Enlaces accesibilidad

Mundial 2014 | Alemania 1 - Argentina 0

Así jugó Alemania la final del Mundial 2014

Por
La selección de Alemania, antes de la final
La selección de Alemania, antes de la final REUTERS REUTERS

Así jugó Alemania la final del Mundial 2014 frente a Argentina, que terminó con la consagración del equipo germano en el estadio Marcaná de Río de Janeiro.

Manuel Neuer (8): Mantuvo la seguridad habitual, especialmente en los balones aéreos. Impuso su ley con carácter y leyó a la perfección el partido.

El mejor portero del Mundial, sin embargo, no fue exigido bajo palos. Manejó las situaciones con acierto. Sobre todo en el tramo final.

Philipp Lahm (8): Es un seguro para cualquier equipo. Siempre suma y apenas comete fallos. Mantuvo el tipo en defensa y fue una de las soluciones de su equipo cuando se prodigó en ataque.

Desahogó en más de una ocasión el juego. Sus centros fueron con criterio aunque no fueron aprovechados y no perdió el sitio.

Jerome Boateng (8): firme, seguro y rápido evitó más de un contratiempo a su equipo, como uno llevado por Leo Messi en la primera parte. Un balón que sacó del área pequeña con pinta de gol.

El más fiable de la zaga no dio sensación de acusar la lesión en los abductores que le convirtió en duda en la víspera.

Mats Hümmels (7): Jugó condicionado por la dolencia en la rodilla derecha que le ha tenido a maltraer durante el torneo. Sufrió ante la velocidad del ataque argentino en los contraataques, que suplió en ocasiones por colocación. Tuvo que tapar, sobre todo, el flanco izquierdo ante el sufrimiento de Benedikt Howedes. Aún así, fue un seguro para su equipo.

Benedikt Höwedes (5): Tuvo la ocasión más clara para Alemania en la primera parte cuando remató de cabeza un saque de esquina que remató solo otra en la segunda, que falló. En defensa pasó por apuros especialmente ante la exigencia de Leo Messi.

El ataque argentino subrayó las carencias del jugador del Schalke, fuera de su sitio natural. Vio tarjeta amarilla.

Cristoph Kramer (-): Fue el sustituto improvisado de Sami Khedira, que se lesionó en el calentamiento. El centrocampista del Borussia Monchengladbach, que había jugado doce minutos repartidos en dos partidos, se encontró con la titularidad en la final de un Mundial.

Por un golpe en la cabeza en un choque con Ezequiel Garay salió del campo a la media hora. Andre Schürrle ocupó su sitio.

Bastian Schweinsteiger (9): El mejor del partido. Siempre regular es una garantía para Alemania en la labor de contención. Mantuvo el equilibrio aunque tuvo más de lo deseado el balón. Auxilió a la defensa cada vez que fue sorprendida por los contraataques argentinos. No reservó esfuerzos.

El más sólido del combinado alemán aún mejoró tras el descanso. Físicamente portentoso estuvo en todas partes, al acecho de cualquier sorpresa argentina. Fue el más destacado de su equipo.

Thomas Müller (7): El más peligroso de Alemania. Su permanente movilidad creo dificultades a la zaga argentina y el peligro alemán llegó casi siempre por sus botas. Vio tarjeta amarilla.

Decayó en la segunda parte. Fue de los futbolistas que más acusó el esfuerzo en el estadio de Maracaná.

Toni Kroos (5): Tuvo un error de bulto que pudo costar el primer gol a Alemania. Cedió de cabeza a su portero con Higuaín en medio. El argentino desperdició la ocasión. Ese fallo le condicionó.

Estuvo desdibujado y con poca intervención en el juego. Alemania le echó de menos. Fue su partido más flojo en el Mundial.

Mesut Özil (5): La lesión de Kramer y la entrada de Schürrle le situó más en el centro después de haber empezado tendente a la izquierda. No brilló en ninguno de los casos. No aprovechó ni el escenario ni el momento. No ofreció solución alguna al espeso ataque germano y dejó escapar otra buena ocasión para rentabilizar el talento que se le supone. Dejó el campo en el tramo final de la prórroga para la entrada del defensa Per Mertesacker.

Miroslav Klose (7): Tuvo movilidad el punta alemán en busca de su momento. No tuvo espacios ante la cerrada y poblada defensa argentina. Fijó a los centrales rivales pero casi nunca les ganó la partida.

Dejó el terreno de juego en el minuto 88 para dejar su sitio a Mario Götze. El veterano atacante, ante sus últimos minutos mundialistas, fue despedido con una gran ovación.

Suplentes

Andre Schürrle (8): El habitual número doce de Joachim Löw tuvo un protagonismo mayor al esperado. Tuvo que saltar al campo a la media hora en lugar de Christoph Kramer, lesionado y fue protagonista en la acción del gol.

Puso a prueba a Romero al poco de entrar con un tiro desde la frontal. Ocupó el flanco izquierdo y Ozil fue al centro.

Estuvo desacertado sin resultar ser la solución pretendida por Löw. Falló un gol claro al inicio de la prórroga. Pero dio el pase a Götze que supuso el tanto alemán.

Mario Götze (9). Su gol pasará a la historia igual que el de Andrés Iniesta con España en Sudáfrica 2010. Marcó en la prórroga, con el choque a punto de terminar.

Saltó al campo en el minuto 88 para sustituir a Miroslav Klose. Tuvo una ocasión nada más entrar pero lanzó flojo. Ofreció frescura al ataque alemán pero apenas recibió balones.

El que le llegó, en la segunda parte del tiempo extra fue gol y dio el cuarto título Mundial a Alemania.

Per Mertesacker (-): Salió al campo en el tramo final de la prórroga para mantener la ventaja de Alemania en lugar de Mesut Ozil. Apenas intervino.

Deportes

anterior siguiente