Enlaces accesibilidad

Somos Cine

Películas gratis y online: cine español

Por
Somos Cine - Verónica

Los días se hacen más largos y parece que el reloj no avanza. Seguimos buscando vías de escape y entretenimiento en la desescalada ddel confinamiento por COVID-19. El cine, nuestro cine, es una buena opción porque nos abre la puerta a otros mundos y a otras historias. En esta lista están algunas de las películas españolas más interesantes. Incluidas cintas que presentaron candidaturas a los Goya, que recibieron notificaciones y que ganaron el deseado cabezón. Una selección con géneros para toda la familia y para todos los gustos. ¡Déjate envolver por la magia del cine! 

¿No sabes qué ver?¿Qué tal una de miedo?

Verónica

Lo más aterrante de esta cinta es que está basada en hechos reales. En un suceso paranormal que tuvo lugar en Vallecas en los años 90 cuando una adolescente, después de jugar a la 'ouija' con sus amigas empieza a ser perseguida por presencias sobrenaturales.

@@MEDIA5581714]

Puedes seguir por las más vistas: Julieta de Pedro Almodóvar, Campeones de Javier Fesser, El Olivo con Anna Castillo o Un día perfecto, con Tim Robbins y Benicio del Toro.

Julieta

No recomendado para menores de 12 años Somos Cine - Julieta - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

(Timbre)

Hola, Lorenzo, te abro. Hola.

¿Cómo vas? Estoy hecha un lío.

¿Por qué? No sé qué libros llevarme.

No es imprescindible, si echas de menos alguno,

lo puedes comprar por Internet. No.

No me gusta comprarme libros que ya tengo.

Me hace sentirme mayor.

(RÍE)

En este momento pareces una niña.

Bueno, ¿además de los libros te falta mucho?

Todavía tengo que hacer algunas compras.

Julieta, nos vamos a Portugal, no al desierto.

Puedes volver a Madrid cuando quieras.

Me gustaría no volver a Madrid, si puedo evitarlo.

Muchas gracias. ¿Por qué?

Por no dejarme envejecer solo.

Eres tú el que no me deja sola a mí.

¿Julieta?

¡Bea!

No me lo puedo creer. ¿Julieta?

¡Madre mía! Qué sorpresa.

Hace justo una semana me encontré con tu hija en el lago Como.

¿Te encontraste con Antía? Sí, imagínate.

Nos quedamos mirando y yo la abordé porque ella no me reconocía.

Tú, sin embargo, estás igual, Julieta.

Mejor, incluso.

Y ¿qué te dijo?

Que había bajado a la ciudad a comprarle cosas a sus hijos.

Que tiene tres, dos chicos y una chica.

Sí, no sé cómo se las arregla.

¿Tú tienes hijos? No, ni siquiera me he casado.

Es una lástima, pero tengo mucha prisa.

No sabes cuánto me alegro de verte tan bien, Julieta.

¿Dónde vives?

En Milán y Nueva York.

Soy editora de complementos de "Vogue", viajo mucho.

Al lago Como fui a hacer una sesión de fotos.

Qué bien. Oye, saluda a tu madre. Bueno...

Mamá murió hace tres años. Lo siento.

Mi hermano vive aquí, hemos quedado con él y mis sobrinas,

pero ya llegamos tarde.

Y ¿qué más te dijo Antía?

Poco. Le pregunté por ti y me dijo que seguías viviendo aquí en Madrid.

Y mira qué casualidad. Sí, aquí sigo.

Y aquí seguiré.

Y ¿la encontraste bien a ella? Sí.

Y eso que iba a cara lavada. Muy delgada.

Pero guapa, ¿eh?

De verdad, me alegro mucho de verte tan bien, Julieta.

Adiós.

-Oye, ¿qué pasa? -Perdón.

(Móvil)

(Móvil)

(Timbre)

¿Sí? Soy yo, ábreme.

Hola.

¿Estás bien? Tengo el agua hirviendo.

Anoche te llamé y no me contestaste.

Necesitaba estar sola.

¿Has terminado ya con las maletas? ¿Con las cajas?

Lo he deshecho todo.

Me quedo en Madrid, Lorenzo.

¿Es una broma?

¿Qué tontería es esa?

No voy a poder acompañarte.

¿Por qué? ¿Qué pasó?

Sé que no te mereces esto,

pero te ruego que no me hagas preguntas.

No me voy contigo a Portugal.

Me quedo en Madrid.

¿Qué ocurre, Julieta?

Lo he pensado bien y...

¿No me digas que no lo habías pensado hasta ahora?

Llevamos casi un año planeándolo,

Ayer dijiste "No volveré a Madrid, si puedo evitarlo".

¿Qué fue lo que pasó de pronto?

No insistas, por favor.

¿Me das un vaso de agua?

No te reconozco, Julieta. Te estás comportando como una loca.

Lo sé.

No puedo creer que estemos hablando de esto.

Anoche me di cuenta de que me estaba engañando.

Que no quiero irme de Madrid.

Y que prefiero estar sola.

Siempre supe que había algo importante en tu vida.

Que nunca compartiste conmigo.

Nunca quisiste hablar sobre eso.

Y siempre te lo respeté.

Me gustaría que siguieras respetándolo.

Hola, Inocencio. Sí.

¡Señora Julieta!

¡Cuánto tiempo! Sí, mucho.

Por casualidad, ¿no llegó algo de correo para mí?

En todos estos años, no.

Acabo de volver a Madrid

y me gustaría alquilar mi piso de entonces.

¿Está libre? No.

Creí que se había ido fuera de España.

Sí, pero he vuelto.

Y echo de menos esta calle.

¿Hay algún otro libre?

El segundo izquierdo está vacío.

Qué maravilla.

¿Puedo verlo? Le faltan muebles y no está pintado.

No importa.

Voy a por la llave.

Está un poco sucio.

Me lo quedo, Inocencio.

Pero no está para mudarse, señora Julieta.

Si me da su teléfono, yo la aviso.

No hace falta, de verdad.

Con que funcione la cocina y el baño, yo me ocupo del resto.

La cocina y el baño están nuevos.

Estupendo.

"Antía,

dos hijos y una hija,

ha bajado al lago Como a comprar.

Tal vez vive en un pueblo suizo cercano y caro

y ha ido a comprar a Italia, que es mucho más barato.

Va sin maquillaje.

Y está delgada.

Piensa que sigo viviendo en Madrid".

¿A ti te ha gustado el cole? ¿Lo habéis pasado bien?

Y ¿tú?

(Aplausos)

"Querida Antía:

voy a contarte todo lo que no tuve ocasión de contarte.

Porque eras una niña.

Porque me resultaba demasiado doloroso

o por simple pudor.

Pero ya no eres una niña.

Beatriz me ha dicho que tienes tus propios hijos.

Tres, nada menos.

Eres una mujer adulta.

Y una madre.

¿Por dónde empezar?

Te hablaré de tu padre.

Cuando preguntaste cómo lo conocí, te dije que fue en un tren.

Pero no te lo conté todo.

(Tren)

Yo tenía 25 años.

Era una noche muy desapacible y hacía mucho viento".

(Rama)

¿Está libre el asiento?

Sí.

Qué impresionante esa rama, ¿verdad?

¿Le ha asustado?

Pues sí.

¿Viaja usted sola?

Sí.

Cuando la he visto sola, he pensado "Qué bien, así nos damos compañía

el uno al otro".

No tiene ganas de hablar.

Qué lástima.

Perdón, tengo que salir.

Espero que no se acerque mucho al tren.

No le tiene miedo al tren.

Va en busca de una hembra.

La huele en el aire.

¿Te apetece tomar algo?

"Xoan me dijo que se llamaba Xoan

y yo le dije que Julieta.

Me dijo que estaba casado

y que Ana, su mujer, estaba en coma desde hacía cinco años.

Yo le dije que daba clases de filología clásica

y que estaba sustituyendo a una profesora enferma.

Xoan me dijo que era pescador,

que tenía tres gamelas.

Iba a Madrid a comprar un motor para una de ellas.

También me dijo que toda su vida había vivido junto al mar.

En la casa que su abuelo compró cuando vino de Cuba".

(Claxon)

Diez minutos de parada.

Diez minutos de parada.

Diez minutos de parada. ¿Te apetece estirar las piernas?

No voy bien abrigada, gracias.

Hasta ahora.

(Claxon)

Por Dios, pero ¿qué pasa?

-El tren ha parado. -¿Por qué? ¿Así de golpe?

Sí, por favor, entren. No se preocupen, no es nada.

A mí me ha caído una bolsa en la cabeza y casi me mata.

Hemos chocado con algo.

He visto un ciervo corriendo junto al tren.

No, hombre, por Dios. Qué cosas dice.

Sí, yo también lo he visto.

Que no hemos chocado con nada.

Por favor, vuelvan a sus sitios y no tapen el pasillo,

que el tren se pondrá en marcha en seguida.

-Pues he visto un ciervo. -Y yo, y no me pongo tan pesada.

¿Han visto al hombre que iba ahí sentado?

¿El de las gafas y el jersey negro?

Sí, yo lo vi por el pasillo, estará por ahí.

En la parada bajó al andén, lo vi caminando por la nieve.

Iba sin abrigo, por eso me fijé.

Yo creo que iba "mamao".

¿Ese? Ese está dando vueltas todavía por la estación,

por eso hemos parado.

Cógelo.

¿Qué haces aquí? Vuelve al vagón. Vas a coger una pulmonía.

¿Qué lleváis en la camilla? ¿Eh?

¿Es el ciervo?

No. ¿Por qué dices eso?

¿Es un hombre?

Vamos, sube. ¿Es él?

¿Por eso hemos parado?

Un hombre con un jersey negro.

(TARTAMUDEA) Y que llevaba gafas.

Por favor, sube al tren. Vamos.

Él iba sentado donde vas tú ahora.

Quería hablar, pero...

A mí me molestaba cómo me miraba.

Por eso hui de aquí.

¿Cómo iba a suponer que estaba tan mal?

Cualquier chica habría hecho lo mismo.

Yo debería haberme dado cuenta.

No te tortures, se habría suicidado igual.

¿Por qué llevaba una maleta vacía?

No sé.

Supongo que no quería llamar la atención.

Pero lo tenía todo planeado antes de subirse al tren.

Nadie se suicida porque una chica,

aunque sea tan guapa como tú, no quiera hablar contigo.

No puedo dormir.

Yo tampoco.

"Thálasa, hals y póntos".

Las tres palabras significan "mar" en griego.

"Póntos" es "mar" y "alta mar" y se refiere al mar como camino.

El camino de la aventura.

Por eso, Ulises es el héroe marino por excelencia.

Por ejemplo,

cuando Ulises llega a la isla de Calipso,

agotado después de un naufragio,

la ninfa Calipso, que era guapa de no dar...

Marcos, ¿quién te parece la mujer más guapa?

-Tú. -(RÍEN)

Eso no vale porque soy la profesora y no está bien visto

que la profesora tenga sexo con sus alumnos. Dime otra.

Kim Basinger.

Monísima, mucho más guapa que yo, pelota.

Ángela Molina. También, preciosa.

Pues, como Kim Basinger y Ángela Molina juntas.

Así era la ninfa Calipso.

Y le ofreció a Ulises todo lo imaginable.

A ver, Diego, algo que le ofreciera realmente importante.

Su cuerpo.

Eso lo primero, pero además, algo con lo que todos hemos soñado.

¿La juventud eterna? Exacto.

Y la inmortalidad.

Sin embargo, Ulises lo rechazó.

Y se echó al mar enfrentándose a un sinfín de peligros.

¿Cuál de las tres acepciones

elegiríais para hablar del mar tan añorado por Ulises?

¿Thálasa? No.

¡Póntos! ¡Eso es!

Póntos, póntos, el mar.

El alta mar,

el camino de la aventura y lo desconocido.

(Puerta)

¡Pasa!

Hola. Hola, Julieta. Siéntate, por favor.

Gracias.

La profesora Martínez se reincorpora la próxima semana, así que...

Aquí termina tu periodo de suplencia.

Estamos muy contentos con tu trabajo.

Muy contentos, de verdad, Julieta.

Nunca ha habido tanta asistencia a las clases de literatura clásica.

Muchas gracias.

He disfrutado mucho estos seis meses.

Qué bien, me alegro.

Bueno... Espera.

Ha llegado esta carta, es para ti.

¿Es para ti, Julieta?

Sí, sí.

"Querida Julieta:

no sé si sigues trabajando en el colegio.

Ojalá porque es la única dirección tuya que tengo.

Me acuerdo mucho de ti.

No se me va de la cabeza la noche del tren.

Ana sigue igual o peor.

Aunque solo estuve dos días fuera, a la vuelta la encontré peor.

Cuando estás encima no te das cuenta de esas cosas.

Hoy no he salido a pescar.

La mar está muy picada y esta tarde habrá tormenta.

Me gustaría verte aparecer entre la lluvia.

Buscando un lugar donde guarecerte

y que ese lugar fuera mi casa".

(Ladrido)

Pero ¡bueno!

Canelo, no seas pesado.

Hola.

Me parece que llegas tarde, el entierro fue ayer.

Pero entra si quieres y te tomas un café.

Yo soy la que lleva la casa.

¡Ven, Canelo!

Déjala ahí.

Vamos a la cocina.

¿Cuándo conociste a Ana?

¿A Ana? No la conocía. Ya me parecía a mí.

Porque ella no se movió de aquí en los últimos seis años.

El mar...

Impresiona mucho la primera vez, ¿verdad?

Siéntate.

O sea, que has venido a ver a Xoan.

¿Quieres una pasta? No.

No creo que vuelva esta noche.

Está con Hada.

¿Conoces a Hada?

Hace cerámicas y esculturas.

Ana y Hada eran muy amigas,

cuando Ana todavía hablaba o podía escuchar.

La pobre estaba hecha un vegetal y un hombre necesita una mujer.

Pero yo no soy quién para criticar a Xoan.

¿Más café?

No. Pues dame la taza.

Bueno, ¿qué haces?

Te da tiempo a coger el autobús de las 20:00.

Pasa aquí mismo, en la plaza.

Vamos.

Si quieres puedes venir a casa y te acompaña mi marido.

No es molestia ninguna.

Estoy cansada.

Preferiría esperar aquí si a usted no le importa.

¿Dónde?

Ahí mismo, en el recibidor.

¿Sola?

Bueno...

Yo me quedaría contigo, pero no puedo.

Tengo a mi marido desatendido estos días.

Bueno...

Canelo se queda a hacerte compañía de todos modos.

Gracias.

Cuidado no te quedes dormida y pierdas el autobús.

¿Te llamo al teléfono por si acaso?

No hace falta.

Te llamo.

Canelo, ven aquí.

Hola, hola.

¿Qué?

Ven aquí, sube. ¡Sube!

¿Qué pasa?

(SUSURRA) No te despiertes.

Recibí tu carta y he venido.

No me pude imaginar que tu mujer...

No pienses en eso ahora.

Buenos días.

Qué ricas las pastas.

Son típicas de aquí.

Estoy haciendo el desayuno.

Es que tenía mucha hambre. ¿Hay algo para mí?

Abre la boca.

(RÍE)

(RÍE) ¡No!

Cuando recibí tu carta, lo tomé como una invitación

para venir a verte.

Esa era mi intención.

No podía imaginarme que tu mujer hubiera muerto.

Lo siento.

Ha sido lo mejor.

Esto no era vida.

Marian me llamó para decirme que te dejó aquí esperando el bus,

pero que no estaba segura de que te fueras.

Me dijo que estabas con una mujer.

Ava, creo.

Es una vieja amiga, ya la conocerás.

Es artista, como tú.

Yo no soy artista.

Doy clases de literatura clásica.

Y ahora ni eso.

Bueno, seguro que te cae bien, ya verás.

Yo creo que me voy a ir hoy.

No sé muy bien qué hago aquí.

Pescar, hoy hace buen día. Nos vamos a ir a pescar.

Marian, Julieta, creo que ya os conocéis.

Deja, ya lo hago yo.

¿Se queda hoy?

Sí.

Nos vamos de pesca.

Yo no tenía trabajo.

No tenía prisa.

Pensé quedarme solo unos días.

Tenía que decirle algo a Xoan,

pero lo iba aplazando.

Era una vida nueva,

extraña para una mujer que viene del sol,

pero acogedora.

Las noches se me pasaban volando entre los brazos de Xoan.

Me sentía atrapada

y, a la vez, libre.

¿Puedo tocarlo? Claro, cógelo si quieres.

¡Como pesa! 4 kg, así que ten cuidado.

Pensé que era terracota.

Es de bronce, pero al final es de una pátina de terracota,

del color de las rocas junto al faro.

¡Y qué fuerza tiene!

Intento que mis esculturas sean compactas,

que el viento no pueda tirarlas.

Como la gente de aquí.

La gente de aquí es muy dura.

Visitaba con frecuencia a Ava.

Me gustaba verla trabajar

y fumar.

Y a ella le gustaba que le contara historias mitológicas,

como a ti cuando eras pequeña.

Los dioses crearon al hombre y a otros seres

con ayuda de arcilla y fuego.

Les concedieron los atributos necesarios

para su supervivencia.

A unos les dieron pelaje

y a otros alas para volar.

Cuando le llegó el turno al hombre,

los dioses descubrieron que se les habían acabado los dones,

así que el hombre nació

desnudo,indefenso en medio de la naturaleza.

Estoy embarazada, Ava.

¿De quién?

De Xoan.

Ya venía embarazada de Madrid.

¿Y él lo sabe?

No.

No le quiero presionar.

Tienes que decírselo. Xoan adora los niños.

"A los pocos meses de nacer, te llevé donde tus abuelos

para que te conocieran y conocieran a Xoan.

Dos años después, volvimos a visitarles.

El abuelo Samuel se había prejubilado.

Era el maestro del pueblo y lo había dejado para convertirse

en labrador.

Había vendido la casa en la que yo había crecido

y se había comprado otra en el campo.

Mira, ahí están.

¿Necesitáis alguna cosita más? Nada más, muchas gracias.

Que lo paséis bien. Sí.

¡Eh! ¡Eh!

(RÍEN)

Hola, hija.

¡Oy! ¿Quién está aquí? ¡Mira!

¿Le das un besito al abuelo?

¿Qué tal el viaje? Largo, la verdad. Venimos muertas.

Mira, te voy a presentar.

-Ella es Sanáa. -Hola.

Julieta. Perdona.

Esta maravilla es Antía.

¿Traes alguna maleta?

Sí, una marrón. Tiene mi nombre escrito.

-¿Puedes traerla? -Sí.

Y un carro. Vale.

¿Mamá?

Bien, nos vamos apañando. Ahora la verás.

¿Y esta chica?

Esta es Sanáa, la chica de la que te hablé.

¿Esta es la mujer que os ayuda?

Se ocupa de mamá, me echa una mano con la tierra...

Ha sido suerte encontrarla. Nos ha cambiado la vida.

Venga, vamos al coche.

¿No echas de menos la escuela?

No tengo tiempo.

Entre tu madre y la tierra, se me pasan los días volando.

No te imaginaba jubilándote

y mucho menos prejubilándote. Estamos mejor así.

Tu madre y yo siempre soñamos

vivir en el campo.

¿Hablas español, Sanáa?

Un poco.

¿Un poco? Un poco.

Habla divinamente.

Es que es un poco tímida.

La conocimos hace ocho años, en el Festival

de Música Sacra de Fez.

Se hizo muy amiga de tu madre

y seguimos en contacto con ella.

Es una suerte que ahora esté viviendo con nosotros.

¡Qué bonita!

La casa no tiene lujos,

pero hemos ganado en calidad de vida.

¿Cuál es la habitación de mamá?

Esa ventana que da a la parra.

¿A ti te gusta la casa?

(ASIENTE) ¿Sí?

Después te enseño la casa. Sí.

Ahora quiero ver a mamá.

A ver si tienes suerte y está despierta.

Sara, ha llegado Julieta.

¿Julieta?

Sí, Julieta. Nuestra hija.

¿Nuestra hija?

Hola, mamá.

Ya estamos aquí.

¿No te alegras de vernos?

Esta es Antía.

No la reconoces porque está grandísima.

Os he preparado la habitación de enfrente.

Así estáis más cerca.

No, yo prefiero quedarme aquí.

Yo dormiré con mamá

y a la niña la pongo en la cama pequeña.

Le diré a Sanáa que cambie la ropa de la cama.

Ahí es donde duerme ella.

¿Julieta?

¿Mamá?

¿Qué haces aquí?

He venido a verte.

Me he traído a la niña.

¿Qué niña?

Antía.

Mi hija.

Mírala.

¡Qué hermosa está!

Tiene ya dos años.

Dos años.

Antía, ven, que te voy a dar unas fresas buenísimas.

No, ahora no, que está recién cambiada y se pone perdida.

¿No le dices nada a mamá?

Estás guapísima, Sara.

-Ya tengo todos los tarros. -Muy bien.

Papá, ¿puedo hablar contigo? Sí, claro.

-Sanáa, atiende a Sara y a la niña. -Muy bien.

Y que no se despierte la niña. Vale.

¿Cómo os arregláis con mamá cuando vais al mercado?

Siempre se queda uno de los dos con ella.

Cuando fuisteis a recogerme, la habíais dejado sola,

encerrada en su habitación.

No me gusta encerrarla, Julieta.

Lo hago para protegerla.

Esto no es vida para mamá.

Julieta, estamos todo lo bien que se puede estar.

¿Sabes lo que costaría meterla en una residencia?

Pensé que habías contratado a una mujer.

Sanáa la cuida.

Sanáa cuida de la tierra y de ti.

No sigas por ahí, Julieta.

Mamá necesita algo más que alguien que la asee y le haga la cama.

Tú tienes tu vida.

Desgraciadamente, lejos de aquí.

He intentado molestarte lo menos posible,

pero hemos pasado por muchas dificultades.

Y créeme si te digo que ahora estamos mejor que nunca.

Hija, sé más generosa y más comprensiva conmigo.

¡Ay! ¡Ya están aquí las andaluzas!

Pero, Antía, ¡qué grande!

(RÍEN)

Hola. Hola, cariño.

Pensaba que no volvíais. ¡Uy!

Llevamos un palizón... "Jartura" de viaje.

¿Tú te acuerdas de tu padre? Vengo para entregar mi alma a Dios.

¿Qué tal tu madre? Bueno, fatal. Ahora te cuento.

¡Venga! ¡Venga, mi gorda!

Mi padre se ha liado con la chica que cuida a mi madre.

¿Tu madre se da cuenta?

Mi madre se consume, pobre.

Encerrada en su habitación.

¿Y eso?

Un tatuaje.

¿Aj? (RÍE)

¿"A" significa Antía y "J" Julieta?

Sí.

Cuidado, todavía está tierno.

"Me pregunto si vives en el interior o en la costa.

Y si todavía te gusta pescar.

A los nueve años ya salías con tu padre en el barco.

Querías ser pescador, como él".

¿Cómo te voy a dejar ir al campamento como lo de los Addams?

Yo quiero ir así.

Bueno, pues la gente tiene que ver que tienes frente.

Que tienes unos ojos, nariz, una boca,

unas orejas... Ay, mamá, no digas chorradas.

Oye, Antía, de verdad, que te vas de vacaciones, vas a divertirte.

No quiero ir, yo quiero quedarme.

No se puede hacer siempre lo que una quiera.

¿Qué le pasa a mi niña?

Papá, no quiero irme.

Ahora que estoy de vacaciones, puedo ir a pescar contigo siempre.

(RÍE)

¿No decías que necesitabas ayuda? (ASIENTE)

¿Que estabas mayor? ¡Ay, la pescadora!

Prometo que cuando vuelvas, te contrato de marinero, ¿eh?

Te cojo la palabra, ¿eh?

Anda, venga, loba de mar.

Pásatelo bien.

¿Ya te vas, Antía?

(SUSPIRA)

Bueno, vendrás a visitarme a mi casa cuando vuelvas, ¿eh?

-¿Ya no estarás aquí? -No, cariño, ya no estaré,

pero prométeme que vendrás a verme. Vamos.

-Te lo prometo. -Cuídateme mucho.

Venga, vamos.

Hale, hale.

¿Por qué se va Marian?

Su marido está enfermo, se va para cuidarlo.

¿No la echas tú?

Pero ¿qué cosas dices? ¡Claro que no!

Si le pides que se quede, seguro que se queda.

Antía, la gente tiene derecho a jubilarse.

Hola, Mariela. Julieta.

¿Dejamos la mochila? No, no, la mochila se viene conmigo.

Mamá, perdóname si he estado borde.

No te preocupes. Antía.

Antía Feijoo. Antía Feijoo.

Te quiero. Yo te quiero mucho.

Aquí te tengo. Anda que no vas rápido, ¿eh?

¿Quieres que prepare algo para cenar antes de irme?

No hace falta. Inés debe estar al llegar.

Si no encuentras algo, llámame a casa.

Gracias.

Bueno.

Pues me voy.

¿Te llevas la sudadera de Xoan?

Xoan me la regaló hace tiempo.

No me llevo nada que no sea mío.

¿Va en serio lo de dar clases en un colegio?

Sí.

Creo que te estás equivocando.

Yo no quiero ser solo ama de casa, Marian.

Tengo una profesión que me gusta y hace tiempo que quiero volver.

La profesión de una mujer es su familia

y si quieres mantenerla unida,

lo mejor que puedes hacer es quedarte en casa.

Eso es asunto mío.

Si te vas, pasará lo de siempre.

¿Qué quieres decir?

¿Qué pasa siempre?

¿Se ha ido ya Marian? Sí.

La nueva estará al llegar.

Espero que sea más discreta.

¿Por qué lo dices?

Cuando vine hace 13 años, Marian me dijo que no te esperara,

que pasabas la noche con Ava.

Y ahora me ha dicho algo parecido.

Cuando fui a ver a mis padres con Antía, hace 10 años,

volviste a pasar las noches con Ava.

(Timbre)

Hola, soy Inés.

¿Te importaría venir mañana?

Marian lo dejó todo hecho.

Claro, por supuesto. Vengo mañana. Muy bien, gracias.

Venga, hasta luego. Hasta mañana.

A Ava la conozco desde los 15 años.

Nunca hemos estado liados,

pero follábamos de vez en cuando.

Pensaba decírtelo muchas veces,

pero no sabía cómo.

Yo no soy muy de hablar, de eso ya te habrás dado cuenta,

pero Antía y tú sois lo más importante de mi vida.

Eso lo sabes, ¿verdad?

¿No vas a decirme nada?

No.

¿Qué vas a hacer?

Voy a dar un paseo

y preparar las clases.

Yo creo que saldré a pescar.

(TELEVISIÓN) ...en la zona de la Ría de El Ferrol.

Este cambio está provocando una fuerte marejada con olas

de seis a ocho metros.

Se recomienda el cese de cualquier actividad pesquera

y navegación que se pueda estar realizando en la zona.

Con la expresa recomendación a todas las embarcaciones

de volver a sus respectivos puertos de amarre.

Japón lanzó ayer su primera sonda de observación de Marte,

un artefacto de 535 kilos denominado "Nozomi", esperanza,

que dentro de 15 meses se instalará en órbita marciana

para transmitir datos durante dos años.

El lanzamiento se hizo hacia las 3:12.

(Teléfono)

(Teléfono)

¿Sí?

Ava, perdona que te llame.

Solo quería saber si Xoan está contigo.

¿Xoan? No.

¿Tienes idea de dónde puede estar?

¿Todavía no ha vuelto?

No.

Pues habrá salido a pescar.

Pues espero que no,

porque fíjate qué tormenta.

Dicen algo en la televisión. (TV) El naufragio de una gamela

a tres millas al norte de la desembocadura

de la ría de Ferrol.

Su ocupante no ha sido localizado aún

y se teme seriamente por su vida, debido al mal estado de la mar.

En la misma situación se encuentra

una embarcación de recreo con tres tripulantes.

La fuerte marejada, con olas que han superado los seis metros,

ha impedido que...

Soy el juez Vicente Louro.

Para poder levantar el cadáver, necesito que lo reconozca.

Siento hacerle pasar por esto.

Por la violencia del temporal, el cadáver no está íntegro.

(Teléfono)

Deja, ya voy yo.

¿Sí?

Es Antía.

¿Antía?

Es del campamento y quiere hablar contigo.

Venga, Julieta, tienes que hablar con ella.

Vamos.

Antía.

Mamá, soy yo.

Jo, ¿qué le pasa a tu móvil?

Te hemos llamado mazo de veces y no lo coges.

No lo sé, no lo habré oído, hija.

¿Cómo estás, tesoro?

Muy bien.

Mañana iremos Ava y yo a buscarte.

Vamos a salir pronto para no hacerte esperar.

No hace falta, mamá.

Estoy con mi amiga Bea, la he conocido aquí.

Nos hemos hecho mazo de amigas.

¿Puedo irme a pasar una semana con ellos a Madrid?

No te importa, ¿verdad?

Pero no los conocemos.

Es mi amiga, mamá.

Bueno, te paso con su madre y que ella te lo cuente.

Hola, ¿qué tal?

Mira, soy Claudia, la madre de Beatriz.

¿Cómo está mi hija?

Bien, fenomenal.

No la conocía de antes, pero creo que el campamento le ha sentado bien.

Mira, te quería pedir permiso para llevarla con nosotras a Madrid.

Antía y mi hija se ha hecho íntimas y están ambas muy pesadas, la verdad.

¿No es mañana cuando termina el campamento?

Sí, sí, lo que pasa es que yo me he adelantado

y bueno, pues me las quería llevar esta tarde, ¿qué te parece?

Bueno.

Si le hace ilusión.

Julieta, ¿qué tal? Soy Claudia.

Pasa, pasa, por favor.

Lo siento muchísimo, de verdad.

¿Qué tal el viaje?

Pasa.

Las niñas están jugando al fondo. No les he dicho nada.

¿A Antía no le ha parecido raro que venga a por ella hoy?

Está enfadada porque cree que vienes a llevártela

y ha llamado a Xoan, pero Xoan no le ha respondido, claro.

¿Dónde se lo digo?

Yo creo que ahí vais a estar más cómodas.

¿Quieres tomar algo, comer algo?

No sé.

Bueno, pues pasa.

Pasa mejor.

Voy a buscarla.

Hola, mamá.

Hola, cielo.

¿Qué tal?

Siéntate.

Oye, te dije que me dejaras unos días más.

Pero no pongas esa cara, que estamos de vacaciones.

¿Cómo está papá? Tiene un morro, pasa de mí.

Antía, tengo que decirte algo.

Dime.

A los dos días de irte hubo una tormenta.

El barco en el que iba papá y dos barcos más desaparecieron.

Ninguno se salvó.

¿Y papá?

Papá tampoco.

¿Papá ha muerto?

Sí.

Antía.

Pero ¿por qué se fue a pescar si había tormenta?

La tormenta estalló por la tarde

y tu padre salió por la mañana.

Siento hablarte de esto, pero mi marido y yo hemos organizado

un viaje a la Patagonia y Bea ahora no quiere venirse con nosotros.

Quiere quedarse con Antía, aquí en casa.

Ah, ¿sí?

Evidentemente, no pueden estar solas. No, claro.

He pensado que por qué no te instalas con ellas aquí.

El niño se viene con nosotros.

¿Aquí? Las dos niñas y tú.

Después de lo que ha ocurrido, te vendrá bien descansar

y Antía está más distraída en Madrid.

Pues...

La tata Rosa se encarga de todo.

Podéis salir a pasear, ir al cine, descansar.

No me he traído ropa.

Pero puedes usar la mía.

Yo tengo de todo, gabardinas,

camisas anchas que ahora me están estrechas y a ti te quedarán mejor.

Ahora te pruebas lo que quieras.

Toma, pásamela.

¡"Cuidao"! ¡Eh, eh! Una, dos.

Vamos, tía, venga.

"Las cosas sucedían sin mi participación,

premonizándose unas a otras".

Hola, buenos días. Hola.

Venimos a ver el piso que se alquila.

Sí, un segundito.

Síganme.

La cocina.

El papel es un poco agobiante. No, el papel mola.

Si nos aburrimos, se pinta.

Nos lo quedamos. Además, estamos muy cerca.

"Bea y tú encontrasteis un piso cerca de donde vivía ella.

Me hicisteis alquilarlo.

Para entonces, yo no podía con mi alma,

pero tú estabas fuerte como un roble.

Habías madurado de golpe.

Volviste a Redes con Ava para cerrar la casa y ponerla a la venta.

En Madrid, Bea cuidaba de mí.

No habría sobrevivido sin vosotras.

A tu vuelta, no hablamos mucho del viaje.

Tú no querías entristecerme

y yo no tenía fuerzas para preguntarte".

Venga, te vamos a poner de pie.

-Bea, ven aquí y ayúdame. -Voy.

Ponla aquí.

Ahí, no te resbales.

Venga, ponle la toalla.

Eh... cógeme esa toalla grande.

-¿Esta de aquí? -Sí, esa misma.

Ahí está, muy bien.

La otra.

Cuidado.

Frótale bien en la espalda.

Vas a entrar en calor.

No quiero que se me enfríe.

Ahora termina de secarte con el secador.

Hola, mamá.

Hola.

Si quieres que merendemos juntas, date prisa,

que he quedado después con Bea para estudiar.

¿Te gusta como está quedando?

Sí.

Creo que mañana me pondré con el salón.

No hace falta mamá, ya me he acostumbrado al empapelado,

y a Bea le encanta.

Bueno, Bea tiene una casa preciosa color vainilla,

y no tiene que vivir aquí.

¿Quieres que te prepare un sándwich?

Bueno, pero date prisita.

"Superé la depresión con tu ayuda

y encontré un trabajo que podía hacer en casa,

corregir pruebas de imprenta.

El resto del tiempo lo dedicaba a ti.

No necesitaba más.

Cuatro años más tarde, cuando Bea se fue a Estados Unidos,

tú elegiste un retiro espiritual en los Pirineos,

un retiro que duraría tres meses.

hasta que volvieras para entrar en la universidad.

Me horrorizaba separarme de ti.

pero habías salido muy poco en los últimos años.

Siempre pendiente de mí y de tus estudios.

No tenía derecho a negártelo.

Además.

(Timbre)

Ya eras mayor de edad".

¿Sí?

Sí, soy yo.

Ahora bajo.

Es el taxi, ya está abajo.

¿Te llevas la red? Sí.

Deja, mamá, ya puedo yo.

Bueno, cuídate mucho, y diviértete.

Cuídate tú también, mamá.

Y no te preocupes si llamo o te escribo poco.

¿Vas a estar incomunicada?

Mamá, que es un retiro. Lo importante es desconectar, ¿no?

¿Y si me pongo mala?

No me hagas chantaje, por favor.

Claro que no, tesoro.

Tengo trabajo, y además quiero ordenar mis apuntes.

A lo mejor les doy forma de libro.

Estaré entretenida.

Eso está muy bien.

Déjame acompañarte a la estación.

Recuerda que no te gustan las despedidas.

Bueno.

Adiós.

Hola. Hola.

Soy la madre de Antía Feijóo.

Quedé con ella en recogerla hoy.

Sígame.

¿Julieta Arcos? Sí.

Soy la madre de Antía. Yo soy Juana.

Qué lugar tan impresionante.

Le he pedido a Liliana que nos sirva un poco de té aquí fuera.

¿Sabe Antía que estoy aquí?

Sí. Estoy deseando verla.

Estos tres meses sin ella se me han hecho tan largos.

Claro.

Comprendo que tendrán sus razones,

pero la incomunicación este tiempo ha sido lo más duro.

¿Me va a hacer esperar mucho?

Julieta, la cuestión es que Antía no está.

¿No es esta la casa?

He seguido las indicaciones... Sí, la casa es esta.

Cuando Antía le escribió, pensaba que estaría aquí,

pero al final decidió irse.

Podía haberme avisado,

vengo conduciendo desde Madrid. Lo sé.

¿Y dónde se ha ido?

Espero que esté cerca.

No puedo decírselo.

¿Cómo?

Que no puedo decirle dónde está, lo siento.

¿Es que no lo sabe?

Usted es la responsable. Claro que lo sé,

pero Antía me pidió que no se lo dijera.

¿Insinúa que mi hija no quiere verme?

A ver, Julieta,

Antía ha elegido su propio camino y usted no forma parte de él.

Entiendo que para una madre debe de ser muy doloroso,

pero ella le ruega que lo acepte.

Creo que voy a llamar a la policía.

Haga lo que quiera.

Lo mejor es que empiece a aceptar la realidad.

Comprendo que no es fácil.

¿Qué le han hecho a mi hija estos tres meses?

La hemos ayudado, Julieta.

Su hija llegó en un estado de extrema necesidad.

¿Necesidad de qué?

A mi hija nunca le ha faltado nada.

Sin embargo se sentía sola, y muy desgraciada.

Su hija descubrió aquí que su vida carecía de una dimensión espiritual.

¿Qué quiere decir?

Entiendo que no se formó en un hogar basado en la fe.

La encontró aquí.

Que me lo diga ella misma.

¿Dónde está?

No puedo decírselo.

Lo importante es que Antía ahora está mejor que nunca y es muy feliz.

Si deja un momento de pensar en usted y piensa en su hija,

debería estar contenta.

No puede decirme esto.

No se desespere.

Tal vez decida ponerse en contacto con usted, pero dele tiempo.

"Denuncié tu desaparición a la policía.

Contraté a un detective privado.

Durante los primeros meses, no me dediqué a otra cosa

que a buscarte por todos los medios.

Lo único que descubrí fue lo poco que sabía de ti".

(Timbre)

¿Julieta Arcos? Sí, soy yo.

Le traigo una carta.

¿Me firma aquí, por favor?

Gracias.

Antía.

Hola papá. Hola, Julieta.

¿Has visto la foto que te he mandado?

Sí, la estoy viendo. ¿Ves qué guapo es tu hermano?

Sí.

Está muy guapo. ¿Cuándo vas a venir a conocerle?

Ahora no puedo, papá, ya te dije que estoy muy ocupada.

Lo siento, pero tengo que dejarte.

Te llamo yo, ¿eh?

No me castigues más, Julieta.

¿No tengo derecho a ser feliz tras la muerte de tu madre?

Prefiero no hablar de la muerte de mamá.

Recuerda que sigues siendo mi hija, y Antía mi nieta.

La última vez que la vi, todavía era una niña.

Dale muchos besos cuando la veas. Se los daré.

Besos para vosotros también.

"Durante los tres primeros años, compré una tarta en tu cumpleaños.

Me consolaba la idea de celebrar la llegada de una postal tuya

y al menos ver tu letra en la dirección.

No esperaba más,

pero era esperar demasiado.

Los tres primeros años, tirar una tarta al cubo de la basura

para celebrar tu cumpleaños se convirtió en una tradición".

Inocencio.

Dejo el piso, me voy fuera de España.

¿Y cuándo lo deja?

Cuanto antes, dentro de una semana.

Perdón.

Inocencio, siento el escándalo de anoche.

El inquilino de abajo se quejaba.

Ya no tendrá que soportarme.

Adiós.

"Busqué un barrio de Madrid que nunca hubieras pisado.

Quería vivir en un lugar donde no hubiera huellas tuyas,

que nada me recordara a ti".

Hola, cariño.

Hola.

No, no, no te levantes.

Sí. No, no, no.

Sí, sí me levanto.

¿Cómo estás, amor?

Bueno,

el último brote me ha dejado inmóvil toda la parte izquierda.

¿Tú qué tal en tu nueva casa?

Mejor.

Es como si viviera en otra ciudad.

Son preciosas.

Yo también te he traído un regalo.

Está ahí en la bolsa.

El hombre sentado.

Muchas gracias, Ava.

Antes de que te vayas, me gustaría contarte algo.

No explica nada, pero... No hace falta,

entre nosotras hace tiempo que está todo muy claro.

Es sobre Antía.

Cuando fuimos a recoger vuestra casa, a Redes, vino Marian.

Antía, mi niña.

Yo no pude evitar que viera a Antía y que hablara con ella.

Le contó todos los detalles sobre el último día de Xoan.

Vuestra discusión y que...

y que Xoan se echó a la mar

a pesar de que la mar estaba picada aquel día.

Pero si Marian no estaba allí.

Se había ido a su casa a las 23:00.

Por lo visto, Xoan la llamó para saber de qué habíais hablado.

Antía no me comentó nada,

ni me preguntó nunca nada.

A mí sí me preguntó.

Quería que le confirmara si habíais discutido por mi culpa,

si era cierto que la mar estaba picada.

Yo no tenía ni idea del estado de la mar.

El resto, le dije que eso no eran cosas para hablarlas con una niña.

Se puso hecha una fiera.

Me insultó, me dijo que era una puta.

Nos echaba la culpa a ti y a mí porque Xoan saliera a pescar.

No lo puedo entender.

Nunca me hizo el menor reproche.

No hablábamos mucho, es verdad,

pero las adolescentes son misteriosas,

y yo no quería agobiarla.

Dame.

El día que se fue de viaje, Antía me llamó.

Hola, Ava, ¿cómo estás?

Antía. Bueno, regular.

Hoy me han dado el diagnóstico, esclerosis múltiple,

pero no se lo digas a tu madre, ya la llamaré yo.

Ava, me gustaría hablar contigo,

pero no sé si es el momento.

Volvió a hacerme las mismas preguntas.

Solo había cambiado un detalle.

La culpa se extendía a las tres.

Ella se incluía también.

¿Y cuál era su culpa?

Haberse ausentado y haber sido feliz en el campamento.

Le dije que ninguna teníamos la culpa de lo que pasó

y que si fuéramos culpables, ya habíamos sufrido bastante castigo.

Entonces Antía me dijo

que cada una tiene lo que se merece.

"Te eduqué en la misma libertad que me educaron mis padres.

Cuando nos mudamos a Madrid y caí en aquella depresión,

no te dije nada,

pero me asfixiaba un tremendo sentimiento de culpa

por la muerte de tu padre y la del hombre del tren.

Siempre evité hablarte de ello.

Quería que crecieras libre de culpa,

pero tú la percibiste

y a pesar de mi silencio,

te la acabé contagiando como si fuera un virus".

Pidió que sedaran.

La realidad es... Fue duro.

Perdón, Lorenzo Gentile.

Nos vimos en el ascensor, en el hospital.

Hasta luego. Adiós.

Pensé para mí: "Qué mujer tan guapa

y tan abatida".

Seguramente debe haber venido a visitar a alguien muy grave.

No me imaginé que era nuestra querida Ava.

Por Ava. Por Ava.

Uy.

Ava me habló de ti.

¿Y qué te dijo?

Tengo una amiga que tienes que conocer.

"Ava me dejó en herencia a Lorenzo.

Nunca le hablé de ti.

No había una sola huella tuya en la casa.

No existías.

Empecé una nueva vida con él.

Los días se convirtieron en semanas y las semanas en meses y en años.

Había días que no pensaba en ti.

Cuando un exdrogadicto, por muchos años que lleve limpio,

recae una sola vez,

la recaída es fatal.

Me abstuve de ti durante años,

pero cometí el error de recaer en la esperanza de encontrarte,

o saber de ti.

Esa absurda esperanza ha devorado la débil base

sobre la que había construido mi nueva vida.

Ya no me queda nada.

Solo existes tú.

Tu ausencia llena mi vida por completo y la destruye".

Pasa, aquí, aquí.

Aquí, aquí.

No, aquí.

Pasa.

Uy.

¡Buena jugada!

No.

¡Toma, dale!

¿Julieta?

¡Julieta!

¡Julieta, soy yo, Bea!

¿Beatriz?

¿Eres tú de verdad?

Claro.

¿Estás bien, Julieta?

Vamos...

Con lo bien que estabas cuando te vi.

(LLORA) Esas dos niñas me han recordado a ti y a Antía.

Son mis sobrinas.

¿Qué te ha pasado?

(LLORA) La última vez estabas tan bien...

Cuando nos encontramos no te dije nada.

Pero no veo a Antía,

ni sé nada de ella desde hace 12 años.

¿12 años?

¿De verdad te la encontraste, como me dijiste?

Sí.

Sí me la encontré.

Y fue muy desagradable, eso no te lo dije.

¿Desagradable?

¿Por qué?

Antía no quería hablar conmigo.

Hizo lo posible por evitarme.

Decía que no me conocía,

que la había confundido con otra persona.

Pero yo sabía que era ella.

Al final no le quedó más remedio que hablar conmigo.

¿Y lo de los niños? ¿Es cierto?

Sí.

Tres. Cuando yo la vi iba con dos de ellos.

Pero ¿por qué no quería hablar contigo?

Eras su mejor amiga.

Éramos más que eso, Julieta.

Desde el campamento nos volvimos inseparables,

¿no te acuerdas?

Sí, claro.

Estabais siempre juntas. No podíamos vivir la una sin la otra.

Lástima que al final fuera un infierno.

¿Un infierno?

Ya veo que no sabes nada.

No.

No sé nada.

Me fui a estudiar diseño a Nueva York para huir de tu hija.

Entonces, un día la llamé,

y me dijo que se iba a un retiro a los Pirineos.

A mí me parecía bien con tal de que me dejara tranquila.

¿Y volvisteis a hablar? ¿Estuvisteis en contacto?

Bueno, me llamó una vez.

Pero ya era otra persona.

¿En qué sentido?

Me dijo que se avergonzaba de nuestra relación

y que no quería saber nada de mí.

Que ella era una nueva persona,

que por fin había encontrado su camino

y que yo ya no formaba parte de él.

Hablaba como una fanática, Julieta.

Me dio miedo.

¡Cuidado!

-¿Qué pasó? -¿Está bien?

Llama a una ambulancia.

Lorenzo.

¿Qué tal?

Tengo la boca seca.

Sí. A ver.

Qué casualidad que estuvieras allí

cuando el accidente.

Volví de Portugal hace cuatro días.

Fui a tu casa a ver si tenía suerte y te veía salir.

Pero me cambié de casa, Lorenzo.

Ya no vivo allí.

Ya lo sé.

¿Y cómo te has enterado?

Porque los primeros días te seguí para ver qué hacías.

¿Me seguiste?

Cualquiera menos distraída que tú se hubiera dado cuenta.

Y cuando comprendí que...

Me estaba convirtiendo en uno de esos

personajes obsesivos de Patricia Highsmith,

escondiéndome por las esquinas o...

Haciendo guardia alrededor de tu casa,

dejé de seguirte

y me fui a Portugal a escribir.

Volví hace unos días.

Perdona que me despidiera tan mal de ti, Lorenzo.

¿Los has leído?

No, no he tenido tiempo y tampoco me hubiera atrevido.

Léelos si quieres y, después, destrúyelos.

"Querida mamá:

no sé si vives en Madrid o si vives en la misma casa,

pero no tengo otra dirección donde escribirte.

Tengo tres hijos.

Xoan, el mayor de ellos,

con solo nueve años,

ha muerto ahogado en un río.

Y yo estoy loca de dolor.

En estos momentos,

los peores de toda mi vida,

pienso en ti.

Ahora entiendo lo que has debido sufrir

por mi desaparición.

No podía imaginármelo.

Nadie que no lo haya sufrido puede imaginárselo".

No pienso pedirle ninguna explicación.

Solo quiero acompañarla.

Pero no me invita a verla.

Después de 13 años no se atreve.

Pero te ha puesto el remite.

Si no te vas,

te voy a dar mi vida.

Si no te vas,

vas a saber quién soy.

Vas a tener

lo que muy pocas gentes.

Algo

muy tuyo,

mucho, mucho amor.

Ay,

cuánto diera yo

por verte una vez más,

amor de mi cariño.

Por Dios que si te vas

me vas a hacer llorar

como cuando era un niño.

Si tú te vas

se va a acabar

mi mundo.

El mundo donde solo

existes tú.

No te vayas,

no quiero que te vayas.

Porque si tú te vas,

en ese mismo instante

muero yo.

Somos Cine - Julieta

Una película de Almodóvar protagonizada por Emma Suárez y Adriana Ugarte, que interpretan al mismo personaje en tiempos distantes. Inspirada en tres relatos de la escritora Alice Munro, la historia de Julieta es la de una mujer que trata de explicarle a su hija por escrito todo lo que calló durante treinta años, cómo conoció a su padre y cómo eran el mundo cuando ella nació. Estrenada en Cannes y ganadora del Goya para Emma Suárez.

Campeones

Una lección de vida dirigida por Javier Fesser ganadora de tres Premios Goya y seleccionada para representar a España en la 91ª edición de los Óscars. Marcos es un entrenador de baloncesto que es condenado a entrenar a un grupo de chicos discapacitados intelectuales. Lo que comienza siendo un trabajo forzado, acaba ayudándole a salir de su crisis existencial.

Para todos los públicos La película de la semana - Campeones - ver ahora
Transcripción completa

# Lejana y de colores.

# Dentro de poco amanecerá.

# Seremos campeones. #

¡Eh!

¡Eh!

¿Qué pasa?

¡Que ya voy! ¿Qué pasa?

Es que estaba sin ticket, por eso le he puesto la sanción.

Hombre, no me joda, han sido cinco minutos.

No, han sido 42 y el máximo son 10, por eso le he puesto la sanción.

¿Le pagan para joder a los demás?

No, por controlar el aparcamiento.

Estaba usted sin ticket.

42 minutos.

Que sí, que sí, que ya me lo ha dicho.

Lo decía porque me parecía

que se había quedado usted con alguna duda.

¿Con alguna duda?

Ya veo que contratan a los más espabilaos

para este trabajo, ¿eh?

Yo me voy al mío, que llego muy tarde.

(MEGAFONÍA) "¡Triple!".

"Oh, là, là, Edwin Jackson!".

"Yes!".

(TODOS) ¡Estu, un, dos, tres!

(Palmas)

(PÚBLICO) ¡Oh!

-¡El rebote! -¡Oh!

-¡Pasa, pasa!

(TODOS) ¡Estu, un, dos, tres!

(Cánticos)

(Palmas)

(Pitido)

(Aplausos)

¡Ruido!

# "Happy birthday to you". #

"¡Marcó triple!".

¿Tampoco ha venido hoy? No ha venido, no.

¿No estará enferma?

Me importa tres cojones. Eh... Quita.

"Yes!".

¡Jordi!

¡Pita, coño!

(Silbato)

Te estás equivocando.

¡Buscamos el "extra pass"!

(PÚBLICO) ¡Uh!

Así no vamos a ganar.

-¡Vamos, largo!

(Pitido)

(ACENTO ARGENTINO) Jugamos una posición larga

y finalizamos en un dos por dos con bloqueo directo para Jackson.

Si está haciendo una mierda de partido.

Posesión larga

y si no anotamos, defendemos.

Toma.

Primero, este ataque.

Agotamos posesión.

Jugamos largo...

y finalizamos en "pick and roll" para Jackson.

¿Está claro?

Bien, si no anotamos, defendemos.

Y cambiamos en cada bloqueo.

A ver, Fernández.

¿Cómo vamos a defender? Tendremos que hacer falta.

¿O ahora vamos a ser los únicos gilipollas

que defendamos esta situación?

Sabané, Wilson y Grimau,

para Jackson.

Está claro, ¿no?

Defendemos.

(Pitido)

¡Defendemos!

¡Vamos, vamos, vamos, vamos!

-¡Un, dos, tres! (TODOS) ¡Estu!

No escucha.

No escucha, se cree Dios.

Nos vamos a cubrir de mierda, ya verás.

Vete al vestuario ¿Cómo?

Que te vayas al vestuario.

¿Qué eres, el árbitro tú ahora o qué?

No, soy el primer entrenador y tú, mi segundo,

así que te guste o no, soy el que manda en este equipo.

Este equipo te importa una mierda. Sal de la cancha.

No tienes ni puta idea. ¡Que salgas!

¿Qué haces, coño? -¡Marco!

(TODOS) ¡Eh!

(Crescendo musical)

Ya está, ya está.

(Gritos y silbidos)

(Continúa música)

(Abucheos)

(PÚBLICO) ¡Fuera, fuera, fuera!

¡Fuera, fuera!

(Continúa música)

(Decrescendo musical)

"El baloncesto profesional nos ha dejado una imagen lamentable".

"En el encuentro de la Liga Endesa que el Movistar Estudiantes

y Tenerife Iberostar han disputado esta tarde,

el emblemático entrenador del equipo madrileño,

Francisco Carrascosa,

ha sido violentamente empujado por Marco Monte...,

Montes. ...el segundo entrenador".

Me llamo Marco Montes, cojones.

"Y esta es la sala Apolo de Barcelona,

que esta noche está ha sido testigo de un único concierto de Mermelada,

la mítica banda de "rhythm-and-blues" de los 80,

ha reunido a sus integrantes". Otro.

# Coge el tren. - # Coge el tren.

- # Coge el tren. - # Coge el tren.

- # Coge el tren de las 3:10.

# ¡Contaminación!

# Esto es un follón.

# Coge las maletas. #

¡Coño!

# Coge el tren. - # Coge el tren.

- # Coge el tren. #

¡Mierda! ¡Mierda! ¡Mierda!

(Sirena)

# ¡Sopla! #

¡Mierda!

(Para la música)

Pero bueno...

¡Ahí va, ahí va, ahí va!

Pero ¿cómo os paráis ahí?

¿No habíais visto que venía?

¡Oh!

Marco Montes.

(Puerta)

Fuera.

Ya era hora, llego tarde al trabajo.

Ya lo creo que va a llegar tarde, tiene el juicio ahora.

¿No se pone los zapatos?

No... ¿Qué juicio?

¿De qué juicio me habla? Vamos a tener un juicio rápido.

Si no lo estropea más, puede que tengamos suerte.

Yo me pondría la corbata. ¿Que tengamos suerte?

¿Usted quién es? Su abogado,

también estoy encantado de conocerle.

¿No entra? No.

No, no, yo prefiero subir caminando si no le importa.

Eh... ¡Señor Monte!

-Conducir con una tasa de alcohol que triplica lo permitido,

daños a un vehículo policial,

lesiones pendientes de determinar,

resistencia a la autoridad... No, no, no.

Yo no me resistí a nadie.

Le pedí a un agente su número de placa, nada más.

Cállese, por favor. Estoy diciendo la verdad.

¿Quiere que añada desacato a la lista?

Yo la veo ya cargadita. -No, nada que añadir.

Perdone, abogado, me está preguntando a mí.

Más repetidos insultos a los dos agentes referidos.

Aparte de pagar los daños

y de la retirada del permiso de conducir dos años...

¿Cómo, cómo, cómo?

-Está muy bien, podría ser más. Pero ¿cómo que más de dos años?

¿Cómo que más de dos años? Vamos a ver,

a mí me parece un poquito desmesurada la condena

por conducir con dos copitas.

La condena viene ahora, señor Monte.

Montes. Montes.

Se enfrenta a una pena de prisión no inferior a los 18 meses.

Pena que podrá ser conmutada por la realización de trabajos

en beneficio de la comunidad en un destino

y por un periodo que le serán comunicados

en los próximos días en este tribunal.

Se levanta la sesión.

Le dije que íbamos a tener suerte. Pero ¿cómo que suerte?

¿Cuándo voy a hacer ese trabajo si ya tengo el mío?

Lo siento mucho, no me dejas otra opción.

A ver, presidente.

Eh... Lo que pasó el otro día

no fue para sentirse orgulloso, pero...

todo lo hago por el bien del equipo.

¿Lanzaste al primer entrenador al banquillo por el equipo?

No lo lancé, fue él quien perdió el equilibrio.

Díselo, Paco.

Paco, por favor, díselo.

Llevo tiempo avisándote. ¿De qué?

Eres el mejor segundo que he tenido. ¿Entonces qué cojones hacemos?

No sé cuáles son tus problemas,

pero no le convienes al equipo.

Paco, no me jodas.

No, eso ya lo estás haciendo tú solito.

Me voy abajo.

-La decisión está tomada.

Ya no perteneces a este club.

Asociación Los Amigos.

Va a trabajar usted con personas con discapacidad intelectual.

¿Qué coño es eso? Cuide su lenguaje, señor Montes.

Bueno, perdone, señora jueza, pero...

Su señoría.

Perdone usted, su señoría, es que no entiendo a qué se refiere.

¿Está hablando usted de... subnormales?

-Le ha pedido que cuide su lenguaje. Ahora no he dicho "coño".

No, lo que ha dicho es peor.

Es ofensivo. ¿Lo de subnormal?

Pero si hace años existía lo del día del subnormal.

Que salían los mongólicos a la calle a pedir dinero con una hucha.

He dado dinero a los mongólicos, a los subnormales.

Así pues, deberá ponerse a disposición de dicha asociación

durante los próximos 90 días. ¿90 días?

Pero eso son 3 meses.

Enhorabuena, señor Montes. ¿Enhorabuena por qué?

Porque veo que sabe dividir.

¿Discapacitados intelectuales?

¿Y eso qué son, escritores en silla de ruedas?

No, mamá.

A ver, eso serían intelectuales discapacitados,

yo voy a trabajar con discapacitados intelectuales.

Ahora te vas a juntar con subnormales.

Walter, una copa de vino por favor. -Sí, señora Amparo.

Se les llama discapacitados intelectuales

porque lo de subnormal es ofensivo.

Toda la vida se ha celebrado el día del subnormal

y nunca ha pasado nada.

Como el día del cáncer o del sida. Sí.

Pues ahora no se puede decir eso.

No, no, no, Walter, al niño no le pongas.

¿Y eso por qué?

No sé, es como lo de los gais. ¿Y qué pasa con los gais?

Pues que ahora se les llama gais. ¿Y cómo se les llamaba antes?

¿Antes? Maricones.

Hala.

Pero ¿a ti quién te ha enseñado a hablar así en esta casa, eh?

Porque yo desde luego no.

(Móvil vibrando)

(Móvil vibrando)

¿Por qué no lo coges? Si es Sonia.

Porque no, mamá.

Pues déjame que lo coja yo.

A lo mejor es de la tienda y es urgente.

Mamá, ¿qué va a ser de la tienda? No quiero hablar con ella y ya está.

(Móvil vibrando)

Marquito, mira que le fastidias la vida a todo el mundo.

¿Que fastidio a todo el mundo?

No sabes lo mal que lo estoy pasando.

Lo que yo daría por que se arreglara lo vuestro.

Mamá...,

no te preocupes por mí. No, si es por mí,

para que te marches a tu casa, que aquí invades mi espacio.

Tanta prisa con este pedido y luego no pasan a recogerlo.

Luego dicen que la Policía acude cuando les llamas,

pues aquí llevan los uniformes 15 días.

Con las prisas no se va a ningún lado, hombre.

Se me pone el cuerpo a mí "rehiloso" de tanta prisa que le meten a uno,

hay que estar calmado.

Vamos a ver, ¿dónde lo pongo yo esto ahora?

Esto lo coloco aquí, pero ya le digo que...

-Alfonso. -...no me van a coger igual.

Que no, que no.

No y es que no.

-Nos está esperando papá.

¡Vamos, hijo!

¡Venga, vamos!

(Música suave)

¡Bueno, bueno, bueno, bueno!

Qué honor que un profesional como tú esté interesado

en trabajar con un equipo como el nuestro.

Interesado no sería la palabra.

Ni equipo tampoco.

Tenemos la sección de fútbol sala con la que hemos jugado campeonatos.

Ya veo. Impresionante.

Y nos gustaría aprovechar que vas a estar con nosotros

para que seas entrenador.

Ya, verá...

Es que no tengo ni idea de fútbol sala, sé de baloncesto.

Es que es eso lo que necesitamos, un entrenador de baloncesto.

¿Tienen sección de baloncesto? Sí, sí.

Pero nos hemos quedado sin entrenador.

¿Y cuántos días tengo que entrenar a la semana?

Bueno, eso depende de ti.

Ah, perfecto.

Pues con... un día está bien.

¿Un día solo? Un día es perfecto, sí.

Una horita, para no sobrecargarlos demasiado.

Bueno, lo que pasa es que estar aquí beneficia a los chicos, ¿sabes?

Para ellos, el deporte... es secundario.

Una manera de normalizar la situación.

Y cuanto más tiempo están aquí entrenando, más socializan,

más felices son.

Bueno, usted no se preocupe

que en esa horita van a socializar a tope.

¿Y todos estos trofeos son de fútbol sala?

No, no, son de ping-pong. Ah.

Y también alguno de bailes de salón.

El sobrino de Vicky ha ganado varios.

Vicky. Vicky.

Victoria, tu amiga.

¿Mi amiga Victoria?

Bueno, bueno, ya nos dijo que cuando te enteraste

de que necesitábamos un entrenador de baloncesto,

te ofreciste a ayudarnos.

¿Vicky, Victoria? No caigo.

Sí, hombre, Victoria.

La jueza.

Ah. Ah, sí, claro, Victoria.

Su sobrino lleva más de 10 años con nosotros.

Ah, que su sobrino está aquí. Sí, sí.

¿Y qué le pasa? Paquito tiene síndrome de Down.

¡No!

Tiene dificultad para expresarse, pero lo entiende todo.

Qué máquina.

Está emocionado con lo del nuevo entrenador.

Como todos.

¿Y este es el pabellón?

No es nuestro, es del Ayuntamiento.

Qué lujazo.

Además de cedernos el local, nos da 1000 euros.

Hemos tenido mucha suerte.

Ya te digo, 1000 euros al mes. ¿Qué al mes? ¡Al año!

¿Cuándo les digo a los chicos que empezamos?

El lunes.

El lunes estaría bien, así tienen tiempo durante la semana para...

¿Para?

¿Eh? ¿Para qué?

Bueno, para sus cosas.

(Móvil, tono de pasodoble)

Es Victoria.

Sí, Vicky.

¿Qué tal?

Sí, sí, está aquí conmigo.

Muy majo, muy majo el chico, sí.

Empiezan a entrenar el lunes.

Sí, solo el lunes.

Sí, y una hora, una hora solo.

Dice que es mejor.

Sí, espera que ahora mismo te paso. No, no.

Un momentito que no sé qué me hace con las manos.

Es Victoria.

Gracias.

Eh... ¿Sí, dígame?

¡Señoría!

Una broma que tenemos.

Sí, dígame, perdón.

No, se lo estaba diciendo aquí precisamente...

Claro, claro, claro, no, si es muy poco.

Muy poco, es...

Es poquísimo.

Sí, pero es que...

Eh... Ya, ya, ya, ya.

Bueno, pues...

Claro, sin problema, ¿eh?

Venga.

Adiós.

Sí, se lo paso.

¿Sí, Vicky?

¿Sí?

¡Ah!

¡Qué bien!

¡Qué bien, qué bien, qué bien! ¡Qué bien!

Bueno, un beso, Vicky.

Hasta pronto, guapísima.

Adiós, adiós.

Qué bueno, ¿no? Sí, sí.

Al final van a ser martes y jueves y dos horas cada día, sí, sí.

Qué bien. Qué contentos se van a poner.

No sabes la alegría que les vas a dar.

Es mejor así.

Claro, y luego, los sábados partido para que no te aburras.

También, también, también. Me ha comentado Vicky, muy bien.

Marco.

Estate tranquilo, nadie sabrá que estás aquí por una condena.

Bueno, y los chicos... te van a encantar.

Bueno, eh...

Mi nombre es Marco Montes.

y voy a ser vuestro entrenador durante los próximos tres meses.

Vamos a comenzar por algo muy sencillo.

Os colocáis en parejas, hacemos dos calles,

comenzamos con un trenzado de pases, fintas y tiros al aro.

Luego cambiamos de posición.

¿Lo habéis entendido?

Fantástico. Bueno, a ver cómo os movéis.

¡Perdón!

Bueno, elegid cada uno una pareja.

Yo tengo novia.

Es mentira, no tiene. -Sí tengo novia, tengo dos.

-No tienes dos, es la misma que se cambia el pelo.

Que no, que son dos. -No, que es la misma.

Bueno, que cada uno elija una pareja y ya está.

Es que yo tengo novia. -Si es puta.

¡Eh, eh! ¡Eh!

Es puta. -Bueno, es puta, pero es mi novia.

¿O las putas no pueden tener novio?

-Sí pueden, pero si la pago yo, es mi novia.

Bueno, pues págaselo.

Sí, hombre, voy a darle dinero a tu novia.

Yo juego de alero.

-Yo de...

(TARTAMUDEA) Yo de... Yo de pívot porque me aclaro más.

Bueno, muy bien.

Eh... Vamos a ir por partes, ¿vale?

Vosotros, los de las novias, venid aquí.

Coged una pelota.

No, solo una.

Madre mía.

El de rojo, coge una pelota.

¡Voy! ¡No, no! Tú no.

Estoy hablando con ellos, vosotros esperad ahí.

Coge una pelota.

¿Qué pasa? Que le ha dado una ausencia.

Se ha quedado ausente.

¿Cómo que ausente? Se ha quedado empanado.

Hay que esperar.

¿Hay que esperar a qué? A que vuelva.

¿De dónde? Del "empanamiento".

Mira, ya está.

Bueno, eh...

A ver, coged una pelota.

Avanzáis hacia canasta, pasándoos...

¿Adónde vas?

¿Adónde vas? ¿No has dicho que coja la pelota?

No, se lo he dicho...

(PITA)

¿Cómo te llamas? Jesús Lago Solís.

Muy bien.

Pero todos mis amigos me llaman Jesús, que es más corto.

Vale, Jesús, vas a... Jesús Lago Solís.

Que sí, ya lo he entendido, Jesús. ¿Tú cómo te llamas?

Yo me llamo Marco, Jesús.

Ah, como yo. Jesús.

No, Marco a secas.

Yo en realidad me llamo Jesús Lago Solís.

Vale, muy bien, pues yo me llamo Marco.

¿No has dicho que te llamabas Jesús?

No, te lo he dicho a ti. Te he llamado Jesús.

Si yo me llamo Jesús Lago Solís. Pues yo me llamo Marco, ¿vale?

Lo que vamos a hacer... Yo me llamo Sergio.

Vale, pues muy bien. Jesús y Sergio.

Vais a formar una pareja... Yo ya tengo.

Ya sé que tienes novia,

pero olvídate de ella un ratito. ¿Cómo me voy a olvidar?

Eso no está bien.

Ya jugarás luego con ella.

Yo con ella no juego, nosotros follamos.

¿Qué te dije? ¿Es puta o no es puta?

-Vamos a su casa, nos tomamos unos cubatas y hacemos de todo.

Vale.

Muy bien, eh...

Pues Jesús y Sergio. Costa, Costa. Sergio Costa.

Un poco fresca sí es. Di la verdad.

Jesús y Sergio Costa. Es Zorrilla.

Oye, olvídate de tu novia ya. Que no, que es mi apellido.

Sergio Costa Zorrilla.

Bueno, pues perdona. Perdóname.

Eh...

Jesús y... -Jesús Lago Solís.

Jesús Lago Solís y Sergio Costa Zorrilla,

vais a formar una pareja... Mira este.

¿Y esos zapatos?

-Van a juego con el protector.

Pues el próximo día traes zapatillas

y el protector tampoco te hace falta para entrenar.

Bueno, a ver...

¡Estoy emocionado, entrenador!

¡Dame un abrazo! ¡Ah!

Usted es una buena persona y lo estás haciendo muy bien.

Sí, pero yo le veo muy bajito para el baloncesto.

Es bajito.

No es bajito, lo que pasa es que aún no ha dado...

el estirón.

O sea, enano.

Lo veo imposible.

Antes de que te des cuenta, habrás rellenado todos.

No, si digo convertir a esta gente en un equipo.

Eso no es imposible. Es difícil, pero no imposible.

Pero si no saben ni pasarse la pelota.

Eres el entrenador, que aprendan. Ese es tu trabajo.

No, mi trabajo es entrenar a jugadores normales.

Estos ni son jugadores ni son normales.

¿Y quién es normal, Marco?

¿Tú y yo somos normales?

No sé...

Tampoco es necesario que los conviertas en los Lakers.

Ni siquiera que jueguen bien.

Solo que ellos se consideren un equipo.

Los entrenadores siempre estáis de paso,

pero para ellos, esto es su vida. Tampoco será para tanto.

El último nos dejó el mes pasado.

Justo cuando nos habíamos inscrito en la liga.

Vaya, a lo mejor la teníais ganada. O no.

Pero ellos estaban muy ilusionados.

¿Te imaginas cómo se quedaron cuando les dije

que no podíamos competir porque no teníamos entrenador?

Eh... No te prometo nada.

No te pido ninguna garantía.

Solo que no tires la toalla.

Ellos no la van a tirar.

Pero ¿cómo voy a enseñarles a encestar una canasta

si no saben ni correr?

Bueno, pues empieza por ahí.

Oye, ¿qué te iba a decir yo? Con tu mujer entonces, ¿qué pasa?

Hace días que no hablamos. (ASIENTE)

Mejor, no quiero que sepa lo que ha pasado.

Pero ¿os habéis separado o qué?

Eh...

Joder, qué pena, con lo buena que está.

¿Qué te ha puesto? Los cuernos, claro.

¿Qué coño dices tú de cuernos?

¿Se los has puesto tú entonces? Joder, ya te...

Que no, que no, no va de eso.

¿Entonces qué problema tenéis?

Que ella quiere unas cosas, yo quiero otras...

A lo mejor se merece un hombre mejor que yo.

Ya, es que está muy, pero que muy buena.

Oye, eh...

Perdóname, pero estás hablando de mi mujer.

Que lo digo para animarte, Montes, y te digo más, aprovecha.

¿Que aproveche qué? A desmadrarte.

Si mi cuñado también tuvo un juicio rápido

y lo mandaron al barco de Greenpeace con unas voluntarias noruegas

que te enseña las fotos y no te lo crees.

"Me seguís a mí".

En línea recta y sin desviaros.

¿De acuerdo?

Vamos a comenzar despacio y luego iremos apretando.

¿Apretando el qué?

Pues que luego iremos más deprisa. Ahora, siguiendo la línea.

¿Derechos?

Mejor yo...

(ININTELIGIBLE)

(ININTELIGIBLE)

¿Perdón?

(TARTAMUDEA) Lo que Paquito se refiere es...

que si seguimos en línea recta

o cambiamos de sentido.

(TARTAMUDEA) Me refiero al sentido de la izquierda que...

Que sí, que ya está. Venga, vamos.

(PITA)

Cogemos aire por la nariz, profundo, llegando a los pulmones...

y echamos ese aire despacito por la boca.

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¿Y tus compañeros? Se están duchando.

Ayer vieron cómo me duchaba

y ahora ellos...

(ININTELIGIBLE)

Un poquito...

y así. Voy para allá.

(ININTELIGIBLE)

¿Sabe?

Tú eres el sobrino de la jueza, ¿verdad?

Sobrino, sí.

Señora jueza, ¿podemos hablar...? No tengo tiempo, señor Montes.

Yo no puedo seguir entrenando a esas personas.

¿Prefiere la cárcel? No, no, no.

Lo pongo en marcha. No, claro que no.

¿No podría pagar una multa? Lo que quiera.

Ya le puse una cantidad, 90 días.

¡Señoría!

Señoría, perdone, ¿y no hay otra cosa que yo pueda hacer?

Claro que hay otras, pero esta es la que debe hacer.

Si me permite, tengo mucho trabajo.

Vaya casualidad que me haya destinado usted

a la asociación donde está su sobrino, ¿no?

Que digo yo que será una coincidencia

y no estará usted intentando aprovecharse de esta situación.

¿No?

Pues sí, es una coincidencia

porque yo no soy quien elige los destinos.

Ya.

Le habría enviado al hospital de tetrapléjicos.

Hay mucha gente en silla de ruedas

por culpa de personas que cogen el coche con dos copitas.

(CARRASPEA)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

¿Sí, hola?

"¡Marco!".

¿Qué pasa?

"Marco, no sabes qué alegría. ¡Que nos han cogido!".

¿De qué hablas, Julio? "En el Campeonato Nacional

y como tenemos entrenador

y encima siendo tú,

pues que nos han dejado inscribirnos".

"¡Que nos hemos inscrito!".

Julio, son las... 6:30 de la mañana.

¿Tú crees que son horas de dar esta noticia?

"Perdóname que no te haya llamado antes,

pero es que pensaba que estabas durmiendo".

"¡El Campeonato Nacional, Marco!".

"¡El nacional! Qué alegría, ¿no?".

Una alegría tremenda, Julio.

Tremenda.

"¿Marco?".

Y una cosa le voy a decir, yo el puente me lo pienso coger.

Se ponga como se ponga quien se ponga

y si luego yo, con el puente, que son mis días libres,

me quiero ir al pueblo, pues me voy al pueblo.

Si me quiero quedar, pues me quedo

porque a lo mejor se me antoja quedarme,

pues ya veré yo lo que hago con esos días.

-Huy, perdón.

¡Sonia!

¡Qué sorpresa! ¿Cómo estás?

Bien. ¡Joder!

Cuando Marco me ha contado lo vuestro,

me he quedado de piedra.

Es que no caigo en quién eres.

Iván.

Iván Bajero. ¡Ah!

Compañero de Marco, nos hemos visto mil veces.

¡Del Estu! ¡Ah! ¿Qué tal?

Bien, muy bien.

Claro, es que así, sin chándal, no te reconocía.

Bueno, no pasa nada. Aunque bueno, ya excompañeros, como vosotros.

¿Ya no estás en el club?

Sí, el que ya no está es Marco.

¿No te lo había dicho?

Pues ya hace unos cuantos días.

Claro, si ya me había dicho que no os estabais viendo.

No te ha dicho tampoco lo de los subnormales.

¿Cómo?

Sí, la condena que le metieron por conducir...

¡Joder! Y que le quitaron también el carné.

Eso sí te lo habrá dicho, ¿no? Siento el disgusto,

pero él está bien, ¿eh?

Si yo te puedo ayudar en algo...

¡Eh! ¿Quieres que quedemos tú y yo un día a tomar una copa

y así te desahogas?

¿Tú sabes dónde está Marco ahora? Ni idea.

Pero ¿tú le ves, Julián?

Iván. ¡Ay!

Iván. Mira, te dejo mi tarjeta.

Habíamos quedado el sábado que viene.

¿Dónde? En el Kiss.

Vale, pues no le digas que voy a ir. No, no.

(Mensaje de móvil)

(Música melancólica)

¡Ah!

Bueno, pues al parecer, vais a competir en un campeonato

y competir significa ganar

y a mí me gusta ganar, me gusta ganar siempre,

así que para ganar os voy a exigir que me lo deis todo en la cancha.

Yo mi Play no te puedo dar, porque no he terminado el FIFA.

¿Qué Play? La PlayStation.

La PlayStation te la puedes quedar. Vale.

El resto, ¿lo ha entendido? A medias.

Suficiente.

¡Vamos a lo táctico!

Empezaremos por donde lo dejamos el otro día.

En parejas, dos calles y tiros al aro.

Chicos, venga, en parejas.

A ver, eh... Juanma y..., y Benito, ¿no?

¿Y nosotros qué?

