Enlaces accesibilidad

Atenas avisa de que habrá elecciones si Syriza no respalda un eventual pacto con la eurozona

  • Arrecian las críticas al compromiso desde Syriza y su socio de gobierno
  • El Ejecutivo admite que las propuestas "marcan cierta distancia" con su programa

Por
Un manifestante señala al guardia de seguridad del Parlamento griego
Un manifestante señala al guardia de seguridad del Parlamento griego durante la concentración del lunes en Atenas para pedir al Gobierno un acuerdo con la zona euro. REUTERS/Yannis Behrakis

El Gobierno griego no podrá mantenerse si los diputados de la coalición gubernamental no respaldan el acuerdo con la eurozona que previsiblemente se alcanzará esta semana y que resolvería el rescate del país y evitaría su quiebra. Así lo ha advertido este martes el portavoz del Ejecutivo heleno, Gavriil Sakelaridis, ante las fuertes críticas surgidas desde Syriza y su socio de gobierno a las propuestas realizadas por Atenas a sus acreedores. Sin ese apoyo interno -ha avisado Sakeralidis- "la única salida son las urnas y el voto del pueblo".

En declaraciones a la cadena de televisión privada Mega, Sakelaridis ha reconocido que las propuestas entregadas a las instituciones -Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional- marcan "una cierta distancia" con el programa de Syriza, pero ha asegurado que siguen defendiendo un "reparto justo" de la carga social.

Los diputados "tendrán que asumir su responsabilidad"

Sakelaridis ha garantizado que, una vez que se logre un acuerdo con las instituciones, éste se enviará inmediatamente a los grupos parlamentarios, donde todos los diputados "tendrán que asumir su responsabilidad".

La coalición Syriza cuenta con 149 diputados de los 300 que se sientan en el Parlamento griego, mientras que su aliado de gobierno -Griegos Independientes, Anel- tiene otros 13 legisladores. A favor de Tsipras jugaría el apoyo que otros grupos como To Potami y el PASOK se han comprometido a dar a "cualquier acuerdo" que evite la salida del euro.

El plan presentado por Atenas a sus socios de la eurozona abriría la puerta a algunas concesiones que van más allá de lo ofrecido hasta ahora. Entre las medidas más duras figuran subidas del IVA aplicado en algunas islas y en la factura de los hoteles, incremento de los impuestos a las grandes empresas, así como un alza de las cotizaciones a la Seguridad Social y de las contribuciones de los jubilados a los seguros de enfermedad.

Esas cesiones griegas se harían a cambio de mantener un IVA del 13% a la electricidad y aumentar la carga fiscal a las personas y empresas con mayores ingresos, medidas defendidas en el programa electoral de Syriza.

"Es peor que el primer rescate"

No se han hecho esperar las reacciones de Syriza a las propuestas, que abren un nuevo frente para el primer ministro, Alexis Tsipras, dentro de su propio partido.

Alexis Mitropoulos, número dos en el Parlamento de la coalición liderada por Tsipras, ya ha lo advertido en la misma televisión griega: "Este programa, tal y como lo vemos... es difícil que lo aprobemos". Según este dirigente de Syriza las medidas propuestas "no se pueden votar, porque son extremas y antisociales".

Otro diputado de Syriza, Yanis Mijeloyanakis, ha calificado las nuevas propuestas como "una lápida para Grecia" y ha adelantado que el plan no pasará por los diversos órganos del partido.

Según Mijeloyanakis, el nuevo plan es "peor que el primer rescate" y profundizará la miseria social que Syriza se había comprometido a combatir.

Mijeloyanakis ha señalado que, "con las nuevas medidas, los griegos perderán dos salarios mensuales" y ha instado a su Gobierno a decir 'no' al compromiso, especialmente, si no va acompañado de una reestructuración de la deuda y de un plan de inversiones.

"¿Cómo se puede preparar un acuerdo que aumentará los suicidios y empobrecerá a la gente?", se ha preguntado este diputado, que ha anunciado que no votará a favor de un acuerdo con las características conocidas hasta el momento y ha augurado que, "incluso diputados leales a Tsipras", que no pertenecen a ninguna corriente en concreto, "no apoyarán un acuerdo de este tipo".

Además, uno de los grupos incluidos en la coalición que forma Syriza, el sindicato de Partido Comunista (PAME) se ha manifestado en contra de las reformas aceptadas por su Gobierno para denunciar lo que califica de "acuerdo contra el pueblo".

Los griegos reciben con escepticismo y cautela la última propuesta de acuerdo del Gobierno heleno

Los socios de Tsipras: "Se mantienen las 'líneas rojas' que fijamos"

Mientras, el líder de Griegos Independientes y socio del Gobierno griego, Panos Kamenos, ha asegurado que el Ejecutivo conseguirá una "solución definitiva" que respetará el mandato popular obtenido en las urnas y ha afirmado que "cualquier acuerdo debe estar ligado a la cuestión de la deuda".

"Se mantienen las 'líneas rojas' que fijamos y pensamos que en las próximas horas o los próximos días el Gobierno, respetando el mandato popular del 25 de enero, procederá a la resolución definitiva de los problemas creados en cinco años de crisis", ha dicho Kamenos en un comunicado emitido por la tarde tras la reunión del grupo parlamentario de su partido.

Sin embargo, el líder de los nacionalistas de Griegos Independientes han amenazado con abandonar el Ejecutivo si sale adelante el aumento del IVA para las islas, donde hasta ahora se aplicaba el tipo reducido. En su alocución a los diputados ha afirmado que esa es una 'línea roja' que su formación no cruzaría "incluso si el Gobierno cae".

Noticias

anterior siguiente