Enlaces accesibilidad

Liga | Villarreal 1-1 Real Madrid

El Real Madrid empata en Villarreal (1-1) con el árbitro como protagonista

  • El árbitro, Paradas Romero, expulsa a Sergio Ramos, Özil, Mourinho y Rui Faría
  • Empate (1-1) entre Villarreal y Real Madrid en un choque muy peleado
  • El líder tiene ahora seis puntos de ventaja sobre el Barcelona
  • Todos los detalles del Villarreal 1-1 Real Madrid en RTVE.es

Por
Paradas Romero echa a Mourinho y cuatro más

Ficha técnica:
1 - Villarreal: Diego López, Mario, Zapata, Musacchio, Joan Oriol, Bruno Soriano, Ángel (Martinuccio, m.68), Cani (Camuñas, m.61), Marcos Senna, Nilmar y Marco Ruben (De Guzmán, m.61).
1 - Real Madrid: Casillas, Arbeloa, Pepe, Sergio Ramos, Marcelo, Lass (Callejón, m.29), (Altintop, m.46) Khedira, Xabi Alonso, Özil, Cristiano Ronaldo y Benzema (Higuaín, m.77).
Goles: 0-1, m.62: Cristiano Ronaldo. 1-1, m.83: Marcos Senna.
Árbitro: Paradas Romero (colegio andaluz). Amonestó por el Villarreal a Nilmar, Ruben, Mario, Ángel y De Guzmán y por el Real Madrid a Lass, Xabi Alonso, Pepe y Khedira. Expulsó al madridista Sergio Ramos por acumulación de amonestaciones (m.83) y a Ozil con roja directa en la misma jugada. También expulsó a Rui Faría, preparador físico del Real Madrid, que estaba en el banquillo (m.49) y al técnico visitante, José Mourinho (m.83)
Incidencias: partido disputado ante 20.000 espectadores,

Tuvo que sufrir mucho el Real Madrid para sacar adelante un empate en casa del Villarreal (1-1) en un partido muy trabado que el árbitro, Paradas Romero, se empeñó en estropear con sus apreciaciones y númerosas tarjetas, con las expulsiones de Sergio Ramos y Özil, así como de Mourinho y Rui Faría. El empate deja al Real Madrid con seis puntos de ventaja sobre el Barcelona. [Todos los detalles del Villarreal 1-1 Real Madrid en RTVE.es]

Malo cuando hay que empezar un crónica hablando del árbitro. El debut de Lotina en el banquillo del Villarreal se saldó con un empate a uno que sabe a gloria para las necesidades del equipo local. Un resultado que fue un mal menor para el Real Madrid, tal y como se le pusieron las cosas, con dos hombres menos en los 10 últimos minutos.

Paradas Romero

El Real Madrid no supo ver el camino del triunfo y cuando lo tuvo, Paradas Romero se constituyó en el protagonista del choque. El árbitro no supo ver las jugadas clave del encuentro, como fueron dos agarrones de Arbeloa en su área y se equivocó cuando le sacó tarjeta a Pepe, por simular, según él. El portugués había sufrido un tremendo choque con Musacchio y sangraba por la boca.

Se empeñó el colegiado en reclamar protagonismo y mandó a la caseta al ayudante de Mourinho, Rui Faría, nada más empezar la segunda mitad. Es la cuarta vez que le sucede esto a Rui Faría.

Un hecho que sorprendió al banquillo blanco y que no hizo si no aumentar el nerviosismo reinante. Por no hablar de las 11 tarjetas amarillas y las dos rojas que mostró a los jugadores y la de faltas a destiempo que señaló.

El propio Mourinho tomó el camino de los vestuarios, expulsado por Paradas Romero tras la consecución del gol del empate por parte del Villarreal, como lo hicieron Sergio Ramos y Özil, casi acto seguido. Al colegiado se le fue el partido de las manos un choque que le vino grande des el principio y a todo esto de fútbol...poco.

Diferencias de presión

Salió el Real Madrid con lo que Mourinho llama “triángulo de presión alta”, con Khedira, Xabi Alonso y Lass. Pero fue, sin embargo, la presión ejercida por el Villarreal lo que marcó el encuentro.

Los amarillos están presionados por su posición en la parte baja de la tabla, en tanto que los blancos tienen la presión de mantenerse como sólidos líderes. Y en esa diferencia de presión fueron los locales los que sacaron mejor tajada.

La línea media local, con Marcos Senna, Bruno y Cani, acaparó el protagonismo ante un Real Madrid atascado en su juego, con ciertos nervios y acelerado en su afán por practicar el juego directo.

La primera ocasión fue para los blancos, en un cabezazo de Pepe a saque de falta de Xabi Alonso, que sacó Zapata de la misma raya. No obstante, las más numerosas fueron para los locales.

Bruno le puso un balón profundo a Marco Ruben, al que llegó antes Casillas. Poco después Cani lanzó un tiro exterior que salió rozando el poste. En el minuto 18 Nilmar le “robó la cartera” a Sergio Ramos pero no superó a Iker en el mano a mano.

La cosa se complicó para el Real Madrid, Lass había visto tarjeta amarilla y Mourinho intentó rectificar la situación táctica cambiándolo por Callejón.

El caso es que el Villarreal incomodó siempre al Real Madrid, que no tuvo facilidades para pensar y manejar la pelota. Sus mejores opciones vinieron a balón parado o gracias a Benzema, en una pared con Marcelo, y cuyo tiro se fue desviado, con el francés excesivamente escorado a la izquierda.

Al inicio de esa jugada Callejón sufrió un pisotón de Bruno en su tobillo izquierdo que lo dejó en el vestuario al llegar al descanso. Poco pudo hacer el motrileño en los 20 minutos que estuvo en el campo.

Goles y polémica

Los dos equipos acumularon tensión según pasaron los minutos y el árbitro echó más leña al fuego. Hacía falta alguien que desatascara el trabado encuentro. Marcelo lo intentó en el minuto 57 y le dejó un balón a Khedira en la frontal del área, que el alemán envió desviado. Xabi Alonso también en un saque de falta envenenado.

Justo cuando Lotina intentaba apuntalar a su equipo, con los cambios de Cani y marco Ruben por Camuñas y De Guzmán, llegó el gol del Real Madrid.

Cristiano marcó el 0-1 a los 61 minutos, en una pared con Özil que le devolvió una magistral asistencia de tacón. Cristiano culminó para anotar su gol 100 en Liga, en 91 partidos disputados, récord madridista, que supera los 100 que hizo Puskas en 105 encuentros.

Ni siquiera ese tanto sirvió para tranquilizar el juego madridista, que se dio un ligero respiro, pero que volvió a sufrir la maldición de las faltas al borde del área. Altintop la cometió sobre Oriol en el minuto 82 y Marcos Senna se lució en el lanzamiento para anotar el empate.

El gol desató por completo los nervios madridistas. Mourinho expulsado por protestar. En la siguiente jugada Sergio Ramos expulsado por una entrada a destiempo y roja directa a Özil, por algo que dijo. El Real Madrid, descompuesto y el partido, acabado.

Un feo partido en el que el Real Madrid se dejó dos puntos y ahora se sitúa a seis del Barcelona. Pese a la polémica arbitral o por culpa de ella ¿quién dijo que no hay Liga?

Al terminar el choque Cristiano le espetó al árbitro "Robar, robar, sólo robar..." , según captó el micrófono de La Sexta. Con buen criterio, y para evitar caldear más el ambiente, en el Real Madrid decidieron no hacer declaraciones al término de un encuentro que traerá mucha cola durante la semana y, quien sabe, si marcará un antes y un después en la Liga.

Deportes

anterior siguiente