Primero vamos a ver lo que hacen Juanma y Benito

y luego lo hacemos todos.

¿Qué hacéis? Estiramientos.

Yo estoy calentando.

¿Hacemos lo mismo que ellos?

No, no, esperad.

Ya hemos calentado, primero vamos a hacer lo que hicimos el otro día.

¡Juanma!

Ven aquí.

No, pero coge la pelota, hombre.

La botas dos veces avanzando hacia canasta, se la pasas a Benito,

él hace lo mismo... ¡Entrenador!

No, no me abraces, nos abrazamos luego.

Ponte a jugar. Vale.

¡Huy!

¿Era eso?

La idea no era esa, pero está bien. Joder.

Que cada uno coja una pelota y vaya practicando.

Tú conmigo, Manuel.

(PITA)

¿Tú qué haces?

Tirar a canasta.

¿Cómo vas a meterla desde ahí? ¿Que no?

¡Ay!

-¡Joe, qué puntería, macho!

Mira, Román...,

aquí el único que parece saber jugar un poquito a esto eres tú

y se nota que eres el más listo con diferencia.

Aunque eso tampoco es tan difícil.

Lo que está claro es

que con este equipo, no vamos a ganar un puto partido

así que a mí al menos me gustaría no hacer el ridículo,

por eso necesito que juegues con nosotros.

Entrenador, tengo un problema.

Bienvenido a mi mundo, Marín.

Ah, muchas gracias.

¿Qué te pasa, a ti?

¿A mí?

Ah, que tengo una discapacidad del 39 % por problemas en el parto.

¿Y?

¿No puedes jugar? Sí, sí que puedo.

¿Entonces?

Ah, es que como me ha preguntado que qué me pasa...

No, no, no. Tú me has dicho que te pasaba algo

y entonces sí, te he preguntado.

Sí, es que ayer fui al médico de la espalda

y me dijo que tengo una pequeña desviación de la columna.

¿Y no vas a poder jugar? Sí, sí que puedo.

Es muy poco.

De hecho, el médico me recomendó que jugara.

¿Entonces?

Es que tendré que ir al fisio, me harán masajes y es unos días.

Y te coincide con los entrenamientos.

No, es por las mañanas.

Entonces, ¿cuál es el problema?

¿Entonces qué?

¿Que cuál es el problema, Marín, cuál es el problema?

Es que estas zapatillas son nuevas

y me duelen mucho los pies.

Prueba a cambiarlas.

Es que no tengo el ticket.

No, no, que te las cambies de pie.

Es que de pie no puedo.

Siéntate. Hazlo sentado, haz el favor.

Vale. (SUSPIRA)

¡Anda, coño!

Mucho mejor.

¿Ves?

¡Muchísimo mejor!

Si es que soy un poco disléxico.

Lo digo para que usted no crea que soy tonto.

No, yo no he dicho eso.

Ya sé que usted me dijo que era listo

cuando le puse la multa,

pero es que algunos me llaman tonto y eso es porque no me conocen.

-Marquito.

(OLFATEA)

¿Qué haces? ¿Qué haces? Ver si has estado bebiendo.

Mamá, demasiados problemas tengo para que vengas...

¿Has ganado ya algún partido? Todavía no hemos jugado ninguno.

Pues ya ganaréis.

¿Tú crees que me importa algo? Pues debería, es tu equipo.

¿Te acuerdas de aquel entrenador que decía

que no podías ser jugador profesional porque no dabas la estatura?

No tenía ni idea.

Pues sí, sí tenía idea. Tenía toda la idea.

¡Ni idea, tenía! ¡Ni idea! Me acuerdo perfectamente de él.

Fui a verle y le di un bofetón.

¿Que tú hiciste qué?

Con razón me echaron del equipo. Que no, que no, que no fue por eso.

Fue por lo otro, porque eras bajito

y porque no supo ver todas tus virtudes.

¿Cómo lo sabes si nunca viniste a verme?

Nunca fuiste a un partido. El mundo está lleno de gente bajita

que consigue grandes metas sin que su madre vaya a verles.

Ah, ¿sí? ¿Como quién? Julio César por ejemplo.

¿Julio César era bajito?

No lo sabemos.

¿Y de los que sabemos?

Mira, Marco, duerme la mona

y no me vomites en las sábanas, quité la funda de cuando te meabas.

Mamá, si sigues animándome así, me voy a ir a dormir a un hotel.

Hijo, no me digas esas cosas...

que sabes que me ilusiono.

(Puerta cerrándose)

Esas piernas flexionadas, el culo hacia fuera.

Muy bien, Fabián, perfecto.

Marín, he dicho con la derecha.

Es que tengo una tendinitis.

Vale, pues tú con la izquierda.

Por eso lo digo.

Avanzad. Muy bien, Benito, muy bien.

Cambiándola de mano a medida que avanzamos

para luego ir practicando con los pases, ¿de acuerdo?

¿Y... y eso cómo es?

Bueno, pues tú me la tiras a mí y yo te la tiro a ti.

Fácil, ¿no? ¡Eh!

¡Oh!

¿Por qué me tiras la pelota?

¡Entrenador!

Ya, ya. Para tu sitio, venga.

Quizás le ha roto la nariz. No creo, Marín, que me la haya roto.

Yo me la he roto tres veces y tengo sinusitis.

Vaya por Dios.

Y asma.

¿Hay algo que no tengas?

Fibromialgia no me han detectado,

pero a veces me duele la cabeza y veo luces.

-Es que es un hipocondriaco.

-Eso me lo han recetado también. Hipocondriaco.

¿Alguien ha visto a Román?

No.

Ha dejado el equipo.

¿Que ha dejado el equipo? ¡Si es el único que sabe jugar!

Bueno, jugar jugar, juegan todos.

Hale, hasta el jueves.

Pero ¿qué van a saber jugar todos?

Si no saben botar la pelota sin hacer pasos, dobles

o cosas que te aseguro que son ilegales.

Ese chico, por ejemplo, tiene una falta de coordinación absoluta.

No es capaz de avanzar cuatro pasos seguidos con la pelota controlada.

¡Coño!

Pero ¿qué hace ese descerebrado?

Es que se puede matar o puede matar a alguien.

Benito nunca ha tenido un accidente. ¿Y tú?

¿Yo?

Bueno ya, pero es que este señor, Julio...

Este señor ahí donde le ves

(Despertador)

"se organiza la vida él solo".

"No tiene familia".

"Se levanta todos los días a las 4:00 de la mañana

para ir a trabajar a la cocina de un restaurante".

"Fabián no es tan independiente".

"Vive en una casa tutelada con otros tres compañeros".

"Por las mañanas va a un taller de jardinería

donde le ha dado por hablarle a las plantas,

pero no creas que les dice cosas cariñosas, no, no, las regaña".

A ver si estamos calladitas, que al final la tenemos

y tú cállate, que eres la peor.

¡Mira cómo la echo!

Tú lo sabes, ¿no?

Jesús trabaja en un centro ocupacional

"donde desarma motores

y los vuelve a armar una y otra vez".

"Es tan buen mecánico, que tiene aprendices

que van al centro solo para verle trabajar".

"Él les llama sus 'followers'".

También le gusta mucho la música.

Tiene un grupo con el que ensaya todos los domingos.

# ¡Hay que esperar! ¡Hay que esperar!

# ¡Hay que esperar!

# ¡Hay que esperar! #

"Cada uno tiene su historia".

"Alguno se quedó anclado en la infancia".

"Alguno maduró mal en el vientre de su madre".

"Alguno sufrió al nacer".

Perdone. -¿Sí?

Que este tinte se sale.

-Mira, Sergio, como no te puedo pagar las horas extras,

quédatelo... y has salido ganando, hijo.

Ah, vale.

Por eso se pinta el pelo de colores.

Hasta luego. ¡Ey! ¿Qué tal?

¡Eh! ¡Bonito!

¡Bonito! Es una perra.

¡Ah! ¡Bonita!

Juanma trabaja en un centro

"de acogida de animales, le encantan".

"A cambio puede vivir allí".

Por eso huele como huele. No, no.

Es que de pequeño estuvo a punto de ahogarse

y le ha cogido tanto miedo al agua que ni se lava.

Yo le cogía y le metía en la ducha directamente, porque anda que...

No, eso no funciona así.

Tiene que meterse él solito.

Su problema es el miedo, no el olor.

Buenas tardes, Julio. Buenas tardes.

Buenas tardes, entrenador,

y muchísimas gracias por todo.

A ti, a ti, Marín, siempre.

Pero ¡bueno!

Esto es muy preocupante.

El Vueling de las 19:45 Madrid-Roma va con retraso.

Yo ya no sé. Esto es un caos aéreo.

Esto a ti también te parece normal. Bueno, hay quien se tira

días y días detrás de un matorral observando pájaros

y en vez de locos, les llaman ornitólogos.

Todo es muy relativo.

Oye, Julio, ¿y Román?

Román... Lo de Román es otra cosa.

Pídeme lo que quieras, pero la caravana no te la dejo.

No te pienso dejar la caravana.

Se ha molestado, pero es que está impoluta,

es que duerme en garaje.

Le echo yo gasolina 98, que es un poquinino más cara,

pero le viene muy bien al motor.

No, no le dejo yo la caravana a nadie.

¿Por qué no se la dejas a tu hermana?

Pero ¿cómo le voy a dejar la caravana?

Me rasca las marchas, me changa el motor...

La caravana la tengo como de colección.

Si es un trozo de hierro con cuatro ruedas.

Eso es como si le digo a usted que es un trozo de carne con patas.

Aun siendo verdad, seguro que le molestaría.

¿Y a mí me la dejarías, Antonio?

Se la dejaría porque sé que no me la va a pedir.

"A ver, chicos".

Escuchadme un segundo.

El sábado jugamos nuestro primer partido oficial

y lo hacemos en casa.

¿En casa de quién? -En la mía no, que no cabemos.

Es muy pequeña.

No hombre, no, lo hacemos aquí, en nuestro pabellón.

Así que el sábado antes del partido, diré el equipo titular,

pero vais a jugar todos.

Pero solo pueden jugar cinco, entrenador.

Ya lo sé, iremos cambiando durante el partido.

Saldrá uno que esté jugando por otro que no.

¿Y los otros?

¿Cómo que los otros?

Si sale uno y entra otro, solo jugarán seis.

No, eh... Jugaréis todos.

-Pero ¡si solo pueden jugar cinco!

¡Ay! Bueno, el sábado lo veremos, ¿vale?

Yo no sé si podré jugar de todas maneras, entrenador.

¿Por qué no?

Por un dolor repentino en el cuello. Creo que tengo contracciones.

Tranquilo que de aquí al sábado no las tendrás.

Ya, pero ¿y si las tengo?

Pues si las tienes, ya lo solucionaremos, Marín.

Si lo sé, pero el no saberlo me da ansiedad.

Ansiedad.

¿Eh? (SUSURRA) Ansiedad.

Además, Román ya no está. No me lo recuerdes.

Ah, perdón, perdón, perdón. Perdón.

A ver, Julio me ha dicho que os dieron dos equipaciones.

Una azul y otra roja.

Pues el sábado tenéis que venir con la azul.

La roja mola mucho más que la azul. Ya, pero el otro equipo va de rojo

y nuestra primera equipación es la azul

así que el sábado, todos de azul. ¿Y si viene mi novia a verme?

Si es puta, ¿qué más le da? -Pero le gusta el rojo.

Si viene tu novia a verte, dirá:

"Pero qué guapo está de azul".

Esas cursiladas no las piensa mi novia.

Ella es más de hacer guarrerías.

-Mejor todos iguales, ¿no?

Porque la...

Porque la roja mola más.

¿Qué pasa, también viene tu novia a verte?

No, viene mi madre, pero si me pongo la azul, no me va a reconocer.

Pues si viene tu madre, también te reconocerá de azul.

¿Van a venir tus padres?

Eso, diles a tus padres que vengan.

Eh...

De azul.

El sábado todos de azul.

(RESOPLA)

¡Hombre! ¿Qué tal? Encantado.

¿Yo no dije que teníamos que venir todos de azul?

Azul. -Dijiste de rojo.

¡No! No, dijo el azul.

¿Entonces por qué vienes de rojo?

Porque me queda mejor y tú lo sabes. Te he leído el pensamiento.

Yo, como soy daltónico, no sé cómo voy.

Además, camiseta azul es de maricones.

Lo del entrenador no es camiseta, es polo.

-Peor me lo pones. El polito es de maricones, maricones.

Bueno, eh...

Vamos a ver. Primero van a salir Manuel..,

Fabián, Paquito... ¡Bien!

¡Yo, yo, yo, yo! ¡Yo, yo, yo!

¿Dónde está Benito?

No ha podido venir, ha tenido que ir a trabajar.

Azul.

Si había pedido permiso al jefe.

El jefe es un capullo y se ríe de él. A mí me lo ha dicho.

Bueno, a ver, eh...

Vamos a centrarnos. Manuel, eh...

Sí. Fabián...

Estoy leyendo un libro.

Ah, ¿y qué tal?

Bien, pero me gustó más la película.

Muy bien.

Eh...

Y... Juanma..., ¡Bien!

...dale tu camiseta a Sergio. Yo no me pongo su camiseta ni loco.

Si no te la pones, no juegas, tú verás.

Azul.

Y... y Jesús.

¡Toma! Yo de rojo, para que me reconozca mi madre.

(Pitido)

¡Jesús!

¿Quién te ha puesto ese niqui? ¡Vas haciendo el ridículo!

¡No, que soy yo, mamá!

(PITA)

(Vítores)

(Aplausos)

¡Tiramos la pelota! Eso es. Muy bien. Jugamos con pases.

Pasamos y nos movemos.

(Pitido)

Bien, Paula.

Chicos, "timing" en el corte y en el bloqueo

y, Paquito, no forzamos el tiro. ¡Buscamos el "extra-pass"!

¡Venga, vamos!

¿Qué dice? No sé, serán cosas de baloncesto.

A ver, chicos, mantenemos la presión siempre en el jugador del balón.

No quiero que piense.

Jugamos en "pick and roll" para Sergio.

¿Rocanrol de qué? ¡En "pick and roll"!

(Música rock)

No es tan difícil.

El próximo día, quien no traiga la equipación correcta no juega.

¿Entendido? Completamente.

Si es que cuando usted habla claro, se le pilla todo.

Y tú prepárate, ahora te voy a sacar.

¿A mí? Ah, bueno, pues muchísimas gracias.

A ver, Nicky Lauda, ¿te vas a pasar toda la mañana con esa cacerola?

Que no hay que sacarle brillo, que hay que quitarle la mierda.

No te enteras de nada.

Luego sacas la basura y friegas el suelo

y no pongas esa cara.

Me dijo que podía ir al partido.

No me toques más los huevos con el baloncesto de los cojones.

Encima que te tengo aquí, solo piensas en escaquearte.

¡Venga, a currar todo el mundo! Y el que tenga alguna queja,

a la calle, que tengo cola para trabajar aquí.

(Canción "Stumblin' In")

¿Y tú?

¿Qué haces aquí?

No, eso tendría que preguntarlo yo. ¿No decías que no podías venir?

Pues sí, al final he podido.

No, ya veo que has podido, ya, ya.

¿Y tú por qué has venido?

Coño, yo he venido a tomarme una copa.

¿O es que no puedo salir solo? Puedes, puedes.

¿Y dónde vas tan emperifollado?

No me jodas, no me jodas. No...

Puta casualidad. Mira que no habrá bares.

Oye, yo os dejo que habléis de vuestras cosillas.

Hola, Marco.

Hola, Sonia, ¿qué haces aquí?

He venido a verte.

¿Y cómo sabías dónde estaba?

Porque me lo ha dicho tu amigo, el que se acaba de ir.

¿Iván?

¿Por qué no contestas mis llamadas?

Eh... ¿Qué llamadas? No he visto ninguna llamada.

Estaba preocupada.

Pensé que habías tenido un accidente.

Nada, no fue nada. ¿Cómo que nada?

Si me ha contado Iván lo de que te han echado del club

y que te han condenado a entrenar a unos discapacitados.

¿Qué os pongo?

Eh... A mí, un gin-tonic.

¿Por qué te escondes, Marco?

Yo no me escondo.

No me apetecía hablar antes ni tampoco ahora.

¿Y cómo quieres solucionar los problemas?

¿Problemas? ¿Qué problemas? No lo sé.

Dímelo tú que eres el que te has ido de casa.

He preferido irme antes de que me echases.

¿Qué?

Que he preferido irme antes de que me echases tú.

Ya está.

Pero ¿por qué dices eso?

Si a mí me encantas.

Cómo me gustaría tener un hijo con tus ojos.

Has venido a eso, ¿no, Sonia? A sacar el tema.

Oye, ¿me pones un gin-tonic?

Siempre huyes, tío.

Huyes de todo.

¿Qué? Como un niño.

Que eres un Peter Pan.

¿Eres psicóloga ahora o qué?

No hace falta serlo para ver

que así no vas a lograr nada en la vida.

Habló Penélope Cruz, la actriz que se iba a comer el mundo

y ha terminado de dependienta en la tienda de su suegra.

No ha sido buena idea venir a verte. Pues no, no ha sido una buena idea.

(Música triste)

(Móvil vibrando)

A ver, chicos, vamos a formar un círculo a mi alrededor.

Cuando yo diga un nombre, el que tenga la pelota,

se la pasará a quien yo haya dicho.

Y cuando yo diga "canasta",

el que tenga la pelota en ese momento,

lanzará a canasta. ¿Entendido?

¡Sí! -Sí.

¿Entendido? -Sí.

Muy bien.

Hay que esperar, ¿no?

No. Es que estaba mirando, que se ha colado un pájaro.

A mí me encantan los pájaros. -Y a mí. Yo como mucho pollo.

Eh... Fabián, venga.

Vamos, Jesús.

Sergio. Marín.

Manuel.

Fabián.

Muy bien.

Benito.

Paquito, Paquito.

Jesús.

¡Cuidado, hombre!

Venga, Sergio.

Oye, cuidado, un poco más de cuidado.

Marín.

Juanma.

¡Eso es!

¡Canasta!

Muy bien.

Un abrazo, entrenador. No, no, no, no.

Primero nos duchamos y luego nos abrazamos.

Venga, a la ducha, vamos.

(Trinos)

¿Le has dicho que el sábado teníamos partido en Cuenca?

Sí, claro. ¿Y qué te ha dicho?

Que..., que... Pues que no le toquen los cojones.

Ah, muy bien.

¡Juanma!

¿Sí?

A la ducha.

Yo no creo en las duchas.

¿Cómo que no crees? No cree.

(TARTAMUDEA) Yo creo que sí me deja

porque me apetece mucho,

pero tengo una duda. ¿Qué duda?

Esa.

Tranquilo, que todo va a salir bien.

Si tienes más dudas, me las preguntas.

-¡Oye, oye, oye!

Una rata.

Bueno, es un ratoncito.

¡Sálvale, entrenador, sálvale!

¡Sálvale!

Juanma, a ver.

¿Dónde está? A lo mejor se ha ido por el desagüe.

Si está ahí, se ahoga seguro. -Sí, porque es estrecho y no cabe.

¡Sálvale, entrenador, sálvale!

(Música épica)

Juanma, ¿y si le salvas tú, que tú entiendes de animales?

Eres quien mejor va a hacerlo, Juanma.

El ratón te necesita, que se va a ahogar.

¡Juanma, el ratón necesita a alguien como tú, Juanma!

Alguien que acuda a su llamada de auxilio,

el ratón está gritando tu nombre.

¡Juanma, Juanma, Juanma!

¡Solo tú puedes hacerlo, Juanma!

¡Venga, vamos, que se nos ahoga, vamos!

¡Eso es, chicos, eso es!

¡Trabajo en equipo, coordinación de la jugada!

Ayudándonos unos a otros.

¡Sacando a Juanma de la zona!

¡Vamos, venga, vamos, vamos!

¿Dónde está?

Hay que encontrarlo, Juanma, venga.

¿Dónde está, Juanma? ¡No lo encuentro!

¡Búscalo! ¡Búscalo, Juanma!

¡Vamos, loco, va!

(GRITA)

¡Vamos! ¡Entrenador!

¡Arriba, Juanma, arriba, arriba!

(GRITA)

¡No!

El ratón se ha escondido

porque quiere que todos estemos limpios.

¡Ah! ¡Ah! ¡Quiere que todos estemos limpios!

¡Ah! ¡Ah!

¡Ah!

¡Ah! A ver si va a coger hongos.

¡Ah!

¡Ah!

¡Ah! ¡Ah!

¡Ah! ¡Ah!

¡Ah! ¡Vamos, vamos, vamos, vamos!

¡Ah! ¡Vamos, Juanma!

¡Ah! ¡Enjabónate!

Eso es.

¡Ah! ¡Ah!

¡Ah! ¡Ah!

¡Ah!

(GIME)

¡Uh!

¡Ah!

¡Ay!

¡Uf!

¡Ah!

¡Ah!

¡Oh!

¡Ay!

¿Lo veis, chicos?

Así se curan los miedos, de golpe.

¡Ah! ¡Ah!

¿A que ahora ya crees en las duchas? ¿Me das un abrazo, entrenador?

Tengo una duda.

¿Qué duda? ¿Cómo nos vamos a ir hasta Cuenca?

Vais a Méndez Álvaro, cogéis el autobús hasta Cuenca,

que os deja a 300 metros del polideportivo.

¿Vamos a ir en transporte público?

No, si te parece, vais en helicóptero.

No sé, hombre. ¿Y quién viene conmigo?

Los jugadores. Tú y los jugadores, ¿quién quieres que vaya?

¿Y quién va a cuidarlos?

No, los chicos se cuidan solos.

Lo único que puede pasar es que al sacarles de su ambiente,

se comporte alguno raro. ¿Que alguno se comporte raro?

Todos se comportan raro ya sin ir a ningún sitio.

En su ambiente no se comportan raro.

Mira, ahí está tu parada. Hale.

Hasta luego.

(Claxon)

Ya sabía yo que tenía que darte una buenísima noticia. Collantes.

¿Cómo que Collantes? Collantes, el nuevo fichaje.

Muy grande, para sustituir a Román.

Collantes.

(Sirena)

Estás hecho un pimpollo, ¿eh?

(TARTAMUDEA) Me he echado polvos de talco

en las dos axilas y en los pies.

¿Y el equipo? No llevarás todo el equipo en esa bolsa...

No, lo tengo aquí.

Juanma, ¿no he dicho la equipación roja?

¿No lo he dicho mil veces? La tengo aquí.

(TARTAMUDEA) Las dos por si acaso.

Vale, muy bien, perfecto.

¿Y qué llevas en la bolsa entonces? Polvos de talco, por si sudo más.

¿Y la muda para cuando te duches después del partido?

La tengo aquí. Anda, tápate, tápate.

(RÍE) Tápate.

Bueno, pues ya solo falta Collantes.

Espero que Julio le haya explicado bien cómo llegar.

El año pasado entrenó con nosotros.

Le llamamos mosca cojonera.

Ya me dijo Julio que era muy grande.

¿Grande? Si es muy pequeñaja. ¿Cómo que pequeñaja?

¡Collantes!

(Música electrónica)

(TODOS) ¡Collantes! ¡Collantes! ¡Collantes! ¡Collantes! ¡Collantes!

¡Collantes! ¡Collantes!

¡Collantes! ¡Collantes!

¡Collantes! ¡Collantes!

¡Collantes! ¡Collantes!

¡Collantes! ¡Collantes! ¡Collantes!

Manda huevos de quedar aquí, que vivo a tomar por saco.

Buenos días, Collantes.

¿Tú quién coño eres?

Bueno, yo soy Marco, tu entrenador, bienvenida al equipo.

A mí no me tutees. A mí me dices usted o señorita.

Ah, bueno, pues perdone usted.

¿Y esto qué es? Es mi tabla, ¿qué pasa?

Pues pasa que vamos a jugar al baloncesto, no a surfear.

Ya, pero me gusta llevarla

por si hay piscina con olas en el hotel.

-Yo traigo bolsas para el vómito,

que a veces me mareo en los autobuses.

-¡Ah!

¿Qué hotel? Si nos vamos a Cuenca y volvemos en el mismo día.

Joder, qué tío más negativo. ¿De dónde lo habéis sacado?

Ha venido él. -Eh, el autobús.

Una cosa, una cosa. ¿Qué día es hoy?

# Hoy es sábado.

# Qué bonitos son los sábados.

# Me gustan los sábados.

# Qué bonitos son los sábados.

# Me gustan los sábados.

# ¡Vivan los sábados! #

(Pitido)

Vamos, atacamos, Pedro.

¡Tira, Pedro!

(PÚBLICO) ¡Pedro! ¡Pedro! ¡Pedro! ¡Pedro!

¡Vamos, vamos, vamos!

¡Cuidado con ese hombre!

¡Defensa en ayudas!

(Vítores)

¡Eso es, Pedro, arriba! ¡Muy bien, muy bien, Pedro!

Muy bien, eso es. ¡Muy bien, Pedro!

Pedro, Pedro...

-¡Bien! -¡Venga, vamos!

(Pitido)

(Aplausos)

¿Dónde está Collantes? No está.

No está.

-¡Con Pedro!

-¡Falta, falta!

¡Oye, marcaje individual!

¡Defensa en ayudas, chicos!

(Vítores)

(PÚBLICO) ¡Pedro! ¡Pedro! ¡Pedro! ¡Pedro!

-¡Vamos!

(Pitido)

Eh...

Vamos a ver, ¿qué pasa con el 7 de ellos?

¿Qué pasa con ese chico?

Ese chico no tiene nada, no tiene nada.

Las está metiendo todas.

Ese chico no...

(Aplausos)

-¡Sí, señor! -¡Otra! ¡Otra!

-¡Sí, señor! -¡Bien!

¡Por favor!

Collantes, ¿tú dónde coño te habías metido?

Fumando un pitillo.

Es que aquí dentro no..., no se puede.

No dejan.

¡Pasad el balón, chicos!

¡Marcadme a ese tío, por favor!

(Aplausos)

Yo lo puedo anular.

Pues sal y anúlalo.

¿Del todo o un poquito? Del todo.

Vuelvo enseguida.

(Música electrónica)

Pasadle a Pedro, chicos.

¡Fabián!

Ya sé por qué la llamáis la mosca.

¡Ah! ¡No, no!

Cojonera. La mosca cojonera.

¡Anulado!

# Hemos ganado.

# Qué bonito es ganar.

# Nos gustan los sábados.

# Hemos ganado. ¡Me gustan los sábados! #

(VOMITA)

# ¡Nos gusta ganar!

# ¡Nos gusta ganar!

# ¡Hemos ganado!

# ¡Hemos ganado!

# ¡Nos gusta ganar!

# ¡Nos gusta ganar! #

Collantes.

Yo ya tengo novio, te lo digo para que no te emociones.

Ah, qué suerte.

¿Y tú tienes novia o qué? No, yo no tengo.

Es normal.

¿Tan feo soy? Pues, hombre, Bertín Osborne no eres.

Ya, pues mira, no tengo novia porque estoy casado

y con una chica muy guapa, Sonia. Ah, ¿sí?

¿Y por qué no ha venido al partido? Qué casualidad, ¿no?

-Es que han regañado.

Hombre, Manuel, bienvenido al debate.

Muchas gracias.

-¿Y por qué habéis regañado?

Es que no hemos regañado, es que estamos...

-Peleados.

Estarán peleados.

A esta gente les pasa mucho.

Otro que se suma a la reunión. ¿Y tú qué sabes?

Lo sé porque si no, estarías contento de que hayamos ganado.

Es porque no han venido sus padres.

Adiós, Sergio. Hasta luego.

-No es porque no hayan querido, es porque estarán muertos.

No, no están muertos. -¿Y tu mujer por qué pasa de ti?

Es que no pasa de mí ni yo paso de ella.

¿Entonces? ¿Entonces qué?

Entonces, no es tan fácil.

Pues haz algo. Llévale unas galletas.

¿Cómo que unas galletas?

No vas a llevarle flores como si fueras un "pringao".

Además que las flores, ojo,

ojito con las flores, que las carga el diablo.

# Hemos ganado. Qué bonito es ganar.

# Hemos ganado. #

Déjale. -La madre que le parió.

¿Quieres?

-Ni le contestes. Vámonos de aquí, por favor.

# Me gustan los polvos.

# Me gustan los polvos.

# Qué ricos son los polvos.

# Me gustan los polvos.

# Qué ricos son los polvos. # Ven aquí.

# Qué buenos son los polvos.

# Qué ricos son los polvos.

# Qué ricos son los polvos.

# Qué ricos son los polvos. #

(ININTELIGIBLE)

¿Eh?

Que qué hay de comer, de cena.

(ININTELIGIBLE)

Pero ¿está por ahí vuestro monitor?

Sí, sí, está...

-El encargado. -El encargado.

-¿Se puede volver a su asiento ya, por favor?

No.

¡Que me haga el favor de volver!

-Ene, o, no.

(ININTELIGIBLE)

Parece un niño, mami.

¡Ni idea!

¡Paquito!

¡Ahí va!

¡Me cago en mi madre!

(Frenazo)

-¡Ostras!

-¿Qué ha pasado? ¡Ah!

¡Joder!

(VOMITA)

¿Estáis bien, chicos? De puta madre.

# Me gustan los sábados. #

Hijo. -Hasta aquí.

# Me gustan los sábados. #

A ver, tú, Bustamante,

o te callas de una puta vez o te bajas aquí mismo.

¡Oiga!

Cuidado con cómo habla al caballero. Está cantando porque está contento.

Ningún cartel prohíbe cantar. Es que no hay derecho.

Oye, que les pongan una furgoneta especial.

Porque es que no son normales, hombre. ¡Por Dios!

-Sí que somos normales.

Lo que pasa es que tenemos distintas capacidades.

Anda tú, "capacidades", cállate. A ver si vamos a tener aquí un lío.

Vamos a tranquilizarnos un poquito. Vamos a tranquilizarnos.

Disculpen, es que vienen de ganar un partido

y están alborotados, pero no quieren molestar.

Ah, ¿no? Pues le están tocando las pelotas al resto.

Y llevan droga, que le han ofrecido al niño.

Yo estoy limpio, entrenador.

O se sientan y se quedan calladitos

o se apean del autobús.

-Discúlpeme, señor, pero tengo una pregunta.

¿Usted está casado o no ha engañado todavía nadie a día de hoy?

Mira, bonita, no te doy una bofetada porque eres mongólica.

¡Ah!

¡A mí no me tutees!

¿Cómo iremos a los partidos? A tomar por culo los partidos.

¿Y el campeonato? A tomar por culo el campeonato.

Tomar... culo.

(Coque Malla "La señal")

# Tú deberías volver,

# deberías estar otra vez a mi lado. #

¿Sonia?

# Yo no debería haberte tratado tan mal.

# Sabes que pasan los días,

# pasan los años

# y sigo esperando. #

(JADEA)

# Yo no debería haberte dejado marchar. #

(JADEA)

(JADEA)

Con nuestra canción, no.

(JADEA)

Con nuestra canción, no.

¡Ah!

¡Ah!

(GRITA) ¡Ah!

¡Ah! ¡Perdón, cariño, lo siento!

Lo siento mucho, no te he visto.

Perdona. ¿Cómo que perdona?

¡Me has reventado la nariz! Me has asustado.

Ya te he dicho que lo siento.

Vengo a hacer las paces porque no me contestas

y me llevo una hostia.

¿Y esa nariz? ¿Cómo?

¿Has estado bebiendo?

Sonia, acabas de darme un golpe.

No, eso ya lo traías. ¿No decías que no me habías visto?

Te he visto un poquillo de refilón justo antes de darte.

O sea que me has dado un puñetazo aposta.

Y otro no te vendría mal,

que ahora voy a ser yo la que no contesta.

No hago bien las cosas, pero no es para ponerse así.

No, bien no las has hecho, como siempre.

Muchas gracias.

¿Qué tal te va con el equipo?

Muy bien.

Muy bien, ya hemos ganado un partido.

Qué guay. ¿Y cuándo jugáis el siguiente?

No vamos a jugar más. ¿Y eso?

Yo no puedo hacerme cargo

de un grupo de tíos de 30 años que se comportan como niños de 6.

Te da miedo ocuparte de ellos. ¿Qué miedo? No digas tonterías.

Mi condena es a entrenarlos, no a sacarlos a pasear,

que un día tenemos un disgusto.

Eres su entrenador, debes protegerlos y defenderlos.

Soy su entrenador, no su padre. Tú no quieres ser el papá de nadie.

Tú no tuviste y los demás tampoco. ¿Cómo?

Me voy, no sé muy bien qué he venido a hacer.

Sí que vais a jugar, Marco.

Pues ya me dirás cómo porque no pienso subirme con ellos

ni a un autobús ni a un tren. ¡Alquiláis una furgoneta!

El club no tiene dinero.

Yo sé quién tiene una y me la deja. No tengo carné.

¿Alguna excusa más? ¡No es ninguna excusa!

Conduce tú, que eres tan guay y te importa tanto mi equipo.

¡Mierda!

(Portazo)

Arrancas.

(Motor)

Ya está bien.

Es un motor divino, como la gloria.

Y embragas, con el pie bien pisado hasta abajo

y ahora vas buscando la marcha, muy suavecito, muy poquinino,

muy poquinino y ahí ya ha entrado.

Cuidado, que no rasque, que no rasque.

Y cuando el piñón, ya sueltas...

(Chirrido)

¡Vamos a ver, hombre!

¡Estaos ahí tranquilos, hombre, por favor!

¿Te lo explico otra vez? (AMBOS) No.

¿Seguro que te ha quedado claro? -Sí.

Antonio, confía.

# Me gustan las caravanas.

# Me gusta viajar. #

Qué suerte, cómo se lo van a pasar esos gamberros ahí dentro.

# ¡Me gusta viajar!

# ¡Me gustan las caravanas!

# ¡Qué bonitas son las caravanas!

# ¡Me gusta viajar!

# ¡Me gusta viajar! #

¿Has probado a pisar el embrague?

Collantes, que las mujeres nos tenemos que apoyar.

A mí no me tutees.

¿Y tú por qué no conduces? Que esta no tiene ni puta idea.

Eh... Porque no tengo carné.

¿Por qué no te lo sacas?

Tengo, pero me lo ha quitado una señora.

Qué "hijaputa".

¿Quieres que se lo diga Paquito a su tía, que es jueza?

Para que la meta en la cárcel a esa señora.

Sí, vale. No, no, no.

Déjalo, no le digas nada.

(Aplausos y vítores)

Fabián, he traído la merienda.

Así no me mareo.

(Música pop)

Mi gorrita.

# Esta vez solo quiero ganar. # ¡Muy bien!

¡Pásamela!

# Ganarle tiempo al tiempo.

(Vítores)

# Voy a salir a caminar.

# Me pongo en movimiento. #

¡Vamos, Sergio!

-¡A Marín, a Marín!

# Nos gustan las calles, nos gusta la ciudad. #

¿Ha entrado?

Bastante.

# Nos gusta el rocanrol.

# Nos gusta todo lo que venga

# porque este es el momento. #

¡Saca a mi chico o te monto el chocho!

# Este es el momento. #

(Ambiente estadio)

(Aplausos)

¡Dale, Sergio!

Vamos a hacerlo...

# Mira qué luz tan especial.

# Lejana y de colores.

# Dentro de poco amanecerá.

# Seremos campeones. #

¿Y tú qué? Mira para delante, anda.

# Nos gusta el silencio,

# nos gusta olvidar,

# nos gusta que te acerques.

# Nos gusta tu canción. # ¡Tiempo!

¡Muy bien, chavales, muy bien!

Estos tíos son muy buenos en ataque

así que vamos a seguir defendiendo fuerte, sin miedo al contacto...

Para nada. Hay que atacar. Lo están haciendo genial.

Genial.

El entrenador soy yo.

No tiene ni idea. Hay que atacar.

Robar el balón y atacar. Atacar.

¿A que os vais a la caravana? ¡Vale, vale, vale, vale!

¡Este!

¡Bien! ¡Eso es!

¡Sí!

¡Vamos!

-¡Bien!

(Vítores)

¡Vamos, entramos hasta el fondo! ¡Tira, tira!

¿Qué pasa?

"Elige una carta, la primera que se te ocurra".

El caballo de oros. El caballo de oros.

¿Eh?

¿Qué os ha parecido?

¡Qué bueno!

(Vítores)

Muy bien, muy bien.

Juanma, como sigas así, te vas a quedar como una pasa.

# Me gustan las duchas.

# Qué ricas son las duchas. #

# Este es el momento. #

(Vítores)

(RÍE)

Te tenía que ver aquí Carrascosa, en la caravana.

"Voy a explicaros la mecánica de tiro".

Eso es, el brazo en ángulo recto. La muñeca también.

Apoyamos la pelota en las yemas de los dedos.

¿Tú me quieres?

¿Que si yo te quiero? Sí.

Te quiero un huevo, Manuel.

# Este es el momento.

- # Este es el momento.

- # No hay otro momento.

- # Este es el momento.

- # Ahora es el momento.

- # Este es el momento.

- # Ya llegó el momento.

- # Este es el momento.

- # Este es el momento.

- # Este es el momento #.

A ver, chicos, venid aquí.

Esos tíos son muy malos.

Así que vamos a salir como sabemos y los vamos a machacar.

¿Estamos de acuerdo?

Yo no estoy de acuerdo. -No.

¿En qué no estamos de acuerdo? -En machacarles.

Si vamos a salir a ganar, no a humillar.

No.

¡Eso es!

¡Vamos, vamos!

