Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

La nota de la deuda a largo plazo de España ha recibido su primera mejora desde el año 2015, cuando S&P elevó su calificación. Esta vez ha sido Fitch, quien ha subido un escalón la calificación crediticia de España desde BBB+ hasta A-, con perspectiva estable. Además, es la primera de las tres grandes agencias que devuelve al país al nivel de las "A" que perdió en 2012.