Enlaces accesibilidad

La fuga masiva de capitales agudiza la crisis de Grecia que se acerca a la quiebra

  • Los griegos tienen en cuentas suizas 280.000 millones, el 120% del PIB
  • Papaconstantinu pide el quinto tramo de la ayuda para evitar la quiebra

Por
Grecia espera un nuevo pago del rescate

La fuga masiva de capital privado, en su mayoría con destino a cuentas en Suiza, agudiza la crisis financiera y presupuestaria de Grecia, donde se ha detectado una drástica reducción de los fondos en las cuentas de ahorro, revela el diario económico alemán Handelsblatt.

El diario cita estimaciones de Dimitris Kouselas, secretario de Estado en el Ministerio de Finanzas, quien considera reales los cálculos de que ciudadanos griegos tienen depositados en cuentas suizas unos 280.000 millones de euros.

Esa suma supone el 120% del Producto Interior Bruto de Grecia, señala el rotativo, que se remite a círculos financieros suizos para señalar que tan solo dos de los principales bancos helvéticos administran unos 20.000 millones de euros en cuentas con titulares griegos.

Añade que las autoridades griegas han detectado además que las cuentas de ahorro en Grecia han perdido en los últimos 18 meses unos 38.000 millones de euros de sus fondos, desviados en su mayoría a Suiza. Los inspectores que registran los equipajes de mano en los aeropuertos griegos han detectado un aumento apreciable de intentos de evasión de capital e incautado con frecuencia cantidades cercanas a los 100.000 euros.

Cerca de la bancarrota

Mientras tanto Grecia se acerca peligrosamente a la quiebra. El ministro de Finanzas griego, Yorgos Papaconstantínu, ha afirmado en Atenas que si no recibe un quinto tramo de ayuda externa por valor de 12.000 millones de euros en junio, el país declarará la bancarrota.

Si no recibimos el dinero nos veremos obligados a cerrar el chiringuito

"La verdad es muy difícil y si no recibimos el dinero hacia el 26 de junio nos veremos obligados a cerrar el chiringuito y declarar la imposibilidad de pagar nuestras obligaciones", ha dicho el ministro en una entrevista exclusiva al canal privado ateniense Skai.

El Gobierno está a la espera de que las medidas de austeridad anunciadas reciban el visto bueno de los expertos que llegan el miércoles a Atenas de la Unión Europea (UE) y el FMI, que otorgaron a Grecia un plan de ayuda trienal de 110.000 millones de euros. Sin embargo, la tensión social sigue en aumento.

Los conservadores rechazan el acuerdo

El consenso que pedía el primer ministro griego, Yorgos Papandréu, para sacar adelante los recortes parece utópico. El líder de la oposición griega, Antonis Samaras, jefe del partido conservador Nueva Democracia (ND), ha rechazado el llamamiento a un acuerdo nacional ante la crisis financiera.

Tras una reunión de una hora en Atenas entre los dos líderes políticos, Samaras ha declarado en un comunicado que "Papandréu persiste en fomentar una receta que ha probado no tener éxito (...) y supera las fuerzas de la economía y del pueblo". Ese programa "vaticina nuevos impuestos, recortes horizontales que perjudican a los que ya han pagado y que no aguantan más", apunta el líder conservador que controla 91 de los 300 escaños del Parlamento, frente a los 156 del gobernante partido PASOK.

Papandréu también ha recibido a Yorgos Karatsaferis, presidente del derechista partido LAOS, quien sostiene que "no es suficiente una cohesión sino una co-responsabilidad entre las fuerzas políticas sobre las medidas que se asumen". El primer ministro continúa sus reuniones con los partidos de la oposición, aunque el Partido Comunista KKE ya ha rechazado la invitación.

Los isndicatos preparan nuevas movilizaciones

También los sindicatos rechazan nuevos recortes: "Ante una nueva tormenta de recortes, aumento de impuestos, privatizaciones, despidos y limitaciones de derechos de jubilación, nosotros respondemos que no", ha advertido el sindicato griego de funcionarios públicos Adedy en un comunicado en el que se convoca a una manifestación en Atenas para el sábado, 4 de junio.

Además, están preparando una "nueva huelga de 24 horas junto con la Confederación de Trabajadores de Grecia (Gsee) para el 21 de junio, fecha casi segura en un 99 por ciento", según Ilias Iliópulos, portavoz de Adedy.

Harán la confirmación de la fecha definitiva una vez que el Gobierno concluya las modificaciones del programa que anunció ayer y se confirme la decisión de despedir "a miles de funcionarios", ha añadido el portavoz sindical.

Noticias

anterior siguiente