(Ambiente cancha)

(Aplausos)

-¡Venga!

(Pitido)

¡Uh!

Con esta victoria, os colocáis terceros en la clasificación.

¿Qué supone para vosotros estar jugando el Campeonato Nacional?

Muy bien.

# Este es el momento.

- # Este es el momento.

# Este es el momento. #

¿Todavía estás con eso? Ponte a fregar, que pareces tonto.

# Este es el momento.

- # Este es el momento.

- # Este es el momento.

- # Este es el momento.

- # No hay otro momento. # ¡Eso es! ¡Muy bien!

(Vítores)

Si ganamos el partido, estamos en la final, ¿qué te parece?

Que nunca lo hubiera creído.

Nos defendemos fuerte, ¿eh?

¡Fuertes en defensa, chicos!

¡Vamos, Fabián!

¡Eso es!

¡Va, va, va, va, va!

¡Venga, vamos, vamos, dando el pase!

¡Venga, ahí, a Juanma!

¡Muy bien, muy bien!

(Aplausos)

¡Tira desde ahí, Fabián!

¡Tira, tira, tira!

¡Eso es, muy bien! ¡Menudo partidazo, chicos!

¡Muy bien, muy bien!

¡Esos brazos, arriba! ¡Venga!

¡Román!

Hola, entrenador.

Hola, Román. ¿Cómo estás? Hace tiempo que no sé nada de ti.

Me gusta. Lo está haciendo bien.

Es que es muy bueno.

Montes es muy bueno.

Está aprendiendo.

(TARTAMUDEA) O sea, la discapacidad la va a tener siempre,

pero nosotros le estamos enseñando a manejarla.

# Este es el momento.

- # Este es el momento. # ¡Bajamos a defender!

# No hay otro momento.

- # Este es el momento. #

(Vítores)

- # Ahora es el momento.

- # Este es el momento.

- # Ya llegó el momento. # (AMBAS) ¡Muy bien!

¡Somos la leche!

¡Toma!

# Este es el momento. # (TODOS) ¡Somos la caña!

¡Somos demasiado!

# Este es el momento.

# (EQUIPO) ¡Oe, oe!

# ¡Oe, oe, oe, oe, oe!

# ¡Oe! #

¡Román!

Vamos a jugarnos el título en el último partido.

Digo vamos porque me gustaría que jugases ese partido.

¿No quieres hacer el ridículo? No.

El ridículo ya lo hice la última vez que hablé contigo y lo siento.

¿Sabes qué? Yo te veo bajito, pero no para el baloncesto.

¿Y eso qué significa? ¿Que sí, que no?

Están como cabras.

Lo que están es felices.

Se sienten un equipo de verdad.

Y lo son.

Y gran parte del mérito es tuyo, Sonia.

Ya te digo.

¿Y tú y yo?

¿Tú y yo, qué?

Que podíamos volver a ser un equipo, tú y yo.

¿Tú y yo?

Sí.

¿Quieres?

Claro que sí, Marco.

Pero lo que a mí me gustaría es que fuéramos uno más.

Ya.

Quiero ser madre y no quiero esperar más.

Es que...

¿Me vas a poner excusas siempre?

Es que no es fácil.

Hay que pensarlo bien, Sonia.

Y tú sabes que después de los 40

y siendo tú además madre primeriza pues...

se multiplican las posibilidades. ¿De qué?

Pues...

De tener un hijo con síndrome de Down.

Con síndrome de Down o autismo o como cualquiera de estos chicos.

Sonia.

Sonia. Entrenador.

¿Qué pasa, Marín?

Bueno, a mí tampoco me gustaría tener un hijo como nosotros.

No, perdona, no quería decir eso.

Si puedo elegir, prefiero que estén bien, no soy tonto.

Lo que sí me gustaría es tener un padre como tú

y muchísimas gracias por todo.

No puede ser, Marco.

Pero si es la final.

¿Cómo no vamos a jugar la final?

Los finalistas son Los Enanos.

¿Y?

No nos vamos a reír de ellos.

Los Enanos son de Tenerife y se juega en su casa, en Canarias.

Pero eso es maravilloso, Julio.

¿No te das cuenta? Va a ser inolvidable para los chicos.

El club tiene que pagar los viajes.

El avión, los hoteles...

Está completamente fuera de nuestras posibilidades.

Vamos segundos y podemos ganar. Digo yo que alguna solución habrá.

¿Te das cuenta de que la mayoría no ha visto nunca el mar?

No te preocupes por los chicos.

Ya se lo he comentado y lo entienden.

(Música triste)

Venga, bonito.

Pero qué contento estás, Jesús.

No, estoy triste.

¿Cómo que estás triste? Pero si estás sonriendo.

Es que es por dentro.

Primera.

Abre.

Arriba.

Primera y cae.

Y primera.

Abre.

(Graznidos)

(Puerta abriéndose)

Hijo, me voy. No hagas tonterías y cuida bien de la casa, ¿eh?

Pero ¿y a dónde vas?

De ejercicios espirituales.

¿Y cuándo vuelves?

Pues no sé, en unos días, ya te avisaré.

Mamá.

¿Sí?

Diviértete mucho.

(Timbre)

Eh, Antonio, ¿qué tal?

"Regularcino", ando todavía con el disgusto.

Ya, claro. Oye, ¿está la jefa por ahí?

La jefa, por ahí detrás está. Por ahí.

¿Te puedo coger esto un segundo?

Cogedme lo que queráis ya, ¡quedaos con "to"!

¿Qué necesitas ahora, Marco?

Una actriz.

Ahora mismo.

¡Bombón!

Mira a ver si está tu jefe,

que tenemos que preguntarle unas cosillas.

Aquí se cumplen los horarios a rajatabla.

Ah, ¿sí? Sí.

¿Sabe lo que hay aquí? No.

Vídeos, grabaciones y testimonios de trabajadores

que demuestran sus abusos

hacia la persona de Benito Recuenco Valdegómez.

Persona con una discapacidad intelectual

por la que obtiene

una bonificación fiscal nada despreciable.

Vamos a ver... No, no vamos a ver nada.

Le vamos a cerrar el chiringuito,

le vamos a poner una multa de 60 000 euros

y se chupará seis años en Alcalá-Meco.

Bueno, ¿y no hay alguna manera de...?

¿Perdón?

¿No nos estará usted proponiendo alguna cosa, verdad?

No, no. ¡Ah!

Pero seguro que hablando encontramos alguna solución, ¿no?

# Me gusta volar.

(TODOS) # Me gustan los aviones. Qué bonito es volar.

# Me gustan los aviones.

# Me gusta volar.

# Qué bonito es volar. # (TODOS) Me gustan los aviones. #

¡Vamos, chavales! # Qué bonito es volar. #

Nos ha pagado el viaje el jefe de este.

Es el nuevo patrocinador del equipo. -Qué buena gente hay en el mundo.

Dios bendiga a este señor. -Sí

y me ha dado 15 días de vacaciones.

-Demos gracias al Señor. -Desde luego.

A ese señor hay que darle las gracias, que se ha estirado.

Se ve el mar.

Todo el mar.

¿Por qué?

No sé..., pero es mucho más grande de lo que me imaginaba.

Me alegro de que hayas venido.

Es que desde que se ha hecho cargo del equipo tu mujer,

apetece todo volver a jugar.

Ya me ha dicho que quiere tener un hijo.

(Risas infantiles)

Pero ¿tú qué haces en el avión?

Con mis ojos.

Enfermera, dígale por favor al piloto que gire un poco a la izquierda,

no vaya a ser que nos demos

con el Ryanair Tenerife-Liverpool de las 5:45,

que va con retraso.

Pero ¿está usted bien? -No, si está bien.

Lo que pasa es que es alérgico a los accidentes aéreos.

Le hacen reacción.

(Silbido)

(Música tradicional canaria)

Muy bien, ya solo necesitaría una tarjea de crédito como garantía.

Así que nos quedamos en el hotel, ¿no? No me jodas.

Que me he traído los esquís. -¿Tenéis ping-pong?

Tenemos un gimnasio totalmente equipado.

¿Y cuerda? -Hay de todo.

-Guay. Estas son las llaves.

Tenemos habitaciones dobles, hay que compartir habitación.

Yo con Sonia. No, tú nada.

Lo siento.

-Lo dice en el buen sentido, está buenísima.

Lo siento. Tú con Jesús.

Yo con este no duermo en la misma cama.

Hay dos camas, Sergio.

Ah, pues me pido la litera de arriba,

que a veces me meo y prefiero la de arriba.

Yo comparto con Collantes. ¡Bien!

¡Mierda!

Hala, venga, seguidme. Vamos, chicos.

Voy un momento a ver el mar. Vale.

Luego nos vemos.

Hale, vais subiendo en dos grupos.

¿Adónde vais, adónde vais? ¡Que no cabéis todos!

Subid en dos grupos, por favor.

No sé si van a caber dos grupos, uno casi no cabe.

Primero un grupo y luego el otro.

Usted primero, entrenador.

No. No, no. Yo voy a subir por las escaleras. Sonia, ocúpate.

Si es en la planta 7.

Bueno, así hago ejercicio.

Ponte el chándal. (PAQUITO) No pone nada de chándal.

No pone. Mirad, chicos.

Yo es que le tengo pavor a los ascensores. Lo reconozco.

De pequeño me quedé encerrado en uno y es que no puedo ni acercarme.

A mí me pasaba con el agua y mira.

Venga, arriba.

¡Entrenador, una culebra!

¡Una culebra, entrenador! ¿Una culebra?

¡Una culebra! ¡Ven!

¡Venga! Voy.

¡Una culebrita! ¿Qué haces?

¡Eh, eh, eh! ¡Marco!

¡No, no, eh!

¡No! Dejadle salir. ¡Sonia!

¡Sonia! ¡Que le da algo! ¡Marco!

¡Dejadle salir!

Yo no he subido porque tengo claustrofobia...,

¡Marco! ...no te pienses que soy un cobarde.

¿No veis que no puede con todos?

¿No ves que sí? Si esto está preparado para grupos.

Pero si es sólo para cuatro personas. ¡Ah!

¡Mierda!

¿Veis lo que pasa? Que alguien le dé a la campana.

¿Dónde hay una campana? ¡Ahí, donde los botones!

¡No llego! ¡Que le dé alguien que llegue!

(Alarma)

Voy a pedir ayuda.

Voy a llamar al novio. Para despedirme.

¿Y si saltamos para que se ponga en marcha?

-Me has leído el pensamiento, macho. Así se arregló el de mi casa.

-¡Escuchadme una cosa! Tiene que ser todos a la vez.

¡Venga!

(TODOS) ¡Eh, eh, eh, eh, eh!

¡Eh, eh, eh, eh, eh! (GRITANDO) ¡Parad!

(Estruendo)

Qué raro.

¡Ah!

(Estruendo)

¡Por favor, por favor!

¡Por favor!

¿Estás bien? ¿Qué? Dime.

(Risas)

¿Qué tal ha ido todo, entrenador? No, no.

No, no, qué va, fenomenal, mamá.

Al llegar tuvimos un susto, pero no ha sido nada.

No, no, nada, nada, en serio.

Oye, que..., que me hace mucha ilusión que me llames.

¿Los chicos?

Bueno, los chicos se han ido a descansar temprano

porque mañana hay que estar a tope.

(Chillidos)

Espera un segundo.

(Chillidos)

(Música electrónica)

¡Uh!

¿Qué pasa, entrenador? ¡Venga! ¡Vamos!

¡Más fuerte!

¡Ah!

¡Ah!

¿Mamá?

(Gritos)

Eh... Sí, sí, estoy aquí, lo que pasa es que...

Bueno, ¿qué tal tus ejercicios espirituales?

Pues mira, están siendo muy provechosos, hijo.

Porque me paso el día,

excepto ese ratito que he dedicado para llamarte,

rezando y pidiendo por vosotros dos.

Pero ¿qué estás, en un convento o...?

Sí, bueno. Un sitio de esos muy retirado.

-Buenas noches, señor Marco.

Manuel.

¿Eh? ¿Qué?

¿Te puedo preguntar una cosa? Sí.

¿Por qué haces esto?

Porque el tiempo pasa más rápido.

¿Haciendo esto el tiempo pasa más rápido?

Sí, pero hay que esperar unos años.

Es campeón olímpico.

¿Cómo que campeón olímpico?

Ganó una medalla de oro en Sídney 2000.

¿En los Juegos Olímpicos?

Bueno, sí, en los nuestros, en los Juegos Paralímpicos.

Román era el capitán del equipo español.

¿En serio?

Sí, pero le quitaron la medalla.

Estuvo a punto de suicidarse.

¿Por qué?

Porque le afectó mucho. Que por qué le quitaron la medalla.

Pues porque los únicos que tenían discapacidad eran él y otro.

El resto no tenía discapacidad ninguna.

Había un ingeniero, un arquitecto, un periodista...

Que tampoco significa mucho

porque he visto a periodistas y juegan fatal.

¿Cómo hicieron eso? Es un fraude.

La Federación los llevó para eso,

para ganar y tratar de sacar más subvenciones.

Una vergüenza.

¿Y no se dio cuenta nadie?

Bueno, sí, después salió en la prensa

y les hicieron devolver las medallas a todos.

Incluso a Román.

Por eso no se fía de los entrenadores.

(Ambiente estadio)

(PÚBLICO) ¡Enanos! ¡Enanos!

¡Enanos! ¡Enanos!

¡Enanos!

No son tan enanos.

Son más bien... grandotes.

¡Bah!

Entrenador, no es un amistoso, ¿no?

¿Amistoso? No. Esta es la final del Campeonato Nacional, Marín

y la vamos a ganar porque somos unos campeones.

Pero tú, de todos modos, ponte el protector, anda.

(Pitido)

(Vítores)

¿Salgo ya, entrenador?

No, saldrás en lugar de Sergio.

¿Voy calentando?

No, no.

¡Eh!

¡Vamos, corre, Benito!

¡Vamos! ¡Vamos!

¡Román!

¡Sí!

¡Vamos, chicos, atrás, atrás!

¡Rápido!

¡Tapona!

(Pitido)

(Aplausos)

¡Vamos, Sergio!

¡Ay! ¡Oye!

(PITA)

¡Eh, eh, eh!

-Perdona, se me ha ido la olla.

Vas a salir tú. ¿Sin calentar?

Sin calentar. Venga, vamos.

¡Venga, Manuel!

¡Muy bien, venga, Manuel!

¡Pásamela, pásamela!

¡Venga, Juanma! ¡Tira!

¡Juanma!

¡Ah!

Hay que seleccionar mejor el tiro, ¿eh?

¡Defendemos en zona!

¡En zona!

¡Defendemos! ¡Vamos!

¡No!

¡No pasa nada, equipo!

¡Vamos, equipo!

¡No pasa nada, chicos!

¡Vamos, hay que defender, chicos!

(Pitido)

¡Venga, vamos!

¡Vamos!

(PÚBLICO) ¡Enanos!

¡Enanos!

¡Enanos!

¡Enanos!

-¡Lanza!

¡Lanza! ¡Lanza!

(Pitido)

(Vítores)

¡Atacamos, chicos!

¡Venga, chicos! ¡Muy bien, Manuel!

¡Muy bien! ¡Defendemos, chicos!

¡Defendemos! ¡Muy bien, Manuel!

¡Vamos!

-¡Vamos, vamos!

-¡Uh!

¡Muy bien! ¡Venga, vamos!

¡Vamos!

¡Venga, chicos, vamos, vamos!

¡Bien!

¡Tenemos el rebote!

¡Vamos, Román!

(Pitido)

¡Vamos, nos colocamos en defensa!

¡Ese rebote, vamos, vamos!

¡Ábrete, Román, ábrete!

¡Vamos, vamos, vamos!

¡Muy bien! ¡Venga, Manuel!

¡Bien!

¡Eso es!

¡Muy bien!

¡Sí!

(Pitido)

(Aplausos)

¡Manu, ábrete!

¡Collantes, juego para Román!

¡Venga, a Román, a Román!

¡Román!

¡Para Román!

-¡Román!

¡Vamos!

¡Vamos, vamos, vamos, chicos!

¡Bien!

¡Muy bien, venga!

(Pitido)

¡Vamos!

¡Muy bien, Sergio!

¡Bravo!

Pero ¡qué canasta, Dios mío!

(SIN AUDIO)

(Vítores)

(Aplausos)

(Pitido)

(Pitido)

-¡Oh! -¡Vamos!

¡Vamos, vamos, vamos, vamos, vamos!

(Latidos de corazón)

¡Jugamos en equipo!

¡Eso es!

(Vítores)

¡Muy bien! ¡Muy bien!

¿Cuánto queda?

Un minuto, Manuel.

¡Chicos, robamos y atacamos!

¡Marín, bloqueo!

¡Que no pase, Marín, que no pase!

(TODOS) ¡Eh!

(PITA)

¡Árbitro!

Entrenador, se me ha torcido el dedo 90 grados.

No exageres, Marín.

¡Ah!

Vete a la enfermería, así no puedes jugar.

Es que quiero jugar.

Queda un minuto y perdemos de uno, el equipo me necesita.

Así no, no puedes jugar.

No puedes. Vete a la enfermería.

(Crujido)

Mucho mejor. De todas maneras, creo que iré a enfermería,

no vaya a ser que pierda la mano

y se me complique luego por todo el brazo.

Vete.

(Pitido)

¡Sí!

(Aplausos)

(Pitido)

(TODOS) ¡Eh!

¡Vamos! -¡Vamos!

¡Sí!

¡Vamos, vamos!

¡Vamos! ¡Vamos!

¡Aguantamos la posesión! ¡Jugamos en triple, vamos!

¡Vamos! ¡Vamos!

¡Chicos!

¡Nos defendemos!

¡Es nuestro!

(Vítores)

¡Atacamos!

¡Vamos!

¡10 segundos!

¡Tira, Benito, que empatamos!

¡Tira, Benito!

¡Tira!

¡Tira!

¡Hacia aquí!

¡Hacia aquí!

(Pitido)

¡Eh!

¡Yuju!

-Enhorabuena.

Muy bien, macho.

¡Ole!

¡Ole!

¡Eh, eh, eh!

(Risas)

(TODOS) ¡Eh, eh, eh, eh, eh!

-¡Uh!

¡Segundos!

¡Hemos quedado segundos!

¡Uh!

(PÚBLICO) ¡Amigos! ¡Amigos!

¡Amigos! ¡Amigos!

¡Amigos! ¡Amigos!

¡Amigos!

¡Amigos! ¡Amigos!

¡Amigos! ¡Amigos! (COLLANTES) ¡Yuju!

(PÚBLICO) ¡Amigos! ¡Amigos!

¡Amigos!

-¡Somos unos cracks, entrenador! Pero si hemos perdido, chicos.

Qué va, hemos quedado subcampeones.

Pues eso. Subcampeón es mejor que campeones.

Ah, ¿sí? ¿Tú crees?

-Hombre, pues claro.

¿Qué es mejor, un marino o un submarino?

-¡Te quiero mucho, entrenador!

(PÚBLICO) ¡Amigos! ¡Amigos!

¡Un abrazo, entrenador!

(RÍE)

(TODOS) # ¡Oe, oe, oe!

# ¡Subcampeones, subcampeones!

# ¡Oe, oe, oe!

# ¡Subcampeones, subcampeones!

# ¡Oe, oe, oe! #

Mamá.

(TODOS) # ¡Subcampeones!

# ¡Oe, oe, oe! #

¡Qué partidazo, hijo!

Gracias, pero siento que no hayamos ganado.

¿Ah? ¿Que habéis perdido? Bueno, eso a una madre le da igual.

Lo importante, hijo, es que tú estés bien.

Yo estoy bien, mamá.

Yo estoy muy bien.

Hacía mucho tiempo que no me sentía tan bien.

Lo has hecho muy bien...

y lo mejor es que lo has hecho por tu equipo.

Mi equipo eres tú, Sonia.

Me encantaría que lo hiciésemos crecer,

que trajésemos otro jugador al equipo.

O jugadora.

Con tus ojos.

No, con los de Román, no te jode.

¡Sergio!

¿Estás tonto, Sergio?

(Graznidos)

¡Eh!

¡Vente a bañar!

Ahora voy.

Muy bien esa Muralla China, Benito.

Bien.

¿Qué tal, Román?

Estoy bien.

Me alegro.

¡Ah!

Has jugado como un campeón.

Usted tampoco lo ha hecho tan mal.

Muchas gracias, hombre.

Ha confiado en nosotros.

Sois unos campeones, como para no confiar.

Bueno, subcampeones.

No, tú ya no.

Tú ya eres un campeón.

Y eso no te lo va a quitar nunca nadie. ¿Me oyes? Nunca.

Bueno, el próximo campeonato tendremos que ganarlo.

Lo ganaremos.

Me gusta.

¿El qué?

Que digas "lo ganaremos" en vez de decir "lo ganaréis".

Ya.

¿Nunca nos vas a abandonar?

Tú no me necesitas, Román. Tú sabes de baloncesto más que yo.

Tengo ventaja. Jugué muchos años en el Getafe.

¿En el Getafe?

No sabía que el Getafe tenía equipo de personas de discapacidad.

No, en el primer equipo. Paco Carrascosa era mi entrenador.

Íbamos a subir a la división de honor cuando tuve el accidente.

¿Tuviste un accidente?

De moto. Me llevó por delante un tío que conducía borracho.

A él... A él no le pasó nada,

pero yo me golpeé en la cabeza y estuve en coma.

Cuando desperté y vieron que tenía afectada la cabeza, me dejó mi novia.

Tuve que abandonar la universidad también, quería ser arquitecto.

Lo siento mucho, Román.

No, si estoy contento.

Estoy contento porque estamos juntos y estando juntos vamos a ganar.

Mi padre se marchó de casa cuando tenía nueve años.

Ya me lo dijo Sonia.

Nosotros nunca te vamos a abandonar, entrenador, nunca.

(Graznidos)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

¿Quién llama tan temprano?

¿Eh?

Es muy pronto.

(Móvil)

Cógelo.

Seguro que es Julio, ya verás.

A lo mejor es importante.

Qué va a ser importante.

(Móvil)

¿Hola?

(CARRASPEA)

¡Paco!

¿Y cómo lo sabías?

Sí, sí, sí. Subcampeones, sí.

¿Cómo?

¿Qué pasa, Marco?

"Los dos sabíamos que este momento"

iba a llegar.

Bueno, si no hubiera surgido esto...

Hace un mes que firmaste el último parte.

Nos has dado mucho más de lo que te correspondía

y no sabes lo agradecido que te está el club.

¿Entonces? Al Estudiantes, ¿no? Vuelves a casa.

No, no, a la Selección Española.

¡Coño! Entrenador de la Selección Española.

No, no.

Han fichado a Carrascosa, mi antiguo jefe

y me ha pedido que sea su segundo.

Pero sí es un sueño para mí.

Quieren que me incorpore enseguida, Julio.

No sabes cuánto me alegro por ti.

Y sabes que aquí dejas una pandilla de buenos amigos para siempre.

Te los has ganado.

Sé que no va a ser fácil despedirte de ellos,

pero verás como lo entienden.

Bueno, preferiría que lo hicieras tú.

Bueno, pero tendrás que decirles adiós

y ellos querrán decírtelo a ti.

Pues diles que me es imposible,

que volveré a verles en cuanto tenga tiempo.

¿Te vas sin despedirte, entrenador?

(COLLANTES) No dice nada. -Callado. No dice nada.

A ver, yo tengo que seguir mi camino.

Tengo una gran oportunidad y me tengo que ganar el pan.

-Claro que sí, entrenador, solo queríamos darte las gracias.

-Has sido muy, muy buena persona.

-Y nos has enseñado mucho.

Yo también he aprendido.

Sí. -Y nos has leído el pensamiento.

Y se te ha quitado el miedo a los ascensores.

Y además, de golpe. -De golpe.

-Y mi novia está orgullosa de mí porque nos ha visto por Internet.

Y eso que es puta.

-Es puta, pero está orgullosa.

-Nos has convertido... en equipo.

Y nos has tratado como un padre, como un padre bueno.

Vosotros sí que me habéis tratado bien.

El mérito es vuestro, chicos.

-Bueno, no hemos tenido mucho tiempo para encarrilarte del todo,

pero estamos contentos.

Estás llorando, entrenador. -Está llorando.

No, hombre, qué voy a estar llorando.

-Será alérgico. A mí me pasa a veces.

-No es por eso, es que Manuel le está apretando tan fuerte

que se le saltan las lágrimas. -Casi te lo cargas.

No.

-Es que nos has tratado como a personas.

Es que es lo que sois. A mí no me tutees.

(Risas)

(TODOS) ¡Eh!

(TODOS) ¡Somos la leche, somos el cacao!

¡Somos la caña, somos demasiado!

¡Naranjas, limones, Amigos campeones!

(Trinos)

Somos Cine - Campeones

El olivo

Anna del Castillo se llevó el Goya a Actriz Revelación y Javier Gutiérrez una nonimación por sus interpretaciones. Alma tiene 20 años y sobrevive trabajando en una granja de pollos en Canet, un pequeño pueblo en la provincia de Castellón. Su abuelo, que dejó para extraña sorpresa de todos de hablar hace años, es la persona que más le importa en este mundo. Ahora que el hombre ha decidido dejar de comer también, Alma se obsesiona con la idea de que lo único que puede hacer volver a su abuelo a su estado natural, vivaz y tierno, es recuperar el olivo milenario que la familia vendió contra su voluntad hace 12 años.

No recomendado para menores de 7 años Cine en TVE - El olivo - ver ahora
Transcripción completa

(Música suspense)

(Pájaros)

(Música)

Buenas.

Buenos días.

(Pájaros)

(Música)

¿Qué pasa? Voy.

(Música)

(Teléfono)

Sí.

Hola, buenos días, me llamo Marta y soy supervisora en su banco.

Sí, dígame.

Ha fallado usted en los últimos seis pagos

y tiene un saldo pendiente superior a 120 mil euros.

Según la penalización acordada en la cláusula 26 del contrato...

Espere, espere, señorita. ¿De qué contrato me está hablando?

Del contrato que usted firmó, señor.

Ya les he dicho miles de veces que yo no tengo dinero,

no tengo ahorros, no tengo nada. Es que no tengo nada.

Ya, verá, señor, pero estamos cansados

de oír siempre las mismas excusas.

Verá, nos hemos visto obligados

a meterle en una lista internacional negra, la lista, de defraudadores.

¿Qué? Que no soy la mafia.

Yo solo soy un conductor de camión, peor que eso, soy un esclavo.

Que he perdido mis camiones gracias a vosotros, sinvergüenzas.

He perdido a mi mujer, mi casa, mis hijos, lo he perdido todo.

¿Así que sabe una cosa? Que se puede meter la deuda por el culo.

(RÍEN)

¿Me ha oído?

Señor, nos preocupa la salud mental de nuestros clientes.

¿Cómo?

Le informo de que podemos ofrecerle servicio psicológico

un 30 % de descuento.

¿Qué cojones está diciendo de una ayuda psicológica?

¿Qué está diciendo de una ayuda psicológica?

Le noto tenso, señor, ¿me equivoco? ¿Se le está hinchando la vena?

¿Qué está diciendo usted? ¿Se está poniendo un poco nervioso?

¿Oye voces extrañas en su cabeza? ¿Como la de su sobrina, Alcachofa?

¿Qué pasa, cariño? ¡Hija de puta!

Alma, Alma, eres una hija de puta, que me lo había colado.

Baila.

(RÍE)

Me la ha colado, me la ha colado.

Alma.

No lo encontramos por ninguna parte.

Hemos llamado a todo el mundo, buscado en todas partes

y nadie lo ha visto.

(Música)

(Moto)

(Pájaros)

¿Lo oyes?

Yayo.

Yayo, escucha.

¿Ese que canta es un ruiseñor? No, no es un ruiseñor, es un verdún.

Esto a lo mejor lo plantaron, dicen, los romanos.

A lo mejor, yo no lo sé,

porque este árbol tiene al menos 2000 años.

¿Sabes lo que son 2000 años?

Yo no, pues, yo sé que son muchos años.

Toda la vida aquí con él y siempre viste igual.

Eso es por donde tiene que brotar el olivo.

Yo te lo enseñaré, luego lo harás tú.

(Música)

Cuerda.

¿Y quién diseñó?

Aprieta, aprieta.

Mi abuelo enseñó a mi padre, mi padre a mí y yo a ti.

Y así es la vida, unos a otros.

Espera.

Un árbol nuevo. Esperaremos a que llegue como este.

(Música)

Hala, yayo, un monstruo. ¿Hay un monstruo? ¿Dónde?

Este es un ojo, este es el otro ojo, la nariz

y está la boca superabierta.

Pero no tiene dientes.

Vendremos de vez en cuando a visitarlo, al monstruo.

Y le traeremos cosicas para que coma.

(Música)

No está aquí, yayo.

No está aquí. Venga, vámonos.

Vámonos.

Nos tiene exactamente donde nos quiere tener, detrás de él.

Donde nos ha tenido siempre, a su disposición.

Preocupados, persiguiéndole por ahí, no me jodas.

Lo único que quiere es llamar la atención.

Como tú con esos pelos, igual.

Luis. Deja a la chica.

Aquí todos con el corazón en un puño, hostia,

parece que quiere hacernos sufrir.

¿Qué? ¿No estás de acuerdo? ¿Tienes algo que decir?

Ya.

Silencio.

Ese castigo ya me lo conozco yo.

(Música reguetón)

Rafa. No la mires.

(Música reguetón)

¿A dónde vas?

(Pájaros)

¡Ah!

¡Imbécil, te he llamado seis veces!

Lo siento, no tengo batería, Nelson, lo siento.

Hay cambio de planes, tienes que llevar los pollos a Valencia.

¡Qué gilipollas! Hacerme venir para decírtelo.

No, perdona, perdóname.

¡Coño! Alma.

¡Déjale en paz, gilipollas! Loca de mierda, ¿qué haces?

¡Coño! ¡Te voy a partir la cara, gilipollas!

¡No tienes cojones! ¡Ven aquí, ven aquí!

Ni de coña, Rafa. Métete en el coche, joder.

¿Qué haces? ¡Hijo de puta!

¡Te vas a cagar, loca de mierda!

¿A dónde vas si estoy aquí, a dónde vas?

¡Puta enferma!

Cuando tú quieras, cuando tú quieras, campeón.

(Motor)

¡¿Pero tú estás loca?! Te podría hacer mucho daño.

Es que me importa una mierda.

Rafa.

¿No me vas a pedir que salga contigo esta noche?

¿Pero a ti qué coño te pasa? Pídemelo.

Pídemelo, Rafa.

(Motor)

¿Sabes lo que me dijo la enfermera, yayo?

Que lo último que se olvidan son las canciones.

¿Lo intentamos? ¿Probamos una canción?

(CANTA EN CATALÁN)

¿Cómo se ponen los labios? ¿Así? Así.

Hace cosquillas, ¿verdad?

Te tengo más miedo que a mí el disfraz.

(Pájaros)

¿Qué hacéis aquí? Fuera de mi tierra.

-Solo hemos venido a...

-¡Tú te callas! Ya sé a qué habéis venido.

¡Fuera de mi tierra y no vuelva por aquí,

no vuelva porque le meto dos tiros! ¡Fuera, fuera!

¡Tú también! ¡Fuera, fuera!

-30 000 euros, papá, cinco millones de pesetas.

Llevas toda la vida trabajando como un esclavo.

¿Qué tienes? Hay aceite adulterado tirado de precio por todos lados.

A nadie, a nadie le importa una mierda tu preciado aceite.

Tranquilo, Luis.

Es verdad, joder, a nadie le importa lo nuestro, hostia.

Algunos de tus amigos han vendido los árboles más viejos

y los han vendido como leña.

Desde que tenemos dientes, nos hemos dejado la piel en esos campos

y nunca nos has pagado un céntimo.

Nos lo debes.

¿Qué piensas?

Pienso en que no pienso venderlo.

Porque ese árbol no es nuestro.

Se ha heredado de mis abuelos, los abuelos,

los abuelos a los padres, los padres a los hijos y así.

Si yo vendo ese olivo y os doy el dinero a vosotros,

a la semana no tendréis ni olivo, ni dinero ni restaurante.

-Te suda los cojones. -Un momento.

Ese árbol no tiene precio, ese olivo es sagrado.

Y ese árbol es mi vida y vosotros queréis quitarme mi vida.

-Es solo un árbol, se ha acabado, y nosotros somos tus hijos.

-Será vuestro, no me lo llevaré.

-Te has quedado estancado en el pasado

y nos estás hundiendo a todos.

-Pero si ese árbol tampoco es nuestro,

es de la vida, es de la historia.

-No me hables de la historia de los cojones.

Tenemos familia y tenemos que sacarla adelante, papá.

(Sierra)

¡Yayo!

¡Yayo!

¡Yayo!

¡Yayo! ¡Yayo!

¡Para! ¡Para!

¡Baja de ahí! ¡Para la máquina, para!

¡Baja, Alma!

-¡Niña, bájate! Alma, baja de ahí.

(LLORA)

Venga, vamos, bájate.

(LLORA)

No llores, cariño, no llores.

(LLORA)

(Música)

(Pájaros)

Su pérdida de peso y su deterioro son muy preocupantes.

Si pudiéramos ingresarlo unos días en el hospital,

podríamos hacerle algunas pruebas, estimular su apetito

y quizás empezar a pensar en una residencia con atención continuada.

Si es lo mejor...

Yo intento pasar el máximo de tiempo aquí, pero...

Ya no es suficiente y para Luis es demasiado hacerlo todo él solo

y estar con papá.

Vamos a estar todos más tranquilos.

¡Lo vais a matar!

Si no come, se va a morir, tu abuelo ya no es tu abuelo.

El abuelo se ha ido, Alma.

¡No le pasa nada, nada!

¿Le vas a decir a un médico cómo tiene que hacer su trabajo?

¿Qué quieres decir, cariño?

Que está de duelo y ya está.

Hace mucho tiempo que murió la abuela.

¡El puto árbol! ¿Qué quieres? ¿Joder a esta familia o qué quieres?

Es que es como un hijo perdido, ¿a que sí?

Lo peor es que no sabes.

Pero, Yayo, ¿y si estuviera en un sitio bonito?

¿Eh?

Con agua, con gente que le cuida, pues sería un monstruo contento.

Si tú supieras que eso existe, ¿estarías más tranquilo?

Yayo, ¿te quieres morir?

¿Es eso? ¿Te quieres morir?

(Ruido)

Yayo.

Yayo, te he oído, te he escuchado, yayo.

¿Has cantado? Yayo, escucha.

(CANTA EN CATALÁN)

¿Lo has escuchado?

Creo que solo ha respirado hondo, cariño.

Que no, que te he escuchado.

Por favor, cántala, canta conmigo.

(CANTA EN CATALÁN)

Yayo, por favor, por favor.

Yayo.

Yo sé que estás ahí. Lo sé.

(Moto)

Un día entero nos llevó colocarlos a tu padre y a mí.

Dios.

¿Pero cómo tragamos tanta mierda?

Total, ¿para qué?

Yo perdí a Estrella. Él dejó a mamá.

No. No, las cosas no fueron así, Alma.

No, se largó ella, pero porque él no la cuidó en la vida.

No me extraña nada que se viniera abajo y se marchara.

Trabajábamos como burros. Todos hicimos cosas mal.

Y la cuidó, claro que la cuidó, pero a su manera.

Sí, ¿y al abuelo? ¿Cómo trató al abuelo?

¿Alguna vez te has preguntado cómo le trató el abuelo a él?

No, ¿te lo has preguntado? Pues era un viejo muy duro.

Siempre decíamos que le importaban más sus árboles que nosotros.

Contigo sería un abuelo maravilloso, Alma, pero con nosotros se equivocó.

Vale, que sí, que ya está.

¿Tú sabes lo humillante que tiene que ser para tu padre

volver a la casa familiar?

¿Al cuarto de cuando era niño?

Ponte en su lugar.

Hay que joderse, tú no te rindes nunca, ¿eh?

Una cosa que yo nunca he entendido, Alca.

En esa época, los bancos daban créditos a todo Dios, ¿no?

Eso dicen, que cualquiera podía tener un crédito.

Vale. Entonces, ¿vosotros por qué necesitabais 30 000 del árbol?

Bueno, fue lo que pidió el alcalde para...

Para construir tan cerca de la playa.

¡Qué asco! Sois todos iguales, ¡qué puto asco!

No, no, Alma, no somos todos iguales.

Lo hicimos por ti y por tus primos,

para poder tener un negocio familiar.

Nosotros no elegimos untar al alcalde, cojones,

las cosas se hacían así.

Siento mucho que no seamos todos unos putos santos.

A ver qué haces tú por tus hijos. Vale.

Emilio.

Qué será de él.

Todavía me acuerdo de sus chupitos.

¿Sabes de qué me acuerdo yo?

De sus dedos gordos con las uñas comidas.

De eso.

Me los metía por las bragas cuando trabajaba aquí de camarera.

Estuve todo el verano intentando contárselo a papá, todo el verano,

es que me daba tanta vergüenza que no...

Y una noche se lo conté, en la cocina.

¿Sabes qué me dijo tu hermano?

Nada, no me dijo nada.

Y se largó.

No sé, se quedaría...

Se quedaría petrificado el hombre y no sabría qué hacer.

Mira, vete a la mierda.

¡Vete a la puta mierda! ¡Tú y tu hermano!

¿Que no sabría qué hacer? ¿Que no sabría qué hacer?

Pues es que es muy fácil, proteges a tu hija, gilipollas.

