La neuróloga italiana Rita Levi-Montalcini cumple cien años al servicio de la ciencia

  • La neuróloga italiana logró el Premio Nobel de Medicina en 1986
  • Es la descubridora del Factor de Crecimento Nervioso (NGF)
  • Sigue activa y dice que su cerebro funciona mejor que cuando era joven
CRISTINA PÉREZ - MADRID Rita Levi-Montalcini, neuróloga italiana y Premio Nobel de Medicina en 1986, cumple cien años. Toda una vida dedicada a la ciencia de una mujer vitalista que sigue trabajando en el laboratorio todos los días porque "los embriones no saben si es domingo".

Levi-Montalcini afirma que es rídiculo obsesionarse con el envejecimiento y que su cerebro "es ahora mejor que cuando era joven". Vitalista y llena de energía, admite que su vista y su oído se han debilitado pero es capaz de mantener una conversación fluida en inglés, francés e italiano.

Cada mañana esta centenaria visita el European Brain Research Institute, un centro de investigación que creó en Roma, y supervisa los experimentos de "un grupo de estupendas científicas jóvenes, todas mujeres" acerca del Factor de Crecimiento Nervioso (NGF), descubierto por Levi-Montalcini en 1951.

El talento no tiene sexo

Feminista convencida, decidió desde que era adolescente que no se casaría y sostiene que "el talento no tiene sexo. Mujeres y hombres tenemos idéntica capacidad mental".

Comprometida con el mundo en el que vivimos, Levi-Montalcini impulsó en la ONU la Carta Magna de los Deberes Humanos para salvar al planeta de los peligros creados por la intervención del hombre.

La Fundación Rita Levi-Montalcini Onlus, creada por ella y su hermana Paola en 1992, ha concedido más de 6.000 becas para la instrucción de niñas y mujeres jóvenes africanas. La Nobel cree firmemente que la educación es la clave del progreso y recuerda que el impedimento del acceso a la escuela primaria "se ceba especialmente en las mujeres".

Una judía en la Universidad

Levi-Montalcini desarrolló su carrera en condiciones especialmente díficiles, tuvo que superar la resistencia de su padre para matricularse en Medicina y logró doctorarse con 28 años. De ascendencia judía, las leyes de Mussolini la expulsaron de la Universidad y siguió investigando en un laboratorio casero.

En una ocasión, consiguió un feto para trabajar, lo metió en el bolso y mientras viajaba en el tranvía asomó una parte. Salió de aquella situación, se trasladó a Estados Unidos y pese a las adversidades logró el Nobel a los 75 años.

Esta centenaria está en contra de "la jubilación o cualquier otro tipo de subsidio" aunque en 2001 tuvo problemas económicos hasta que el presidente Ciampi la nombró senadora vitalicia.


­ ­ ­ ­

Conflicto en Gaza

Un palestina camina entre los escombros en Shajaiya, uno de los barrios gazatías más golpeados por Israel.

Las lecciones que nadie aprende de las guerras en Gaza

ESTEFANÍA DE ANTONIO.- El último conflicto acaba otra vez sin vencedores ni vencidos. Israel es el principal damnificado a corto plazo, mientras Hamás sale reforzada.

­ ­ ­ ­
Puerta de entrada al Hospital Carlos III de Madrid

La religiosa Juliana Bonohá recibe el alta tras 21 días de aislamiento

Todos los tests practicados han descartado que se hubiera infectado de ébola. Ha permanecido ingresada en el Carlos III desde que llegó de Liberia

­ ­ ­ ­
Xabi Alonso ha pedido marcharse al Bayern

Xabi Alonso ha pedido marcharse al Bayern

El jugador del Real Madrid ha llegado a un acuerdo con el club alemán. Florentino Pérez no pondrá pegas a su marcha si la oferta del equipo de Guardiola es satisfactoria.

­ ­ ­ ­
Pasillo de un supermercado

El consumo impulsó hasta el 0,6% el crecimiento de la economía en el segundo trimestre

La demanda de los hogares subió un 0,7% entre abril y junio y la inversión se incrementó un 0,5%. Contrasta con el deterioro de la aportación del sector exterior.

­ ­ ­ ­
<i>Un Rey ha muerto</i>

Un Rey ha muerto

TEO SÁNCHEZ (Radio 3).- En el reino de la rumba, más allá de hipótesis y controversias sobre su origen, el Rey se llamaba Pedro Pubill Calaf.

­ ­ ­ ­
Un experimento en ratones convierte en placenteros los recuerdos desagradables

Un experimento en ratones convierte recuerdos desagradables en placenteros

Altera emociones positivas o negativas asociadas al recuerdo sin química. Abre una vía para el tratamiento en humanos de la depresión.

Espacio reservado para promoción
cid:1012