Enlaces accesibilidad

Fútbol | Fichajes

El Real Madrid ficha al joven brasileño Rodrygo

  • El futbolista del Santos, de 17 años, llegará al Madrid en julio de 2019
  • El Madrid pagará unos 45 millones, en una cifra récord del fútbol brasileño

Por
Rodrygo, en un partido con el Santos.
Rodrygo, en un partido con el Santos. EFE

El delantero brasileño Rodrygo Silva de Goes, de tan sólo 17 años, que milita en el Santos de su país, será nuevo jugador del Real Madrid cuando alcance la mayoría de edad, según informa el club madrileño.

"El Real Madrid C. F. y el Santos Futebol Clube han acordado que el jugador Rodrygo Goes pueda jugar en el Real Madrid a partir de que alcance su mayoría de edad", se recoge en el comunicado del club.

Asimismo, se indica que aunque el jugador estaría ya en condiciones de formar parte del Real Madrid en enero de 2019 (nació el 9 de enero de 2001), el acuerdo "establece que su incorporación se producirá en julio de ese mismo año".

El Santos brasileño también confirmó el acuerdo con el Real Madrid para transferir a su joya, en lo que calificó como la mayor cifra recibida por un club latinoamericano por la venta de los derechos de un jugador. "Se trata de la negociación de un jugador con la mayor cantidad para un club en toda la historia del fútbol en América Latina", afirmó el club paulista, en un comunicado en el que no ha precisado las cifras del acuerdo.

"Los santistas aún tendremos el placer de ver a Rodrygo otro año con nuestra mítica camisa. Esperamos que sea un período importante para el desarrollo del jugador en el fútbol brasileño y de conquistas deportivas para el Santos", ha explicado la entidad en su comunicado. Las cifras del fichaje estarían en torno a los 45 millones de euros.

El nuevo diamante del Santos

Rodrygo, que debutó este año como profesional y se convirtió en el jugador más joven en anotar un gol en la Libertadores, es el máximo goleador del Santos en el Campeonato Brasileño, y fue convocado para la selección brasileña Sub'20. El jugador despertó el interés de varios clubes europeos y entre los que llegaron a hacer propuestas concretas por su ficha destacan el Liverpool, el PSG y el Barcelona.

De complexión delgada y algo más de 1,70 metros de altura, Rodrygo fue educado para mantener siempre un perfil humilde, tanto es así que su madre, Denise, le colgó en la puerta de su cuarto cuando era pequeño una serie de 'mandamientos' de comportamiento.

Entre ellos, "prohibido creerse mejor que los compañeros" (con la palabra 'mejor' escrita en rojo) y "dejar al árbitro pitar al sufrir una falta". Su ambición no tiene límites y entre ceja y ceja tiene un objetivo claro que ya le desveló a su padre cuando tenía cinco años: "Un día voy a ser el mejor del mundo".

Deportes

anterior siguiente