Enlaces accesibilidad

El padre de Aylan rechaza la oferta de asilo de Canadá: "Las manos de mis niños escaparon de las mías"

  • La petición de asilo fue rechazada en junio por las autoridades canadienses
  • La familia de origen kurdo residía en Kobani y solo ha sobrevivido el padre
  • Canadá ha ofrecido ahora asilo al padre de los niños pero éste lo ha rechazado
  • Turquía ha detenido a cuatro sospechosos de tráfico de personas relacionados con el caso

Por
El padre de Aylan rechaza la oferta de asilo de Canadá: "Las manos de mis niños escaparon de las mías"

La familia de Aylan Kurdi, el niño sirio cuyo cadáver en una playa de Turquía ha conmocionado al mundo, había intentado conseguir asilo en Canadá tras huir de la localidad de Kobani, en el norte de Siria y que durante meses estuvo controlada por Estado Islámico, según ha contado uno de sus familiares a un diario canadiense.

La foto del pequeño, de 3 años, en la orilla de una playa de Bodrum agitó este miércoles las redes sociales donde se difundió el caso bajo el hashtag #KiyiyaVuraninsanlik. La imagen ha generado una ola de reacciones ante lo que se considera pasividad de los gobiernos de los países desarrollados a la hora de ayudar a los refugiados.

Su hermano de 5 años, Galip, y su madre, Rehan, de 35, también murieron después de que el barco en el que viajaban hacia Grecia volcara. Su padre, Abdulá, fue encontrado medio inconsciente y llevado al hospital cerca de Bodrum, según ha informado el diario turco 'Sabah'.

"Escuché la noticia a las 5:00 horas de esta mañana", ha contado Teema Kurdi, hermana de Abdulá y residente en Vancouver, citada por el diario canadiense National Post. Teema fue contactada por la esposa de uno de los hermanos de Abdulá. "Había recibido una llamada de Abdulá, y todo lo que dijo fue 'mi mujer y mis dos hijos están muertos'", ha relatado.

Abdulá Kurdi, su mujer Rehan y sus dos hijos, Aylan y Galip, de 5 años, habían realizado una solicitud de asilo con apoyo privado ante las autoridades canadienses que fue rechazada en junio por complicaciones con las solicitudes desde Turquía, ha aclarado Teema.

Abdulá Kurdi, padre de los niños sirios Aylan y Galip, ahogados el miércoles frente a la costa turca

Abdulá Kurdi, padre de los niños sirios Aylan y Galip, ahogados el miércoles frente a la costa turca REUTERS Murad Sezer

Huyendo del Estado Islámico

Kurdi ha contado a medios turcos que la familia había pagado una suma a unos traficantes para que organizaran la travesía a la isla de Kos. Pero "la guardia costera nos detuvo y después nos liberó". En ese momento, ha agregado, "conseguimos el bote y empezamos a remar hacia Kos". El sirio de origen kurdo ha recordado como "después de alejarnos unos 500 metros de la costa, en el bote empezó a entrar agua y se nos mojaron los pies. A medida que aumentaba el agua, cundía el pánico. Algunos se pusieron de pie y el bote volcó. Yo sostenía a mi mujer de la mano".

Finalmente, el padre de Aylan no pudo evitar la tragedia: "Las manos de mis dos niños se escaparon de las mías, intentamos quedarnos en el bote, pero el aire disminuía. Todo el mundo gritaba en la oscuridad. Yo no lograba que mi esposa y mis hijos oyeran mi voz". Ha relatado cómo, fijando la mirada en las luces, consiguió nadar hasta la costa. "Cuando alcancé la costa comencé a buscar a mi esposa y a los niños. Pensé que se habían asustado y escaparon. Llegué a Bodrum y no pude encontrarlos en nuestro punto de encuentro. Luego fui al hospital y me enteré de las tristes noticias".

