Enlaces accesibilidad

El Eurogrupo y el FMI desbloquean 43.700 millones de euros de ayuda a Grecia

       
  • El acuerdo recoge la reducción de la deuda helena al 124% del PIB para 2020
  •    
  • El FMI deja en suspenso su aportación hasta que se concrete el plan de recompra de deuda
  •    
  • Consulta el comunicado del Eurogrupo de este martes (PDF en inglés)
  •    
  • Revisa aquí toda la información sobre la crisis griega

Por
Acuerdo entre Eurogrupo y FMI para el desbloqueo de la ayuda a Grecia

Fumata blanca en la madrugada. Al fin, después de 13 horas de reunión, los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona y el Fondo Monetario Internacional (FMI) han llegado este martes a un acuerdo sobre la fórmula que les permitirá cubrir las necesidades financieras de Grecia en los próximos años y tratar de garantizar la sostenibilidad de la deuda helena, con un desembolso inicial de 43.700 millones de euros. El amplio paquete de soluciones ha sido difícil de confeccionar y ha requerido un esfuerzo sustancial por todas las partes para intentar salvar a Grecia, una vez más, del abismo.

Tal y como ha destacado el vicepresidente de la Comisión Europea, Olli Rehn, "para la zona euro,  se trataba de un verdadero test sobre nuestra credibilidad, nuestra  capacidad para tomar decisiones sobre los asuntos más difíciles".

Las agencias internacionales han sido las primeras en difundir la información sobre el cierre del pacto, pero ha adquirido el carácter de oficial en cuanto se ha escuchado por boca del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, al abandonar el Eurogrupo. "Celebro las decisiones tomadas por los ministros de Finanzas, que van a reducir ciertamente la incertidumbre y fortalecer la confianza en Europa y en Grecia", ha apuntado, sin dar más detalles.

La letra pequeña se ha conocido poco después, en una rueda de prensa y en un comunicado hecho público por el Eurogrupo [consúltalo aquí]. El trazo más importante: el desbloqueo de la ayuda de 43.700 millones de euros del rescate al país, que Atenas necesita con urgencia para  hacer frente a sus pagos (salarios de empleados públicos, pensiones,  facturas a proveedores) y poder recapitalizar una banca en estado  ruinoso.

De esta cantidad, 34.400 millones serán desembolsados en diciembre. De ellos, 10.600 millones serán destinados a la financiación  presupuestaria y otros 23.800 millones se utilizarán como bonos del fondo de  rescate temporal para recapitalizar a la banca.

El FMI y la eurozona desbloquean 43.700 millones de euros de ayuda a Grecia

Los 9.300 millones restantes se pagarán a Atenas en tres tramos durante el primer trimestre de 2013,  aunque se condicionará al cumplimiento por parte de Grecia de nuevos compromisos  que tendrán que ser acordados con la troika (la Comisión Europea, el FMI  y el Banco Central Europeo). Entre estas medidas se incluye la aplicación de la reforma fiscal pactada con la troika.

Entre las reformas exigidas, un cambio en la fiscalidad

El desembolso "está claramente ligado a la aplicación de los objetivos fijados en el memorando de entendimiento [del segundo plan de rescate]. Incluye una reforma fiscal muy importante que deberá  estar para enero y que es crucial para las finanzas públicas y esencial  para la justicia social", ha indicado el vicepresidente económico de la  Comisión Europea en la rueda de prensa posterior al Eurogrupo.

Rehn ha confirmado que la troika  seguirá controlando el cumplimiento del programa griego y que este  seguimiento se basará en los objetivos "definidos en el memorando".

Entre las medidas acordadas por el Eurogrupo, el BCE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) figura trasladar de 2014 a 2016 la fecha en  la que Grecia deberá reducir su déficit público al 3% del PIB y flexibilizar la reducción del nivel de  deuda, que tendrá que ser reducido por Atenas hasta el 124% en 2020,  frente al 120% fijado hasta ahora. Eso supone reducir la carga de la deuda griega en unos 40.000 millones de euros. No  obstante, se marca un nuevo límite para Grecia, que tendrá que tener una deuda "sustancialmente" inferior  al 110% del PIB en 2022, ha explicado por su parte la directora gerente del FMI,  Christine Lagarde.

Menos intereses y más tiempo para pagarlos

La eurozona también ha acordado rebajar de nuevo los  tipos de interés de los préstamos bilaterales ya concedidos a Grecia, al  reducirlos en 100 puntos básicos. De esa reducción quedan excluidos los otros países rescatados -Irlanda y Portugal–, que  continuarán percibiendo los intereses originales mientras ellos sigan   recibiendo ayuda.

