Enlaces accesibilidad

Las mujeres de Arabia Saudí se rebelan contra la prohibición de conducir

  • Varias mujeres han conducido sus coches en un desafío al régimen
  • La acción se enmarca en la campaña Women2drive
  • Han informado de la acción a través de las redes sociales

Ver también: Especial sobre las revueltas árabes

Por
Las mujeres saudíes desafían la prohibición de conducir poniéndose al volante y colgando los vídeos en internet

Un grupo de mujeres de Arabia Saudí han protagonizado este viernes una inusual protesta para desafiar la prohibición de conducir que pesa sobre ellas.

A través de las redes sociales, único medio para equivar la férrea censura gubernamental y hacerse oír en el exterior, las activistas y los hombres que las apoyan han informado de que las mujeres se han puesto al volante de sus vehículos en la capital, Riad. Este acto en apariencia sencillo desafía abiertamente la ley que castiga este "delito" con multas y cárcel.

Un página en Facebook y una cuenta en Twitter recogen los mensajes que dan cuenta de la protesta, que se enmarca en la campaña Women2drive, lanzada hace dos meses. La acción se ha desarrollado de manera individual para evitar una detención masiva como la que ocurrió en 1990 en una protesta similar.

Aparentemente, la primera mujer que ha tomado la decisión de conducir lo ha hecho a las 00:40 hora local en la capital y lo ha mostrado en un vídeo colgado en Youtube. En la grabación, que dura tres minutos y trece segundos, la conductora, que lleva un niqab (velo que tapa la cara), enseña su teléfono móvil donde marca la hora y el día.

"Queremos depender de nosotras mismas sin contar con conductores, tenemos derecho a conducir", dice la mujer antes de hacerlo por las calles de la ciudad que aparecen desiertas.

Un vídeo similar, colgado por Manal al-Sharif, una experta informática, le costó ser detenida durante dos semanas, pero fue la inspiración para la campaña.

Una acción tuiteada

"Acabamos de regresar de un supermercado. Mi esposa decidió empezar el día al volante tanto en la ida como en la vuelta", ha escrito en su Twitter el periodista Alsaif Tawfiq. "Mi mujer Maha y yo acabamos de volver de un viaje en coche de 45 minutos por las calles de Riad", escribe por su parte Mohammad al-Qahatani, presidente de una asociación saudí para los derechos civiles y políticos.

Una joven que se identificó como Laila Sindi, de la ciudad costera de Yeda, ha asegurado en Twitter que ha salido a las 09.00 hora local (06.00 hora GMT) junto a una amiga y su prima en un vehículo Akadia descapotable y que las calles estaban tranquilas aunque había gente. "Hemos empezado a conducir desde el barrio de Nusha y el plan es avanzar hasta la calle 60 por la carretera de circunvalación, pasar por el barrio de Jalidiya y luego volver", explicó Sindi.

En Riad, una mujer con el nombre de Aziza Yusef, que dijo tener 54 años en Twitter, afirmó que sobre las 12.00 hora local (09.00 hora GMT) condujo un vehículo por la calle Rey Fahd. "He pasado por delante de dos coches de policía y nadie me ha dicho nada", indicó Yusef.

Grave perjuicio para las mujeres

En un comunicado, Amnistía Internacional ha pedido a las autoridades a "dejar de tratar a las mujeres como ciudadanas de segunda clase". "No permita que las mujeres a conducir es un gran impedimento a su libertad de movimiento y limita su capacidad para llevar a cabo sus actividades diarias, como ir al supermercado o llevar a sus hijos a la escuela", explica el comunicado.

Las mujeres tienen que contratar a un conductor o, si no tienen los medios económicos, resignarse a depender de la voluntad de los miembros varones de sus familias.

Las autoridades saudíes se basan en un edicto religioso (fatwa) emitido en el reino, cuyas leyes se basan en una versión rigurosa del Islam y en la postura de líderes religiosos y conservadores para mantener la prohibición.

Noticias

anterior siguiente