La imagen de Aylan yaciendo sin vida sobre la playa ya es el símbolo de la tragedia de los refugiados sirios, pero tras la tragedia su padre ha desistido del sueño de una nueva vida. Abdulá Kurdi ha decidido volver a Kobani para enterrar los cuerpos de su esposa y sus dos hijos, según ha manifestado a medios turcos. En esa ciudad de mayoría siria del norte de Siria, murieron 16 miembros de la familia que combatían al grupo yihadista Estado Islámico (EI), según el relato de Kurdi al diario Sol.

Oferta de asilo desde Canadá

Este jueves la policía turca ha detenido a cuatro individuos supuestamente implicados en la tragedia según informa la agencia turca Dogan. Las autoridades consideran que los detenidos, de nacionalidad siria, son los traficantes de personas que organizaron el viaje del bote que naufragó en aguas del Egeo.

Tras la conmoción mediática, Canada ha ofrecido asilo al superviviente de la familia, pero Abdulá Kurdi ha rechazado la oferta. "He recibido una oferta del Gobierno de Canadá. Era una oferta para que yo pueda ir allí. Pero, después de lo ocurrido, no quiero ir. Voy a llevarme los cuerpos primero a Suruç (ciudad turca en la frontera con Siria) y luego a Kobani (ciudad siria cercana). Pasaré el resto de mi vida allí", ha explicado.

El líder demócrta canadiense Thomas Mulcair ha criticado este jueves que la solicitud de asilo de la familia no fuese aprobada por el ministerio de inmigración, dirigido por el conservador Chris Alexander. "El hermano mayor podría haber ido a la escuela en Canadá en una semana. Esto es duro para todos y un fracaso para Canadá", se ha lamentado.

Kurdi ha pedido a la comunidad internacional que haga lo posible para evitar sufrimientos como el suyo. "Quiero que el mundo entero nos escuche desde Turquía, donde hemos llegado escapando de la guerra. Tengo un gran sufrimiento. Hago esta declaración para evitar que otras personas tengan el mismo sufrimiento", ha dicho Kurdi a periodistas turcos delante del Instituto Forense de la ciudad de Mugla, en el suroeste de Turquía.

El intento frustrado de una vida normal

"Yo estaba intentando patrocinarles, y mis amigos y mis vecinos me ayudaron con los depósitos bancarios, pero no pudimos conseguir sacarlos y por eso se subieron en un bote", ha detallado Teema Kurdi, la hermana de Abdulá. "Yo incluso les pagaba el alquiler en Turquía, pero es horrible el modo en que tratan a los sirios allí", ha añadido.

La familia de Abdulá estaba entre los al menos doce refugiados, presuntamente sirios, fallecidos intentando llegar a la isla griega de Kos en dos embarcaciones en las que viajaban 23 personas. El hundimiento se produjo tras partir por separado de la zona de Akyarlar, en la península de Bodrum, según un responsable naval.

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) estima que unos 160.000 refugiados e inmigrantes han llegado a Grecia por mar desde principios de año. En julio, más de 50.000 personas, en su mayoría sirias, habían llegado a Grecia, en comparación con los 43.500 que lo hicieron en todo 2014.

Dudas sobre la convención de Dublín

Más allá de hacerse cargo de "cada vez más refugiados", el primer ministro británico David Cameron ha considerado que "lo más importante es fomentar la paz y la estabilidad" en las regiones víctimas de conflictos.

Según AFP, en la búsqueda de una salida a la crisis, la Comisión Europea plantea una modificación de los acuerdos de Dublínsuspendidos la semana pasada por Alemania para aliviar la avalancha de peticiones. Este normativa regula el procedimiento de tramitación de las peticiones de asilo a países de la UE por refugiados. 

El tema estará sobre la mesa durante la cumbre de ministros de Exteriores europeos que se celebrará el 14 de septiembre. Alemania, Francia e Italia reclaman una reformulación del derecho de asilo en Europa, que juzgan no adaptado a las nuevas circunstancias, y un reparto más equitativo de los migrantes entre todos los integrantes de la Unión. La petición la han hecho los ministros de Exteriores respectivos en una carta dirigida a la responsable de la diplomacia europea Federica Mogherini.

Noticias

anterior siguiente