Enlaces accesibilidad

España e Italia se imponen a Berlín y consiguen que la UE actúe para aflojar la presión de los mercados

  • La inyección de fondos europeos directamente en los bancos será posible a finales de año
  • Empezará a aplicarse cuando se cree ese organismo común de supervisión bancaria
  • Barroso dice que esta medida será posible bajo condiciones "muy estrictas"
  • Hasta entonces, España asumirá el préstamo como país
  • Los fondos de rescate podrán comprar bonos soberanos en los mercados de deuda

Por
La UE acepta la recapitalización directa de la banca bajo supervisión

Alemania ha tenido que dar su brazo a torcer después de que España e Italia hayan hecho frente común para forzar a los países de la Unión Europea a actuar y adoptar medidas de urgencia que aflojen la enorme presión a la que ambos países están siendo sometidos por los mercados financieros. Después de una larguísima y muy tensa reunión que ha concluido pasadas las cinco de la madrugada, en la que el presidente español y el primer ministro italiano han condicionado cualquier acuerdo a esa actuación de emergencia, ambos países han logrado su objetivo.

El éxito ha sido, sobre todo, de España, que ha conseguido también que los Veintisiete acepten que los fondos de rescate europeos puedan inyectar sus préstamos directamente en los bancos con problemas. Eso sí: eso no sucederá hasta que se cree un nuevo organismo de supervisión bancaria común -en el que participará el Banco Central Europeo (BCE)- que se prevé entre en funcionamiento a finales de este año.

Hasta que ese organismo se ponga en marcha, España asumirá la ayuda tal y como se había planteado hasta ahora.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la eurozona han abierto la puerta a esa recapitalización directa de la banca a cambio de condiciones "muy estrictas". Así lo han anunciado en rueda de prensa el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso. "La recapitalización directa será posible bajo condiciones muy estrictas", ha señalado Barroso.

Esas condiciones se centrarán en el cumplimiento de las condiciones impuestas para la concesión de las ayudas estatales, tanto por parte de las entidades individuales como por todo el sector financiero, y quedarán establecidas en un memorando de entendimiento, ha aclarado Van Rompuy. Esto coincide con lo que fija el procedimiento establecido para el rescate de los bancos españoles.

Eso sí: con la recapitalización directa de la banca -medida defendida por el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy- se evitará que el préstamo de hasta 100.000 millones de euros ofrecido para la banca española compute como deuda pública y eleve ese peso, con el consiguiente efecto sobre la prima de riesgo-país. De esta forma, se intenta estabilizar la presión de los mercados sobre la deuda española e italiana.

Precisamente, el acuerdo ha llegado después de que España e Italia -también defensora de esta medida- condicionaran su apoyo al plan de crecimiento europeo a que la Unión Europea tomara medidas para aliviar a corto plazo la presión sobre sus deudas soberanas.

Préstamo a la banca española

Por otro lado, los líderes de la eurozona también han acordado que el préstamo que concederán a España para la recapitalización de su banca se gestionará en primer lugar a través del fondo de rescate temporal -el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF)-, para luego ser transferido en las mismas condiciones al fondo de rescate permanente -el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE).

Esto facilita que, en el préstamo para el rescate de la banca española, la devolución a los fondos europeos no sea preferente sobre el cobro del resto de los acreedores en caso de quiebra. Esto supone eliminar una de las causas que, según los expertos, han estado detrás del castigo a la deuda de España.

"Instamos a la rápida conclusión del memorando de entendimiento que acompañará la asistencia financiera para España para la recapitalización de su sector bancario y reafirmamos que esta ayuda será proporcionada por el FEEF hasta que el MEDE entre en vigor y después, será transferida a éste sin adquirir el estatus preferente", ha explicado Van Rompuy, en declaraciones recogidas por la agencia Efe.

Pero el avance más importante ha sido el acuerdo para que el dinero pueda inyectarse directamente en la banca, algo que se aplicará "en cuanto tengamos un mecanismo supervisor europeo efectivo", con lo que se romperá "el círculo vicioso entre los bancos y la deuda soberana", ha recalcado el presidente del Consejo Europeo.

A su salida de una maratoniana reunión de más de 13 horas, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, se ha limitado a decir que se ha alcanzado un acuerdo y ha remitido a las explicaciones de Van Rompuy, puntualizando, eso sí, que este viernes contará "alguna cosa más".

Noticias

anterior siguiente