Anterior Podemos descarta aplazar su moción de censura contra Rajoy como le ha pedido Compromís Siguiente La OTAN acepta la exigencia de Trump de más lucha antiterrorista y más gasto militar Arriba Ir arriba
El FMI sugiere que se debería generalizar el contrato permamente y rebajar más los salarios

El FMI reclama a España una reforma laboral urgente que abarate el despido

  • Considera "insuficiente" la reforma del Gobierno del año pasado

  • Insta a empresarios y trabajadores a acordar una rebaja de salarios

  • Para crear empleo, pide bajar cotizaciones y compensarlo con subida del IVA

  • El jefe de su misión para España: "Europa puede hacer más por España"

|

El Fondo Monetario Internacional (FMI) reclama a España con urgencia una nueva reforma laboral que abarate el despido, reduzca el tipo de contratos y simplifique la negociación colectiva, además de proponer reducciones inmediatas en las cotizaciones sociales y una significativa moderación salarial.

En sus conclusiones preliminares del análisis anual realizado a la economía española, el organismo internacional reconoce que la reforma laboral del pasado año supuso mejoras sustanciales y está teniendo impacto, pero es insuficiente para reducir una tasa de paro "inaceptablemente alta" en un entorno económico todavía difícil.

Por ello, dice que se necesita ir "más allá" y sin retraso en la reforma estructural del mercado laboral, así como en la búsqueda de mecanismos más inmediatos que permitan adelantar la generación de empleo, entre ellos la bajada de las cotizaciones a la Seguridad Social, que tendrían que compensarse con un aumento de la imposición indirecta (IVA e impuestos especiales).

La nueva reforma laboral debe crear empleos de calidad

"La reforma mercado laboral debería continuar", ha señalado el jefe de la misión del FMI para España, James Daniel, en una rueda de prensa realizada en el Banco de España. Daniel ha añadido que "el ajuste se ha realizando reduciendo empleos en lugar de bajando salarios", que -ha dicho- "siguen siendo los mismos que en 2007".

Por eso, el representante del FMI sugiere "que se logre un acuerdo entre empresas y trabajadores para acelerar el ajuste de los salarios", aunque advierte que "cualquier acuerdo de este tipo tendría que complementar reformas estructurales, y no sustituirlas".

Además, James Daniel destaca que esa reforma "debe proteger los contratos permanentes", al tiempo que se abre el mercado laboral "a otros mediante el acceso a contratos fijos". La combinación de estas palabras con lo apuntado en el documento de conclusiones sobre el abaratamiento del despido sugiere que la intención del Fondo es generalizar un contrato permanente con menos dificultades para despedir.

En ese mismo sentido se ha pronunciado el subdirector del departamento de Europa del FMI, Ranjit Teja, ha dicho que "no hay cosa que mejore más la demanda interna que una persona con empleo" y ha incidido en que la reforma laboral debería generar empleos de calidad. Eso también conllevará un aumento del crédito, ha insistido: "Se pierde demanda interna porque no hay empleo".

La banca debe sanearse más y dar crédito

Además, Daniel ha destacado que "los bancos deben seguir saneando sus balances para que puedan dar financiación". Aunque el Fondo estima que el sistema bancario español es ahora "significativamente más sólido", advierte de la persistencia de riesgos. Para mitigarlos, el FMI detalla una serie de recomendaciones sobre el capital de máxima calidad de las entidades, la prudencia en el reparto de dividendos, el saneamiento de las carteras crediticias y también la mejor clasificación de los préstamos refinanciados.

"El sistema bancario es más sólido que hace un año y ese proceso debe continuar", ha indicado el jefe de la misión, quien ha subrayado que "el crédito es fundamental". "Gran parte de la caída del crédito se debe a la poca demanda, es cierto, pero también hay razones de restricción por parte de las entidades y quitar esos obstáculos puede ayudar. Quizá eso tiene más que ver con Europa que con España, pero España debe hacer todo lo posible", ha avisado, antes de instar al Banco de España y al Gobierno español a que sean "proactivos para acabar con esas limitaciones de suministro".

Así, el FMI aconseja reforzar la calidad y la cantidad del capital de las entidades, prudencia en el reparto de dividendos, sanear las carteras crediticias y deshacerse con rapidez de activos tóxicos.

James Daniel ha subrayado que "Europa debe hacer más para ayudar a España", ya que "las concesiones de crédito han estado marcadas por dónde están las empresas en lugar de por su propia solvencia". Así, ha reclamado una actuación más decidida del Banco Central Europeo para corregir esa situación.

El FMI asegura que Europa y el BCE pueden hacer más por España

"Gran mejora en la recuperación de la confianza"

El Fondo indica que los nuevos objetivos del Gobierno de reducción del déficit estructural a medio plazo logran un equilibrio "razonable" entre la reducción del déficit y el apoyo al crecimiento. 

En su declaración -basada en conversaciones con "el Gobierno, partidos, sindicatos, economistas independientes", según Daniel-, el FMI advierte a España de que un ajuste fiscal demasiado rápido podría dañar su crecimiento económico y ha subrayado que "no son deseables" medidas adicionales para este año.

El jefe de la misión del FMI para España, James Daniel, ha asegurado que se observa "una gran mejora gracias a las políticas puestas en marcha para recuperar la confianza y afrontar los desequilibrios más graves a los que se enfrentaba el país hace un año".

En su documento de conclusiones previas, el FMI reconoce el "fuerte progreso" de España en reformas cruciales que están ayudando a estabilizar la economía y corregir los desequilibrios exterior y presupuestario rápidamente, pero incide en que el paro se mantiene "inaceptablemente alto" y con malas perspectivas.

El Fondo reclama a España que cumpla con su programa anunciado y se centre en una estrategia "favorable al empleo" que permita a la economía crecer y generar puestos de trabajo, así como que evite utilizar la esperada mejora económica como argumento para ralentizar el esfuerzo de reformas.

"Esto significa apoyarse en los progresos realizados para que la mayor parte del ajuste se realice en términos de precios y no de cantidades, favorecer el desapalancamiento del sector privado, asegurarse de que los bancos pueden conceder crédito a las empresas sanas y minimizar el lastre al crecimiento derivado de la inevitable consolidación fiscal", agrega el documento preliminar.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente