Enlaces accesibilidad

Standard & Poor's rebaja la nota a los cinco grandes bancos de Portugal

  • Entre los afectados, el filial del Santander, un participado de La Caixa y otro del Sabadell
  • La agencia descarta que exista un alto riesgo crediticio de esas entidades
  • Avisa de que podría rebajar de nuevo esta semana la calificación de Portugal

Por

Las notas de la deuda

La triple AAA es el símbolo de los mejores productos, aquellos con los que el inversor tiene la plena seguridad de que recuperará su inversión. Si las agencias consideran que hay riesgo de impago, la nota se rebaja: AA, A, BBB, BB, B, CCC... hasta la D (con múltiples escalones intermedios, indicados por los símbolos + y -). El límite crítico lo marca la nota BBB: por debajo de esa nota, se considera un producto especulativo, es decir, un bono basura.

La agencia de calificación de riesgo Standard & Poor's ha anunciado este lunes la rebaja de la nota de las cinco principales entidades financieras de Portugal debido a las cada vez más difíciles condiciones para acceder a liquidez.

Entre los bancos que han visto reducida su calificación está el filial del Santander en el país vecino -Santander Totta-, el Banco Portugués de Inversiones (BPI), participado de La Caixa, y el Banco Comercial Portugués (BCP), participado por el Sabadell.

Además, el recorte afecta al Banco Espirito Santo (BES) y la Caixa Geral de Depósitos (CGD), y se produce como consecuencia de la rebaja de la nota de Portugal en dos escalones, de "A-" a "BBB", anunciada por esta misma agencia en la madrugada del pasado viernes.

Continuas rebajas de las agencias

Además, Standard & Poor's mantiene en seguimiento y con perspectiva negativa los créditos a largo plazo de estas entidades, por lo que advierte de que podrían producirse "recortes adicionales".

La decisión de la agencia se fundamenta "en el deterioro de los perfiles financieros de todos los bancos portugueses calificados como consecuencia de las crecientes dificultades económicas, financieras y del entorno operativo en Portugal".

En su comunicado, la agencia de notación financiera precisa que la exposición de los bancos portugueses a la deuda soberana lusa no es tan elevada como para considerar que existe un elevado riesgo crediticio. Apunta, asimismo, que el riesgo de "episodios de falta de liquidez" en la banca portuguesa está "mitigado" por la ayuda del Banco Central Europeo (BCE).

Tanto Standard & Poor's como Fitch ya rebajaron la semana pasada en dos escalones la nota aplicada a la deuda soberana de Portugal.

Además, S&P ha avisado este lunes que podría bajar de nuevo esta semana la calificación del país. "Con la información y las previsiones de las que disponemos, pensamos que podríamos degradar una vez más la nota de Portugal", indica la agencia en su comunicado.

Presión sobre Portugal

El país luso ha sufrido una intensa presión de los mercados durante los últimos meses, y este lunes los intereses que penalizan su deuda soberana han vuelto a batir nuevos récords desde la entrada en vigor del euro, en 2002.

A esas dudas de los inversores se ha sumado la crisis de gobierno abierta en Portugal por la dimisión la semana pasada de su primer ministro, el socialista José Sócrates, después de que el Parlamento rechazara con los votos en contra de toda la oposición -de derecha a izquierda del hemiciclo- el último paquete de medidas de ajuste elaborado por el Gobierno.

El corte en los ratings de los créditos a largo plazo del BES, CGD, BPI y Santander Totta fue de dos niveles, de "A-" a "BBB", exactamente igual que la nota de Portugal.

Por su parte, la calificación del BCP también ha caído dos escalones -en este caso de "BBB+ a BBB-"-, lo que la deja a un sólo paso del nivel considerado como bono basura, establecido en "BB+".

Noticias

anterior siguiente