(Moto)

Yo qué sé.

Algunos se fueron hasta China, Oriente Medio,

por toda Europa, hasta el Vaticano.

Miles de ellos.

Más de 100 fueron a parar a un banco en Madrid.

Ya, pero la ficha del contrato está aquí.

Si lo único que quiero saber es dónde está,

quién lo compró, se podría mirar en los registros.

¿Pero tú quién te crees que soy? ¿La Interpol?

Venga, lárgate, no te jode. Hoy no atendemos a Greenpeace.

¿Tú te acuerdas de mí?

Yo estaba en el árbol subida cuando lo arrancabais. ¿Te acuerdas?

Que me gritabas y solo tenía 8 años.

Venga, lárgate, ¡a la puta calle!

Tu familia se llevó 30 000 euros,

deberían darse con un canto en los dientes.

¿Sabes qué te digo?

Que empieces a buscar tu olivo por China. Lárgate.

Pues yo me acuerdo de todo y, sobre todo, de tu cara de cerdo.

Venga, lárgate.

-Te llamas Alma, ¿verdad?

Sí.

Yo estaba allí ese día, estaba en el coche.

Estaba con mi hermano. Sí, es mi hermano.

No se me olvida.

El olivo de tu abuelo era muy especial,

pero muchos mueren en los primeros 15 años

después de haber sido trasplantados, así que...

Puede que nunca lo encuentres. Pero quizás esto te ayude.

Es ese, ¿verdad?

Sí.

Gracias.

(Música)

Dusseldorf, Alemania.

Joder, es una compañía enorme.

Hala, míralo.

-Hostia, está en medio del lobby, en el sitio de honor.

Tía, es una estrella. ¿Y qué fecha tiene?

La página está actualizada, así que todavía tiene que estar allí.

Joder, que lo están utilizando como logo de la compañía.

-Tu abuelo va a estar superorgulloso, de verdad.

Le va a matar.

Joder, si está encerrado, ni siquiera le da el aire.

Hija, que no es un tigre y no tiene que salir a pasear.

Tía, es que está chulísimo y, encima,

en uno de los países más importantes del mundo.

Le va a partir el corazón.

(Timbre)

Ya está aquí Adri, me voy, ¿vale?

Bueno, luego nos vemos, chicas.

-Mira, con un poco de photoshop lo puedo poner donde quiera.

¿Qué tal? A ver. ¿En un jardín al aire libre?

Una pequeña mentirijilla para que no sufra

y él nunca lo sabrá.

Es que ese es el problema, que sí que lo sabe.

Pero, Alma, ¿cómo lo va a saber? Si tu abuelo ni siquiera habla.

Wiki, él lo sabe y yo no le voy a mentir.

Vale, muy bien. Entonces, ¿qué hacemos?

(Pájaros)

(Música suspense)

(SUSURRA) Yayo.

Ya sé dónde está.

No sé cómo, pero lo voy a traer.

Lo voy a traer de vuelta.

Te lo prometo.

Aguanta, Yayo.

Aguanta, por favor, que yo te lo traigo.

El señor Gorblcht era un señor alemán, jubilado, muy rico

que se fue a vivir a Valencia.

Y era muy creyente.

Y como el olivo en la Biblia es un árbol sagrado,

él tenía la ilusión de poder donar a su iglesia un árbol milenario.

De la época de Jesucristo. ¿Y qué olivo donó?

El de mi abuelo.

Entonces, el señor Gorblcht murió hace cuatro años,

y esto me lo manda el pastor de su parroquia,

que es la parroquia de San Lucas que está en Düsseldorf, Alemania.

Y me dice lo siguiente:

Silencio, que va a hablar de lo de Ramón.

"Me he reunido con los ancianos de mi iglesia.

Cuando aceptamos la donación del olivo del señor Gorblcht

lo hicimos con la mejor de nuestras intenciones,

pero ahora vemos que fue un error.

Muchos de los miembros jóvenes de nuestra comunidad

son conscientes de lo sagrada que es la naturaleza

y el medio ambiente, así que, tras muchos rezos,

hemos tomado una decisión:

estaremos encantados de que este árbol sagrado pueda traer paz

y armonía a su familia, y en especial

a un hombre mayor que se ha pasado la vida cuidando de él.

No hay lugar a dudas que debería retornar al lugar exacto

donde estaba plantado y creció..."

Que nos lo devuelven.

(Barullo)

Habla muy bien español, ¿no?

Ya... porque estuvo en las misiones de Guatemala 25 años.

¿Hablaste con él? Sí...

Y, ¿dónde dices que está el árbol?

El árbol está en Dusseldorf.

Está en los jardines de la iglesia, junto al río Rin.

No sé, ¿cómo... cómo lo has encontrado?

Me lo dijeron los del vivero.

Hay que joderse, y yo que creía que los alemanes

eran una pandilla de cabrones avariciosos que venían aquí

ya de viejos a curarse sus almorranas

en nuestra Seguridad Social. ¿Eh?

Bueno, pues nada, pido disculpas.

Así que, ahora ya lo único que necesitamos es un camión con grúa

y dos conductores voluntarios.

¿A Dusseldorf?

Pero eso es muy caro.

Está muy arriba, Alma. Debe haber un porrón de países por medio.

Hay 1659 kilómetros, tampoco es tanto.

Y dentro de nada hay un finde largo que podemos aprovechar.

¿Cómo que podemos?

Es que, si pudieras cogerle prestado el camión a tu jefe...

¿Pero qué dices?

Podemos ir y volver antes de que se entere, conducís a turnos

y no paramos. Coger un camión prestado

de un cuarto de millón de euros al psicópata que bombardeaste

a huevazos el otro día...

A ti Nelson te va a cortar los huevos.

Pues sí... Joder.

No.

Y, además, es el fin de semana del aniversario de mi boda. No.

Si estás divorciado.

Bueno, pero nos queremos, Conchita.

Si Estrella se entera de que me he ido a Dusseldorf

detrás de un árbol...

Alma que no, que no.

El diesel, el seguro, los peajes... Es muchísimo dinero.

Acabo de vender mi moto por 1000 euros.

Ya...

¿Qué has hecho? Pero si no es suficiente. ¿Y los permisos?

¿Qué permisos, Rafa?, que son fronteras abiertas,

no hace falta.

¡El abuelo se está muriendo!

Pero si no se acuerda ni de sus hijos,

¿cómo se va a acordar de un árbol? No me jodas, Alma.

Alca, el árbol, coño, el árbol.

Alma estás muy nerviosa, no seas tan pasional. Vamos a pensarlo,

que no es fácil. Estamos hablando de una carga especial

de más de 14 toneladas, coño.

Escúchame, si me tengo que ir a Dusseldorf andando

y arrastrar el olivo de vuelta lo haré.

iros a tomar por culo, gilipollas, que sois unos gilipollas.

¡Eh, eh, eh, Alma!

¡Qué no me toques! ¡Coño!

Vamos a hablarlo, Alma.

Está como una puta cabra.

Yo también vendí un olivo. No sé por qué tanto lío.

-Si la pruebas se te abrirá la gana.

Va, papá...

-¡Tío, si es que no paran de comer!

Es que tienen que crecer en 40 días.

Voy a potar.

Yo soy vegetariana, Alma...

Ya, pero te estoy pidiendo que les des de comer, no que te las comas.

Es que es muy fácil, Adeile:

los cuatro botones que te he dicho, y ya está.

mira, te lo he apuntado todo por si acaso, toma. Guárdalo.

¿Y si explotan?

Casi nunca pasa. Este está muerto.

Tira, tira para allá, no te me lo acerques.

Hay que sacarlo.

Qué asco. ¡Ah! ¡Ah! ¡Que me ha atacado!

¡Qué asco!

-Alma, he contactado con una página de españoles en el extranjero

y me ha contestado Sole,

es una española que vive en Dusseldorf.

Te va a llamar por Skype esta tarde, ¿vale?

Es que eres un genio, Wiki. Gracias. ¿Y la compañía energética?

Pues, he mandado un montón de emails al director general

y a cada jefe de departamento. Pero nada.

-Y yo he llamado 40 veces, pero se descojonan y cuelgan.

-Yo creo que no vas a poder ni acercarte al árbol.

Bueno...

Alma, ¿pero por qué no te quedas unos días más

y pensamos un poco más las cosas?

No puedo porque no puedo esperar... Mi abuelo no está bien.

Pero escúchame, ir sin un plan es idiota.

Vale, tía, pues, sigue pensando.

Wiki, tú tienes el cerebro y yo tengo el morro.

Y tú los pollos.

Que estás loca, y eres un peligro...

-Y deberían encerrarte.

Ya está, lo sé. Si para el no hay un millón de razones, si lo sé,

lo veo.

Pero tías es que, a veces te tienes que lanzar... de cabeza.

Y empiezas el viaje,

y la gente te ayuda por el camino.

¿Y por qué te van a ayudar?

Toma. No, no. No lo voy a coger.

Sí, sí, lo quieres.

-Es de parte de las dos, por si acaso.

No me va a pasar nada. Ya.

¿Vale? Nada.

(Claxon)

La madre que los parió.

Pero mírales, inocentes como corderitos

y ni idea de la trola que les has metido.

-Madre mía, es que se lo tienes que contar,

es que se van a rebotar un montón. No, no. No digáis nada.

Si se lo digo ahora se dan media vuelta y se largan.

Escucha, tú piensa algo y luego me llamas por Skype. No digáis nada.

Y ahora qué, ¿eh?

¿Ahora qué? Ya estabais tardando, "ahora qué"...

(RÍE) Hay que joderse...

(Música)

Ricardo, por favor, escúchame, se ha ido de puente a Madrid con su novia.

Este tío no vuelve seguro en tres días.

"Me he equivocado, Rafa, quiero que devuelvas el camión".

¿Pero qué dices? Pero si ya vamos de camino, tío. Oye, tranquilízate,

te estaré informando, te lo juro.

¿A Granada, dijiste?

A Granada... Pero si no va a pasar nada.

Mira, tengo un mal presentimiento con todo esto.

Ya verás, que tú tranquilo, fíate, de verdad. Fíate.

Venga, hasta luego, chao.

Es el chico de seguridad del garaje. Se ha acojonado.

Pero es un buen tipo, me quería echar un cable.

Oye, y el cura alemán este, ¿dónde vive? ¿Tienes su dirección?

¿Alguna pregunta tonta más?

No me jodas, Alma, que esto está muy lejos. ¿Eh?

A ver si luego se va a echar atrás.

¿Cómo se va a echar para atrás? Si es alemán, es cura, es protestante,

¿se te ocurre alguien más serio?

Bueno, bueno...

(CANTURREA) "¡Granada, tierra soñada por mí!".

(RÍE)

(RÍE) Granada, dice el gilipollas. Hay que joderse.

Hola, soy Sole. Esta es Katherine, que estudia derecho.

Esta es Marie... Hola.

Y esta es Sophie, que es community manager, y le gusta meterse en líos.

Bueno, ¿te han contestado algo los de la compañía energética?

No, mis amigas han estado llamando, pero no les han hecho ni caso.

Yo le escribí al director de la compañía y le ofrecí devolverle

todo el dinero del árbol, como si fuera un préstamo,

con intereses incluso, pero es que no me contestó.

¿Qué dice? Que estoy loca, ¿no?

Es que es un poquito excesivo, Alma...

¿De verdad piensas que podéis venir y llevaros el árbol así? ¿Sin más?

Pues, ese es el problema, que los que vienen conmigo sí lo creen.

¿Cómo que sí lo creen?

Que les he mentido, y les he dicho que el árbol está en una iglesia

y que nos lo van a devolver. No me jodas.

Mira, ya sé que es una locura, pero no podía sentarme

a ver cómo mi abuelo se muere de pena, ¿entiendes?

Es que no podía...

Wiki nos ha mandado fotos.

Siento mucho lo de tu abuelo.

Me podéis ayudar, ¿por favor?

(CORTA LA LLAMADA)

Yo no lo sabía, yo es que no la vi venir.

Yo tenía seis pedazo de camiones como este por valor de dos millones.

Me debían una fortuna. Un día era alguien y al día siguiente nadie.

Todo desapareció así, sin señal de aviso.

Tuviste que darte cuenta, Alca.

No... no, cariño, no.

Me mintieron.

¿Eh? Me mintieron...

Yo me mentí a mí mismo, le mentí a Estrella.

Las mentiras eran cada vez más grandes,

y cada vez había más y más mentiras.

Es que no podía parar de mentir. No podía.

Y un día, Estrella puso la cocina patas arriba.

"El país entero se está engañando a sí mismo".

(SUSPIRA) Eso fue lo que dijo,

y me dejó.

Así que decidí cambiar mi vida.

Se lo prometí.

Le juré por el crío que nunca más iba a volver a mentirle,

que siempre le diría la verdad.

Y ayer me presenté en su casa y le dije:

"mira, Estrella, me voy a perder nuestro aniversario

porque me subo a Dusseldorf".

Pues, muy bien hecho, Alca.

Pues sí, porque le dijiste la verdad.

Se echó a llorar.

Se pensó que me iban a pagar.

¿Se lo explicaste?

Se me quedaron pegados los labios, Rafa. Pegados.

Tú eres idiota, tío, si se va a enterar en dos días cuando vuelvas.

Si es que soy gilipollas.

Me doy asco a mí mismo.

Podía habérselo dicho. Podía haberle dicho:

"mira, Estrella, nada, que me subo ahí a por el árbol a Dusseldorf,

que vuelvo en dos días".

Me habría llamado imbécil, pero por lo menos lo habría entendido.

Pero justo en el momento volví a soltarle una mentira.

¡Una puta mentira!

¿Pero por qué no confiamos los unos en los otros, coño?

¿Eh? ¿Por qué no nos miramos a los ojos,

y ponemos las cartas sobre la mesa? ¿Por qué no somos honestos?

¿Por qué no resolvemos los problemas juntos? ¿Eh?

¿Tengo o no tengo razón, cari?

Alca...

(SUSURRA) Su puta madre...

¿Pero qué coño haces, tío?

Que allí vive un cabrón que me debe 90 000.

Contesta, cabrón... Contesta.

Contesta que sé que estás ahí.

¡Eh!

¡Eh! ¡Sal cabronazo, sal! ¡Sal, que sé que estás ahí dentro!

¡Pedazo de cerdo, sal! ¡Da la cara!

Alca, esto es una pérdida de tiempo.

No, no, no, seguro que el muy cabrón está...

está espiándonos con un telescopio desde un búnker, el hijo puta.

Joé, pues tiene un cochazo.

Dice que es de su cuñado, ¡ja! ¡Y la casa de su suegra!

¡Mentiroso, ladrón! ¡Sinvergüenza!

Y esto, ¿qué me decís de esto?

Se lo compró a la imbécil de su novia.

Porque le encantaba ir de compras a Nueva York.

Así es como se hacían antes las cosas. ¿Eh?

De puente, ¡a Nueva York!

Alcachofa, tío, venga tranquilízate. Vámonos.

Mi sudor, mi sudor durante 18 horas trabajando al día,

fue lo que pagó este... este mamotreto.

A mí todavía me debe 90 000. ¡90 000!

Se va a enterar el hijo de puta. Se va a enterar...

¿Dónde vas?

(Música)

Que digo, tontolava,

que a los alemanes lo que les encanta es todo lo yanqui.

¿Tú entiendes al idiota de tu tío?

Que vamos a vender esa estatua por muchísima pasta.

¿Pero qué dices?

¿No os habéis fijado en la de gnomos

que compran por aquí para los jardines?

Así que, tú y la Wiki que encuentre algún alemán rico,

que vamos a venderlo por internet, ¿me oyes?

Venga.

¿Y si nos desviamos a Disneyland París y pillamos un Mickey Mouse?

(Música)

(Música)

(Claxon)

(Móvil)

Cógelo, a ver quién es.

Tu hermano.

(SUSPIRA) Tu padre. Y siempre lo será, Alma.

Al principio cuando se lo conté no se lo podía creer.

¿Sabes qué me dijo?

Que eras muy valiente.

Mira, más de lo que puedo decir yo de él.

Solo intenta ayudar, Alma.

Es su manera de pedirte perdón,

tampoco creo que sea tan terrible eso, ¿no?

¿Eh?

Alma,

tranquila.

(Móvil)

No abres la boca, ¿eh?

Me gusta mucho eso.

Que no hagas preguntas todo el rato.

Es bonito ir en silencio.

Tú tampoco escuchas mucho.

Yo ya no me lo tomo a mal.

Tienes mucho jaleo ahí dentro.

Para, para, para, para.

Joder, Rafa, lo siento, es que no puedo.

Pero con desconocidos sí que puedes.

"Alma, esto está siendo una locura, hay uno del periódico local

que ha visto el Facebook de las alemanas, quiere hablar contigo.

¿Le puedo dar tu número? Y tu padre me está volviendo loca.

Ha venido a hablar conmigo...".

¿Qué voy a hacer, Wiki?

No lo sé. Es que es lo mismo que te dije yo justo antes de que te fueras.

¿Qué te han dicho los chicos?

Alma...

¡Joder! ¿No se lo has dicho?

¡Que Rafa se está jugando su trabajo! ¿Me oyes?

Trátales con un poquito de respeto y cuéntaselo ya, ¡coño!

Rafa está hablando con su jefe,

se ha peleado con la novia y está de vuelta.

Dice que quiere su camión.

Venga vamos, hay que tomar decisiones, Alma.

(MÓVIL) "Te voy a arrancar la cabeza, ¿me oyes?

¿Pero tú te das cuenta de lo que me has hecho?

Que me vas a buscar la ruina, chaval.

¡Pero contéstame, puto imbécil!".

Un insulto más, Nelson, y te cuelgo el teléfono.

"A ver, ¿dónde coño estás?".

¡Cállate! Y sé un poco más educado. Voy a Dusseldorf.

"¿Cómo has dicho? ¿Dusseldorf? O sea, ¿Dusseldorf en Alemania?

¡Me cago en todo!".

Todo esto es culpa mía, ¿vale? No de Ricardo. Le mentí.

Si le despides, no vuelves a ver tu camión, lo vendo a la mafia rusa.

No, no, Rafa, Rafa... "¿Será posible?

Mira, chaval, ¡cuando te pille te voy a cortar las pelotas!".

Te voy a decir una cosa, Nelson... No, no, Rafa...

Eres un matón, un gilipollas, y te puedes ir a tomar por el culo.

Joder, Rafa, que acabas de perder tu curro.

Me da igual.

Algo haré. A lo mejor me quedo en Dusseldorf. Yo que sé.

No, quiero que os volváis. Los dos, déjame hablar con él.

Le voy a decir que todo esto es una cagada, que ha sido culpa mía,

que os he mentido. Joder, y ya está. Déjame hablar con él,

es que no puedo más, si le pido perdón y le devuelves el camión

te perdonará, no puedo más. Déjame el teléfono, Rafa.

¡Dame el teléfono! No.

¡Que me des el puto teléfono! ¡Me cago en la puta!

¡Rafa, dame el puto teléfono! ¡Vale ya, joder!

Eh, eh...

Como siempre, te olvidas de un detalle.

Esto ya no sólo es cosa tuya, ¿sabes?

Nosotros también tenemos algo que decir en todo esto.

No seas gilipollas y dame el teléfono.

Que no, Alma.

Os espero en el camión.

Yo no pienso volver sin el árbol, Alma.

Es que no lo entendéis, pero esto es un desastre.

No después de todo esto.

Por favor, por favor. Alca, que no lo entiendes.

Venga, vámonos de aquí.

(HABLA EN FRANCÉS)

No, no, estamos bien.

¿Alguna vez has pensado que podrías petar...

y venirte abajo del todo?

Me pasó una vez,

a los 18,

cuando estaba entrenando con el Valencia.

Pensaba que iba a llegar lejos,

pero me hicieron una entrada sucia y a la mierda mi carrera.

Quería reventar la cabeza de ese tío. Quería machacarlo.

Me pasé dos años de mi vida, amargado.

Un día estaba con mi fisio, Agustín,

sabía decirme lo que me estaba pasando con solo tocarme.

Y un día, después de una sesión, me rompí.

Me puse a llorar como un niño pequeño.

Y él se me quedó mirando y me dijo:

"¿Tú quieres ponerte bien?

Pues, no colabores con tu propia desgracia".

Y de repente, lo entendí.

Mira, Alma,

puedes pasarte toda la vida metiendo el dedo en la vieja herida,

alimentar el dolor y no dejar que se cure,

pero hay veces que es mejor dejar las cosas ir.

Seguir adelante.

Alimentar lo que tienes, y no lo que ya no está.

¿Tú crees que yo colaboro con mi propia desgracia?

Todos lo hacemos. Unos más, otros menos.

(Música)

¿No has dormido nada?

(Continúa la música)

Alemania.

Si solo el nombre me hace sentir más bajito de lo que soy.

Ya sé que no soy muy listo,

pero es que aquí me siento el doble de tonto.

Lo altos que son.

Y cómo hablan inglés, ¿eh?

Debe ser algo que le ponen a las salchichas.

¿Tienes la dirección de la iglesia?

(Música)

¿Creéis que nos la pueden robar?

Que no...

Pues escucha, podría tener mucho éxito aquí en mitad del Rin.

Con los barcos pasando al lado, como en Nueva York.

Que sí, hombre, que sí. Pues, claro que sí.

¿Pero no íbamos a una iglesia?

Quiere que firmemos unos papeles primero en una oficina.

(Música)

Hostia...

Pero este es nuestro árbol...

¿Qué cojones hace aquí?

(HABLA EN ALEMÁN)

(Música emotiva)

(Continúa la música)

No...

¿Dónde está el cura? ¿No habíamos quedado aquí con él?

No.

¿Qué?

O sea...

O sea que no hay cura.

No hay cura, no hay iglesia, ni tipo santurrón que la palmó en Valencia,

ni los alemanes nos van a devolver el árbol.

¿Es eso?

¿Es eso?

A veces se te quedan pegados los labios.

Eso dijiste tú.

Pero en casa, coño. Se te quedan pegados los labios en casa, Rafa,

¡no en el puto Dusseldorf!

Pero por dios santo, ¿qué hacemos aquí?

¿Eh, Alma?

¿Qué hacemos aquí?

¿Qué hacemos?

¿Qué hacemos aquí?

¿Me queréis explicar qué hacemos aquí?

Vámonos, joder.

¿Pero no ves que está en shock, joder?

¡Yo sí que estoy en shock!

¿Que qué hacemos? Que nos vamos ya...

¡Yo hablo a hostias!

Sin tocar, por favor, sin tocar.

Tenemos, o no tenemos permiso para llevarnos el árbol, dímelo.

Alma, ¿me estás diciendo que hemos venido hasta aquí,

a más de 1500 kilómetros, con un camión de 40 toneladas

a por este monstruo de árbol sin permiso?

¡Oiga! ¡Eh!

¡Vale, vale!

¡Que ese árbol es de mi familia! ¡Este árbol es nuestro!

¡Eh! ¡Que me suelten, hostia!

Bueno, que ya voy yo solo... que ya voy yo solo.

Que me dejen, que ya está... pero ese árbol es nuestro.

¡Alma!

Alma, solo dime qué coño estamos haciendo aquí.

¡Déjala en paz!

¿Pero se puede saber qué cojones está pasando aquí, eh? Vamos a ver.

Porque tú no lo sabías, ¿no?

Tenía un presentimiento.

¿Un presentimiento, Rafa? No me jodas.

¿Qué pasa? Joder. Lo imaginé, pero no estaba seguro.

¿Desde cuándo?

Desde el principio.

O sea, que otra vez soy yo el único pringado, ¿no?

Conduciendo hasta aquí como un burro feliz,

mientras que vosotros dos os descojonabais del pobre imbécil.

¿Por qué no dijiste nada? ¿Por qué no dijiste nada tú?

¿Y por qué no me mandaste a la mierda?

¿Por qué no me mandaste a la mierda? Si yo me iba a venir a dedo, Rafa.

¿Por qué? ¡Joder!

¿Cómo eres tan tonto, tío? ¿Cómo eres tan tonto?

Que has perdido tu curro. y ¿para qué? Dime, ¿para qué?

¿Por qué? ¡Que me mires joder! ¿Por qué?

Escúchame, te odio, te odio, y a ti también.

¡Iros a tomar por culo! ¡Y volveros a casa ya con vuestro puto camión!

Pero ¿no visteis que intenté contároslo? ¿No lo visteis?

¡Joder, que yo lo intenté! Lo intenté en la cafetería.

Vaya par de gilipollas. ¡Gilipollas!

A ver si lo he entendido bien...

¿la culpa es nuestra?

Eso parece.

Te debe gustar mucho, ¿no?

Eso parece.

Me siento tan...

engañado, Alma, tan traicionado.

Estoy hasta los huevos de que el mundo entero

me trate como a un gilipollas.

Pero es que es lo que soy, un gilipollas.

Por confiar en ti.

Te he querido siempre con locura desde que eras así,

¿y tú no podías confiar en mí?

Mírame.

¡En mí!

¿Cuál era el plan?

Nunca en mi vida me he sentido tan...

tan insignificante.

Nunca.

Me vuelvo al camión.

Luego me voy a casa con o sin vosotros.

(Golpes de fondo)

Gilipollas que soy...

Qué gilipollez de estatua.

¡Gilipollez de vida!

¡Gilipollas!

¡Gilipollas!

¿Dónde está?

Dice que no se mueve hasta que no hable con el dueño del árbol.

¿Pero quién cojones se cree que es? ¿Mahatma Gandhi?

¿Lo dices en serio?

Pero qué familia esta... ¡Qué familia esta!

Bueno ya está, yo me voy. Se acabó.

Me voy a subir al camión, voy a poner el motor en marcha

y me voy a casa con o sin vosotros. ¿Entendido?

Justo lo que ha dicho, que tú y yo deberíamos irnos ahora para casa.

Pues ya está. Nos vamos.

Vamos.

La madre que la parió.

Vamos.

¡La madre que la parió!

(Música suave)

Lo siento.

Lo siento mucho.

(Música)

(Continúa la música)

Alma...

Papá.

Gracias por decírmelo.

Papá, ¿cómo está el abuelo?

No, no dejes de hablarle, papá, por favor, tú no dejes de hablarle.

Vale.

(Música)

(Griterío de fondo)

(CANTURREAN LEMAS EN ALEMÁN)

(COMIENZAN A TOCAR BATUCADA)

¡Alma!

¡Luis!

Luis, ¿me oyes?

¿Qué?

Vale.

(Griterío y batucada de fondo)

(Música emotiva)

(Grifo de fondo)

Pues menos mal que hemos traído el camión...

(Música)

(LLORA) Lo siento, yayo.

Lo siento.

He hecho todo lo que he podido, de verdad.

Mira, es de nuestro árbol, lo he encontrado.

Y lo vamos a replantar,

y esta vez sí que lo vamos a cuidar bien, te lo prometo.

Te quiero tanto, yayo.

Te voy a querer para siempre.

Vamos al olivar, papá.

Me siento muy avergonzado.

(AFECTADO) No tengo derecho... no tengo derecho...

(SUSPIRA)

¿Os imagináis cómo será la vida dentro de 2000 años?

A ver si esta vez lo hacemos un poquito mejor.

(Música)

(Música créditos)

Somos cine - El olivo

Un día perfecto

Tim Robbins, Benicio del Toro y Olga Kurylenko se dan cita en esta película española con reparto internacional, basada en la novela Dejarse llover, de Paula Farias y ganadora al Goya a mejor quion adaptado. Un grupo de trabajadores humanitarios trata de sacar un cadáver de un pozo en una zona de conficto armado. Alguien lo ha tirado dentro para corromper el agua y dejar sin abastecimiento a las poblaciones cercanas. Pero la tarea más simple se convierte aquí en una misión imposible.

No recomendado para menores de 12 años Somos Cine - Un día perfecto - Ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

(Motor)

(Música)

¡Para, para!

(Continúa la música)

Venga, gordito, ya casi estamos.

(Motor)

(Música)

¿Estás bien?

(HABLA EN SU LENGUA)

¡Gordo, cabrón! Este no ha pasado hambre en la guerra.

(CON ACENTO DEL ESTE) A lo mejor son las glándulas.

Se dice glándulas, ¿no?

La tiroides no genera suficiente hormona,

el cuerpo no asimila la grasa.

Glándulas, mi hermano me lo dijo.

¿Tu hermano es médico?

No, gordo.

(RÍEN)

¿De qué se ríen esos?

Nada, dicen cosas graciosas. Eso ya lo veo.

Es normal aquí.

Esta zona es famosa por eso, por yogur y por sentido del humor.

Ellos dicen siempre cosas divertidas.

Por eso la gente les invita a sus bodas.

Haz caso a Damir, cuando tú te casas,

invita a personas de aquí, ellos ríen siempre.

Los bebés aquí nacen riendo, no llorando.

Los humoristas más famosos en mi país han nacido aquí.

Petrovic. ¿Conoces a Petrovic?

No, no conozco a Petrovic.

(RÍE) Él cuenta famoso chiste de albanés en la bañera.

(RADIO) "Mike 2, aquí Mike 1, ¿me recibes?"

Lleva 30 años contándolo. La gente se ríe siempre.

Cada vez que cuenta el mismo chiste 30 años.

Sí, a lo mejor es el del pozo.

Mike 2, aquí Mike 1, ¿me recibes?

(Música)

(RADIO) "Mike 2, aquí Mike 1, ¿me recibes?"

(Canción en inglés)

Te oigo, Mambrú, aquí B.

(ININTELIGIBLE)

No te oigo bien, repite.

"¿Llevas cuerda en el coche? Cambio".

Negativo, sin cuerda a bordo.

"Vale, nos vamos de aquí en 15 minutos. Cambio y corto".

Recibido. Cambio y corto. ¡Para, para, para!

(Música)

Cuidado dónde pisas.

Quieren que la rodeemos. ¿Cómo lo sabes?

Es una trampa, mira la hierba.

La han traído arrastras.

Ponen la mina a un lado.

Así, cuando la rodeas, ¡pum! A tomar por culo.

La cuestión es a qué lado. Mejor damos la vuelta.

Esperan que pasemos por la derecha. ¿Tú crees?

Pero, si vienes de aquel lado, la derecha es la izquierda,

así que... B, había un camino.

A menos que lo sepan. ¿Que sepan qué?

Que lo sabemos.

Pero si no lo sabemos. O que nos estén vacilando.

Oh, vamos, B, demos la vuelta, había otro camino atrás.

¿Has oído eso? No.

Eso. ¿Qué?

RPG. ¿Qué es eso?

Granadas. No, yo no he oído granadas.

Sí, no podemos volver atrás, eso no es una opción.

Señora vaca,

¿es por la izquierda o por la derecha?

¿Le preguntas a la vaca?

Vamos.

¿Vamos a dar la vuelta? RPG.

Está todo aquí, en mi bitácora.

B, ¿qué haces? Estoy buscando.

El protocolo de minas dice que demos la vuelta.

El protocolo de minas,

no te creas todo lo que dice el protocolo de minas.

Lo escriben en Ginebra.

No han visto una vida en su vida en Ginebra.

Vacas sí, vacas todas, pero sin minas alrededor.

Este es mi protocolo, no el de Ginebra, aquí está.

Vaya, ¿esta es mi letra? ¿Qué cojones pone aquí?

¡Yo qué sé lo que pone, pone que demos la vuelta!

No, mira, mira, fíjate, aquí está.

Es una vaca. Es un perro.

¿Un perro? Sí, es un perro.

¿Los perros tienen cuernos? Es una vaca.

Eso es una flecha y dice que pasamos por la derecha...

O por la izquierda.

A tomar por culo, ¡vamos tarde!

¡Estoy harto de vacas! ¡No, no!

¡De flechas y de toda esta mierda! ¡No, no, da la vuelta!

No, no, por favor. No te atrevas, por favor.

No, no, no, por favor.

(GRITAN)

(Canción en inglés)

Te odio, te odio,

te odio, ¡puto loco!

Dice que el hombre del pozo no es de aquí.

Traen de fuera y tiran dentro para estropear el agua.

Escuchamos los coches venir en la noche.

Con la música alta.

Por la mañana ellos salen y hombre gordo ya está en el pozo.

Ya, ya.

Quieren saber de dónde eres. Puerto Rico.

Piculín, gran jugador de baloncesto.

Sí, sí, muy bueno, Piculín Ortiz, muy bueno.

Pregunta por qué estás aquí,

¿no tienes novia que te quiera en tu país?

Dile que sí tengo, por eso estoy aquí.

Dice que pareces de aquí por el sentido del humor.

No me vuelvo a subir a un coche contigo en la vida, ¿me oyes?

¡En la vida! ¿Qué pasa?

Se pasa las normas por los huevos.

Quería venir por un lado, yo por otro.

Lo de siempre con las tías.

Has pasado por encima de un vaca, podíamos haber volado.

He consultado mi bitácora. ¿Tu bitácora?

¿No le vas a decir nada?

Joder, B. ¿Joder B? ¿Eso es todo?

¿Qué quieres que le diga?

(RÍE) No lo sé, tú eres el responsable de seguridad aquí.

¿Qué vas a hacer ahora? ¿Castigarlo sin postre?

¿Postre? No sabía que había postre.

Mambrú, estaba todo controlado, tú me conoces, a lo loco no ha sido.

Intuitivo, puede; a lo loco, no.

Sophie,

él sabe que no había nada debajo de la vaca.

Solo quería impresionarte. Sophie, venga, Sophie.

Es adorable y tú no te haces respetar.

¿Tú sabías lo de los postres?

Menos mal que solo me queda una semana aquí.

(LLORA)

¿Qué?

¡Es un tío! Ya sé que es un tío.

Dijiste un cadáver por la radio. ¿Y?

Que un cadáver puede ser cualquier cosa, un cerdo, un perro.

Sophie, un cadáver es un cadáver,

un perro muerto no es un cadáver. Es francesa.

Un perro muerto sí es un cadáver técnicamente.

¿Es su primero? Sí.

Es enorme.

¿Es del pueblo?

No, este lo han traído de otro sitio.

Creía que lo hacían con animales.

No se tiran animales al pozo en la guerra, es comida desperdiciada.

B, échame una mano con el tubo.

¿Cuánto tiempo lleva en el pozo?

12 horas, 10 quizás.

Bueno, ¿qué dice nuestra experta? Hay que sacarlo y limpiar el pozo.

Si no lo hacemos en 24 horas, va a dar igual lo que echemos,

habrá que sellarlo.

Pediremos ayuda a los cascos azules.

Este por lo menos está entero, normalmente los trocean.

Para que haga efecto antes.

Es desagradable, pero tiene su lado bueno.

Así es más fácil sacarlos como tropezones.

Bueno...

¡Eh!

Dicen que hay una tienda pequeña, en Drusina, una aldea cerca.

A lo mejor tienen cuerda allí.

¿Es tu primero perros aparte?

¿De verdad? Increíble.

Tu primer muerto es importante, nunca lo olvidas.

Es como tu primera novia o tu primer polvo.

Recuerdo mi primer polvo, pero mi primer muerto...

Lo tengo clavado en la memoria.

Jamás olvidaré esa cara. ¿Era terrible?

No, no era terrible, era bonita.

17 años, pelirroja, buen cuerpo. ¿El cadáver?

No, mi... La chica, la primera chica con la que...

¿Pero qué te pasa?

Estás enferma. Sophie.

Te vienes conmigo al "briefing" de seguridad.

B, te vas con Damir a Drusina.

(SUSURRA) Drusina.

Hay dos pozos más al oeste.

A unos 12 kilómetros.

En Nisinje.

Estaban los dos minados la semana pasada.

Informamos a Unprofor, pero el desminaje va para largo.

Con que prioricen los pozos, no va a ser cosa de unos días.

¡Ah!

¡Joder!

No le toquéis, no le toquéis.

¡Eh! ¡Eh! Tranquilos, tranquilos.

(HABLAN EN SU LENGUA)

-Es mi pelota.

Es su pelota, es un niño, dale su pelota.

Es su pelota, es un niño.

No, no, no.

(HABLA EN SU LENGUA)

Sophie, sube al coche.

Nosotros, amigos, amigos. Nos vamos, nos vamos.

Nos vamos, nos vamos.

Al coche, al coche.

¿Quieres que te maten? Entra en el coche, entra en el coche.

¿Cómo te llamas? Nikola.

Nikola, yo te busco una pelota nueva, una pelota nueva.

¿Dónde?

En la base, los soldados tienen. ¿Trato?

Eliges una y te traemos de vuelta. Trato.

(Música acción)

La francesa tiene la lengua muy larga.

A Mambrú eso hace tres años no se lo hubiera dicho.

La tira al pozo con el gordo.

Es bueno en lo suyo, pero últimamente no es el mismo.

Está pensando en tirar la toalla.

Hay una... Una chica. En casa.

Esperándole.

Chalet adosado, barbacoa los domingos,

ver la tele en chándal... Ya sabes, el pack completo.

No es el mismo, está aquí, pero no está aquí.

¿Entiendes, Damir? No.

Pues que aunque está aquí, no está aquí. Está en otra parte.

Mujeres, Damir. Te cambian.

A mí me cambió una también, yo antes no era así.

¿Así cómo? Como soy ahora.

¿Te explicabas mejor? Coño, Damir.

¿Tú no eres intérprete? ¡Pues interprétame, joder!

¿Qué mierda es esto?

(RADIO) "Mike 2, Mike 2. Aquí Mike 1, ¿me recibes?".

Sí, te copio. ¿Qué pasa?

"Además de la cuerda, necesito un balón. Cambio".

