaciones en el campo". Lo mismo ocurre, asegura, con la berenjena: "Mientras los precios al consumidor se han elevado un 17%, al productor han bajado un 35%".

"Tenemos que lamentar una bajada muy fuerte sin haberse recuperado la producción", ha explicado a RTVE.es el responsable de de frutas y hortalizas de COAG, Andrés Góngora, que ha denunciado que la distribución de fruta y hortaliza en España"no está jugando todo lo limpio que debería con el consumidor ni con el agricultor".

"El calabacín ha pasado de casi 3 euros en la semana tres (del 16 al 22 de enero) a 1 euro en la alhóndiga esta semana", ha apuntado Góngora, que también es agricultor y para el que "no es normal ni lo ocurrido antes, ni la bajada de ahora".

En cuanto a la posibilidad de que las exportaciones a Europa puedan haber provocado esta situación, Góngora ha señalado que, pese al revuelo, estas han seguido "en la misma línea" que en años anteriores. "En un año normal, entre octubre y mayo, el sureste español exporta a la UE el 76% de lo que se produce", ha explicado el responsable de COAG.

Cuando los precios están bajos para el agricultor nadie sale a defendernos

"Los precios en origen han caído a niveles normales que existen en una campaña normal, pero se multiplican hasta por cinco y por seis para el consumidor", ha apuntado a RTVE.es el secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), Lorenzo Ramos, que ha protestado por el "barullo" que se ha formado.

"Cuando los precios están bajos para el agricultor nos extraña que nadie salga a defendernos", ha criticado Ramos, en alusión a las ya mencionadas declaraciones de la ministra de Agricultura.

Por su parte, la delegación almeriense de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA), ha cifrado la caída de los precios en origen en un 60% para el calabacín y un 65% para la berenjena y la semana pasada remitió una carta a la AICA, dependiente del Ministerio de Agricultura, pidiéndole que investigue lo sucedido.

"Se debe de ahondar en si ha habido algún acuerdo para desactivar el consumo y no comprar para reducir pedidos", ha explicado a RTVE.es el presidente provincial de ASAJA-Almería, Francisco Vargas, que ve una posible decisión de "algunos distribuidores de alimentos" de "no comprar hortalizas por el precio o incluso de racionarlas" para provocar una bajada en origen.

Los precios bajarán cuando se acaben las partidas ya compradas

"Hoy en Mercamadrid un kilo de calabacines se pagaba a un euro y el de berenjenas por debajo de dos", ha contado este martes a RTVE.es Antonio Guerrero, productor en Huelva y comerciante mayorista, que ha destacado el carácter "coyuntural" y la no excepcionalidad de la subida de precios.

"La situación a día de hoy es totalmente normal", ha insistido, aunque ha reconocido que la berenjena y el calabacín se están pagando "por encima de precios del año pasado".

"Los precios están menos tensos" que hace unos días, ha coincidido el presidente de la Asociación de Empresarios Mayoristas de Frutas y Hortalizas de Madrid (ASOMAFRUT), Andrés Suárez, quien ha defendido que en los mercados centrales se trasladan las bajadas y subidas de los precios "a diario". "Si no eres competitivo, no vendes", ha explicado Suárez a RTVE.es.

Para él, como para Guerrero, el traslado de la bajada del precio al consumidor llegará "cuando se acaben las partidas que ya se habían comprado". "Hay que entender que, si ha habido empresas que han pagado calabacines a 4 euros, tienen que intentar venderlos a ese precio hasta que se acaben", ha explicado Guerrero, que insiste que en que "no hay ningún beneficiado" al tratarse de "una situación meramente climatológica".

En este sentido, el mayorista y agricultor ha señalado que, al menos en Almería, las temperaturas están mejorando y la planta ya produce de una forma "normal" aunque "se recupera poco a poco".

Complejidad del sistema de aprovisionamiento español

Desde la distribución, el director general de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (ASEDAS), Ignacio García, ha defendido en declaraciones a RTVE.es que la competencia en España "garantiza que los precios se ajustan al máximo" y ha manifestado que no puede establecerse una correlación tan simple entre el precio en origen y el precio en destino dada la complejidad del sistema de aprovisionamiento español.

"En nuestro país conviven distintos canales que también compiten y marcan tendencias", ha explicado García en representación de hasta 18 supermercados entre los que se encuentran Mercadona, Día, IFA, AhorraMás, Spar o Consum.

"Las variaciones de precios en origen no se pueden generalizar", ha recalcado el director de ASEDAS al explicar que, en este caso, "el incremento no se debe solo a una menor producción en España" ya que el mal tiempo en Europa también ha provocado que se "sustraiga" producción del mercado español.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Cadenas Españolas de Supermercados (ACES), Aurelio del Pino, ha considerado -en declaraciones a RTVE.es- que estos repuntes de precios son "algo que ha existido siempre" y que la situación se estabilizará en un "plazo razonable de 15 días" por lo que entiende que "no hay motivos que indiquen que el mercado no está funcionando bien".

En cuanto a la comparativa origen-destino que establece COAG, en la que habla de la bajada del precio de berenjena y calabacín en origen y la subida en destino, Del Pino -cuya asociación representa los intereses de Carrefour, Eroski, Supercor o Lidl- ha señalado que este tipo de estudios "desconocen lo que sucede en la cadena de valor" y "generan confusión". "Comparar el precio en origen y el precio en destino es como comparar el precio del acero con el precio de un coche", ha sentenciado.

¿Cómo se fija el precio de las verduras?

Estructura general de las cadenas de valor según el Observatorio de Precios de los Alimentos.

Estructura general de las cadenas de valor según el Observatorio de Precios de los Alimentos. MINISTERIO DE AGRICULTURA

Según la definición ofrecida por el Observatorio de Precios de los Alimentos del Ministerio de Agricultura, la cadena de valor es la "representación gráfica del conjunto de actividades necesarias para facilitar la comercialización y el consumo de los alimentos en condiciones óptimas en áreas alejadas geográficamente de la producción".

En ella intervienen los productores, los comercializadores en origen, los comercializadores en destino y los vendedores en tienda. Cada uno de ellos supone un paso que aumenta el valor de los productos hasta su llegada al consumidor. 

La Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) es un organismo autónomo, adscrito al Ministerio de Agricultura, que -en virtud de la Ley de Medidas para Mejorar el Funcionamiento de la Cadena Alimentaria- controla desde 2013 los derechos y obligaciones de los participantes en la cadena de valor e instruye o inicia procedimientos sancionadores si detecta infracciones en la misma. 

Noticias

anterior siguiente