Enlaces accesibilidad
Final Champions League | Juventus 1 - FC Barcelona 3

El factor sorpresa de Rakitic y el valor seguro de Messi

Por

El segundo triplete para el FC Barcelona, algo que no había conseguido jamás ningún equipo, estaba llamado a ser protagonizado por el trío de delanteros letal Messi-Suárez-Neymar. Los tres fueron determinantes pero un actor secundario reclamó su parte de protagonismo. [Crónica de la Final de la Champions Juventus 1 - FC Barcelona 3, por Óscar López]

De la misma manera que nadie contaba con el factor sorpresa de Rakitic, nadie dudaba que Messi tarde o temprano, iba a aparecer. [Así hemos contado la Final de Champions Juventus 1 - FC Barcelona 3, por Rubén Heras]

No se habían cumplido ni los primeros cinco minutos de partido cuando el Barça, favorito de largo en todas las apuestas, se ponía por delante en el marcador gracias una jugada made in tiki-taka culminada por un croata, Ivan Rakitic, que había llegado al área sorprendiendo a todos. De ahí que rematara tan a placer después de la asistencia de Iniesta (la cuarta del manchego en esta Champions).

El balcánico había llegado a Berlín con ganas de convertirse en el primer jugador que ganaba una temporada la Europa League y a la siguiente la Champions League en dos equipos distintos. Con su gol se acercaba un paso más a la puerta de la historia.

Y es que ese gol tempranero iba a allanar mucho el camino porque la Juventus demostraría en el campo que la desigualdad que daban las apuestas no era tanta. Su concentración a la hora de replegar, las paradas de Buffon y el gol de Morata equilibraron la final antes de afrontar la última media hora.

La intensidad con la que se aplicaron los jugadores bianconeri a la hora de anular a la 'MSN' fue envidiable, especialmente la expuesta por Arturo Vidal y por Paul Pogba. Y eso que ambos estaban apercibidos con cartulina amarilla desde el arranque.

Messi al rescate cuando más le necesita su equipo

El gol de Álvaro Morata (gran premio al delantero clave de las semifinales) dio paso a los peores minutos del Barça en la final. La Juventus, picada por los olés que les había dedicado la afición culé, tenía contra las cuerdas al todopoderoso equipo de Luis Enrique.

En ese momento crítico solo se vio a un jugador blaugrana pedir todos los balones: Leo Messi.

El argentino había estado casi ausente hasta entonces pero en el minuto 67 recogió el balón en el medio del campo para montar un contragolpe de esos en los que nadie es capaz de detenerle. La jugada acabó con el disparo seco del 10 argentino, Buffon despejando y Luis Suárez metiendo a la red el segundo gol del partido.

Ya en el descuento se vería la sentencia a cargo de Neymar que consumaba la séptima derrota de la Juventus en toda la temporada (57 partidos: 37 victorias, 13 empates y 7 derrotas) y la única en la que caía por más de un gol.

Todo un hito aunque nada parecido a levantar la quinta Champions, o el segundo triplete.

Deportes

anterior siguiente