Enlaces accesibilidad

El Banco de España defiende su "independencia y rigor" y plantea endurecer su supervisión

  • El BdE ha elaborado un informe para "formular propuestas de reforma"
  • Pretende que las entidades tiendan a un perfil de riesgo bajo o medio-bajo
  • El Banco de España reforzará la supervisión in situ de entidades relevantes
  • La Asociación de Inspectores había denunciado un "excesivo nivel de filtros"
  • Consulta aquí las recomendaciones del Informe

Por
El Banco de España va a aumentar la vigilancia sobre las entidades financieras

La comisión ejecutiva del Banco de España (BdE) ha defendido "el rigor, independencia y calidad técnica" de su tarea supervisora, al mismo tiempo que ha planteado un endurecimiento de su labor para que "las acciones de corrección se acometan sin demora", tal como ha señalado en un comunicado difundido este martes.

El máximo órgano supervisor bancario ha salido así al paso de la información publicada por el diario El País en la que se hacía eco de un informe de la Asociación de Inspectores del Banco de España que cuestionaba su labor. En concreto, los inspectores denunciaban un "excesivo nivel de filtros" entre el informe de la inspección y la toma de decisiones de la comisión ejecutiva del Banco de España, que podía llevar a que se perdieran sus conclusiones.

La comisión ejecutiva ha lamentado "profundamente" la difusión del contenido del informe de los inspectores y al mismo tiempo ha manifestado su disposición a colaborar con la justicia respecto a la persecución de "posibles conductas delictivas" en el ámbito de sus competencias.

El Banco de España defiende su "independencia y rigor" y plantea endurecer su supervisión

En el comunicado, el BdE ha explicado que el documento de los inspectores se realizó de cara a la preparación interna de un informe que tiene como objetivo "identificar carencias y formular propuestas de reforma" sobre los procedimientos supervisores.

Exigencia establecida en el MoU

Dicho informe, que ha contado con la colaboración de dos representantes de autoridades supervisoras europeas, se entregó dentro del plazo fijado por el Memorando de Entendimiento (MoU) a finales del pasado mes de octubre y su contenido y recomendaciones están siendo analizados por el Banco de España y las autoridades europeas.

El informe da respuesta a lo establecido en uno de los puntos del MoU. Entre las propuestas de mejora que se incluyen figura que en el informe de supervisión de la comisión ejecutiva se incluya un apartado con la "posible discrepancia" que pueda darse respecto a las observaciones formuladas por los inspectores.

Otras recomendaciones son establecer "un marco estandarizado" para la adaptación de medidas supervisoras en función del perfil de riesgo de las entidades de crédito.

Procedimiento de corrección temprana

De esta manera, se pretende implantar un procedimiento de corrección temprana de forma que, a medida que aumente el perfil de riesgo de una entidad concreta, se activen de forma relativamente automática actuaciones supervisoras predeterminadas, cada vez más coercitivas, para detener cuanto antes el previsible deterioro futuro.

Se pretende que todas las entidades españolas tiendan a un perfil de riesgo bajo o medio-bajo

Ese procedimiento que se recomienda incluye medidas de tipo cualitativo como pueden ser mejoras de gobierno interno, con medidas de tipo cuantitativo como porcentajes de retención de beneficios, recargos de capital, etc, que pasan de ser recomendaciones a requerimientos formales.

Con este procedimiento anticipatorio se pretende centrar la estrategia supervisora en que todas las entidades bancarias españolas tiendan a un perfil de riesgo bajo o medio-bajo.

Seguimiento in situ en entidades relevantes

También establece un seguimiento in situ de las entidades consideradas relevantes. Es decir, inspectores permanentes en las entidades más importantes, algo que ya ocurre con BBVA, Santander o Popular. Una vez efectuado ese seguimiento, el documento propone que el equipo inspector entregue a la entidad inspeccionada un resumen de sus conclusiones con el fin de que se pongan en marcha sin dilación las acciones correctoras.

La composición y estructura de funcionamiento de los equipos de seguimiento in situ será flexible de forma que pueda adaptarse a las necesidades que vayan surgiendo en las distintas entidades. Estos equipos elaborarán semestralmente un informe resumen sobre los trabajos realizados en el que se incluyan todos los ajustes y deficiencias observados.

Para el resto de entidades se propone desarrollar un procedimiento específico de supervisión basado en un potente programa de seguimiento anual a distancia. En el caso de entidades de depósito, el mencionado seguimiento a distancia se completaría con visitas de inspección puntuales cada tres años.

Noticias

anterior siguiente