Enlaces accesibilidad
arriba Ir arriba

Comunidad BNE es el espacio, la plataforma digital de la Biblioteca, donde todos los usuarios podemos colaborar para enriquecer los datos y la información de los catálogos de la Insititución. Desde su puesta en marcha en 2019 se han planteado una veintena de proyectos en los que han participado cerca de 800 voluntarios para identificar imágines fotográficas, trascribir textos, etc. En el mes de abril se han culminado dos nuevos proyectos colaborativos: los relativos a los autores que entraron en dominio público en 2021 y a las autoras que lo hicieron en los últimos años, fallecidas desde 1900. Ahora, Comunidad BNE lanza un nuevo proyecto vinculado con una de las exposiciones abiertas en su sede en Madrid: Incunabila: 550 años de la Imprenta en España. Se trata de geolocalizar las imprentas de las que salieron los más de 300 incunables españoles que se conservan en la Biblioteca Nacional. Todos podemos participar consultando los ejemplares digitalizados, los fondos bibliográficos de la biblioteca y todas aquellas fuentes externas que creamos convenientes. 

Profundizamos en la figura del Depósito Legal, un procedimiento que está en la misma esencia del funcionamiento de la Biblioteca Nacional. En estos meses, el Congreso y el Senado estás revisando la ley que regula esta institución jurídica que permite a la Administración General del Estado y a las comunidades autónomas recoger ejemplares de la publicaciones de todo tipo y en cualquier tipo de soporte para preservar el patrimonio cultural español. Todo editor está obligado a entregar varios ejemplares, ya sean libros, videos, revistas o documentos en soportes digitales, a la Biblioteca Nacional o a la de su Comunidad Autónoma para permitir su conservación. Todo queda guardado, todo se conserva y todo se pone a disposición del público para su consulta sin ningún tipo de censura. Una práctica que llega desde los Reyes Católicos y que es una garantía del funcionamiento democrático de una sociedad. 

El Archivo Histórico de la Nobleza (AHNOB) es una institución de estatal que se encarga de conservar, describir y difundir la documentación que ha generado la nobleza española desde la Edad Media.

Desde su creación, en 2011, el AHNOB se instala en el antiguo Hospital de Tavera de Toledo, un edificio diseñado en 1541 por Alonso de Covarrubias y que está considerado una de las joyas arquitectónicas civiles del Renacimiento español.

El AHNOB es una institución cultural pública dedicada a los documentos nobiliarios única en el mundo. En sus más de seis kilómetros de estanterías alberga ciento cincuenta y ocho fondos documentales.

El documento más antiguo que se conserva en el AHNOB está datado en el año 943. Es un pergamino escrito en latín y con letra visigótica que recoge la concesión del conde Assur Fernández al monasterio burgalés de San Pedro de Cardeña. Entre los documentos más llamativos destacan las primeras cartas de Colón, los referidos a la Batalla de Lepanto, las Comunidades de Castilla o las Partidas en galaico-portugués de Alfonso X el Sabio.

En Documentos RNE hacemos el recorrido sonoro por el AHNOB a través del hilo conductor de un documento al que damos vida, precisamente firmado por Alfonso X (del que en 2022 se celebra el octavo centenario de su nacimiento). Nos referimos al privilegio rodado que rubricó el rey Sabio en 1263 refrendando los fueros que había concedido su abuelo, Alfonso IX de León, a los pobladores de la Puebla de Sanabria.

Partimos del nacimiento en Sevilla de este pergamino y seguimos su recorrido por los archivos de las distintas casas nobiliarias a las que ha ido perteneciendo a lo largo de su historia. Esto nos lleva al origen de los títulos nobiliarios, a la conformación de los archivos de la nobleza española y de cómo, ya desde mediados del siglo XIX, el Estado español se hace cargo de buena parte de la documentación nobiliaria.
 

La Biblioteca Nacional abre una nueva exposición en la antesala de su Salón de Lecturas, el pequeño espacio que reserva para mostrar sus joyas más preciadas a los visitantes. La muestra se titula Incunabula: 550 años de imprenta en España, y está dedicada a los primeros incunables de los que la Biblioteca conserva un fondo de gran valor. Sin embargo, el ejemplar que ocupa el centro de la exposición es un invitado excepcional:el Sinodal de Agulafuente, fechado en 1472, el primer libro impreso que se conserva en nuestro país y que por primera vez abandona la Catedral de Segovia donde se ha conservado hasta hoy. Porque fue en esa ciudad, en Segovia, donde se estableció el primer taller de imprenta en nuestro país, aunque rapidamente el invento se extendió por otras ciudades como Barcelona, Sevilla, Murcia o Salamanca. Junto al Sinodal, podemos ver otros 21 ejemplares seleccionados entre los más de 3200 incunables que se conservan en la Biblioteca. Entre ellos: el Catholicon, impreso en 1460 en Maguncia y atribuido a Gutemberg, el primer tratado de música impreso o la primera Gramática de Nebrija. Incunabula ha sido comisariada por María José Rucio y Fermín de los Reyes Gómez 

Las revelaciones sobre el contrato que la RFEF alcanzó con Arabia Saudí para celebrar allí la Supercopa de España y la mediación de la empresa Kosmos de Gerard Piqué han generado muchas opiniones en el mundo del fútbol y del deporte, empezando por el ministro que lleva esta cartera, Miquel Iceta. "No acabamos de entender por qué una competición española se celebra fuera", ha dicho Iceta sobre la Supercopa en Arabia Saudí. También han hablado en las últimas horas del asunto Xavi Hernández, Enrique Cerezo o Julen Lopetegui.

Foto: El ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta. (EFE/Santi Otero) 

Nos referimos de nuevo a la exposición abierta en la Biblioteca Nacional"Relaciones de Sucesos en la BNE, orígenes del periodismo". Una muestra que nos remonta a aquellas primeras hojas en las que, durante los siglos XVI y XVII se narraban hechos nociticiosos sin ningún tipo de orden o de periodicidad y que solo el afán coleccionista de algunos ha permitido conservar hasta nuestros días. En este capítulo nos referimos a los temas que trataban esos pliegos, muy similares a los que podemos encontrar en las secciones de un periódico de hoy: batallas, tramas políticas, acontecimientos sociales, catástrofes naturales y prodigios o apariciones monstruosas de lo más variado. Y no faltaron las noticias falsas: victorias en Flandes que no fueron, la victoria de la Armada Invencible. La Biblioteca Nacional conserva uno de los fondos más importantes del mundo de este tipo de documentos que hoy atraen, con razón, la atención de los investigadores.

La sede de la Biblioteca Nacional alberga una nueva exposición dedicada en esta ocasión a las relaciones de sucesos como origen del periodismo. Son documentos de una hoja, un pequeño conjunto de pliegos todo lo más, donde se narraban todo tipo de hechos noticiosos: batallas, fiestas, acontecimientos sociales o religiosos, prodigios, catástrofes naturales. En su encabezamiento aparecía siempre la palabra "relación" seguida de epítetos como verdadera, verísima o muy nueva que querían ratificar la fiabilidad de la noticia. Se publicaban de forma ocasional, sin periodicidad alguna y la mayoría eran anónimas aunque Lope de Vega o Cervantes firmaron algunas de ellas. En la exposición se exhiben ejemplos de esa relaciones de sucesos, ejemplares de protoperiodismo podríamos decir, de los siglos XVI y XVII: Desde la primera Carta de Colón, que pronto se convirtió en un éxito editorial, al que puede considerarse el primer periódico publicado en España, en 1660, que aparecía una vez al mes. Eran documentos efímeros, fruto de la difusión de la imprenta y el correo, que estaban destinados a un consumo rápido, en papel de muy baja calidad. Solo el afán coleccionista de alguno ha salvado de la desaparición un fondo notable de ejemplares que se conservan en la Biblioteca Nacional y que en los últimos años están atrayendo la atención de los investigadores.  Ahora se exhiben en "Relaciones de sucesos en la BNE, orígenes del periodismo" hasta mediados de junio de 2022.

La Biblioteca Nacional acoge una nueva exposición dedicada en este caso a la figura de Antonio Cánovas del Castillo Vallejo, más conocido en el mundo de la fotografía como Dalton Kaulak. Escritor, pintor, inició su camino como político siguiendo los pasos de su tío: Cánovas del Castillo. Pero en el cambio de siglo inició su actividad como fotógrafo, primero como amateur, logrando un gran éxito comercial con sus series de tarjetas postales, y luego ya como profesional desde la apertura de su estudio en el centro de Madrid en 1904. El espacio fue derruido a finales de los ochenta y la conservación de gran parte de su archivo es casi un milagro. 

Las donaciones que realizan los particulares de libros, partituras, cartas o de cualquier otro tipo de documento de interés para nuestro patrimonio cultural son una de las vías fundamentales por las que la Biblioteca Nacional incrementa sus fondos. En el año 2021 se ingresaron 64.686 ejemplares por donativo, con un valor económico superior a los dos millones cuatrocientos mil euros. La donación de más valor fue el Atlas portulano de Batista Agnese, un manuscrito fechaco en torno a 1542-1546, valorado en dos millones de euros, recuperado por la Brigada de Patrimonio Histórico de la Policía Nacional y donado por su propietario, un ciudadano británico. Además, el pasado año, se refició la segunda entrega del fondo personal de Antonio Muñoz Molina y se ampliaron las colecciones de obra original de José Luis Sampedro o de Chumy Chumez. Todas las donaciones son valoradas por los responsables de la Biblioteca, que pueden incluso acudir a recogerlas, y el donante puede beneficiarse de desgravaciones fisacales. 

El ministro de Cultura y Deportes, Miquel Iceta, ha afirmado este jueves en La Hora de La 1, al ser preguntado por la decisión de algunos artistas rusos de renunciar a participar en eventos culturales en Rusia como protesta por la guerra en Ucrania, que "si se desmarcan de la política de su Gobierno" son "más que bienvenidos". Ante la guerra, ha dicho que hay que "manifestar una condena rotunda" y que debe haber "solidaridad". En relación a la participación de equipos rusos en competiciones deportivas, Iceta ha dicho que "no quieren exhibir banderas de un país que esta ocupando militarmente a otro", y que no quieren "que se escuche el himno de un país que está agrediendo, bombardeando a otro". En las competiciones oficiales en Rusia "no vamos a participar y no vamos a dejar participar a equipos que representen a la Federación Rusa mientras se mantenga esta situación". A continuación ha dicho que hay que "distinguir la reprenestación politica de un país de los individuos que tienen derecho". Sobre el acuerdo con los grupos parlamentarios y los agentes sociales que pide el presidente del Gobierno para responder a las consecuencias económicas de la guerra, Iceta ha dicho que lo ve "muy necesario" porque los españoles están "muy preocupados por la situación en Ucrania y esperan que los partidos se pongan de acuerdo", aunque para alcanzarlo hará falta "mucho patriotismo, inteligencia, sensibilidad".

Foto: El ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta, durante una rueda de prensa tras el Consejo de Ministros. EFE/ Chema Moya

La Biblioteca Nacional está permanéntemente ampliando sus fondos con piezas de interés para nuestro patrimonio cultural. Son varias las vías por los que la institución incrementa sus colecciones: el depósito legal, la compra de piezas, las donaciones y el canje. En este capítulo de la serie Biblioteca Nacional: Más que libros explicamos los procesos de adquisiciones. El año pasado, durante 2021, la Biblioteca compró 4566 ejemplares. De ellos, 1492 fueron piezas de especial valor patrimonial. El resto es fondo moderno, sobre todo extranjero, de aquello que se publica fuera de nuestras fronteras relacionado con nuestra literatura, nuestro arte, nuestra cultura. Y todo, con un presupuesto que no supera los 300.000 euros al año. Para elegir lo que se compra, los trabajadores de la Biblioteca están muy pendientes de los catálogos de los anticuarios, de las subastas y de las ofertas de los particulares que recurren a ellos cuando consideran que están en posesión de algo de valor. 

Este martes el Consejo de Ministros ha aprobado el anteproyecto de la nueva Ley del Cine, que revisará el texto de 2007. La nueva norma introduce como novedades la creación de un Consejo Estatal de la Cinematografía y la Cultura Audiovisual, es decir, incluirá series y películas de televisión. Además, el anteproyecto tiene en cuenta la irrupción de las plataformas digitales. Para ellas, habrá una obligación: informar sobre los visionados de cada película. Esto servirá para trazar los derechos de propiedad intelectual.

Informa Beatriz Torío. 

El laboratorio de ideas de la Biblioteca Nacional, BNELab ha puesto en marcha varios proyectos que permiten la reutilización de las más diversas formas de los fondos ya digitalizados por la institución. Ya hemos hablado de algunas ideas como Chef BNE, o el Juego Filarmónico, de más corto recorrido pero hay otros dos proyectos en marcha más ambiciosos y que tienen vocación de continuidad. Son BNEscolar y Comunidad BNE. Este último es lo que en inglés se conoce como crowsourcing y se trata de buscar la colaboración de los usuarios para completar datos de una colección o realizar nuevas investigaciones a partir de los documentos conservados en la Biblioteca. Un ejemplo: identificar a las personas que aparecen en las fotografías de la Guerra Civil, o localizar los lugares en los que se tomaron esas fotos, o trascribir piezas literarias antiguas de la colección. Todos podemos participar.

El Servicio de Innovación y de Reutilización Digital de la Biblioteca Nacional tiene como objetivo dar una nueva vida a los fondos de la institución, presentarlos en nuevos formatos para difundirlos y crear conocimientos. Ese objetivo se cumple a través de su laboratorio de ideas, el BNELab que trabaja en muchas direcciones. Algunos son proyectos pequeños, que se realizan en un momento concreto. Ha sido el caso de "El juego filarmónico", la reproducción de un juego de dados localizado en una partitura del siglo XVIII que permitía componer miles de minuetos perfectos, y que fue utilizado con éxito en clases de música. O BNE Chef, en el que cocineros de prestigio recuperaron recetas contenidas en libros de siglos pasados. De ello ha quedado constancia no solo en los menús de algunos restaurantes, sino en videos informativos que documentaron el proceso. Y la conversión a EPUB de documentos ya digitalizados, que se trasladan así a un formato de lectura sin errores y pueden ser utilizados como datos para proyectos, por ejemplo, de procesamiento de lenguaje natural. Son algunos de los proyectos ya finalizados del BNELab.

La Biblioteca Nacional de España pone en estas fechas a disposición de todos nosotros numerosos recursos relacionados con las fiestas navideñas. Por ejemplo: si queremos enviar una felicitación personalizada, podemos buscar entre la colección de postales que cada año prepara el equipo de Servicios e Innovación Digital con temas que abarcan desde motivos religiosos a temas de la naturaleza e imágenes de algunas de las exposiciones destacadas realizadas el último año en la institución. También está disponible para descargar el calendario 2022 de la biblioteca que en esta ocasión está ilustrado con detalles y elementos procedentes de la obra "El triunfo del Emperador Maximiliano I, rey de Hungría", uno de los tesoros que custodia la biblioteca.