Eh... ¿Puedes repetir, por favor?

"Balón: bravo, alpha, lima, Óscar, noviembre".

¿Y a este sí le entiendes? Perfectamente, ha dicho "balón", ¿no?

(Música rock)

Eldar, dale la vuelta al coche. Aquí no hay problema.

Bueno, el morro hacia afuera, listo para salir. Nikola, entra.

Yo ya tengo tres hijos.

Tú te quedas aquí con Eldar y yo voy a por la pelota.

¿Okey?

¿Quién se va? Viene.

Vengo del aeropuerto, de recoger a la nueva.

¿A la nueva? ¿Cómo se llama?

Lo he olvidado. Al verla, lo he olvidado todo. Hasta la guerra.

¿Está buena? (ASIENTE)

¿Cuánto?

¿3? ¿Sobre 10?

Sobre 3. 3 sobre 3, ¿eh?

¿Es rusa?

Ya te lo he dicho, lo he olvidado.

Vale, dale la vuelta al coche.

¿Tres qué? Nada. Tres días.

Lleva tres días sin dormir. Puta guerra...

(Música rock)

(Conversaciones)

(HABLAN EN FRANCÉS)

¿"Oui"?

"Au revoir".

¿Qué hace la rusa aquí? ¿De quién estás hablando?

De la loca esa, Katya.

¿Tú sabes que le escribió tres cartas a Sarah bien lindas?

Bien lindas... (RÍE)

Describiéndole con todo lujo de detalles nuestro "affaire".

"Ça va, Goyo?". -"Oui, ça va. Tout va bien?".

-"Oui". -"Oui?".

-"Salut, a bientôt". -Chao.

Y ahora está esa mujer aquí y a mí no me decís un carajo.

Eres un cabrón, Goyo.

Ah, ya, que te teníamos que haber consultado igual, ¿no?

Bueno, soy el jefe de seguridad, pero eso no importa.

Goyo, esto es... Otra guerra. ¿Y qué tenemos que hacer?

¿Preguntarte cada vez que tenemos que mover alguien,

no sea que te la hayas tirado? Goyo, no exageres.

Lo que te estoy pidiendo es que me dejes saber las cosas,

ponme en sintonía, eso es tan fácil como coger la radio,

"Mira, Mambrú, la rusa llega el sábado a mediodía,

se va tal y tal fecha, cambio y fuera".

Tan sencillo como eso. Pero no. Va a estar cuatro días.

Hace una evaluación y se va. Ya está. Espera, espera.

¿Van a tumbar la misión?

(SUSPIRA) Ella te lo cuenta, va. Vale, vale.

Desde la entrada en vigor del alto el fuego,

no se registra mucha actividad bélica.

Ha habido... altercados puntuales,

pero repito, la zona está bastante tranquila.

El conflicto, como saben, está a punto de terminar.

Putos idiotas... Los acuerdos de paz en curso...

¿Qué pasa? ...establecen la obligación

de las partes de facilitar información

sobre la ubicación de las minas o cualquier otra amenaza

para el personal humanitario y de Naciones Unidas,

pero como saben, eso no siempre es fácil.

Agua: nuestro sector está abastecido por tres pozos.

Davari y Nisinje siguen minados, pero el tercero es útil

y con capacidad suficiente para abastecer a las poblaciones cercanas.

Disculpe, señor.

Negativo, el tercer pozo no es útil. Venimos de allí.

¿Qué problema tiene?

Han tirado dentro un cadáver para contaminar el agua.

Alguien debería sacarlo.

Nuestra prioridad son las minas.

Entonces, desmine los otros dos pozos.

Identifíquese, por favor. Sophie Richard.

Agua y saneamiento, Aid Across Borders.

Según mis informes, ese pozo está limpio.

Según mi nariz, hay un muerto pudriéndose dentro.

Alguien tiene que sacarlo para que podamos limpiar el agua.

(Música)

¡Eh!

(Gritos, mugidos)

(HABLAN EN SU LENGUA)

¿Qué pasa?

Ellos dicen a la mujer que salga porque puede haber minas en el campo.

Pero ella dice: "Tengo que volver a casa, no hay otro camino.

¿Tú piensas que sé volar?".

Pero no hay problema, ella camina detrás de las vacas. ¿Lo ves?

Sí, sigue a las vacas... Qué lista.

La conferencia de Ginebra de derecho internacional humanitario

prohíbe, artículo 55,

"Utilizar técnicas de modificación medioambiental

con fines hostiles para proteger la salud de la población

en tiempo de guerra".

Le agradezco el recordatorio, señorita Richard,

pero ese artículo, como usted bien ha dicho,

se refiere solo a conflictos armados internacionales.

(RÍE) Bueno, cierto, señor,

pero ni usted ni yo tenemos acento bosnio.

(Murmullos)

Nuestros pasaportes no hacen de este un conflicto internacional,

por más que usted se empeña. Tomamos nota de su requerimiento,

pero permita que seamos los militares los que establezcamos

las prioridades en tiempo de guerra.

Por lo demás, se mantiene el toque de queda para todo el área.

No está permitido circular entre la carretera...

¿No vas a decir nada? Déjalo, ellos mandan.

(SUSURRA) ¿Tenemos la lista de...?

Señor. Está minado.

El muerto.

Mi compañero me recuerda que podría estarlo.

No es raro, a veces lo hacen, como sabe,

para que no los toquemos. ¿Han manipulado el cadáver?

No, el protocolo de minas nos prohíbe hacerlo, señor.

Esa es su competencia.

Necesito que te la lleves a la base.

Goyo, Goyo, no me compliques más la vida.

Ya tengo un montón de problemas. Problemas...

A ver, ¿qué problemas tienes?

Como este dolorcito de cabeza, ya la has visto ahí dentro.

Para mí no tiene ningún sentido... ¡Sophie!

Pelearse con Naciones Unidas no ayuda.

¡No consigo que me hagan caso! ¿Lo ves?

(RÍE) ¿Su primer muerto? Sí.

Goyo, si Sarah se entera de que Katya está aquí...

Ay, Dios mío...

Está lejos. ¿Quién se lo va a decir? Katya.

¿Tú te das cuenta de que todos tus problemas son mujeres?

Mira, otro problemita. ¡Nikola! Ven aquí.

Este es Goyo, mi jefe. Dale la mano. Hola.

-¿Pelota? ¿Qué te he dicho?

Todo el mundo con lo suyo aquí. ¿No pelota?

Lo siento, Nikola, no hay pelota.

El batallón español está a 40 km. A lo mejor tienen cuerda allí.

Goyo, tu petición de escolta.

No vamos a ninguna parte, volvemos a la base.

¿Y qué hacemos con el gordo? Él se queda, nosotros nos vamos.

Habrá una epidemia. Es posible,

pero con un poco de suerte, yo ya no estaré.

(SUSPIRA) Oh, muy bonito. Ya no es nuestro problema.

Nos han prohibido tocarlo.

Dile a tu asistente que se relaje, Mambrú.

Yo no soy su asistente. Trabajamos juntos.

No haber dicho que está minado.

Además, tenemos que ir a la base a llevar a la nueva.

Dile a B que vamos a dejar al chaval en el pozo. Nos encontramos allí.

Vas a echar esto de menos.

-¿Es tu novia?

¿Qué?

No digas eso ni en broma. Vamos, métete en el coche.

Si tienes algún problema, dile a los cascos que me llamen.

Vale, gracias, Goyo. Chao. Chao.

¿Sabes que no podemos transportar civiles en áreas de conflicto?

No le transportamos, evitamos que se meta en líos.

(IRÓNICA) ¡Ah! Claro... Hay cosas que no cambian.

No hace tanto tiempo. ¿Ah, no? ¿Cuánto tiempo?

Eh... ¿Dos años?

Uno y medio. ¿Solo?

Estás distinta de la última vez que te vi.

Claro, estoy vestida.

Es verdad, estás vestida.

Pero tenías... El pelo diferente.

La cabeza era lo que tenía diferente.

(RADIO) "B, soy Sophie, ¿me copias? Cambio".

(Pitido)

Hola.

Cuerda. Damir, cuerda.

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

¿Qué pasa? No hay cuerda.

¿Cómo que no hay cuerda? Está lleno. La estoy tocando.

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

Dice que, por favor, no toques el género.

Vale.

Eh...

Me ha preguntado para qué quieres cuerda

y cuando le explico, él no vende.

Dice que si han tirado al gordo al pozo,

probablemente no era un santo y mejor tú lo dejes ahí.

"Los muertos no se tocan", dice.

(HABLA EN OTRO IDIOMA) ¿Cuánto? "How much?, Money?".

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

Dice que necesitan...

...cuerda para ahorcamientos.

Es... una broma, ¿no?

No lo sé.

El sentido del humor es diferente en esta zona.

¿Qué tal con Sarah, Mambrú?

(CARRASPEA) Bien.

Me la encontré. ¿Te lo dijo?

(CARRASPEA)

No.

Increíble, ¿no?

Después de todo lo que pasó.

Increíble.

En una tienda de muebles.

Estaba viendo dormitorios.

Me dijo que os mudáis.

Sí.

Tenía dudas.

¿Tenía dudas sobre qué?

Entre dos colores.

Salmón o beis. ¿Con cuál se quedó al final?

Ni idea.

Esa parte la lleva ella, la de los colores,

pero si necesita mi opinión, yo estoy ahí, para apoyarla.

La pareja es eso también, ¿no?

Apoyo.

Desde luego.

(SUSPIRA) Yo también estaba viendo dormitorios, ¿te lo puedes creer?

¿Tú? Sí.

(SUSPIRA) Con Bernal.

¿Habéis vuelto Bernal y tú?

(ASIENTE) Eso parece.

¿Y qué color elegiste tú?

Ah...

Salmón.

(Música)

Es difícil saberlo.

Muchos problemas aquí.

A lo mejor son enemigos

y no quieren que saques al hombre de pozo.

O lo han tirado ellos. ¿Tú crees?

Podría ser. Las cosas son complicadas.

Todo que te imagines es posible aquí.

O... a lo mejor eres extranjero y por eso no te venden la cuerda.

(RÍE)

Mucha gente odia a los extranjeros porque vienen con la guerra.

Les recuerdas que todo va mal aquí, las bombas, los muertos...

Por eso ellos te odian.

(HABLAN POR RADIO)

(Música rock)

¿Qué pone ahí?

(LEE) "Naciones Unidas, permanezca...".

(ACELERA)

"... detrás".

¿Ves el tamaño de la escolta?

Objetivo militar.

(Continúa la música)

Llevan carne para los refugiados,

eso aquí es como llevar una diana pintada en el pecho.

Cuanto más lejos de estos, mejor. ¿Me entiendes?

¿Y aquello?

Le dije que venía.

¿Le dijiste a Sarah que nos íbamos a ver?

Sí, por lo de la evaluación.

No te parece mal, ¿no?

¿Qué parte? ¿Qué evaluación?

Eso, ¿qué evaluación?

Tenemos que ver si la misión sigue teniendo sentido

y si su coste está justificado. Y vas a decidirlo tú.

Nuestros recursos no son ilimitados, Mambrú.

Ahórrate el informe.

No nos podemos ir.

(RÍE) Pero si tú te vas la semana que viene.

¿Y qué? Una cosa es que me vaya yo,

y otra que nos vayamos todos.

Esto se acaba, Mambrú, llega la paz. ¿No ves las noticias?

No, no las veo.

Estoy muy ocupado sacando muertos de los pozos.

Puede que llegue la paz,

pero los problemas no van a desaparecer.

Esto va a ser zona de emergencia durante mucho tiempo.

(HABLA EN FRANCÉS)

(Alboroto)

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

¿Qué hacéis?

(HABLA EN INGLÉS)

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

¿Sabe que necesitan agua?

¿Me entiende?

(HABLA EN INGLÉS)

No es justo.

¿Sabe que necesitan agua?

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

¡Sophie!

¡Sophie!

¡No es justo! ¡Sophie!

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

Se están aprovechando de ellos.

Por supuesto.

Esto es la guerra.

Venga, vamos al coche.

¡Qué hijos de puta!

¡Seis dólares el cubo! ¿Así ayudamos a la gente?

No podemos sacarlo,

no tenemos cuerda.

No tenéis cuerda.

Se rompió. Tenemos que hacer nuestro trabajo,

sacar el muerto y limpiar el agua. Sophie,...

nos han prohibido tocarlo. Sí. ¿Qué pasa contigo?

¿No estabas en la sala? Mambrú tiene razón,

hace lo que se le ha dicho.

Por favor, no me des la razón. ¡Te jodes!

Si tienes razón, tienes razón.

Te dan una orden, la cumples. Punto.

(HABLAN POR RADIO)

Déjame a mí.

No digas nada. Ya verás.

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

(HABLA EN INGLÉS)

¿Almacén? (HABLA EN INGLÉS)

Nosotros "pomoc". Cooperantes.

Tenemos un problema. Gran problema. Necesitamos cuerda.

¿Tienes cuerda?

Cuerda. Como...

(RESOPLA)

Hay un...

(CARRASPEA) ... un cadáver.

Ah... Cadáver. ¡Ah!

Un muerto en un pozo.

Y necesitamos sacarlo, por eso queremos cuerda.

Para... que la gente pueda beber agua.

¿Entiendes?

Agua.

No agua aquí. Guerra, lo siento.

No... Ah... No, no necesitamos agua,

solo... ¿Cómo se dice? "Konopac".

"Kono...Konopac", no agua.

No agua, no "konopac",

no nada. Guerra, "sorry".

(SUSPIRA) Ah...

¿Puedo? Sí.

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

¡Eh! ¡Eh!

¡"Konopac"!

¿Me prestas esta?

Dos horas. No. No, no.

No posible. No posible. No, no, la bandera no,

solo la cuerda. Es mi país.

Eh... Si quitas cuerda, bandera abajo.

Esto es la guerra. Bandera abajo no posible.

Sabemos... Sabemos que esto es la guerra.

Solo queremos la cuerda. Bandera abajo, nosotros nos rendimos.

Yo "kaput".

Ellos... pum, pum, pum "me".

¿Entiendes?

Esto es la guerra. Bandera abajo no posible.

Pero hay que elegir, bandera o agua.

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

(RADIO) "Mike 1, Mike 1, aquí Mike 2. ¿Me copias?".

Mike 2, aquí Mike 1. ¿Cómo ha ido? Cambio.

"Muy bien, había cuerda...".

Pero no había.

"Ah... No te he entendido. ¿Puedes repetir? Cambio".

No hay cuerda.

"No hay cuerda".

Mierda.

(SUSPIRA)

"OK. Te esperamos aquí. Cambio y corto".

A lo mejor ellos lo han tirado al pozo.

Para vender agua.

A lo mejor.

(Música suave)

Vamos a sacarlo...

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

¿Quieres cuerda?

Sí.

Yo sé dónde puedes encontrar.

Ah, ¿sí?

¿Dónde?

En mi casa. Está cerca, yo os llevo.

¿Cómo es de larga?

Larga.

A ver.

(Música animada)

(RADIO) "Hay cambio de planes, seguimos hasta Dukovo".

Podría haber cuerda allí.

"¿Quién lo dice?". ¿Cuerda?

Ah... Fuentes locales. Cambio y corto.

¿No vamos a la base?

Sí, pero antes sacamos a nuestro amigo del pozo.

Os lo han prohibido.

¿Quién lo dice? Naciones Unidas.

Te han dicho que no lo toques. A mí esos no me dan órdenes.

Yo no llevo casco. Te lo acaba de explicar un oficial.

¿A quién traemos para que lo entiendas?

¿A Butros-Ghali? Sí, Butros Butros-Ghali.

(RÍE) Que venga aquí me explique

por qué cojones no podemos sacar al muerto del pozo.

No se puede hablar contigo.

(Música animada)

(SUSPIRA) No voy a llegar a mi reunión.

Si vas a hacer una evaluación,

necesitas ver lo que pasa aquí de primera mano.

Te ayudará con tu informe. No hagas de esto algo personal,

me envía la central.

Esto siempre es personal.

(RADIO) "Mambrú, lleváis dos personas en el asiento de atrás,

¿lo habéis notado?".

(ARRANCA)

(Música)

Nikola, ¿izquierda o derecha?

Derecha.

Derecha.

Poca cuerda por aquí.

(RADIO) "A lo mejor había una tienda antes".

O, a lo mejor, la hacían aquí.

Había una fábrica.

"Puede que esto fuera el centro de la industria de la cuerda

en los Balcanes.

Todo el pueblo vivía de hacer cuerdas".

Cada año repartían los excedentes en La Fiesta de la Cuerda.

"Venía gente de todo el país para celebrarlo.

Había cánticos, bailes...".

En las bodas, a los novios se les regalaba cuerda.

"Y se les ataba juntos como símbolo de su unión".

¿De dónde sale este? "Se hacían ofrendas

a la Virgen de la Cuerda". Es parte de...

nuestro programa de integración.

"Sucedían milagros, aparecía cuerda de la nada.

¡Bienvenidos a la capital mundial de la cuerda!

Población, cinco.

Soy B, y voy a ser su guía esta tarde.

Estoy encantado de estar con ustedes en este día maravilloso".

(Música animada)

No, no, no.

Quédate con Sophie.

Quédate con Sophie.

Es la casa del chaval.

Dice que ahí hay un pedazo de cuerda.

(Graznidos)

¡Joder! ¿De dónde sale esta?

¿De Modelos Sin Fronteras?

Nikola. Hola, soy Katya.

Es Katya.

¿Ka... Katya? ¿Esa Katya?

¿Katya, Katya? Sí.

¿Qué hace aquí? ¿Ha venido a verte? Que se enganche...

(LADRA) ¡Mierda!

(LADRA)

Espera, espera. (LADRA)

Está atado. (LADRA)

(GRUÑE)

(LADRA)

Nikola.

(LADRA) Quieto.

(LADRA)

Cuerda.

(GRUÑE)

¿Esta es la cuerda?

(LADRA)

¿Nuestra cuerda?

Nikola no miente.

Nikola no miente,

pero tampoco dice que está atada a un perro.

Yo dijo que había cuerda, y la cuerda está ahí.

Tiene razón, la cuerda está ahí y es perfecta.

(GRUÑE)

No es perfecta,

perfecta sería si no tuviera un perro al final.

La cuerda está ahí, el perro es tu problema,

no de Nikola. Nikola niño pequeño.

(LADRA) ¿Nikola niño pequeño?

Tú has venido aquí a ayudar, ¿no? Pues ayuda.

Ya has oído, Mambrú, te toca.

Eres el experto en seguridad.

Exacto. Necesitamos la cuerda.

Gracias, ya sé que la necesitamos, pero necesitamos los brazos también.

¿Quieres que la coja el niño? Gran idea, Katya.

(LADRA) Gran idea.

¿No tenemos nada para darle?

¿Valium? ¿Orfidal?

Voy a ver.

(GRUÑE)

Nikola.

(LADRA) ¿Dónde vas?

Dentro.

No puedes entrar.

No es seguro. Vamos.

Necesito mi pelota.

(Música emotiva)

(Ladridos)

¿Ves el tejado?

Se cae, es peligroso.

Un trato:

conseguimos la cuerda y, entonces, yo entro y cojo la pelota.

OK.

Vamos a ayudar a Sophie.

Os ha traído a su casa.

Me dijo que había cuerda y hay cuerda.

¿Dijo? No lo entiendo. ¿Quién manda aquí? ¿El niño o tú?

Bueno, a veces obtenemos información de la población local.

¿Población local?

Querrás decir niños locales. Perrito bueno.

(GRUÑE) O, sí, ¿qué pasa?

(GRUÑE) Buen perrito.

(CANTURREA) Perrito bueno.

Debería ser suficiente.

(LADRA)

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

Cuidado, Damir.

Tranquilo.

(LADRA)

(LLAMA) Tajsone.

(SILBA) ¡Eh, Tajsone!

(RÍE) Tajsone perro loco.

Una vez... mordió a mi padre.

Pero mi padre más loco que Tajsone.

Él muerde a Tajsone también.

Y desde entonces Tajsone le respeta.

¿Tu padre... mordió al perro?

Esa noche todos al hospital.

Perro también.

Él dice:

"Lo que tú me hagas, yo te lo hago".

Y Tajsone nunca le volvió a morder.

Claro.

(JADEA)

¿Dónde están ahora?

Tú papá y tu mamá.

Tenían miedo de que nos pasara algo malo aquí.

Por eso me llevaron con mi abuelo y se fueron a Donovich.

(ASIENTE)

Pero mi abuelo dice que volverán cuando acabe guerra.

Seguro.

Seguro.

(Puerta)

Yo le veo más despierto que antes.

(GRUÑE)

Esto no va a ser fácil.

Ha sobrevivido a una guerra.

Nikola,

¿dónde está la pelota? ¿Dónde?

En garaje. ¿En el garaje?

Vamos, Sophie.

(JADEA)

(DA PALMAS)

(Cristales)

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

(Ruido)

(Cristales)

(Golpe)

(Cristales)

(Cristales)

(Crujidos)

(JADEA)

(SUSPIRA) OK.

Yo voy delante.

Quédate detrás de mí.

(Música suave)

¡Joder!

(Continúa la música)

(Pájaros)

¿Dónde está el tejado?

Por ahí fuera.

(Pájaros)

Lo han volado desde ahí. ¿Lo ves?

Dejan una bombona de butano abierta...

Encienden una mecha...

Cierran las ventanas, la puerta...

Y media hora después...

(ESCUPE)

... adiós dejado.

¿Quién?

Los vecinos, probablemente.

(Pájaros)

Antes de la guerra,

si tú eras musulmana y tu marido serbio...

o al revés,

no había problema.

Pero empieza la guerra,

se forman los frentes,

y se vuelve peligroso quedarse aquí.

(Cristales)

Así que...

dejas a tus hijos con los abuelos...

(SOPLA) ... y te vas al otro lado,

que es más seguro.

Pero...

mientras estás fuera,

tus vecinos te vuelan la casa

para que no puedas volver tras la guerra.

Y podría ser peor.

¿Qué podría ser peor?

Poner una mina en el sofá por si vuelves.

No.

Vamos.

(RÍE) No.

Mambrú.

La tengo.

Se va a poner muy contento.

(Puerta)

¡Espera! ¡Espera! ¡No!

Perdón. Sophie, no.

(RÍE) Lo siento mucho.

(Música)

Espera, Sophie.

No te vuelvas.

¿Qué? Mírame.

Mírame.

No te vuelvas.

Está bien.

¿Qué pasa? Mírame, ven aquí. Ven.

Ven. ¡No! ¡No! ¡No!

¡No! ¡No! (GRITA)

(GRITA) ¡No!

¡No!

(LLORA)

¡Ah!

(Música rock)

¡Ah! (RÍE)

¡Ya! ¡Ah!

¡Eh! ¡Uh!

¡Eh! ¡Oh!

¡Oh! Nikola,

tu pelota. Gracias.

Mambrú te necesita dentro.

(Continúa la música)

Es larga.

A por ella.

(Continúa la música)

(LADRA)

(Continúa la música)

Soldados.

(RADIO) "Recibido".

(HABLA EN INGLÉS)

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

Ah... Hotel, hotel, aquí Mike 1, ¿me copias? Cambio.

(RADIO) "Mike 1, aquí hotel, adelante".

(RÍE) ¡Eh!

Diles que no limpien el coche, no tenemos dinero.

No quieren limpiar el coche.

Ya sé que no quieren limpiarlo, es una broma. Díselo.

Díselo.

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

(RÍE)

(RÍE)

(RÍEN)

Ah... Estamos retenidos en un control militar local

en la carretera de Bjelane, 30 km al este, sector 6.

¿Qué pasa? Somos seis personas.

Cuatro expatriados...

(RÍEN)

(SUSURRA) Pregúntale cuál es el problema.

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

Dice que la carretera está cortada, tenemos que dar la vuelta.

¿Por qué? (HABLA EN OTRO IDIOMA)

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

Dice que...

porque no podemos pasar.

Eso lo explica todo.

(RADIO) "La carretera está cortada".

Ah... ¿Quieren pasta?

"No, parece algo más".

Voy para allá.

¿Pueden pararnos?

Eso parece.

Según los acuerdos de paz ya tenían que estar desmovilizados.

¿Vas y se lo comentas?

Vale.

Kat...

(Puerta)

(SUSPIRA) OK.

Sophie,

ponte al volante.

Si pongo las manos así, das la vuelta y te largas de aquí.

(SUSPIRA)

(Graznidos)

Venga, ¿quieren un cigarrillo?

¿Qué problema hay? ¿Por qué no podemos pasar?

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

Dile debemos que pasar. Necesitamos llegar a la base.

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

(HABLA EN OTRO IDIOMA) -No podemos.

(HABLA EN INGLÉS)

(HABLA EN INGLÉS) (HABLA EN OTRO IDIOMA)

Hay conversaciones de paz en curso.

Cese de hostilidades. ¿Entiende? (HABLA EN OTRO IDIOMA)

No han sido informados. (HABLA EN OTRO IDIOMA)

¿Quién es su oficial al mando?

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

B,...

¿esos de ahí son prisioneros? Sí.

¿Sabemos qué están haciendo con ellos?

No me gustaría estar en su lugar.

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

Disculpe,

ah... diles que si necesitan que les echemos una mano,

estamos aquí para ayudar. (HABLA EN OTRO IDIOMA)

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

¿Qué ha dicho?

Nada, dice que tenemos que irnos, la carretera está cortada.

OK.

OK. Pregúntale

a qué hora abren la carretera. (SUSURRA) No puedo.

¿Qué?

No puedo.

¿Por qué? Él dice que conoce a mi familia,

en Dabrica.

¿Tienes familia en Dabrica?

Mi hermano.

De acuerdo.

Lo siento.

Vámonos. OK.

OK.

Nos vamos.

(Música)

(RADIO) "Nos encontramos con un problema

en la carretera de Bjelane".

20 prisioneros, un microbús azul.

"No tiene buena pinta.

Avisad a los cascos azules para que se pasen

y se aseguren de que todo está bien.

Localización: 30 km al este de Dukovo. Cambio".

(Continúa la música)

¿Sabes dónde estamos?

Creo que sí.

(Continúa la música)

(Claxon)

(Continúa la música)

(RADIO) "Mike 2, aquí Mike 1. Cambio".

Adelante.

"No aparece el camino. Deberíamos haberlo visto hace 4 km".

Mal asunto.

"No pierdas la referencia de la colina. Cambio".

(Continúa la música)

(RADIO) "¿Vaca?".

Vaca.

(SUSPIRA) Joder.

¡Uh!

Está fresca.

No me jodas.

¿Cómo lo ves?

¿Por la izquierda?

O por la derecha.

O por encima.

Esta mañana hemos pasado por encima de una y ha funcionado.

¿Qué ha funcionado?

Suelen seguir un patrón.

A lo mejor el patrón es cambiar de patrón...

y ahora está debajo.

Yo haría eso si fuera el que pone las minas.

Si fueras el que pones las minas, pensarías que sabemos lo que piensas

y las pondrías a un lado.

No es de aquí.

¿Perdón?

La vaca. La han traído.

¿Qué la ves?

¿Como de otro sitio?

Sí, la han traído.

A la vaca. A la vaca, sí, a la vaca.

Vale, B, transmite nuestra posición.

Vamos a pasar la noche aquí.

¿Con la vaca?

Con la vaca.

(RÍE) Estás de broma, ¿no?

¿Esta no la pasamos por encima? No, esta es de una raza diferente.

¿No hay otro camino? A lo mejor... Vale, escu...

¿No se ha podido morir sola? Escuchadme todos.

Movemos los coches hacia atrás 10 m

y nadie se aleja de ellos sin mi permiso.

Nikola,

la pelota se queda en el coche. No podemos quedarnos aquí,

debemos seguir. ¡Estoy congelada!

¡Podríamos dar la vuelta o...!

Vete a por él.

Si no explotas, seguimos.

(Puertas)

¿Qué?

Venga, al coche.

(SUSPIRA)

(Música)

Estamos en el cuadrante tres, en un camino rural.

A unos 14 km al este de Dukovo.

Somos seis personas. Cuatro expatriados y dos locales:

el intérprete y un niño.

(RADIO) "¿Tenéis suficientes suministros?".

Ah... Recibido, hotel.

Tenemos agua suficiente, sardinas y otras delicatessen de ONG.

También podríamos pedir una pizza.

¿Sabes de algún lugar que la traiga a domicilio? Cambio.

"¿Puedes repetir?".

Que tenemos suficientes suministros...

(Puerta)

(Música suave)

(SUSPIRA)

¿Cómo vas?

No puedo quitármelos de la cabeza.

(SOLLOZA)

A los tres.

Me los imagino juntos en la casa.

¿Es normal?

Olvídate de ellos.

Ya no están.

¿Qué vamos a hacer?

Nada.

Seguir.

(SOPLA)

No le des vueltas...

(SOPLA) ... o acabarás yéndote a casa.

Olvídate de lo que ha pasado y de lo que va a pasar.

Concéntrate en lo que está pasando ahora.

Bebe.

El resto no existe aquí.

En casa, a lo mejor sí...

pero aquí no.

¡Mambrú!

Tu novia ha llamado a la base. Al parecer es urgente.

¿Has oído, Mambrú?

¡Tu novia...! ¡Te he oído.!

Te he oído.

(SUSPIRA)

Tienes que superarlo.

Hazme caso. Ya.

(SUSPIRA)

¿Qué te crees? ¿Qué estás de barbacoa?

Hotel, soy Mambrú.

¿Ha dicho qué tipo de urgencia era? Cambio.

(RADIO) "Negativo. Que la llames solo. Cambio y corto".

(Música)

¿Qué pasa, Sarah?

Sí, está aquí.

Qué casualidad, ¿no?

Sí, me dijo que os encontrasteis.

¿Qué pasa?

¿Uhm?

El que sea.

No sé, qué más da.

Cualquiera de los dos.

El segundo.

Ah... Salmón.

No es que no me importe, me importa mucho.

Confío en ti, que es diferente.

Uhm... He comido cosas peores. A mí me gusta.

No está mal. ¿El café de Damir?

(SUSURRA) Gracias.

¿Y sus padres? ¿No se van a preocupar?

(Puerta)

No se van a preocupar.

Es un niño, y te lo estás llevando toda la noche.

Vive con su abuelo en Bjelane.

Dice que no es... Lo que él diga no cuenta,

es un menor.

¿Qué dirías tú si fuera tu hijo?

Se lo llevan unos tipos y te lo devuelven al día siguiente.

Di.

¿Qué pensaría cualquier persona normal?

¿Qué han tenido algún problema en un control?

He dicho normal, B, tú no cuentas.

B, ¿sabes que Katya viene a cerrar la misión y mandarnos a casa?

¿Qué casa?

Exacto.

¿Qué casa?

Es ese problema.

Una casa, B.

Normal, con paredes, que no esté bombardeada.

¿Tú tienes una de esas?

Mujer, hijos, amigos,... un perro.

¿Alguien que te espere en algún sitio?

Yo tengo mucha gente esperándome. ¿Mucha?

¿Cuánta?

Las putas no cuentan.

¿Las putas no cuentan? No, no cuentan.

Hablo de vínculos emocionales.

¿Tú tienes de eso?

Vínculos emocionales.

Tendría que pensarlo.

Pasáis tanto tiempo aquí

que se os olvida cómo es la vida real.

¡Uhm! Escucha,

yo no quiero echaros de aquí,

solo quiero hacer mi trabajo.

Pero para eso tengo que llegar a la base.

¿Es mucho pedir?

¿Adónde vas?

Tengo que mear. ¿Y yo qué he dicho?

Nadie se aleja.

¡Qué bonito!

¡Damir!

¿Tú qué miras?

Ten un poco de respeto por tus compañeros.

Asuntos Internos se muda.

Te has fijado, ¿no?

¿En qué?

Sus bragas.

Eran negras. ¿Y?

No te vas a la guerra con bragas negras

a menos que esperes algo.

¿Dónde has oído eso?

Tíratela. ¿Qué te cuesta?

Se le pasa el enfado,

hace un informe favorable y todos contentos.

Sophie está de acuerdo. Ah, ¿lo habéis hablado?

No hecho ni falta, nos entendemos sin palabras.

Comunicación no verbal.

Esta mañana, vuestra comunicación era bastante verbal.

Eso está superado.

No entiendo cómo...

Te he estado preparando el terreno.

¿Qué terreno? Con Katya.

Le he dicho que, bueno,

que de vez en cuando...

nos hablas de ella con afecto.

Eso no es verdad. Ya sé que no es verdad, es un truco.

Para que esté contenta.

¿Tanto te cuesta tirártela?

(TITUBEA) No te estoy pidiendo que te tires a Damir.

B...

Tengo pareja. (CHASQUEA)

Sí. Está buena. Ya tuvisteis un lío.

Es una recaída.

Como volver a fumar. Esas cosas se comprenden.

¿Qué pasa si hace un informe desfavorable

y nos mandan a casa? Entonces...

¿Quién ayuda a la gente? ¿Eh?

¿Has pensado en eso? No.

Estás siendo egoísta. Tienes que follártela.

Por los bosnios.

¿Qué...? Haz un sacrificio.

Por la causa humanitaria.

No te va a decir que no.

Eh, eh.

En serio.

¿Ya se ha dormido?

Dice que cuando sea mayor quiere ser cooperante.

Dile cuánto cobras, verás qué pronto se le pasa.

No hagas caso.

A los soldados les dirá que quiere ser soldado,

a los periodistas, que periodista... ¿Habéis visto mi libreta?

¿O la has tirado también? A Katya le dirá que quiere ser...

Eh, Katya, ¿qué es lo que haces ahora exactamente?

Análisis y evaluación de conflictos.

Olvídalo, no creo que nadie quiera hacer eso.

Ni yo sé lo que es.

(Puerta, ululatos)

¿Está ligando contigo?

Ten cuidado, lo hace siempre con las nuevas.

Ya lo sabía. Lo sabemos todas.

¿Qué sabéis todas? Que lo haces siempre.

(RÍE) Nos advierten.

¿Viene en el "briefing" de la misión?

En peligros potenciales.

¿Con las minas y los soldados borrachos?

Justo antes.

Deberías leerlo.

Lo haré a partir de ahora.

Ahí voy yo hace unos años.

¿Tiene novio?

No lo sé. (RÍE)

No, claro que no.

Te conviene.

Pregúntale, a lo mejor lleva su foto en la cartera.

¿Tú llevas ya la de Sarah?

No te importa. Antes no la llevabas.

¿Cómo lo sabes?

No la llevabas.

¿Miraste en mi cartera? Esa no es la cuestión ahora.

La cuestión es si la llevabas o no y no la llevabas.

¿Miraste en mi cartera?

¿Y qué si lo hice?

Estaba buscando otra cosa. ¿El qué?

Tu pasaporte... No me acuerdo.

¡Es increíble, miraste en mi cartera!

Me ocultabas que tenías novia. ¡Venga ya! Yo no te ocultaba nada.

Simplemente, no surgió.

Tampoco te dije que no la tuviera. Yo te hablé de mi novio.

Sin parar. Le dejé por ti.

Nadie te lo pidió.

¿Te pedí yo que le dejaras? ¿Lo hice?

¿Qué os pasa a los tíos? Es lo normal.

Hablar de tu pareja, llevar su foto en tu cartera...

¿De qué os avergonzáis?

¿Tanto os cuesta admitirlo? ¡Vale, tengo novia!

Sí, tengo novia.

Mira.

(Cremallera)

Llevo aquí una foto de mi novia.

Sí, tengo novia.

Aquí.

Que lo sepa todo el mundo, tengo novia.

¿Quién quiere ver una foto de mi novia?

¿Está desnuda? ¡No, no está desnuda!

La gente normal no lleva fotos de su novia desnuda.

(RÍE) Damir sí.

¿Has mirado en mi cartera? Eh, estaba buscando tu pasaporte...

No se la ve muy bien, está borrosa.

Se la ve perfecto.

¿Qué pasa?

¿Tengo que llevar encima un póster suyo?

Me engañaste, Mambrú, y yo te creí.

No habría habido diferencia.

Tú crees que te engañé,

pero no lo hice.

Ten.

(Grillos)

No fue culpa de nadie.

Nuestra relación tenía... un ángulo muerto.

Sí, como los coches.

Algo que no podíamos ver, eso es todo.

¿Te refieres... a tu mujer?

No llames ángulo muerto a mi mujer. (RÍE) ¡Pero si has sido tú!

No me refería a ella, era un ejemplo.

Además, no es mi mujer, no estamos casados.

(RÍE) ¿Lo ves? ¡Ya la estás negando otra vez!

¿No podéis alejaros un poco? Aquí algunos queremos dormir.

(CHISTA)

No podemos.

Hay minas.

(Música suave)

(GRITA)

(Mugido)

¿Qué? ¿Qué? ¿Qué? ¿Qué?

¡Ah! ¿Qué?

(Mugido)

¡Ay, Dios! ¡Ay, Dios! Qué susto me has dado.

(RESPIRA AGITADAMENTE)

Mambrú, despierta. "Despierta, despierta".

¡Ah! "¡Mambrú!".

(HABLA EN FRANCÉS) "¡Sigue a la abuela!

Sigue a la abuela. Confía en mí, sigue a la abuela".

Recibido, B.

(ALIVIADA) Era una vaca.

(RÍE)

Lo siento.

(Mugido)

No te pegues tanto, no te pegues.

(Tarareo)

OK.

(Continúa el tarareo)

(Música rock)

Tú no mires. No mires.

(Silbidos)

(Canción en inglés)

(TOCA EL CLAXON) ¡Sí!