Además, se bajarán  en 10 puntos básicos las comisiones que Grecia paga al fondo de rescate temporal, el Fondo Europeo de  Estabilidad Financiera (FEEF) por los préstamos recibidos, con lo que se ahorrará otros 600 millones de euros, según ha explicado el máximo  responsable del FEEF, el alemán Klaus Regling.

Se reducen los tipos de interés de los préstamos bilaterales a Grecia

La  eurozona ofrece asimismo a Atenas una moratoria de 10 años en el pago  de intereses a ese fondo temporal de rescate, lo que tendrá un impacto de  44.000 millones de euros, y se amplía en 15 años el vencimiento de los préstamos  bilaterales y de los créditos del FEEF.

Por otra parte,  los Estados miembros de la eurozona se comprometen a traspasar a partir  de 2013 a una cuenta especial creada para el rescate de Grecia, las  ganancias obtenidas por los bancos centrales nacionales gracias a los bonos  griegos que tienen en sus carteras desde 2010, cuando los adquirieron por el programa de  compra de deuda del BCE. Por su parte, como garantía de esas transferencias, Atenas deberá aportar todos los  ingresos que obtenga de las privatizaciones, así como el 30% de los superávit  primarios -los registrados antes de pagar intereses- que alcance.

El FMI deja en suspenso su aportación

El Eurogrupo subraya que las medidas se acometerán en fases y que  estarán condicionadas al cumplimiento por parte de Grecia de las  reformas acordadas, así como a un período de supervisión posterior. La  eurozona también "considerará más medidas y más asistencia, incluida  una cofinanciación más baja por parte de Grecia en los fondos  estructurales o una mayor reducción de los intereses de los préstamos  bilaterales, si fuera necesario", pero únicamente una vez Grecia alcance  el superávit primario acordado.

La troika seguirá vigilando que Atenas cumple las condiciones del rescate

En cuanto a una eventual recompra de deuda  griega, esa opción aún debe ser "completada", ha señalado Lagarde, mientras  que el presidente del grupo de trabajo del Eurogrupo, Thomas Wieser, ha explicado que ese sistema debe ser "estructurado y finalizado".

Esos flecos pendientes han llevado al FMI a dejar en suspenso su aportación al rescate griego. Su directora gerente ha indicado que, solo una vez se especifique y se conozca  la "magnitud" de la recompra de deuda por parte de Grecia, estará  dispuesta a recomendar al consejo del FMI la continuación del rescate  griego y la participación de la institución internacional. Además, ha recalcado que es mejor no hablar del descuento al que Atenas podría  recuperar su deuda para no perjudicar la operación.

Lagarde: "Grecia está de nuevo en la senda de una deuda viable"

El desembolso acordado este martes debe ser ahora aprobado formalmente por los 17 países que comparten la moneda única antes del próximo 13 de diciembre, para lo que debe recibir el visto bueno de varios parlamentos nacionales, incluidos en alemán y el finlandés. Esta decisión estará condicionada, además, a una revisión de una "posible operación de recompra de deuda" por parte de Grecia, según el documento del Eurogrupo, que no añade más detalles sobre esta medida.

He de admitir que ha sido un acuerdo muy difícil

"Grecia está de nuevo en la senda de una deuda viable", se ha felicitado Lagarde tras la reunión y ha recordado que el FMI quería asegurarse de que la zona euro adoptaría las medidas necesarias para que Grecia consiguiese la sostenibilidad de su deuda. "He de admitir que ha sido un acuerdo muy difícil", ha reconocido por su parte el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker.

Sin las medidas adoptadas este martes, la deuda helena habría llegado al 144% del PIB en 2020, un umbral tachado de inaceptable por el FMI. Para ese organismo, el modo más simple de reducir una parte de ese agujero era una quita de los acreedores públicos, es decir, que los países prestamistas asumieran pérdidas en los préstamos que dieron a Grecia. Pero esa solución ha sido rechazada firmemente por el BCE y por algunos países, en especial, Alemania. El ministro de Finanzas germano, Wolfgang Schäuble, ya había advertido de que la posibilidad de un perdón parcial de la deuda griega era "ilegal".

El FMI también ha tenido que aceptar una relajación en la meta de deuda para 2020, ya que se pasa del 120% comprometido en primavera -cuando se firmó el segundo rescate- al 124% acordado este martes.

Comienza un nuevo día para los griegos

Desde Atenas, el primer ministro Andonis Samarás se ha felicitado por el acuerdo alcanzado in extremis: "Todos los griegos juntos, todos, hemos luchado por esta decisión y mañana comienza un nuevo día para todos los griegos", informa AFP. 

Noticias

anterior siguiente