Anterior Trump anuncia que "no aceptará ni permitirá" a las personas transexuales servir en el Ejército Siguiente Mireia Belmonte completa la triple corona con su oro mundial en 200 mariposa Arriba Ir arriba
Imagen de archivo de la banda terrorista ETA.
Imagen de archivo de la banda terrorista ETA.

El zulo de ETA en Francia tenía 145 armas cortas y es el mayor desde 2004

  • Fue hallado este miércoles en un bosque del norte de Francia

  • Formaría parte del arsenal de más de 300 pistolas robado hace diez años

  • Fernández Díaz: poner fin a la dispersión de presos "está en manos de ETA"

|

El zulo de ETA encontrado este miércoles en un bosque del norte de Francia tenía 145 armas cortas, entre pistolas y revólveres, y es el mayor de la banda terrorista localizado desde 2004. En concreto, se escondían 75 revólveres y 70 pistolas automáticas, dos fusiles de caza y munición, según el inventario facilitado por la Policía Judicial del país galo.

"Es muy relevante porque son de la marca Sidam, lo cual hace pensar que forma parte del robo que se produjo hace diez años, en 2006", ha explicado el ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, en referencia al robo de más de 300 pistolas en Vauvert.

"Según los informes de los que disponemos, se robaron 196 revólveres y 145 pistolas automáticas, además de 60.000 cartuchos, lo cual da una idea de lo que en este zulo, sin duda estratégico, se ha incautado", ha detallado el ministro desde Luxemburgo, donde participa en el Consejo de Ministros de Justicia y Asuntos de Interior de la UE.

Fernández Díaz ha indicado que, de acuerdo a la información facilitada por los servicios de información, ETA dispondría antes de esta última operación en Carlepont un stock de armamento de dos o tres toneladas de explosivos, munición de diversos calibres y entre 200 y 300 armas largas y cortas.

El hallazgo más importante desde 2004

El arsenal fue hallado en un bosque de la localidad francesa de Carlepont, a unos 100 kilómetros al noreste de París (en el departamento de Oise). Las armas estaban en cuatro bidones, de los cuales tres tenían las armas guardadas en bolsas.

El zulo fue descubierto gracias al trabajo que desde hace años llevan a cabo la Guardia Civil y la Dirección General de Seguridad Interior francesa (DGSI) contra la organización terrorista y ha sido posible por las investigaciones sobre estructuras clandestinas de la banda terrorista, una labor que permitió también acabar con la última cúpula de ETA en la denominada Operación Pardines desarrollada en Francia hace un año y en la que se detuvo a los dirigentes de la banda Iratxe Sorzábal y David Pla.

Es el hallazgo más importante desde 2004, año en el que fueron localizados el 4 de abril en Saint Michel (Francia) 500 kilos de explosivos, y el 3 de octubre también en el país galo tras las detenciones de los etarras Mikel Antza y Anboto siete zulos con documentos, armas, 600 kilos de dinamita titadyne y otros 500 de clorato de sodio además de dos misiles.

Un arsenal "estratégico" para la banda

El Ministerio del Interior considera "estratégico" este arsenal, en una operación que se ha bautizado como 'Descubrimiento' por coincidir con la fecha del 12 de octubre, día de la Fiesta Nacional. Según fuentes de la lucha antiterrorista, los investigadores de las fuerzas de seguridad francesas y españolas consideran que se trata del arsenal con el que la banda terrorista podría tratar de persuadir a los gobiernos de ambos países para escenificar un nuevo proceso de negociación.

El ministro del Interior ha subrayado la "importancia" de esta incautación. "Además de estar operativa y policialmente derrotada", la operación de hispano-francesa permite que ETA "no pueda hacerse publicidad, ni pretender otras cosas con la presuntas maniobras de entrega de su armamento y llegar a escenificaciones tan grotescas como las que protagonizó hace un tiempo".

De esta forma, Fernández Díaz ha insistido en el mensaje que ya trasladó esta semana con motivo del Día de la Patrona de la Guardia Civil en el sentido de que no cabía ninguna posibilidad de negociación con ETA, como pretenden los terroristas desde su derrota policial y su anuncio, el 20 de octubre de 2011, del cese de la violencia.

"Deben entregar las armas y certificar su defunción haciendo pública su disolución. ETA es una cadáver al que solo le falta expedir su certificado de defunción", sostiene el ministro, subrayando que la política de Francia está "alineada" con la de España.

"En manos de ETA" poner fin a la dispersión de presos

El ministro de Interior en funciones ha afirmado también que acabar con la política de dispersión de presos de ETA "está en manos" de los propios presos y de la organización terrorista, ya que tienen la posibilidad de ser trasladados a cárceles próximas al País Vasco si se desvinculan de la banda y se contemplará la modificación de la política de dispersión cuando ETA se disuelva.

"Esta en manos de los presos de ETA o en manos de la banda terrorista ETA el que se acabe la política de dispersión. Si no lo hacen, es porque ellos no quieren", ha defendido Fernández Díaz.

Así, ha defendido que la política de dispersión de presos "trae causa" de pertenecer a una organización terrorista y ha recordado que ETA no se ha disuelto, por lo que se le seguirá aplicando esta disciplina.

El preso que, de manera individual, quiera acogerse al programa de reinserción en prisiones del País Vasco, ha añadido el ministro, podrá hacerlo "automáticamente" si se desvincula públicamente de la banda terrorista, reconoce el daño causado y pide perdón a las víctimas.

"Modificaremos la política de dispersión penitenciaria con carácter general el día en que ETA se disuelva y, si no, individualmente cuando el preso se desvincule", ha zanjado Fernández Díaz.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente