Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El ex presidente de la Generalitat de Catalunya, Jordi Pujol, su mujer, Marta Ferrusola, y sus siete hijos, serán procesados por presuntos delitos de organización criminal, blanqueo de capitales, delito contra la Hacienda pública y falsedad documental. El juez José de la Mata les acusa de hechos relacionados con entramados familiares para enriquecerse, presuntamente, con comisiones ilegales.

La familia Pujol ha recurrido ante la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional el auto por el que el juez José de la Mata dio por concluida la instrucción de la causa por la fortuna del expresidente catalán iniciada en el 2012 tras la denuncia de la exnovia del hijo mayor, Jordi Pujol Ferrusola. El magistrado considera que hay indicios suficientes contra ellos por organización criminal, delitos fiscales o blanqueo de capitales, entre otros, para llevarles a juicio. Los abogados de la familia, Cristóbal Martell y Albert Carrillo, piden ahora a la Sala que ordene al instructor modificar su criterio y que se dé carpetazo al asunto al no existir indicios ni pruebas contra ellos. Consideran que se pretende sentarlos en el banquillo por llamarse Pujol.

 

El juez De la Mata ha dado el primer paso para sentar en el banquillo a la familia Pujol Ferrusola al completo. Dice el magistrado que durante más de dos décadas han acumulado un millonario patrimonio, fruto de operaciones corruptas, amparadas en su posición política. El juez acusa al expresident de la generalitat Jordi Pujol, a su mujer Marta Ferrusola, a sus 7 hijos y a otras 7 personas de funcionar durante 22 años como una organización criminal, desde 1992 hasta 2014.

El excomisario Villarejo ha declarado desde la cárcel en el primer juicio a la llamada “policía patriótica” que investiga el origen de un pendrive con información de la familia Pujol. Ha reconocido que informó del dispositivo al ex director general de la Policía, Ignacio Cosidó, y al que entonces era número 2, Eugenio Pino. Villarejo ha asegurado que se hizo con el USB pagando dinero a un trabajador descontento de la agencia de detectives ‘Método 3’.

La policía revela en su informe que Josep Pujol ingresó en una cuenta de Andorra mas de dos millones cuatrocientos mil euros de origen desconocido. Los investigadores han analizado decenas de ingresos y transferencias realizadas entre 1993 y 2010 y llegan a la conclusión de que no saben de dónde ha salido ese dinero. También cuestionan un préstamo de 900.000 euros entre Josep Pujol y el propietario de una empresa de helicópteros. La UDEF cree que se trata de una operación ficticia para presuntamente blanquear fondos. Además el informe revela que los Pujol tienen otra fundación llamada Paty ubicada en Panamá. Su primer beneficiario sería también Josep Pujol, que habría hecho una trasnferencia de 600.000 euros a esa fundación. La instrucción del caso Pujol tenía que finalizar este mes pero la fiscalía anticorrupción ha pedido una prórroga porque todavía tienen que llegar peticiones de información financiera de otros países.

En el caso que investiga el origen de la fortuna de los Pujol, la Audiencia Nacional ha pedido a Andorra información sobre cuatro cuentas bancarias que presuntamente tenía Jordi Pujol Ferrusola, el hijo mayor del expresidente de la Generalitat...Habría utilizado un testaferro como titular, el exdirector de la Radio Televisión de Andorra Francesc Robert Ribes, también imputado en la causa por blanqueo de capitales.

Josep Pujol Ferrusola asegura que la fortuna familiar se mantuvo oculta para no perjudicar la carrera política de su padre. De hecho dice que su madre, Marta Ferrusola destruyó parte de la carta en la que se les adjudicaba la herencia para mantener el dinero opaco. Afirma que la encarcelación de su hermano Jordi es injusta, aunque admite, no puede asegurar que no haya cometido ningún delito. Aun así, Josep Pujol se ha mostrado convencido de que la figura política de su padre debe estar por encima de los posibles delitos que se investigan.

Marta Ferrusola, la mujer del expresidente catalán Jordi Pujol, utilizó en más ocasiones el alias "madre superiora" para ordenar transferencias de sus cuentas en Andorra. No solo a su hijo Jordi, también a Pere. En los registros en el domicilio de los Pujol Ferrusola, el 26 de abril, la Policía encontró varios testamentos. Uno de ellos, fechado en 1967, el del abuelo Florenci, que no acredita el legado que el expresidente catalán confesó haber recibido como origen de su fortuna.

La familia Pujol-Ferrusola obtuvo un "beneficio económico no justificado" de 69 millones de euros en sus cuentas de Andorra desde 1990, cuando comenzaron una operativa para ocultar "grandes sumas de origen desconocido" que responde a un "plan preconcebido y ordenado", según afirma la UDEF en un informe. En este informe de 102 páginas, la Policía cree que la dinámica de ocultación de dinero por parte de la familia Pujol se encuadra en un delito de organización criminal, ya que actuaba "como un grupo organizado que veía desarrollando una actividad presuntamente ilícita" liderado por el primogénito, Jordi Pujol Ferrusola.