Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha defendido que los indultos a los líderes independentistas catalanes condenados por el 'procés' están "en la lista de los más justificados" de todos los firmados durante los últimos 40 años por los Gobiernos centrales.

"De todos los indultos que ha habido a lo largo de 40 años por parte de los sucesivos gobiernos españoles, estos indultos estarían en la lista de los más justificados porque atienden a lo que pueda ser una convivencia futura basada en el diálogo político", ha defendido a preguntas de los periodistas a su llegada a un Pleno en el Parlamento Vasco.

No obstante, ha recordado que se trata de una decisión política que solo le corresponde al Ejecutivo de Pedro Sánchez y ha subrayado la necesidad de "constatar el fracaso de lo que fue una manera de hacer política en un tiempo pasado" por parte de "quienes provocaron la aplicación del 155, de quienes lo aplicaron y de quienes lo apoyaron".


FOTO: Iñigo Urkullu contesta a preguntas de los periodistas a su llegada a la sede del Parlamento Vasco en Vitoria. EFE/ David Aguilar

El gobierno vasco estima que no hay posibilidades de encontrar sus restos tras un año y tres meses de búsqueda constante. Un operativo de entre 80 y 100 personas ha rastreado diariamente y de forma minuciosa todos los escombros.

En agosto se rescató el cuerpo de Alberto Sololuce pero no han podido encontrar el de Joaquín Beltrán. Las dudas sobre la ubicación exacta de Joaquín Beltrán y las altas temperaturas en la zona que podrían haber descompuesto sus restos, son las razones que habrían justificado la fnalización de la búsqueda. El Gobierno vasco quiere que la empresa pague el operativo

Foto: EFE

El vicelehendakari primero y consejo de Seguridad del Gobierno vasco, Josu Erkoreka confía en que cuando pasen las elecciones de Madrid, el Gobierno central anuncie que se prorroga el estado de alarma. Erkoreka argumenta que, en el caso de Euskadi, la justicia no ha apoyado ninguna de las medidas restrictivas propuestas por el Gobierno y que eso puede ser un problema para gestionar la pandemia a partir del 9 de mayo. “La situación en este momento no es buena. El nivel de incidencia de los contagios es elevado. El nivel de ocupación de los hospitales es importante. El sistema está tensionado. Hay motivos de preocupación en el sentido de que las herramientas de las que disponemos pueden dejar de existir y el panorama puede complicarse”, ha dicho en RNE. Explica que están poniendo en marcha iniciativas en el parlamento vasco que puedan dar ciertas garantías, pero son textos que aún necesitan un tiempo para pactarse y tramitarse. Por eso, Erkoreka mira al día 5 de mayo con cierta esperanza: “Creo que una vez salvado el obstáculo electoral madrileño podemos retomar el asunto y que el Gobierno central cambie. Parece transmitirse que el presidente está esperando una solicitud unánime de todos los actores, grupos y presidentes, para que lo prorrogue y que nadie le inquiete cuando llegue al Congreso”. Sobre la posibilidad de que se convoquen elecciones generales en 2020, afirma “yo no me atrevo hacer un vaticinio, pero no se puede descartar”. Erkoreka lamenta que las continuas convocatorias electorales retrasen la puesta en marcha de acuerdo importantes como la transferencia a Euskadi de la gestión del IMV (ingreso mínimo vital) o las competencias penitenciarias. En este sentido, recuerda que es un acuerdo contemplado en el Estatuto de Gernika y que ya no tiene sentido retrasarlo más. “Antes se podían resistir, cuando la política penitenciaria formaba parte de la lucha contra el terrorismo, pero afortunadamente esas razones están desaparecidas y no tiene sentido el incumplimiento estatutario”. Erkoreka niega que esto vaya a favorecer a los presos de ETA y pide un voto de confianza para los funcionarios y responsables de ese futuro área. Por último, Erkoreka se alegra del fracaso del proyecto de la Superliga porque, dice, “no es un proyecto que cuente con el aval de la inmensa mayoría de los equipos europeos y desde luego no con el de los equipos vascos”.

El Gobierno del País Vasco ha aprobado nuevas restricciones para frenar el avance de la COVID-19: el cierre perimetral de todos sus municipios y la limitación de las reuniones a un máximo de cuatro personas, tanto en espacios públicos como en espacios privados. Las medidas, que entrarán en vigor el lunes 25, llegan después de que la tasa de incidencia del virus en la comunidad autónoma supere los 500 casos por cada 100.000 habitantes.

El sector hotelero atraviesa una situación crítica. En Galicia han salido a la calle para protestar por el cierre decretado, lo han hecho en Lugo y A Coruña. Critican que ese cierre no vaya acompañado de un paquete de medidas pactado por las partes afectadas, ya que tienen que seguir pagando cuotas pese a no poder abrir. Informa Ricardo Sandoval

En Murcia se ha firmado un plan de rescate con 37 millones en ayudas, en un pacto entre el Gobierno y el sector, para que los ocho mil establecimientos puedan afrontar pérdidas. López Miras pide al Gobierno central que apoyo otras medidas de apoyo al sector como la extensión de los ERTE. Esta tarde convocada protesta online contra la gestión del gobierno regional. Informa Patricia Hidalgo

En el País Vasco movilizaciones esta tarde, mientras la pandemia sigue en plena expansión con 11,45% de positivos sobre las pruebas realizadas. La tasa más alta hasta la fecha, más de 12.600 realizadas y 1445 nuevos casos y aumenta la presión de los hospitales. Han entrado en vigor nuevas restricciones: se adelanta el toque de queda a las 22:00 , se suspende el deporte en grupo y los bares y restaurantes cierran puertas. Representantes del sector hostelero se han reunido hoy con el consejero de Comercio al que han pedido un plan de rescate y que el Gobierno asuma las pérdidas. Informa Alberto Caminos

Desde este martes ya solo se puede salir de cualquier localidad de Euskadi para ir a trabajar, a estudiar, al médico o para cuidar a personas enfermas. Al igual que otras comunidades autónomas, el Gobierno vasco ha decretado el confinamiento perimetral de todo su territorio para hacer frente a la pandemia de COVID-19, pero con una restricción añadida: la de no poder salir del municipio de residencia.

Los presidentes de País Vasco, Extremadura y Asturias han comparecido para pedir al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, que declare el estado de alarma. Quieren que, bajo ese paraguas jurídicos, se apliquen medidas restrictivas a la movilidad nocturna, el llamado 'toque de queda'. Mientras tanto, han anunciado otras medidas para sus territorios en la lucha contra el covid.

La consejera de Salud del Gobierno vasco, Gotzone Sagardui, ha manifestado este sábado en la presentación de datos sobre el incremento del coronavirus y las medidas aprobadas por las instituciones que "no nos queda otra que ser más estrictos" ante la "expansión rápida del covid-19. Los contagios se han disparado en la última semana especialmente en zonas de Guipúzcoa cercanas a Navarra, la comunidad foral registró el viernes una nueva cifra récord con otros 547 nuevos casos y 5 fallecimientos en las últimas 24 horas. Euskadi  impone restricciones como el límite de 6 personas a los grupos, reduce al 50 % aforos locales de hostelería, adelante el cierre de bares y restaurantes a las 12 de la noche y adelante que aplicará "limitaciones quirúrgicas" de la movilidad en los municipios con mayor contagio. Informa Feli Alday

España es, junto con el Reino Unido e Italia, uno de los tres países que ha tenido mayor exceso de mortalidad durante la primera ola de la pandemia, según un estudio internacional. Muchos familiares de aquellos fallecidos, que no pudieron acompañarlos ni despedirlos, intentan todavía superar el duelo. El Gobierno Vasco ha puesto en marcha terapias gratuitas para ayudarles. Ya han atendido a más de 300 personas.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha jurado su cargo ante el árbol de Gernika según la ceremonia tradicional pero condicionada por las medidas anti-COVID-19, que han limitado el número de invitados en la Casa de Juntas, ha obligado a mantener las distancias y ha imposibilitado los abrazos y felicitaciones. Esta celebración, siempre cargada de simbolismo y referencias históricas, ha estado marcada por el respeto de la distancia interpersonal para evitar contagios del coronavirus y las mascarillas, que solo se retiraban los intervinientes en el momento de tomar la palabra e inmediatamente se volvían a colocar y que han tapado los gestos de emoción que se hayan producido y han permanecido en las caras incluso en las fotos oficiales. [Última hora del coronavirus]

El presidente de la Xunta de Galicia ha tomado posesión arropado por el expresidente Mariano Rajoy y el presidente del PP, Pablo CasadoAlberto Núñez Feijóo apelaba a la estabilidad, a la moderación, a la cogobernanza que requiere la crisis de coronavirus. En su mensaje, en esta cuarta toma de posesión del presidente gallego, lanzaba un mensaje de estabilidad y de moderación, mostrando su voluntad de colaborar con el Gobierno español. Discurso emotivo donde a Feijóo se le acabó quebrando la voz en varias ocasiones por lo que pidió disculpas. El presidente del PP, Pablo Casado destacaba la estabilidad que representa el gobierno de Feijóo en estos tiempos de pandemia. Informa Cruz Mato.

Acto cargado de simbolismo la toma de posesión del lehendakari Íñigo Urkullu en Euskadi ante el árbol de Guernika condicionado por las obligadas medidas anticovid. Un árbol que simboliza todas las libertades del pueblo vasco, antesala de un juramento que se completa en la cámara vasca. Patxi López el único exlehendakari presente en el acto y por parte del Gobierno el ministro del Interior, Grande Marlaska. Informa Iñaki Díez.

La consejera de Desarrollo Económico del Gobierno vasco, Arantxa Tapia, ha asegurado en 'Las mañanas de RNE' que la causa principal de los brotes de coronavirus que se están produciendo es que los ciudadanos no han interiorizados que el virus sigue con nosotros. “Hemos intentando recuperar una vida que no teníamos que haber recuperado, viviendo igual que el verano pasado. Tenemos que entender que podemos hacer lo mismo, pero de forma diferente”, ha dicho Tapia, que ha insistido en que hay que reducir los contactos, hacer reuniones con menos personas y mantener la distancia social.

Tapia ha dicho que el Gobierno vasco no descarta tomar ninguna medida para contener esos brotes de COVID-19, como el aislamiento de zonas concretas con una alta incidencia de contagios, y ha recalcado que lo importante es evitar “volver al confinamiento masivo de marzo y abril”.