Enlaces accesibilidad

S&P eleva un escalón la nota de España, hasta BBB+, por el "impacto positivo de las reformas"

  • Destaca que la economía se ha beneficiado de dos reformas del mercado laboral
  • Prevé un crecimiento nominal del PIB de alrededor del 4% en los próximos años
  • Respecto a Cataluña, cree que seguirá formando parte de España
  • Avisa de los riesgos de fragmentación política tras las elecciones generales

Por
S&P eleva un escalón la nota de España hasta BBB+

La agencia de calificación Standard & Poor's (S&P) ha elevado un escalón la nota de la deuda soberana de España, hasta BBB+, debido al "impacto positivo de las reformas" en la economía, según informa en un comunicado. Le ha otorgado una perspectiva estable porque la recuperación económica generalizada y la gradual consolidación presupuestaria que prevé deberían compensar los riesgos de la elevada deuda neta exterior.

S&P destaca que la economía del país se ha beneficiado de dos reformas del mercado laboral desde 2010 que han mejorado la competitividad de las exportaciones y del sector servicios, así como de unas mejores condiciones financieras.

La agencia prevé un crecimiento nominal del PIB español de alrededor del 4% en cuatro años, lo que permitirá continuar reduciendo el déficit de las finanzas públicas, siempre que se mantenga la recuperación del mercado laboral y que los riesgos de deflación sigan bajo control. De hecho S&P mejoró el pasado miércoles en dos décimas su previsión de crecimiento para España en 2015, desde el 3% que esperaba en julio hasta el 3,2%, y en una décima la de 2016, hasta el 2,7%. Para 2017, Standard & Poor's fijó una previsión del 2,4%.

Sin embargo, la agencia de calificación señala que España no cumplirá el objetivo de déficit fijado para 2015 en el 4,2% del producto interior bruto (PIB) y cree que se situará en el 4,5% del PIB, como consecuencia del "débil desempeño de las metas de la Seguridad Social y la incapacidad de los gobiernos regionales para cumplir con sus ambiciosos objetivos de déficit del 0,7% del PIB". De hecho, proyectan un déficit conjunto de las comunidades autónomas del 0,7% del PIB. Aunque prevé que el déficit de la Administración Central cierre por debajo del 2,9% del PIB que tiene como objetivo "por el fuerte incremento de los ingresos".

Por otro lado, la agencia advierte de que la posibilidad de un entorno político fragmentado tras las elecciones generales de diciembre podría llevar a desviaciones en la política fiscal y de reformas estructurales, lo que podría poner en peligro los objetivos de crecimiento y déficit de España en el medio plazo. En este sentido menciona la "incertidumbre acerca de si los siguientes gobiernos serán capaces de preservar o incluso incrementar las reformas enfocadas a la mejora de la competitividad".

Respecto a Cataluña, cree que seguirá formando parte de España y que las tensiones entre el Gobierno central y las autoridades regionales se disiparán de forma gradual. Pese a ello, advierte de que si Cataluña se independiza, las métricas crediticias de España, incluido su PIB per capita, las cuentas externas y las finanzas públicas, se debilitarían, así como a su solvencia.

Con esta decisión, S&P sitúa la nota de España una categoría por encima de la que le otorga Moodys (Baa2 con perspectiva positiva) y la iguala a la de Fitch, que la mantiene en BBB+ con perspectiva estable.

Noticias

anterior siguiente