¡Uh!

"¡Yo tenía razón, era por la izquierda!".

¡Mm! (RÍE)

(RÍEN) ¡Joder, joder!

(Claxon)

(Continúa la música)

(Silbidos)

(Música suave)

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

Es mi abuelo.

(Pitido)

Eh... B, dile a Damir que venga.

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

"Oprostite", perdone.

Es culpa nuestra.

Dile que cortaron la carretera... (HABLA EN OTRO IDIOMA)

Que anoche no pudimos regresar. (HABLA EN OTRO IDIOMA)

Y que Nikola se porto muy bien. (HABLA EN OTRO IDIOMA)

Y...

Dile que nos llevó a casa de sus padres en Dukovo.

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

(Música suave)

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

Pregunta si el niño entró en la casa.

No, él no entró. Yo sí.

¡Nikola!

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

Pregúntale si sabe lo que les pasó a sus padres.

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

Él sabe.

¿Cuándo va a contárselo? (HABLAN EN OTRO IDIOMA)

Cuando acabe la guerra.

A su debido tiempo.

(Voces en otro idioma)

Vamos, vamos, apartaos, "let's go".

OK. Venga, venga.

¡OK, OK, OK, "let's go"!

No olvides enviar una postal. (RÍE)

Vamos allá.

Aquí estamos...

los fontaneros de la guerra

desatrancando cañerías.

Quizá debería tomarme un tiempo.

Quizá Katya tenga razón y debería encontrar una mujer.

Tener dos niños y medio, establecerme...

A la mierda.

Tu casa está aquí.

Quiero decir,

allí donde la gente necesita tu ayuda.

Esa es tu familia.

(TOSE) La gente que te espera.

La que te echa de menos.

¿Cuántos pueden decir...? (TOSEN)

¿Que les echan de menos antes de haberles conocido? ¿Eh?

No muchos.

(Chapoteo)

No muchos.

(Chapoteo)

(Música rock)

Listo.

Arriba. ¡Despacio!

(Continúa la música)

(Canción en inglés)

Vamos, arriba, Romeo.

(Golpe)

¡Eh, eh! ¿Qué pasa?

¡Sophie!

¡Sophie!

¿Qué pasa?

Ajá. Lo sentimos mucho, pero no hemos podido venir antes.

Estamos totalmente desbordados.

El...

El cambio de jurisdicción está complicando muchas cosas.

(CARRASPEA) ¿Qué problema hay?

¿Está usted al mando?

Sí, sí.

Tenemos una solicitud de Ri... Richard... ¿Richardson?

Es Richard. Exacto, Sophie Richard.

Aquí dice: "Solicitud de inspección, explosivos".

Deben detener la extracción del cadáver de inmediato,

podría estar minado.

No lo está.

No. ¿Puedo? Claro.

Es un error.

Hemos revisado a fondo este pozo y no hay explosivos.

Está limpio. Bueno, no sé si lo saben,

pero esto es zona roja.

Ha habido un cambio de jurisdicción,

todo pasa a manos de la autoridad local,

así que, minado o no, sacar ese cuerpo es ilegal.

No me lo puedo creer. Es un saneamiento de emergencia.

Con el debido respeto, daría igual si fuera un cerdo.

Detengan la extracción,

necesitan un juez para hacer lo que están haciendo.

Un juez. Sí, un juez.

La zona está ya bajo jurisdicción civil,

está en los acuerdos de paz. Debemos respetar el procedimiento.

¿Y de dónde coño sacamos un juez? El juez lo ponemos nosotros.

Ustedes solo notifíquenlo, respeten el protocolo.

No quieran resolverlo todo ustedes solos.

¿No pueden hacer una excepción? La gente necesita agua.

Deben detener la extracción, podrían estar generando conflicto.

Ya hay un conflicto aquí.

Si no limpiamos el agua,

van a necesitar, no un juez, 20.

No hacemos excepciones; está en los acuerdos de paz

y tiene que ser respetado por las partes en conflicto.

Es muy sencillo: los muertos no se tocan.

(Golpe, salpicadura)

(MOLESTO) Dame la cuerda.

Es nuestra.

Dámela. No te la llevas.

(Intercomunicador)

No hacéis nada aquí. "United" nada. Aléjate.

"You" nada. Aléjate, aléjate.

Les entiendo, pero no podemos hacer nada.

Sabemos que su trabajo es muy importante aquí.

Recuerden, estamos del mismo lado.

No se metan en líos.

(Intercomunicador)

(Vehículos alejándose)

Lo siento.

(Voces en otro idioma)

(Música suave)

(CHISTA)

¡Perdón!

Perdón.

Perdón.

¿Puedo ver la pelota? (HABLAN EN OTRO IDIOMA)

¿Eh?

¿Es la pelota? (HABLAN EN OTRO IDIOMA)

Déjame verla.

(RÍEN)

No, "nema" problema, "nema" problema.

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

¿Qué está haciendo?

No, solo quiero ver la pelota. (HABLA EN OTRO IDIOMA)

No, no, no, no.

"Nema" problema. (TODOS) "Nema" problema.

¿Eh?

(TODOS) ¡Eh, eh!

(GRITAN EN OTRO IDIOMA)

No es vuestra. (GRITAN EN OTRO IDIOMA)

¡Fuera de mi vista! (GRITA EN OTRO IDIOMA)

-Él dice que Nikola se la ha vendido por 10 dólares.

Y una mierda.

(GRITAN EN OTRO IDIOMA) Y una mierda.

(GRITAN EN OTRO IDIOMA)

Eh, Nikola, ¿has vendido la pelota?

¿Sí?

(Música suave)

¿Vamos ya para la base?

Sí, recogemos y salimos.

¿Te duele?

No.

Creía que querías tu pelota.

Necesito dinero.

¿Para qué?

Para ir a ver a mis padres a Donovich.

Tengo un amigo.

Le pago y él me lleva donde ellos están.

40 dólares. Solo necesito 10 más.

No puedes hacer eso.

Sí puedo, él tiene hermano en "check point".

Si pagas, pasas. No puedes.

Es muy peligroso. No es peligroso.

Si pagas, todo es posible aquí.

No puedes hacerlo.

(Música suave)

Aquí van 100 dólares.

Con una condición,

tu abuelo te tiene que acompañar en el viaje.

Guárdalo en el bolsillo.

Guárdalo.

Gordo cabrón.

"Mike 1, Mike 1, aquí Hotel. Cambio".

"Aquí Mike 1, adelante".

"Tenemos un problema, Mambrú.

En Karaula, en el campo de refugiados.

Han colapsado las letrinas,

alguien debería ir a echar un vistazo. Cambio".

Eh... ¿Deberíamos ir directos? Cambio.

"Sería conveniente. Hay 8000 refugiados allí.

Eso son muchas letrinas. Cambio".

(RESIGNADO) OK, vamos para allá. "Cambio y corto".

Lo siento.

No importa.

Tengo curiosidad por ver si llegáis a arreglar algo aquí.

"Ese campo se hizo con prisa, el drenaje no está bien hecho".

Las fosas se habrán colapsado, la porquería rebasa.

"Se ha debido montar una piscina de mierda

que va a hacer que el pozo parezca un manantial cristalino".

Un día perfecto. Sí...

Tus primeras letrinas colapsadas también son importantes, Sophie.

"Esas tampoco se olvidan".

¿Va a ser muy duro?

"No, todo irá bien".

Mientras no llueva.

(Truenos)

(Música suave)

(Canción en inglés)

(Truenos)

(Continúa la música)

(Mugidos)

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

(Voces en otro idioma)

(Continúa la música)

(Música créditos)

Somos Cine - Un día perfecto

No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas

Verónica Echegui, Álex García, Alba Galocha y David Verdaguer protagonizan esta historia romántica perfecta para pasar una buena noche con palomitas en casa. Sara ve que su vida se desmorona cuando, tras montar una tienda de plumas, sus padres se divorcian, su novio vuelve después de un año sin verse y su hermana anuncia que se casa con el amor platónico de Sara en el instituto.

No recomendado para menores de 12 años Somos cine - No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas - ver ahora
Transcripción completa

(Campanilla)

Qué bonito. ¿Qué es?

Es un broche.

Precioso, pero busco algo para mi marido.

Ah, pues mire, tengo pajaritas.

Sí, las hago yo todas. ¿Pajaritas?

Esta, por ejemplo, es preciosa.

¿De plumas?

Sí. Todo lo que hago está hecho con plumas.

Plumas... Ajá.

Muy original.

Mire, esta fajita también, para una noche de pasión con su marido,

O... o para sacar a su suegra de paseo.

O... Suerte.

(NARRA) "Se me acaba de escapar la mejor clienta de toda la semana".

"Mi abuela, que era una mujer visionaria me dijo:

'Sara, tú tranquila,

las plumas serán tendencia y tú encontrarás un hueco'".

"Oh, oh...".

"¿Un hueco?".

Facturitas, Sara.

"Un socavón".

¿Facturitas?

"Yo creía que esto iba a funcionar. Eran todo señales".

"¿Yo qué he hecho mal? No entiendo por qué todo me sale al revés".

"Algo horrible he tenido que hacer en otra vida

para que el karma me lo esté devolviendo así".

"Hombre, igual 'gilipollas' es un poco fuerte".

"Torpe, insensata...".

Bueno, no, gilipollas.

Ya está. Desde siempre. Desde...

Desde que se me ocurrió lo de las plumas.

"Fue en el instituto, en la obra de fin de curso,

me apunté a hacer la escenografía, que ya ves lo que me importa

el teatro o lo de ser artista".

"Pero no, lo hice por... por...".

"Pues por lo que se hacen las cosas a los 16 años".

# Que me tienes loco.

# Poco a poco. #

"Porque era tan guapo que dolía".

# Ay, ay, ay... #

"Maldito Aarón...".

# Que me como el coco

# poco a poco.

# Quiero volar

# y quiero bailar.

# Quiero reír

# y quiero soñar

# contigo.

# Vuela conmigo. #

"Sus letras eran... penosas".

# Ay, ay, que me tienes loco. #

(Aplausos y vítores)

"Pero esa sonrisa,

ese cuerpo...".

"Él era el centro de todas las miradas".

"Y yo era transparente, pero ese día,

gracias a las plumas...".

Cuéntame de dónde has sacado todas estas plumas.

Eh...

"Ni siquiera pude decirle que de la antigua tienda de mi abuela".

¿Matas pájaros para desplumarlos o qué?

¿Eh?

No, no. Con estresarlos un poco, ya...

ya vale.

Lo descubrieron los aztecas.

"Cuando necesitaban plumas, metían los niños

en las jaulas de pájaros para que los estresaran".

(Risas)

"Aquí fue. Esa fue la señal".

"En este momento, decidí cómo sería el resto de mi vida".

"Por supuesto, estudiaría Bellas Artes".

"Y le pediría a mi padre reabrir la tienda de mi abuela".

"Aarón seguiría con sus canciones y todas hablarían de mí, claro".

"Y lo interrumpiríamos todo cada hora, no, cada cinco minutos,

para mirarnos en esa sincronía de amor perfecta".

"Y de nuestra pasión nacerían nuestros dos hijos,

Guillermo y Henar".

"Así soy yo".

"Me gusta planificar".

(CHICA) ¡Aarón!

¿Por qué te has separado?

"Lo único malo de imaginar tantas cosas

es que, cuando al final no se cumplen,

duele".

"Duele mucho".

"Total, que Aarón no me besó".

"Y, de hecho, no volví a verlo".

"Desapareció del instituto y como en esa época

no había Facebook ni Twitter ni Instagram,

la gente podía desaparecer, sin más".

"Pero yo lo hice muy bien".

"No perdí tiempo. Debía olvidarme de él y me empleé a fondo".

"Juan".

"Adrián".

(Emiliana Torrini "Jungle drum")

"Un tío al que llamaban algo así como el Tropas, el Tacos...".

"No, el Potas".

"Jorge".

"Tomás. Nada, fuera, fuera".

"Jacobo".

"Mi amiga Inma, una vez que iba de eme".

"Y por fin, el definitivo".

"Roberto. Un sueño de chico".

"No le podía pedir nada mejor a la vida ni al karma".

Y con él sí que hice todo lo que había imaginado.

(Emiliana Torrini "Jungle drum")

¡Oh!

¡Ah!

¡Oh! ¡Uh! ¡Ay, ay!

¡Ah, ah!

¡Oh! Me voy.

¿Ya?

¡Oh! Vale.

Vale, espera.

Pero que me voy, que me voy.

No, que yo también. Espera, que viene, que viene.

No, no. Que me voy a París.

Ah... Ah.

¿Cómo que te vas a París?

Que no te vas a París, no.

No hay manera de encontrar trabajo de arquitecto.

A ver, Potato, tranquilo. Estamos hablando de nuestra vida.

Mi vida está aquí. Tu vida está aquí, conmigo, juntitos.

No puedes llegar de repente y cambiarlo todo sin consultar.

Nada de consultarlo.

Que si empiezas, me convences.

Y yo ya he tomado la decisión y lo mío me ha costado.

Si te convenzo es porque no lo tienes tan claro

Lo tengo clarísimo.

Lo que pasa es que tú argumentas mucho.

Y eres muy tajante y lo haces todo muy emotivo,

y me siento fatal, no sé lo que digo

y acabo haciendo lo contrario de lo que quería.

Digas lo que digas... No, perdona, digas lo que digas,

no voy a escucharte. ¡Escucha!

¿En serio te tapas los oídos?

¿Qué?

Hablamos de nuestro futuro. Es solo un tiempo.

Se nos pasará enseguida, ya verás.

¿Enseguida? Ajá.

"¿Enseguida?".

¡Ah, enseguida...!

Un año no pasa enseguida.

"Y menos, si ha sido un año de mierda".

"Sara, tu tienda está vacía,

tu vida estancada".

"Tu novio está a miles de kilómetros".

"No puedes ir a peor".

Me caso. ¿Qué?

¿Que te casas? Mira qué bien.

Arturo, pásame la carne.

Pero si tiene 19 años. Vale, gracias.

¿Cómo te vas a casar? Y tú me harás el vestido de novia.

¿Yo? Voy a ser la novia más guapa

y más sexi de todo el planeta Tierra.

Entrar y que todos los hombres tengan una erección de caballo.

¡Qué bonito!

Pero tú tranquila, mamá. Cuando lo conozcas te encantará.

Estamos muy tranquilos. ¿Verdad, Arturo, que estamos tranquilos?

Sí.

Sí.

Arturo...

¿Papá?

¿Has visto lo que has conseguido? ¿Yo?

Sí, tú. No es para tanto, ¿no, papá?

Dijimos que no íbamos a montar ninguna escenita.

Que me alegro mucho por ti, hija. -Claro.

Una boda siempre es motivo de alegría,

aunque luego te lleves más de una sorpresa.

Ay...

Pero, a ver, ¿nos vais a explicar qué está pasando?

Nada. Nada. No pasa nada, ¿verdad, Arturo? Cosas nuestras.

¿Nada? Que lleves dos años acostándote con otro

¿entra en la categoría de nada?

Dos...

¿Y le conocemos?

¡Lu! ¿Qué?

¿Ves lo que estás haciendo? Le robas el protagonismo a tu hija

el día que nos anuncia que se casa.

¿Quién se va a casar, tú, hija? No, yo no.

Yo.

¿Tú? Por encima de mi cadáver te vas a casar tú con 20 años.

Hace cinco minutos me dabas la enhorabuena,

decías que era motivo de alegría. ¿No ves que no sé lo que digo,

que estoy fuera de mí?

Claro, yo creo que no es el momento de hablar de una boda,

sino de centrarnos en lo que nos cuentan, que es muy fuerte.

No, tenemos que hablar de la boda, Arturo, de la boda.

Exacto. Yo me caso si me da la gana, y me la da.

Para algo soy mayor de edad. Pero vives en esta casa, cariño.

Y mientras vivas bajo este techo,

es como si tuvieras 17 años.

Pero ¿qué techo?

Si estamos todo el día en el jardín, que parecemos feriantes.

¿Por qué no queréis que me case?

¡Porque los matrimonios son una mierda! ¿O no lo ves?

¡Qué daño me ha hecho tu madre!

Papá, papá...

Papá... Papá, espera.

Mamá, que vuestro matrimonio sea una mierda

no significa que no pueda ser feliz con el hombre que amo.

Déjalo.

Eso, déjalo, cariño.

Y no me hagas repetir que mientras vivas...

Como me lo digas una vez más, te juro que hago las maletas.

Vete.

Vete a hacerlas.

Me voy.

Pues muy bien, ¿no?

La salsa está muy buena. ¿La has hecho con la Thermomix?

Me voy a tu casa.

No. Sí.

No, vete a casa de tu novio.

Mi novio se queda con unos amigos. No me voy a ir con la maleta.

Ya, pero no, no. Es que en mi casa vivo yo.

Y tengo que trabajar.

Sara, en realidad, es la casa de la abuela.

¿De verdad me vas a dejar en la calle?

¿Tú no tienes una amiga o alguien que te aguante?

Pero si sabes que al final me vas a decir que sí.

Ven, una foto para Instagram, que mamá lo sigue.

No, no. No avives el fuego. Ya.

Por favor, para. "'Sisters'. Independencia al fin".

Me voy con vosotras. ¿Qué?

¿Eh?

No me queda otra.

Pero papá, ¿adónde?

A tu casa. Vamos, a casa de la abuela.

A mi casa, que hace tres meses que no me pagas el alquiler.

No, no, no.

¡No, no, no!

Lo veo inviable, imposible, irrealizable.

Qué estropeado está todo, ¿eh, cariño?

Sí, papá, sí.

Hogar, dulce hogar.

A ver, papá.

Tú a la habitación del tío Norberto y tú a la de la tata.

¡Qué frío hace en esta casa! Qué mal todo...

¿Tomamos un tequila para calentar? Sí, cuatro.

No os molestéis en cerrar la puerta, ¿eh?

No pasa nada. Oye, Sara.

Sara, qué fuerte lo de mamá, ¿eh?

Que tiene coño y lo usa.

Lu...

¿Qué?

"Yo te llamaba porque... voy a Madrid".

¿Que vienes a Madrid?

"Sí".

Pero tengo la casa llena de gente. Está mi familia aquí.

"¿Qué pasa, no te hace ilusión?".

Me había imaginado que volverías, estaríamos solos,

haríamos guarrerías. Como hace un año que no...

...tal. "Ya".

"Pero yo no tengo la culpa

de que te entre la risa siempre que lo probamos por Skype".

Pues sí, porque no es lo mismo. No es lo mismo.

No me saques el tema.

Bueno, no pasa nada. Vente, ¿vale?

¿Que está mi familia? Que esté.

Ah, ¿sabes qué?

Podemos hacer planes tipo ir a restaurantes,

porque hay unos nuevos por la zona.

Hay una... "Un momento, un momento".

"Un momento, no te embales".

"Yo voy porque, sobre todo...,

tengo que contarte algo".

Algo...

¿Qué algo?

"Algo sobre mí, sobre ti".

Oh, Dios mío....

(PIENSA) "Se ha enamorado de una francesa de labios apiñonados

y se van los dos a la campiña francesa

a hacer hijos como conejos".

"Mira, es que prefiero contártelo cuando esté allí".

¿Pero es algo grave

o es algo bueno?

¿Cómo se llama? ¿A quién has conocido?

Dímelo. ¿Cómo tiene los labios?

¿Los tiene apiñonados? "No, no, no".

"No he conocido a nadie".

"No insistas. Yo con esto como tú con el sexo: o en persona o nada".

"Así que adiós". No, no me puedes dejar así.

"Te quiero. Da besos a todos". ¿Por qué letrita empieza?

"No digo nada. Adiós".

"¿Qué me viene a decir, si es algo que no es malo

y es una sorpresa?".

Me va a pedir casar.

Sara, qué bien que estás despierta.

Te tengo que contar una cosa.

Y tú tienes que conocer a mi prometido.

Suena bien y todo. Mi prometido...

Hola.

"Mi Aarón...".

¿Aarón?

¿Aarón?

"Dime que no".

¡Sara!

"Él no. ¿Que nada podía ir peor, Sara?".

"¿Dónde tengo la Biodramina?".

Lo siento por el vaso. ¿Era importante?

Amor, era de Nocilla.

¿Cómo va a ser importante?

Bueno, a lo mejor era un vaso lleno de recuerdos, ¿no?

"Sí, no se ha roto nada importante".

"Mi corazoncito hace 13 años, mi autoestima, mi seguridad...".

"Nada importante". Sara Escribano.

Sí.

Estás igual que siempre.

Ah, ¿sí? Sí.

Vaya, pues tú no.

Tú... Te ha salido bigote.

Normal, ¿no?

Sí. A mí también me ha salido.

O sea, yo me lo depilo, pero... Bueno, da igual.

Pero ¿os conocíais?

Sí. Del instituto.

¿En serio? Sí.

¿Y follasteis?

¿Estás enferma, Lu? Que si habéis follado.

¿Qué clase de pregunta es esa? Pues no. Obviamente no.

Sara, ¿quién sabe? Estabais en el instituto,

eras más joven, igual eras menos rara...

Pero no puedes estar más lejos de lo que le gusta a mi Aarón.

Pues te vas a casar con él, que eres mi hermana

y quieras que no, un parecido tenemos, digo yo.

Vamos, que te querías ligar a mi novio.

Ah, ¿sí? ¿Querías?

No, si yo estaba con...

¿Con quién estabas?

Juan. ¿Qué Juan?

Juan. ¿Juan?

Gómez. ¿El bizco?

Sí. ¿Bizco?

Bueno, ¿qué pasa? A mí me ponía su mirada.

"Ménage à trois" de hermanas y novio.

Oye, ¿qué haces? ¿Cuánta gente ve esto?

¿En serio? Bueno, mira...

Sara...

Que sepas que se te ven los pezones.

(RÍE) ¡Venga, Sara! (RÍE)

(Risas)

(Muelles de colchón)

Dime que no es verdad. No puede ser verdad.

Oh...

(Jadeos)

Pero por favor...

¿Esto qué es?

(Muelles de colchón)

¿En serio?

(Jadeos)

Roberto.

"Sara, ¿qué pasa?".

Pues que estoy

cochinota.

"Pero si hemos hablado antes y no tenías nada de ganas".

Ya, pero ahora sí. Las ganas van y vienen.

Y ahora están.

Están... Mira cómo están.

"Guau... Espera".

"Espera, muévete".

"Es que estás a contraluz". Ah, vale, muy bien.

Bueno, pues... ¿Me ves ahora? "Muévete y te voy diciendo".

"Un poco más. Aquí. Perfecto". Aquí.

"Aquí, sí". Muy bien.

(Llamada de Skype)

Inma, no, por favor.

"Oye, ¿no...?". Sí.

"¿No te vas a quitar el camisón?".

Quieres que me quite el camisón, ¿eh?

"Sí, el camisón". Golosón...

Oh, sí.

Siento el...

Dios mío...

Ahí está... ¡Ay!

Estoy. "¿Estás bien?".

Sí, sí. Perfectamente.

"Guau...". Ya estoy, lista.

Muéstrame...

(Llamada de Skype)

Potato. "¿Qué?".

Muéstrame tu...

Toda tu... tu plenitud.

"¿Que te enseñe el rabo?".

Sí, vale, eso.

"Vale, vale. Sí".

"Dime cosas, dime cosas marranas". Enséñamelo.

Sí, mira, mira. ¡Oh!

Me encanta tu cogollo.

"Ay, sí, dime cosas así".

Sí. "Como con verduras".

¿Cómo? "Con verduras, mi amor".

Vale.

Me encanta que me des con tu cogollo fresco.

"¡Oh!".

"Amor, espera, espera". ¿Qué?

"Es que haces sombra. ¿Puedes mover la pierna?".

¡Cómo hablas, qué piquito de oro tienes!

"Así, así".

Y... "Oh, mi amor".

¿Y sabes qué? Quiero que hagas puré de zanahoria en mi culo.

"Sí, sí, sí. Sigue así". ¿Verdad?

Y quiero que me toques las...

"¡Las peras!". ¡Las peras limoneras!

¡Sí, échame tu jugo tropical! "Que me voy, mi amor".

"Que me voy, que me voy". ¡Polinízame!

¡Polinízame como una abeja salvaje!

¡Que me voy, dame tu miel!

"(JADEA)" ¿No tendrás una manta?

"(JADEA)"

"¿Arturo?".

¡Roberto! ¿Cómo no se te ocurre llamar?

¡Hay una cosa que es la educación!

No lo he visto... Sí lo he visto.

"Sara, dime que ese no era tu padre".

Sí.

"Joder...".

(María Rodés "You are mine")

No me lo esperaba.

Se te queda una cara de bobo, pero para siempre ya...

Papá.

Buenas, Sara. ¿Qué... qué estás contando?

Lo de tu madre, cariño.

Si iba a hacer esto que me lo hubiera hecho cuando tenía pelo.

¿Ahora voy a salir al mercado? ¡Me van a tirar piedras, coño!

(LLORA)

Papá, va. Venga, Arturo...

Joer, eres un tío que se te ve con estilo.

Se te ve sensible.

Lo tienes todo. Qué va, no se me ve...

¡Ven aquí, hombre!

No me abraces mucho que lloro.

Veo que os habéis hecho amigos íntimos.

No lo conozco tan íntimamente como a mi otro yerno, pero mejor.

Anoche... Lu, ¿qué tal?

Tenía fotos esta mañana.

Ya sabes, la vida de la modelo. Ajá.

Y tú has decidido

quedarte un ratito aquí, con nosotros.

No, yo me marcho. No para de llamarme mi "repre",

porque tengo una entrevista.

Por cierto, Arturo, me vas a echar una mano.

Sí. A ver.

Dime una cosa.

¿Qué te parece?

Qué cuerpo tiene, qué suerte. ¿Cuál te gusta más? Mira.

(Móvil)

A ver...

(Móvil)

Esta es como más de sport, ¿no?

Esta es muy bonita. Inma, dime.

¿Skype? Ah, sí, estaba durmiendo.

¿Eh?

¡No, no!

¡Vale, pues voy para allá! Pero me lo tienes que contar.

La azul mejor, sí.

¿Quiénes sois? ¿Qué hacéis? Dejadlo ahí. Ya lo moverá él luego.

Pero ¿cómo has entrado, mamá?

Con las llaves de la abuela. Ya, pero...

Ponedlo por allí. ¿Esto qué es?

Las cosas de tu padre. Se queda aquí, ¿no?

Pues digo yo que necesitará sus libros, su ropa, todo.

Pero ¿no os vais a arreglar?

Tú no quieres tenerlo por aquí. Y no te culpo, cariño.

Pero es lo que hay.

¿Cómo no...? Me marcho, Sara.

¿Y tú quién eres? Nadie, nadie.

Es un amigo del colegio.

¿Sabes qué te digo, cariño? Que me parece perfecto.

No, no. Sara, tranquila, que lo entiendo.

Si yo he hecho lo mismo.

¿Sigues con ese señor?

No es un señor. ¿Qué? ¿Estás con una mujer?

Mira, perdona. ¿Cómo se llamaba? Aarón.

¿Tú crees que tengo aspecto de lesbiana yo?

Yo diría que tiro más a MILF, ¿no? ¿Eh?

El... Hombre, veo de dónde ha sacado su hija la belleza.

¡Ha conocido a tu hermana!

Sí, hombre, la conozco. Nos vamos, por favor.

Por favor... Me encanta tu sentido del humor.

Estoy por Malasaña. ¡Ay!

Perdona. Nada, nada.

-Mira el pollo rosa qué bonito. -¿Qué tal?

¿Es este? Que papá está arriba.

Vamos a hacer las presentaciones formalmente.

Ella es Sara. Ismael. -Ah, tú eres Sara.

Encantado. ¿Qué tal, Israel?

Ismael. Ismael, muy bien.

Muy bonita la tienda, ¿eh? Ah, bien.

Adiós. Hasta luego.

Ciérrame la tienda. Sí, sí.

Pero vete rápido. ¡Que sí, Sara, que sí!

Ya sabes que a mí estos circos no me gustan.

Bueno, gracias.

Vaya tela, ¿no? Ajá...

¿Para dónde vas tú?

Pues yo para arriba. Pues yo para acá.

Adiós.

Hasta luego.

(María Rodés "You are mine")

Gracias, simpática. ¡Amigui!

¿Cómo, qué pasa? Cuéntamelo todo.

¿Qué? ¿Qué pasa?

Siéntate, que te va a dar algo. ¿Ah, sí?

Sí. Vale.

Fashion Week.

¡Ah!

Se ha caído un diseñador

y me dan el hueco a mí.

Es nuestra oportunidad, Sara.

Es lo que llevamos soñando media vida.

Yo diseño. Sí.

Tú haces las plumas y tu hermana desfila.

¿Yo las plumas? ¿En serio, mis plumas?

Mira, dime que me puedes hacer algo fabuloso en dos semanas.

Vale, sí. Sí, sí. O sea, no.

No, no, no.

En dos semanas...

A ver, viene Roberto, necesito... Y yo necesito...

No me va a dar tiempo.

Inma, no... ...unas alas majestuosas de Icario.

¿De qué?

El pesado ese que vuela hasta el sol y se quema.

Ah, de Ícaro. ¿Ves como te necesito?

Vale. Lo tengo clarísimo, de verdad.

Las dos juntas podemos. Las dos...

¡Tengo que salir de esta mierda de "coworking"!

Te lo cuento en otra parte. No, tengo que pensar.

Antes de que estos parásitos nos roben las ideas.

Vente. No les insultes, Inma.

¡Que no tienen cristal, que te estoy viendo!

Yo con la Fashion Week y tú sin contarme nada.

Esto que me dices es muy fuerte.

Sí. Bueno, tampoco tanto, ¿no?

¡Que te tiraste a un bizco!

Que no me tiré a un bizco. Bueno, solo le di un beso.

Pero ¿en serio te has quedado solo con eso?

Te estoy diciendo que mi amor platónico,

el que tocaba en el grupo de Los Humildes, se casa con Lu.

A ver, a ver, a ver...

¿Me estás diciendo que durante todos estos años

me has hablado de Aarón

y que es Aarón Humilde?

Pues no sé, sí.

¿Se llama así ahora o qué?

¿Es este?

Sí. ¿Qué pasa?

Tú no te das cuenta. ¿De qué?

Lo está petando.

¿Qué está petando?

Que es famoso.

Está sonando muchísimo ahora. ¿Sí?

Es que no veo la tele.

Lo necesitamos para el desfile.

No, no. Sí.

Tiene que tocar. No.

Y tú se lo pedirás por lo que tuvisteis.

Que no tuvimos nada, Inma.

¡Huy!

Que esto aún tú no lo has superado...

No lo veo para el desfile.

Que no. ¿Se lo vas a pedir?

No.

¡No sigas!

(Aarón Humilde "Con una mirada")

# Siéntelo,

# que somos lo mismo.

# Dímelo,

# con una mirada.

# Siéntelo,

# que somos lo mismo.

# Dímelo,

# con una mirada. #

¡Ah! ¡Por favor!

Sara, perdona.

Ven aquí. Ven aquí.

A mitad del desfile se van moviendo las plumas,

porque hay unos ventiladores.

No lo veo lo de los ventiladores. ¿Cómo que no lo ves?

Que tengáis buen día. ¡Espera!

Estábamos hablando de ti.

Porque me decía Sara... ¿Cómo?

¿Qué decías?

Sara no decía nada. Sí, decía que...

Jo, si pudieras tocar en el desfile, ¿verdad?

Sería... Díselo.

¡Por favor! Díselo, díselo.

¡Por favor!

Por supuesto.

"Inma, por Dios, dime algo".

"¿Qué pasa, tía?". "Tengo la casa llena de rockeros".

"¿Cómo lo hago?". "Lo sabes, ¿para qué me invocas?".

"Voy a por ellos, se enteran", "Pues cuelga".

"No estamos hablando por teléfono".

A mi abuela se la respeta.

¡Hala, a poneros los sujetadores y hacer "topless" a la playa!

¿Qué pasa, Sarita?

No, ¿qué pasa con vosotras? ¿Qué hacéis?

¿No sabes que mañana madrugo para recoger a Roberto?

¿Y montas este pollo?

Estamos celebrando que nos casamos.

¿Así, ahora?

¿Cómo me voy a casar así y ahora? ¿Tú estás loca?

¡Uh!

¡Pero Sara!

Qué bien que estés aquí. Hola.

Mira, ven, que te presento a mi banda.

Ella es Sara, mi cuñada. Hola, Sara.

Un chupito. No, no.

Toma. En estos momentos no...

¡Por nosotros, "salute "!

Hombre, no, por los novios.

¡Por los novios! -¡Por los novios!

¡Por los novios!

Por los novios. "Salute".

(Bigott "Female eunuque")

Trae un poco de hielo.

Oye, llevas mi pajarita puesta.

Claro. Es que me gusta, es muy bonita.

Sí, claro, como tus letras, preciosas.

No, tu pajarita es más bonita.

Mira, ven, que te presento.

Ella es Mer, la novia de Dani.

Reme, Puri, Sara...

y tu padre. (RÍE)

¿Papá?

Estamos enamoradas de su piercing.

¡Oh! ¿Un piercing?

¿A tu edad?

Harrison Ford se hizo uno a los 60.

Ya, papá, pero tú no eres Harrison Ford.

No. Tu padre mola mucho más que Harrison Ford.

¿A que sí?

¿Porros?

Porro, en singular. Pero habrá más.

Tienes la tensión por los suelos.

Esto te va a matar. Déjale.

Sí, pobrecito, con lo que le ha hecho su mujer.

Pero ¿le has contado a toda esta gente lo de mamá?

O tienes un Ferrari o tienes que dar pena.

¿A que te doy pena?

¡Temazo! ¡Temazo!

(Música electrónica)

¿Qué?

¡No tiene gracia!

Estáis prostituyendo a mi padre.

(Música electrónica)

¿Por qué no hace fiestas en otras casas,

se hace amigo de otros padres

y se hace novio de otras hermanas, eh?

¡Menudo cretino!

¿Quién te crees que eres?

Pues hala,

porque yo voy a ser muy muy feliz.

Pero que muy feliz

# Siéntete libre.

# Vuela, vuela, vuela.

# Mueve, mueve, mueve.

# Déjate llevar.

# Bebemos colores,

# sentidos en modo adicción.

# Con ganas de encontrarte

# y amanecer con un rayo de sol.

# Vuela, vuela, vuela.

# Vuela, vuela... #

(Campanadas)

(Campanada)

Mierda...

¿Qué hora es?

¡Oh, me he dormido! ¡Me he dormido!

Gafas...

Me voy.

Roberto, Roberto...

El baño...

¡Hola, hola!

¡Necesito pasar al baño!

Dios mío, no puedo más, no puedo más, no aguan...

Lucía Escribano, sé que estás ahí.

Como vuelva a casa y no esté ordenada como una patena

me hago un bolso con tu cabeza.

Muy mono, pero te quedas sin...

(Claxon)

¡Oh, Dios mío!

Me acabo de hacer pis.

¡Corre!

¿Dónde está...?

¡Potato!

¡Oh, cariño!

¡Estás aquí! Sí.

Huy, perdón. Qué bien que ya estás cerquita.

Y estamos así juntos, sin ordenadores, a solas.

Bueno, a solas, a solas... Ya.

Ya lo sé. Está mi familia en casa, lo sé, pero no pasa nada.

Porque no vamos a salir de la habitación.

No, no, si no es eso.

¿Y estas maletas?

¡Oh, te vas a quedar!

¡Para siempre! No, no.

Son de Eric.

Te hablé de él, tenía una entrevista de trabajo.

Le pregunté: "Pero ¿dónde vas?".

¿A Madrid, en serio? "¿Eric?".

"¿Se ha traído a un amigote a nuestra semana romántica?".

"¿En serio?".

"A ver, Sara, tranquila". A lo mejor, si te parece...

"Seguro que le dejamos de camino en un hotel y ya está".

¿Se puede quedar con nosotros en tu casa?

¿Qué?

"Hey, I'm Eric".

"You must be Sara". Sí. "It's her".

¿Qué es, escocés? ¿Solo habla inglés?

No, también habla noruego y francés.

Y "una poquita" de español.

Aeropuerto, mucha calor.

Mi gusto. Me gusta.

"Thanks".

No, que se dice "me gusta". Ah, me gusta, me gusta.

Por favor, si es muy buena gente.

Si es muy mono, si es como...

como un peluche.

Por favor. Me gusta.

El coche está por allí.

Vamos.

"Yes! You are in".

"Ah, cool".

Es que Eric es un crack.

Tienes que contarle sobre las casas hechas con excrementos.

Casas de mierda. Exacto.

"¿Por qué no para de vendérmelo? Que cómo canta, cómo diseña,

lo bueno que es con las manos".

"Espero que hable de su maña con las maquetas

y que lo que me viene a decir no sea...".

"No, Sara, Sara, ya estás entrando en barrena".

"¡Ah! ¡No!".

"Pero no puede ser. París no le ha podido cambiar tanto".

¿No? ¿Qué?

Nada.

Bienvenidos. Por fin. "Welcome home, Eric".

¡Ah, fiesta!

"Yeah, yeah, hard party".

Sí, mucha "party", mucha.

¡Siervos de la fiesta! ¡Lu!

¡Ah!

¡Roberto!

¡Oh! Joder.

¿En serio? Está inundado.

¡Ah! ¿De dónde viene?

¡El baño, el baño!

¡Hola!

¡Como te hayas muerto ahí dentro me voy a cabrear mucho!

