Anterior Las regiones italianas de Lombardía y Véneto votan a favor de más autonomía Siguiente El cese del Govern será efectivo el sábado tras el aval del Senado y su publicación en el BOE Arriba Ir arriba
Manifestación de trabajadores de Correos en Madrid
Manifestación de trabajadores de Correos en Madrid. EFE EFE/ZIPI

Correos cifra en un 30% el seguimiento de la huelga y los sindicatos lo elevan al 80%

  • Miles de empleados de Correos se manifiestan contra los recortes de plantilla

  • La jornada de huelga se ha desarrollado con normalidad y sin incidentes

|

Correos ha cifrado en un 30,13% el seguimiento de la jornada de huelga general celebrada este jueves en la sociedad postal pública por los sindicatos CC.OO., CSI-F, UGT y Sindicato Libre para denunciar los recortes y los ajustes de plantilla que, según denuncian, está llevando a cabo la compañía integrada en SEPI.

De su lado, los representantes de los trabajadores elevan hasta el 80% el porcentaje de empleados de Correos que se han sumado al paro como promedio durante los distintos turnos de trabajo.

A pesar de las discrepancas en las cifras de seguimiento, fuentes de la empresa y sindicatos coincidieron en subrayar que la jornada de huelga se ha desarrollado con normalidad y sin incidentes.

Miles de trabajadores de Correos llegados de toda España han marchado por Madrid para exigir la viabilidad de la empresa y el mantenimiento del convenio, en una jornada de huelga en la que están convocados los 55.000 empleados de la mayor empresa pública española.

Marcha a ritmo de batucada

A ritmo de batucada, más de 20.000 personas han ido de la Puerta de Alcalá a la sede de la SEPI. En la protesta han participado, entre otros, el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, la secretaria de Empleo del PSOE, Luz Rodríguez, y el portavoz de Izquierda Plural y secretario del PCE, José Luis Centella.

Toxo: Correos sufre la política de ajustes del PP y genera exclusión

"Venimos a apoyar la defensa de un convenio y algo muy trascendente para el conjunto del país" como es un servicio público "vital" que presta Correos y "que está sufriendo la política de ajustes del PP y generando exclusión", ha afirmado Toxo. La secretaria de Empleo socialista ha subrayado que Correos es una empresa que tiene viabilidad económica y ha acusado al Gobierno del PP de "dejarla morir" para privatizarla.

Centella ha apuntado que hay que parar el intento del PP de privatizar encubiertamente a Correos, a la que, en su opinión, quiere trocear para venderla entre "amiguetes".

CC.OO., CSI-F, UGT y Sindicato Libre ya han advertido de que, de no lograr sus objetivos, volverán a llamar a la huelga los días 22 y 23 de diciembre, en plena campaña de Navidad. Además amenazan con volver a parar coincidiendo con las elecciones locales y autonómicas.

Reclamaciones y denuncias sindicales

Los sindicatos denuncian que desde 2008 se han perdido 20.000 puestos de trabajo en la entidad postal y advierten de que, en caso de no hacerse nada, en los próximos años desaparecerán otros 14.000 empleos, lo que, en su opinión, afecta a la calidad del servicio.

Las principales reclamaciones de los sindicatos pasan por evitar que venza la ultraactividad del convenio colectivo, que se consoliden unos 4.000 puestos de trabajo eventuales y que los trabajadores recuperen parte del poder adquisitivo y derechos perdidos desde 2008.

La eventualidad ha crecido un 30%

Los convocantes de la protesta temen que la empresa deje vencer el plazo de doce meses que otorga la ley para que empresa y sindicatos logren un acuerdo para renovar el convenio -que expiró el 31 de diciembre de 2013-, lo que supondría su desaparición.

Además, los sindicatos denuncian un incremento, hasta el 30%, de la eventualidad y una sobrecarga de los puestos de trabajo por efecto de una "nula cobertura" de las vacantes. Según explican, los empleados, además de bajadas de salario y la supresión de pagas extras, también han tenido que asumir la disminución de sus días de asuntos propios y la desaparición o reestructuración de "multitud de puestos".

Respuesta de la empresa

Por su parte, Correos defiende que en el marco de la mesa negociadora se ha comprometido a mantener los puestos de trabajo necesarios para que los ciudadanos reciban el mejor servicio y que su objetivo es adaptar su plantilla "de manera no traumática" a la caída de la actividad en los últimos años.

"Tanto en la plantilla de reparto urbano y rural, como en la de oficinas y centros logísticos, la empresa postal busca adaptar de manera no traumática el volumen de empleo al descenso de la actividad (cerca de un 40% en los últimos siete años) y a las circunstancias del mercado", recoge la compañía en un comunicado.

Correos contempla invertir 400 millones hasta 2020

Para ello, propone amortizar las bajas por jubilación, reducir la contratación temporal, así como el traslado voluntario de funcionarios a la Administración General del Estado y otras medidas de menor alcance como la suspensión de las aportaciones al plan de pensiones.

La empresa defiende que lleva dos años aplicando un plan de acción hasta 2020, que contempla inversiones por valor de 400 millones de euros y que persigue diversificar los ingresos y garantizar la rentabilidad de la compañía.

Correos llama a los sindicatos con representación en la empresa a "comprender" que la empresa "tiene la obligación de ser eficiente en la gestión de los recursos públicos". En este sentido, ha manifestado su voluntad de mantener el diálogo abierto con los sindicatos sobre el IV convenio colectivo de la empresa, en el que confía en "encontrar puntos de acuerdo".

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente