Enlaces accesibilidad

Final Champions League | Juventus 1 - FC Barcelona 3

El Barça gana su quinta Champions coronando un histórico triplete

  • El conjunto azulgrana se impone por 1-3 a la Juventus en Berlín
  • Rakitic, Suárez y Neymar lograron los goles de la victoria culé
  • El español Morata logró una momentánea igualada
  • Así hemos contado la final de la Champions League, Juventus 1 - FC Barcelona 3 (Rubén Heras)

Por
El Barça gana en Berlín su quinta Champions

Ficha técnica:

1 - Juventus: Buffon; Lichsteiner, Bonucci, Barzagli, Evra (Coman, min.89); Pirlo, Pogba, Marchisio, Vidal (Pereyra, min.79); Tévez y Morata (Llorente, min.85).

3 - Barcelona: Ter Stegen; Alves, Piqué, Mascherano, Jordi Alba, Sergio Busquets, Rakitic (Mathieu, min.90+1), Iniesta (Xavi, min.68), Messi, Luis Suárez (Pedro, min.90+5) y Neymar.

Goles: 0-1: min.4: Rakitic, 1-1: min.55: Morata. 1-2: min.68: Luis Suárez. 1-3: min.97+: Neymar.

Árbitro: Cüneyt Çakir (TUR). Mostró tarjeta amarilla a Vidal, (min.11), Pogba (min.41) y Luis Suárez (min.70).

Incidencias: Final de la Liga de Campeones 2014-15 disputado en el Estadio Olímpico de Berlín ante unos 75.000 espectadores.

El FC Barcelona ya tiene la quinta Champions League en su poder. Victoria de los azulgrana en la final de Berlín por 1-3 ante la Juventus, victoria de fe y fútbol ante un rival digno, pero que evidenció estar un peldaño por debajo del campeón español.

@@MEDIA@@

Solo podía haber un triplete y fue para el Barça, el segundo de su propia historia y el primero en conseguirlo en la historia. El técnico asturiano Luis Enrique Martínez llegó, vio y venció. Venció a propios y extraños en una temporada en que se vio fuera del banquillo, según algunas portadas, y coronó emulando al añorado Guardiola.

Quinta Copa de Europa del club español y cuarta en menos de diez años, desde la que logró en París en 2006. Cuatro finales y cuatro títulos, al contrario que una Juve que ha perdido sus tres últimas finales.

Solo hizo falta un gol más que el rival, el que logró Luis Suarez, para enfriar las esperanzas que el español Morata dio a los juventinos durante algunos minutos. Fue Rakitic el que hizo el primero nada más empezar. Luego el gol de Neymar fue casi una anécdota.

Había salido la Juve a presionar muy arriba, asustando a un nervioso Mascherano que comprometió a su equipo con dos errores demasiado cerca de su portería.

Pero lo que tiene el Barça es harina de otro costal. Demostrando que son capaces de combinar en una baldosa, Neymar buscó la internada de Iniesta y el albaceteño, declarado mejor jugador de la final por la UEFA, pasó de ser duda por sobrecarga a asistente de lujo para que Rakitic fusilara en el área pequeña (minuto 4).

@@MEDIA_VISIBLE@@

El aficionado quería espectáculo desde el inicio y cumplieron ambos, pero con suerte dispar. Dos disparos de la Juve, a las nubes. Dos del Barça y el primero fue gol, mientras que el segundo se fue alto por poco.

No se vio entonces a los porteros, pero a medida que el partido iba cayendo del lado del Barça se sabía que el primero en mostrar sus cualidades iba a ser Buffon. El italiano se lució ante Alves cuando la afición culé casi cantaba el segundo.

Y es que el gol dejó muy tocada a la 'Vecchia Signora' que tardó como veinte minutos en reponerse del mazazo del gol y volver a asomarse por las inmediaciones del área del Barça.

El Barça se enfría

El balón era azulgrana, pero con la ventaja del gol tan tempranero su color no era de la misma intensidad que en otros partidos. Algún acercamiento más, algún disparo desde fuera del área, pero sin la pegada necesaria.

Oxígeno para una Juventus que no encontraba el camino a la puerta y veía el camino a los vestuarios como un bálsamo. Por lo menos se fueron al descanso habiendo contenido a Messi y al tridente, aunque de nada les sirvió ante Iniesta y Rakitic.

En la reanudación sí que se vio algo más de hambre en la contra del Barcelona, un recurso más explotado esta temporada con Luis Enrique, pero el encargado de finalizar, que fue Suárez, se encontró con un inspirado Buffon.

Tuvo que aparecer Morata de nuevo para recordar al Barça que se estaba jugando una final y no cabían medias tintas. Genial taconazo de Marchisio a la entrada por la derecha de Lichsteiner, este cedió a Tévez y el disparo del 'Apache' lo despejó Stegen, pero ahí estaba atento el exmadridista para cumplir la promesa que le hizo a su exequipo el día que lo eliminó (minuto 54).

@@MEDIA_VISIBLE@@

Al menos sirvió para despertar a un Barcelona adormilado y que, al menos, se viera un poco de movimiento aunque fuera de ida y vuelta. Y sirvió también para que Messi asumiera por fin galones de mando.

Messi despierta

El argentino se cosió el balón al pie para conducir una contra, se fue de Bonucci y disparó desde la frontal para que Buffon se estirara y Suárez aprovechara el despeje como antes hizo Morata (minuto 68).

@@MEDIA_VISIBLE@@

Y podría haber sido 3-1 si Çakir no hubiera anulado por mano un gol de Neymar tres minutos después. Por suerte para los azulgrana, Messi no estaba dispuesto a borrarse más y prometía emociones fuertes. Solo le faltaba el gol.

Un gol que buscaba con ahínco la Juventus aunque fuera a balón parado, con la fuerza del gigante Pogba en los córners. Mientras, Xavi reclamaba desde el banquillo su lugar en la historia e Iniesta, el 'MVP' de la final, le cedía el brazalete en el cambio.

Tener a Xavi en el campo es sinónimo de tener más el balón y eso crispa a quien tiene el marcador en contra. Los italianos se endurecían en su búsqueda desesperada por recuperar la pelota y poder al menos atacar. Allegri apostaba por Pereyra en lugar de Vidal y Llorente por Morata. Más balones colgados y menos toque.

A la desesperada, lo único que podía pasar era que el Barça matara a la contra y eso fue lo que hizo Neymar con el tiempo más que añadido, a pase de Pedro Rodríguez, sustituto de Suárez (minuto 97).

@@MEDIA_VISIBLE@@

El turco Çakir comprendió que no se debía hacer esperar la fiesta y pitó el final. Lágrimas de alegría en unos, como Neymar arrodillado, y de tristeza en otros, como Andrea Pirlo de pie y mirando al frente. Detalles como el de Iniesta saludando uno a uno a los rivales y Piqué clavando en el centro del campo una bandera mitad 'senyera' mitad azulgrana mientras sonaba el himno del Barça de fondo.

Deportes

anterior siguiente