Enlaces accesibilidad

Tsipras acerca posiciones con Juncker, pero rechaza las propuestas sobre IVA y pensiones

  • Asegura que están "muy cerca" del acuerdo en el superávit primario
  • Se resiste a subir el IVA sobre la electricidad y a nuevos recortes de pensiones
  • Tsipras responde: "no se preocupen" por el pago al FMI de este viernes

Por
Tsipras acerca posiciones con Juncker, pero rechaza las propuestas sobre IVA y pensiones

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, insiste en rechazar varias de las propuestas que le han presentado sus acreedores después de reunirse con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, encargado de exponerle la propuesta común pactada entre las instituciones de la UE y el FMI. El jefe del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, que también ha participado en el encuentro, cree que ha sido "constructivo", pese a que sigue sin lograrse el acuerdo que desbloquee la ayuda financiera que permita a Atenas afrontar sus pagos de deuda más inmediatos.

Según el presidente del Eurogrupo, la reunión ha sida "muy buena". Tsipras, por su parte, ha reconocido que ha sido "distendido" y "constructivo", pero este jueves, en su cuenta de Twitter, ha insistido en que la propuesta griega "es la única realista" y ha anunciado que las negociaciones "continuarán".

Más cerca en el superávit primario

Tsipras ha defendido ante Juncker su propio plan de reformas, presentado el lunes pasado y ha reiterado que hay cuestiones sobre las que no está dispuesto a negociar, como nuevas bajadas en pensiones o la subida de diez puntos porcentuales del IVA de la electricidad que le exigen sus socios.

Por su parte, el ministro de Finanzas, Yanis Varufakis, ha explicado este jueves a los periodistas que Grecia no está dispuesta a gravar el grueso de sus bienes y servicios con el tipo máximo del IVA y que se opone a la privatización de la empresa estatal de electricidad, con lo que marca otros puntos de discrepancias.

A pesar de esas negativas, Tsipras ha señalado tras la reunión que están "muy cerca" de lograr un acuerdo sobre el superávit primario -el que se obtiene antes de abonar las deudas- y eso supone, a su entender, que las partes están dispuestas a "ir más lejos sin duras medidas de austeridad".

Con una rebaja de ese superávit, el Gobierno de Syriza dispondría de más margen presupuestario para poner en marcha medidas productivas y sociales. Atenas pretende limitar su superávit al 0,8% este año y al 1,5% en 2016, mientras que las instituciones quieren que se alcance el 1% en 2015 y el 2% el año que viene.

Ese acercamiento para reducir los superávit primarios exigidos a Grecia en los próximos años se habría producido ya antes de la reunión con Juncker, en una teleconferencia mantenida entre Tsipras, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande. En su tercera conversación telefónica en cinco días, los tres líderes han coincidido en la necesidad de encontrar una solución inmediata a la crisis griega.

Reacciones adversas en Atenas

Las primeras reacciones desde Atenas no parecen apoyar el optimismo del primer ministro y demuestran la controversia abierta en el seno del partido gobernante, Syriza, sobre las concesiones que pueden darse a cambio de lograr un acuerdo.

Lo que sí parece generalizado entre los dirigentes griegos es su rechazo a que las instituciones traten de imponerles un ultimátum, un "lo tomas o lo dejas" sin margen para negociar.

El viceministro de Navegación Marítima de Grecia, Thodoris Dritsas, ha señalado que las propuestas presentadas por Juncker "están por debajo de lo que se esperaba en todos los sentidos".

"Si se confirman esas informaciones, obviamente, no podemos aceptarlas", ha advertido Dritsas, quien ha añadido que su Gobierno "no se rendirá" ante las demandas de sus acreedores.

Otro miembro del Ejecutivo de Tsipras, el ministro del Interior, Nikos Vutsis, también ha advertido que el texto presentado por las instituciones a Grecia no sirve como base para negociar un acuerdo.

"Veo el vaso medio vacío, y eso que yo soy optimista. Nadie puede verlo medio lleno porque el texto presentado no puede ser una base para la discusión", ha afirmado Vutsis en declaraciones a la emisora de radio griega Skai.

"No se preocupen" por el pago al FMI

Preguntado por los periodistas sobre el pago de 308 millones de euros que Atenas debe efectuar este viernes al Fondo Monetario Internacional, el primer ministro griego ha respondido: "No se preocupen por ello". Después, ha recordado que su país ya ha pagado 7.500 millones de euros para cumplir con sus obligaciones financieras.

Este desembolso es el primero de los cuatro programados para antes del 19 de junio, con los que Atenas debe abonar 1.600 millones al FMI.

Las conversaciones entre Grecia y sus socios se reanudarán en los próximos días, ha indicado Dijsselbloem tras la reunión, en la que estuvieron ausentes los máximos responsables del Banco Central Europeo como el FMI. 

Las negociaciones entre Grecia y sus acreedores se han acelerado tras la cumbre que mantuvieron el lunes en Berlín Merkel, Hollande, Juncker y el presidente del BCE, Mario Draghi, y la directora del FMI, Christine Lagarde. El encuentro sirvió para zanjar las diferencias entre la UE y el FMI sobre el rescate griego y elaborar una propuesta conjunta para presentar a Grecia.

Noticias

anterior siguiente