Cariño, ¿pero qué haces?

Déjame a mí.

¡No!

¡Ay! ¡Lu!

¡Lu! ¡Lu, te odio!

¡Te dije que recogieras! ¡Se ha inundado todo!

¿Sara?

¡Vamos, levantaos! ¡Huy!

¡Despierta! Hola, buenos días.

La puerta no se abre. Hay que llamar a los bomberos.

Hola, Roberto. Hola, buenos días.

¡Fuera! Te pareces al tío ese que canta.

Ah, ¿le conoces?

¿Cómo? No, ¿tú eres Aarón?

Ah, me encantan tus letras, tío.

¿Eh? Anda, como a Sara.

(Golpes)

¡El vikingo! ¿Quién es el vikingo, Sara?

Uno que lo hace todo muy bien.

(ERIC) ¡Kiai!

¡Oh, papá! ¿Papá?

Ay, está muerto...

(RONCA) No, hombre, no.

Pero si está roncando, mi amor.

Fan total de tu padre, ¿eh?

¿Papá?

¡Papá!

Hija, qué frío hace siempre en tu casa.

No, es que te has quedado aquí dormido toda la noche.

Hombre, Roberto, te has vestido. Sí.

Sí, vamos a sacarle. Se ha inundado la casa.

Seguro que se ha filtrado al piso de abajo.

El taller, el taller, el taller...

¡El taller! ¿Sara?

No puede ser.

No puede ser verdad.

Esto no está pasando.

¡No, no, no, no, no!

¡No!

¡No! Ostras.

Tú, sí, tú.

Tú tienes la culpa de todo. Tú has traído Ibiza a mi casa.

¿Vuela, vuela, vuela?

¿Por qué no vuelas y te cambias de planeta?

¡Y tú, que le has apoyado!

Te pedí que me ayudaras.

"You help him and I need you help me".

"Y tú, papá". "And you, dad".

¿Qué pasa, que te vistes tan raro? "What's happen? Your clothes...".

¡Tú! Deja de traducir al vikingo y hazme caso.

¡Llevo un año aquí y no me has tocado ni con un palo!

Perdona. "Sorry".

Sara, tranquila, que seguro que lo podemos solucionar.

Secamos las plumas y... Se lo decís vosotros a Inma.

Porque yo no puedo.

No puedo...

Tú...

¡Como cuelgues eso en Instagram, te arranco la cabeza!

¿Por qué no os la lleváis arriba y que se tome una tila?

No sé, un algo y recomponemos.

¿Hay estufas por aquí, Arturo? No, estufas aquí no.

Secador, cariño, secador. ¡No se puede hacer nada!

¡Nada!

(Música de guitarra)

Se acabó, Roberto. Que no...

Que sí, voy a cerrar la tienda.

¿Ves? Es que esto tampoco tenía que ser así.

Yo no lo había planeado así.

Tú ibas a venir e íbamos a estar solos.

Íbamos a hacer el amor.

Entonces, tú te ibas a dar cuenta de que no puedes vivir sin mí.

Y después me ibas a ver triunfar en el desfile

e ibas a decidir que te vuelves de París.

Ya, sí que lo tenías todo planeado, sí.

Pero mira, soy una fracasada.

Que no. He fracasado.

Que no, mi amor. ¡Que sí!

Quizá un poco fracasada sí eres, pero no eres paralítica. Ayúdame.

¿Tú dices bien?

Sara, no te preocupes, seguro que alguna recuperamos.

¿De dónde las sacas?

Pues de distribuidores en China y en India.

Pero tardan por lo menos una semana.

Y el desfile es en tres días. ¿Y aquí no venden?

No. ¿Y si buscamos calidad?

Buscamos plumas de papagayos y de guacamayos, de flamencos.

Sí, ¿y de dónde vamos a sacar plumas de flamenco?

¿Del zoo? Claro, en el zoo.

Claro.

Pero, hombre, eso es... Exacto.

No vamos a ir. No podemos asaltar una propiedad privada y robar.

No hablo de robar, sino de entrar

y coger las plumas que vayan a tirar a la basura.

"Bueno, igual no es tan mala idea, sí".

"No, no, claro que no. Es una locura".

"Roberto tiene razón".

"Roberto sabe, claro".

La libertad de uno termina...

"¿Quién es mi novio? ¿Quién es? Roberto".

"¿Y quién está a mi lado y toma las mejores decisiones? Roberto".

Pues sí. Que es ilegal.

Vamos al zoo. "Yes!".

"Zoologic!". ¿Pero de verdad vas a ir?

"Come on".

Y ahora me vas a convencer, como siempre, para ir contigo.

No. ¡Ah!

Pues entonces, no voy.

Vamos. Venga, los que vamos, vamos.

Y los que no, pues no. ¿Tienes alcohol?

Claro, claro. Ahora cojo. Ginebra o whisky.

Vigila, que he fregado. Vale.

A ver, comprobemos.

Valeriana... Pero ¿quién ha metido todo esto?

Bocadillo de jamón. Sí.

Vosotros entráis, os escondéis

y cuando cierren las puertas, yo os tiro la mochila. Tradúcele.

(Emiliana Torrini "Jungle drum")

Guacamayo.

¡Guacamayo!

¿Eh, cómo?

¿Tú crees que es el momento? Sara, disfruta del zoo.

Este pollo me ha empujado.

Nos han visto, vamos. Lo saben.

Vamos, nos han visto.

¿Quién, Sara, quién? Nos han pillado.

¡Deja de reírte!

(MEGAFONÍA) "Atención, por favor, el zoo cerrará en diez minutos".

"Ten minutes". "Ten minutes".

"Yes, ten minutes".

"Follow the sandwich".

¿Sándwich? Vamos. ¡No, no, no!

Venga, Sara. Que está prohibido.

Venga, Sara. Pero...

15, 16, 17, 18, 19, 20.

Creo que ya estamos aquí.

Aarón. Chist, calla, calla.

Vale.

No, no, no. Ahí, ahí.

¿Qué?

¡Oh!

¿Qué tal, eh?

¿Qué?

¿Quién entra?

Nadie. ¿Estamos locos?

Las herramientas hay que cogerlas. Eh... No.

Además, no creo que nos hagan nada, habrán cenado ya.

(GRUÑEN)

Ah, no, no han cenado, no. No.

¿Sara? ¿Qué?

Vámonos. Sí.

Las jaulas de los pájaros estarán abiertas.

Y el suelo lleno de plumas, exacto.

O abortamos el plan. ¿Qué es la vida sin riesgo?

Nada, hay que entrar, ¿no? Sí.

Hay que entrar. Sí.

¿Sí?, venga, vamos. "Yeah".

Jamón.

¡Jamón!

Abortemos, ¿vale?

Chicos, abortamos. Jamón, jamón...

¿Adónde vas? ¿Qué haces?

Aarón, Aarón...

Aarón... Pero, ¿adónde vas?

¡Bájate, no!

¿Queréis jamón?

¡Ahí está!

Se ha quedado paralítico. No.

Sal de ahí. Es que está la bolsa.

Estoy bien. No, no, no.

¡No!

No. Mira, no puedo ver esto. No quiero ver esto.

Me avisáis cuando se lo estén comiendo, ¿vale?

(Bigott "Female eunuque")

Ay, ay, ay. Sara.

"Fucking hero".

Como me quede sin marido por tu culpa, te arranco la cabeza.

Yo no quiero más plumas. No las quiero ya.

Me dan igual. No queremos plumas.

¡Huye!

¿Qué haces? No sé silbar, no sé silbar.

(GRITA)

"Aarón, come on!".

¡Pero sube! Sube, sube.

¡Sube!

¡Aarón! Lobito, déjame.

Ay, ay.

Ayúdame. ¡Ah!

Está todo, ¿no? Parad, por favor, ¿eh?

Mira, las plumas, mirad. Que me muero, parad.

Vale. No.

¿Qué? No, basta.

No permitiré que nadie se ponga en peligro por mi culpa.

Si alguien tiene que hacer algo, esa soy yo.

(ERIC HABLA EN INGLÉS) Yo también quiero hacer algo.

¡Voy a por plumas guacamayo! ¡No nos dividamos!

El guacamayo, nos vemos fuera. ¡Lu, no nos dividamos!

¡Vamos a liberar al guacamayo!

Muy bien, pues se han ido, se han llevado la cizalla.

Ya no podemos hacer nada.

Las cigüeñas.

¿Qué? No, no, no. Voy yo, voy yo.

Joder...

Están ahí arriba.

Bien.

Bien. ¿Has visto?

Sí.

Sara. ¿Qué?

Acuérdate. ¿Qué?

Que solo hay que estresarlos.

¿Eh?

Como los aztecas.

¡Son tuyas!

¡Uh! ¡No, no, no!

Cuidado. ¿Qué?

(Balido)

(GRITA)

¿Te duele?

¡Alto! ¿Quién anda ahí?

Toma. ¿Y Lu y Eric?

Pues espero que estén fuera esperando con el coche, si no...

Pero no, tienen que venir a buscarnos, ¿no?

Tendrán que pagar la fianza.

Sara, ¿no crees que te lo tomas todo muy a la tremenda?

¿Yo? Ajá.

¿Y tú no crees que te lo tomas todo a chirigota?

¿A chirigota? Sí.

Perdona si me importan un poco las cosas y las personas.

Pues no, yo solo te digo que relativices,

que en la vida hay cosas mucho peores, te lo aseguro.

Sí, es lo que tiene el dolor, te lleva al infierno

y vuelve lo demás algodón. ¡Toma ya!

Toma ya...

Bueno, no, es que Lu la tararea y se me ha pegado.

Pues mira, yo creo que es una de mis letras personales.

Es muy bonita. Habla de mis padres.

Le diagnosticaron un cáncer a mi padre

y mi madre se empeñó en buscar terapias alternativas.

Estuvimos dos años viajando por Europa.

¿Por esto desapareciste?

Ajá.

Y, al final, mi padre se murió

y a mi madre se le fueron las ganas de luchar por todo

y se murió, también.

¿En serio? Ajá.

Sí. No, no, pero... Lo siento.

Pero de lo que habla la canción justamente es de esto,

de que si hay algo por lo que merece la pena luchar

es por vivir estos momentos.

Sara, esto...

El colarse en un zoológico, el...

que te inunden la casa.

(Puerta abriéndose)

Podéis pasar.

Hola. Buenas.

¿Sara?

¿Ismael?

¿Qué haces aquí? No, qué haces tú aquí.

¿Os conocéis?

No, o sea, sí. Él es el amigo de mi madre.

Pues podríamos haberle pedido las plumas directamente.

No sabía que trabajaba en el zoo.

¿De qué plumas habláis?

Pues, mire, es una larga historia. Sí, pero, para resumir,

necesito plumas para una colección de moda.

Ella es diseñadora. Sí.

Sí, claro.

Y vais y os coláis en el zoo a por plumas.

Sí, fue idea mía.

En vez de desplumar un edredón nórdico.

No, son de mala calidad. No se me ocurrió.

¿No te sirven? Son malísimas.

¡Chicos!

Si queréis, se lo contáis a la policía.

No, no, no, no.

¿Para qué llamar a la Policía? ¿A la Policía?

A estas horas de la noche...

Ay, no. Ay, mi madre.

Ay, mi madre... ¿Qué tiene que ver tu madre?

Pues...

Todo.

Todo. ¿Todo?

Porque no le hará ninguna gracia.

Tampoco tiene por qué enterarse, ¿no?

(Gritos de júbilo)

Es majísimo el novio de mamá, entonces, ¿no?

Majísimo. Me pareció un cualquiera.

¡Epa!

¡Qué fuerte!

Nada ha salido como yo pensaba.

Pero ha salido bien, Sara.

Sí. Tienes tus plumas.

Sí, sí.

Gracias.

Una de plumas marchando. Toma.

El abrigo. Me voy a trabajar.

Sara. ¿Qué?, sí.

Sí. Toma.

¡Adiós!

¡Buenas noches!

(PIENSA) "¡Qué mágico! Casi le devoran por mí".

"Bueno, por mí... por mis plumas, claro".

"Y todo lo que le ha pasado en la vida, pobrecillo".

"Bueno, Sara, ponte a trabajar, venga".

"Oye, ¿y Roberto? Ya le vale".

"Qué fuerte que no haya venido".

"Hasta el vikingo ha hecho más que él".

"Se va a enterar".

Roberto, ¿dónde estabas? Te he llamado antes.

En Segovia, con unos cazadores amigos de mis padres.

Un marrón, pero, ya está.

¿Has hecho esto por mí?

Claro, porque sabía que eso del zoo no iba a salir.

Pero veo que sí salió.

Pues, perdona por no fiarme.

No, no, no.

Perdóname tú. No, perdóname tú.

Perdóname tú.

Te perdono.

Me tienes que perdonar porque yo pensé

que no serías capaz de hacer algo así nunca,

la verdad. Bueno...

Tampoco... No es nada, son cuatro patos y dos codornices.

Vamos a follar. Huy, no, ahora no.

Sí. Es que huelo a pájaro muerto.

Bueno, pues te ducho.

¡Ay! Te ducho.

¿Me duchas? Sí, animal.

Vamos.

Desnúdate.

Quítatelo todo. Sí.

¡Uh!

Te he echado más de menos...

Al agua, patos.

Las gafas.

Ay, hazme tuya. Espera, espera. ¡Ay!

¡Oh! ¿Qué?

¿Te has depilado el culo?

Sí. ¿Te gusta?

Sí, no sé, bueno...

Es raro, ¿no?, que no me lo hayas consultado.

Oye, antes de seguir, tengo que...

decirte una cosa.

Es Eric.

¿Verdad? ¿Eric?

Es que era rarísimo que lo trajeras así.

¿Qué dices?

Que te has liado con Eric, dilo.

¿Que me he liado con Eric? Sí.

¿Por qué dices eso?

Pues no sé,

porque como querías decirme algo, no encontrabas el momento,

nunca follamos y te depilas el culo, pues...

Sara, el culo me lo depilé porque en el gimnasio lo llevan todos así

y estaba harto de que me llamasen kiwi.

¿Te llaman kiwi?

Sí.

Todos los días, en la ducha.

¿Qué? ¡Qué tonta!

Dime lo que me tenías que decir, venga.

Vale.

¿Te lo digo?

Sí. ¿Sí?

Sí.

Me voy a China cinco años.

¿Cinco años?

¡Cinco años! Sí, cinco años, sí.

Pero, ¿tú no has pensado, igual,

que necesitábamos decidirlo entre los dos?

Ya, pero es que es un paso muy importante, mi vida.

Mi empresa construirá media ciudad a las afueras de Hong Kong.

¿Tú sabes qué significa?

¡No, no lo sé! ¿Qué significa?

Pues es como si a ti te ofrecieran un trabajo en...

no sé, en... en Londres.

Un trabajo en Londres con Alexander McQueen.

Alexander McQueen está muerto.

No sé, yo no tengo la culpa que el trabajo esté tan mal.

Mira, ni se te ocurra echarle a la crisis la culpa de tu decisión,

porque ni tú puedes ser tan cobarde.

Oye, lo que intento decirte

es que no puedo condicionar mi carrera por...

Por mí, ¿no? Por nosotros.

Venga, dilo.

Dilo, atrévete a decirlo, venga.

¿Qué pasa?

Ah, mira qué bien.

Buenos días.

Pues nada, que...

Que se va cinco años a China.

Qué bien, qué buena noticia. Guay.

Gracias.

No, no, no. No, para mí no.

Explícame cómo vamos a llevar una relación a distancia

si tú estás en China y yo estoy en Madrid.

¿Y qué hago?

¿Cómo que qué haces, qué hago yo?

¿Qué hago yo, Roberto?

¿Te espero cinco años y me quedo embarazada por Skype?

Pues, mira, si te vas, rompe conmigo.

Ahora mismo.

Sí, sí, delante de ellos, venga.

Vas a romper conmigo, venga.

Rompe, rompe conmigo.

Yo...

A ellos.

Ah...

Yo...

no quiero romper con ella.

Ella tiene nombre.

Yo no quiero romper con Sara,

pero tampoco quiero elegir entre...

China y nuestra relación.

Pero si ya has decidido.

Bueno, pues... Ah, no, vale, bueno.

¿Quieres que vaya a China contigo? No, perdona...

Creo que es lo que haces. No.

Pretendes que deje mi tienda, mi trabajo,

mis amigos, a mi familia... No te pido eso.

...y me vaya contigo a China. No te lo estoy pidiendo.

Sí que me lo estás pidiendo. ¡Que no te lo estoy pidiendo!

Vete de mi casa.

¿Qué estáis desayunando?

Un poco de fruta.

¿Qué tal?

Pues...

No lo sé, no lo sé, la verdad.

No sé qué ha pasado, no sé si me ha dejado él o le he dejado yo.

Lo que sí es verdad es que se va a China, eso seguro.

¿Sabes?

¿Y tú qué quieres?

Pues...

estar con Roberto.

Aquí, en Madrid, no en China, claro.

Y hacer todo lo que habíamos planificado:

familia, trabajo, casa...

O sea, que tú le quieres.

Yo, sí, mucho, mucho, muchísimo.

Claro, si no, no me dolería tanto, ¿no?

¿Y no crees que lo que te duele es más...

el orgullo que otra cosa?

¿Cómo?

Tú eres gilipollas.

(Mensaje de móvil)

¿Cómo que si lo tengo todo ya? Si voy fatal.

(Puerta abriéndose)

Sara, no me digas que obligaste a mi novio

a matar a esos pajarracos para hacer...

¿Esto?

Los flamencos ya estaban muertos. Ya, pero el numerazo del zoo....

¿Úrsula?

Úrsula, cariño, ¿qué haces aquí?

¿Qué es eso?

La inundación.

Has venido a pedirme perdón.

Mira, me voy a marchar, no sea que tu padre se ponga en evidencia.

Te perdono yo, alguien debe dar el primer paso. Me tapo y bajo.

¡Úrsula! -¡Uh!

Úrsula...

Ya se ha marchado.

(María Rodés "You are mine")

(Llaman a la puerta)

(Llaman a la puerta)

(INMA) ¿Sara?

Sara...

¿Por qué no están las plumas en el coche?

Oye, que llegamos tardísimo, ya deberíamos estar ahí.

¿Me quieres matar el día más importante de nuestra vida?

Sí. Sí, ¿qué?

No, no. No, ¿qué?

Diles que lo carguen todo en el coche,

que yo voy a echar una cabezadita mientras, ¿vale?

Ah, vale,

que te estás riendo de Inma.

¡Ay, qué graciosa!

Bueno, muy bien.

Estupendo.

¡Espabila!

(María Rodés "You are mine")

Es que, fíjate, estoy viendo que esto me gusta...

Así, un poco...

pavo real.

Mira, aquí. Oh, me encanta.

¿Sí? ¡Ay, me encanta!

Estas plumas aguamarinas están a la altura de Gautier.

Esto es como arte elevado a la enésima potencia.

¡Eres una genia, Sara! ¡Ay, qué genia!

Pues tendrás que ver... ¿Qué? ¡No, no, no!

Pero ¿esto qué es? Esto es una mierda.

No, no. Si parece el culo de una paloma.

Yo te quiero igual, pero quítaselo.

¡Fuera, fuera! Vale, vale.

Maravilloso. ¿Eh?

Tú y yo somos la simbiosis perfecta.

¿Qué he hecho bien para que el karma nos haya juntado?

¿Sí?

Estoy llorando. Mira.

¿En serio? Qué va, no me sale. Me encantaría.

¿Te puedes ir? Esto es privado. Sara.

Hola. ¿Qué tal, Aarón?

Hola, Inma. ¿Qué tal, Inma? Bien, ¿y tú?

¿Qué, no hay nada para mí?

Las alas. No, no...

¡Sí, las alas, que se ponga las alas!

¿Dónde está? Ven. No.

Quítate la camiseta. Ven.

Vamos a probar. Están diseñadas para...

Están diseñadas para mujer. Por favor, confía en mí.

Va a quedar fenomenal.

Va a ser como una especie de dios.

¿Se las colocas? Gracias. Sí.

¡Oye, lagartas, dejadle tranquilo! Eres una artista, ¿eh?

Sí.

Te voy a arreglar.

(CARRASPEA)

¡Ah!

¿Te estás vengando por lo del otro día?

Un poco sí.

Hombre, en realidad, creo que tenías razón.

No. Tienes razón tú, que nadie me manda opinar.

(PIENSA) "Si es que, encima, es maduro".

"Y sensible".

"Con estas espaldas, que parecen África".

Lu. Huy, qué buena. Dame un poquito.

Mira cómo tengo la calentura. Terrible.

Sara, se me ve mucho, ¿verdad?

No. Sí, sí. La verdad es que sí.

"¡No, no, no! ¡Basta, Sara, para!".

"Vamos a ver. Lo que a ti te pasa es que estás obsesionada

porque en el instituto no te dio un beso, y ya está".

"No te pasa nada más".

(SUSPIRA)

¡Ya, Aarón, venga! Sí.

¡Arrancamos! No...

¡Todo el mundo a su sitio, por favor!

¡Lu, venga, vamos!

¡Vamos! ¡Joder!

No estoy preparada. Sí estás preparada.

No estamos. Necesito... Sí estamos, confía.

¡No! ¡Confía, confía, suéltalo!

Suéltalo. ¡Ah! ¡Ah!

(Gritos)

# "Get fly". #

(Aarón "My bird of paradise")

(CANTA EN INGLÉS)

Estupendo. Vale. Actitud.

Qué bonita está. Vale.

(CANTA EN INGLÉS)

Saca pecho. Vuela. Vuela, vuela.

# Vuela. #

Alta, alta. Créetelo.

# Vuela, vuela. #

¡Bravo, muy bien! ¡Sí, señor, muy bien!

Siéntate de una vez, que te pones en evidencia.

¿Yo me estoy poniendo en evidencia? -Sí.

No me he traído a mi amante para restregármelo.

Porque no tienes.

¡Ventiladores!

¡Ventiladores!

(Música)

(ERIC) Aquí hay uno bueno.

"Plumas con nulo talento".

No, no. Talento, bueno, ¿no?

No, no, no. No, no, no.

Este no se entera de nada. Hay que cortarle el pelo.

¿No bueno? No pasa nada. Nulo.

"Nulo talento". Tú lo has dicho.

Da igual que te equivoques. A ver, hija...

A ver, es verdad que el desfile

ha sido... Una mierda, papá. Una mierda.

Pues sí. Ha sido una mierda. Sí.

Y que el gilipollas del novio de tu madre estuviera detrás,

pues otra mierda. Otra mierda.

Va, vámonos.

¿Tú no has visto cómo está? Lo que imaginé yo...

Las "celebrities" pegándose por mis vestidos.

"Me va a hacer dos vestidos Sara Escribano".

"¿Qué dices? Si yo tengo exclusividad con ella".

Y Roberto me iba...

Yo también he hecho el ridículo y no estoy aquí quejándome.

Y ya no se va a casar, porque me ha dejado.

¿En serio eres tan egoísta?

¿Tú crees? Sí.

Eric, vámonos de fiesta.

¿Eh? Que nos vamos de fiesta.

Te voy a enseñar el Madrid de verdad y no este muermo.

"Let's go dance some flamenco".

"Dancing flamenco!". (RÍE)

(Puerta cerrándose)

Uh...

¿Problemas en el paraíso?

No. Bueno...

Sí. Si se pone así por esto, imagínate cuando tengamos

un problema de verdad. Pues sí.

No, no. Acostúmbrate. Lu es así.

¿Así siempre?

Bueno, yo no te voy a hablar mal de mi hermana.

Ya.

Familia.

Mira qué he encontrado.

(RÍE) ¡Ahí va!

Mira... No te digo yo que no.

No te digo yo que tampoco. Toma, que yo no sé.

Vamos a brindar. Brindis.

Brindo por las artistas con talento, como tú.

Por ti. Este brindis es por ti,

porque tú eres mágico. No, Sara. Este brindis es por ti.

Así que brindo por ti, Sara.

Bueno.

Mira. Mi peor crítica. Aquí la tengo.

¿La llevas en la cartera? Siempre.

A ver...

Aquí. Déjame ver. Ahí.

"Las letras son de un pueril...".

Hola. Soy pueril. ¡Pueril!

"...que recuerdan a aquellas del peor pop

de los 80". Esto. ¿Y qué?

¿Y qué más da esto?

¿Qué más da lo que digan en Twitter, lo que diga la gente?

Da igual, Sara.

Lo importante es lo que te sale a ti aquí.

De aquí dentro. En serio.

Si tú estás tranquila, que es lo que cuenta, ya está.

Pues sí.

Claro.

¿Quieres unas copas o qué?

Unas copas. Eso.

¿Sí o no? Sí.

Venga.

Venga, a ver. Huy, huy, huy...

Hielo, hielo, hielo.

(AMBOS) # Hielos, hielos, hielos.

# Vete, eso, vete a por hielos. #

Que aquí se está derritiendo hasta...

este cuerpo serrano.

¡Ay! ¡Ostras!

Pero ¿qué estás haciendo?

Que me he hecho un lío, papá.

Qué bien me lo estoy pasando.

Es que es un tío muy majo.

Sí, es verdad. Majísimo.

Pero, oye, tú sabes que es tu cuñado, ¿no, cariño?

Sí. Que se va a casar con Lu y eso.

Por eso está aquí.

Tú lo sabías, ¿no?

Claro. Vale.

# Copas, copas, copas.

# Copas, copas, copas. #

(RÍE) Bueno, chicos...

Bueno, yo me voy...

a dormir, que es que...

Huy. No, no, no. Espérate, Sara.

Sí, sí. Nos tomamos la última.

Me da igual. Os dejo.

La novia de Dani. ¿Sí?

Joder, pues...

Esta cuando bebe... Está espléndida.

...no hay quien la aguante.

Te perdono.

Tu hermana.

Pídemelo.

Yo me voy mañana.

Y tú tienes que pedir el visado, cerrar la tienda y...

Te vas mañana. Yo cierro la tienda.

Arreglo los papeles, voy para allá, tú me esperas ahí.

Pero yo voy a estar trabajando de sol y sol.

Y tú vas a estar casi todo el día sola.

Yo no te puedo pedir que cambies tu vida por mí.

Pídemelo. Por favor, pídemelo.

Estás loca.

¿Quieres venirte conmigo a China?

¡Sí, quiero!

Perdón, perdón. Perdón, perdón. ¡Quiero!

Familia,

Roberto me ha pedido que me vaya a vivir con él a China, cinco años.

Muy bien. Te metes dos semanas en su casa y la niña emigra a China.

Y eso que no has estado 30 años aguantándole como yo.

Se toma un martini y está diciendo chorradas.

Por favor, me habíais prometido que no ibais a pelear.

Ya no bebo. Hola. Centraos en mí, que me voy.

Solo toma Vichy. El cuidamonas le ha prohibido que beba.

A mí nadie me prohíbe nada, corazón.

Y menos, el que me idolatra, que besa el suelo por donde piso.

Le gusta todo de mí, hasta mi flujo vaginal.

¿Acaba de decir lo que creo que acaba de decir?

¿Qué necesidad? Acabas de amargarme la fritanga esta.

Pues no las comas. Y si tú te vas a China,

¿quién hará mi vestido de novia? Es verdad.

Gracias por vuestro interés. Yo también os quiero.

La croqueta congelada la inventó mamá.

Pues nada, me voy.

Ya sabes lo que tienes que hacer. Coge el mandil y ponte a cocinar.

Hablando de mandriles. ¿No viene?

Nada, no os preocupéis. Yo me voy.

Me voy a China.

Me voy. Ya veréis, me voy. Ten cuidado, que está encharcado.

¿Cerveza? Gracias.

"Ni hao", amigo. ¿Quieres cerveza?

No, no. "Xièxiè". Mire, una pregunta.

¿"Wan shang hao" es "buenos días"? ¿No quiere?

¿Me puede ayudar con esto? Cerveza.

Yo lo que quiero es que diga si "wan shang hao"...

No lo entiendo. Porque mi pronunciación... A ver.

¡Yo soy japonés!

(Música de Simon Smith)

"Sorry, sorry".

"Sorry". ¡Sara!

¡Sara!

¡Ay!

Perdona el retraso.

Esto es horrible de tráfico. Es que me duele, lo único es

que me duele algo. ¿Te duele?

No te preocupes. Llegamos en un momentito.

¿Cogemos un taxi? No, no, no.

¡Ay!

Mira, mira, mira. ¿Eh?

Qué contraste, ¿eh?

Sí, alucinante.

Pregúntale cuándo llegamos. Que no.

Pregúntale cuánto queda. No.

Que sí, Roberto. Pregúntaselo, por favor, que estoy mal.

Venga. Hazle un gesto.

Dile algo, que tú sabes chino.

¿Cómo se llama la parada a la que vamos?

Vamos cerquita del Mongkok.

"Please! Mongkok, how long?".

¿Qué haces?

¡Preguntar, Roberto, preguntar!

No quieres hablar chino y me haces hablar mi inglés, que es malísimo.

No quieres. ¿Qué te cuesta? Que no, Sara.

Ya estoy harto. Siempre me agobias hasta que hago lo que tú quieres

sin importar lo que yo piense.

Te he traído a China. Ya está.

Ya está.

Pero si me pediste que viniera contigo.

Más bien me obligaste a pedírtelo.

Sara, llevo un año en París.

Y ahora, me voy a quedar cinco años en China.

¿No ves que te estoy dejando atrás?

(Claxon)

"Sorry, sorry, sorry. Sorry".

Sara. Sara, ¿qué...?

Sara.

Oye. ¿Estás bien?

¿Por qué no me lo has dicho antes?

Que lo he dejado todo por ti, que me he venido a China.

No lo sé. No me salió.

Ah, no te salió. Muy bien, vale.

Pues si es por eso, perfecto.

Genial.

Es que no lo pones fácil, ¿eh?

No es nada fácil dejarte.

¡Que no me sigas! ¿Qué haces?

¡Déjame en paz! No, Sara. Oye...

Espérate. Espera, espera. Sara. ¡Que no me...!

Déjame sola. Déjame sola.

Si hemos roto, hemos ro...

(Sirena de ambulancia)

¿Sara?

"Help!".

(HABLA EN CHINO)

¿Qué dices?

¿Cortar?

¿Dónde está Roberto? ¡Me niego, me niego!

Perdón. ¡Ay, Roberto!

Menos mal que estás aquí.

Ese hombre me quiere extirpar algo, pero no le dejes.

Tienes que llamar a la embajada.

¡Pero tienes que pararlo! Tranquila.

He hablado con ellos. ¡Ay!

Y te tienen que operar.

No me quiero morir en China. No.

Tienes una obstrucción intestinal. ¡Ay!

Pero ahora todo irá bien. (HABLAN EN CHINO)

Hay que hacerlo ya.

¡Roberto!

¡Es que no me gusta hacer caca fuera de casa!

No sale y se acumula.

¡Roberto, no me dejes sola, por Dios!

¿Sigo viva? Sí.

¿Llevas aquí todo el rato?

Claro.

Y no te preocupes, que la operación ha ido muy bien.

Va a ser verdad que siempre me las apaño

para que te quedes conmigo un ratito más, ¿eh?

Yo...

siento mucho que todo haya salido así.

Tendría que haber hecho las cosas de otra manera. Yo no quería...

Bueno, yo tampoco te lo he puesto fácil.

La vida es rara.

Sí.

Y nosotros, ni te cuento.

"Cómo se preocupa por mí. Es tan bueno".

"Igual debería luchar por él".

"No, no, Sara, para".

"Para. Que has estado al borde de la muerte".

"Haz de una vez lo que quieres".

"Roberto es tu amigo".

"Entonces, ¿yo qué quiero?".

"Yo quiero estar con...".

Aarón. ¿Qué?

Nada. Duerme, duérmete.

"Esto es una revelación".

Es mi revelación china.

¿Por qué no me lo has dicho antes? ¡Sara, Sara!

¡Sara!

¿Mamá? ¡Papá!

Pero ¿qué hacéis aquí? Se te ve el culo, cielo.

¡Ay, mi cielo! Ay, he estado muy mal.

Pensaba que no llegabais. ¿Tú sabías que venían?

Él agilizó todo en la embajada.

Este hombre vale su peso en oro. No lo pierdas nunca, ¿eh?

Me vuelvo a España. Lo hemos dejado.

Pues te arreglas con él. Mamá...

Te arreglas con él, no encontrarás otro igual.

¡Mamá! Que me ha dejado él.

¿Que tú, mierda seca, has dejado a mi hija?

La buena noticia es que hoy le dan el alta.

¿Qué? Sí.

No, cariño, hoy no, ¿eh? Que son 12 horas volando.

A ver si se te abren los puntos con la presión.

Vamos, por favor. Yo no me meto en otro avión ahora.

¡Te voy a dar yo!

Hablamos luego.

¿Por qué, cariño?

"Ni hao, mèimei".

"Pues nada, Aarón,

que dice que o me relajo o me manda a la mierda".

Porque estás muy atacada con la boda.

Y tú, cuando te pones, puedes ser muy insoportable.

"¿Yo?". Sí.

Pero si es él, que está de un melancólico inaguantable.

Mira, escucha su última canción.

Es una maqueta.

# Y tú que estás tan lejos de mí

# sé que sientes lo que empiezo a sentir.

# Si un amor, igual que vino, se va

# camino sin esperanza... # "Si el amor igual que vino se va".

# ...hacia la verdad. #

Bueno, es una canción, Lu.

Es...

# Camino sin esperanza. #

(VOZ BAJA) Sara, está en la letra, alto y claro.

Ya no me quiere.

A ver, pónmela otra vez.

# Si un amor igual que vino se va. #

"Que no se casan, madre mía. Madre mía, madre mía...".

"Eran todo señales. Me lo está diciendo con las canciones".

"Claro, no me lo puede decir de otra manera,

pero me lo está diciendo. ¡Me lo está diciendo!".

# Camino sin esperanza.

# Camino sin esperanza. #

¡Papá!

¡Papá!

¿Qué pasa, hija?

¡Nos vamos a Madrid!

Venga, coge tus cosas. Espera.

Cambiamos los billetes en el aeropuerto.

¿Qué haces desnudo? ¡Ay!

¿Turismo sexual? Que no, espera.

¿No te bastaba con el piercing?

(ÚRSULA) ¡Ay, a mí me pone loca el piercing!

Y me voy a hacer un tatu, con un tigre.

¿Mamá?

Pero ¿esto qué es?

¿Entonces volvéis a estar juntos?

No. -Sí. ¿No?

Bueno, ya está bien.

Estoy recuperada, nos vamos a Madrid.

No te confundas. -Un poco me confundo.

(María Rodés "Busy busy")

(Gritos de chicas)

Perdón. Ay, perdón.

Perdón.

Perdón.

¡Aarón, Aarón!

¡Oye, guapa, a la cola!

¡Que llevamos aquí una hora!

¡Hey!

No quiero que me firme nada. Yo le conozco.

Soy su cuñada. Y yo su tía la del pueblo.

¡Venga, a la cola! ¿Sara?

¿Aarón?

¿Por qué ella sí y yo no? ¿Habéis visto?

Un momento. Hola.

Sara, hola.

¡Cuánto tiempo! ¿Cómo estás? Sí.

Pues, bueno, casi me muero en China, supongo que lo sabes.

Dijo Lu que era una obstrucción intestinal.

(Gritos)

Eres el mejor del mundo.

Te sigo desde el primer single. ¿Ah, sí? A ver...

Ahí tienes. Hasta luego. ¡Gracias!

Encantado, ¿eh? ¡Gracias!

Bueno, entonces me decías que... Que lo he visto.

¿Que lo has visto? ¿El qué? Claro, es que...

¿Cómo no lo había visto antes?

Todo, lo que ha pasado,

de las señales que me has enviado.

Del zoo, de lo que ha pasado en el desfile,

de lo que me contaste de ti. ¿Qué señales?

De tus canciones, que hablan de mí...

¡Perdona, bonita, sus canciones hablan de mí!

¡Y de mí! -¡Y de mí!

¡Te quiero!

-¡Te quiero!

No sé qué pasa, van 36 ya que me dicen que me quieren.

Pues ahora somos 37.

Que es así, que te quiero.

Que no tenemos por qué seguir ocultándolo.

Porque igual te mueres o... ¿Te vas a morir?

¡Oye, bueno, ya está bien!

Yo lo que quiero es que me firme.

Y yo lo que quiero es que deje a mi hermana y se case conmigo.

¿Qué le parece más importante? ¡Oh!

¡Qué fuerte, tía!

Nos queremos, es así.

No lo ocultes.

Yo entiendo que te cueste, porque a mí me ha costado mucho, pero...

Pero que no me puedes decir esto así ahora, Sara.

Pero ¿por qué no? ¿Porque no está planeado?

Pero, no sé, atrévete,

haz lo que me dices.

Dime lo que sientes.

Es que no puedes venir aquí y romperlo todo.

¿Sabes? Que esto no va a funcionar,

con Lu ni contigo ni conmigo.

Pero...

para una vez que me...

atrevo y me lanzo,

como tú...

¿Como yo?

Sí.

(Gritos)

¿Lu?

(Risas)

Sara. Hola.

¿Qué tal ha ido? Pues... bien.

A ver, es que no pensaba que fueras a estar aquí.

Yo tampoco, pensé que aún tardarías.

Bueno, pues ya que nos vemos, te voy a contar una cosa.

Yo también, yo también.

Desde que os fuisteis a Hong Kong han pasado muchas cosas, Sara.

Sí. Me estoy planteando mi vida y...

Bueno, siéntate.

No, siéntate tú, que lo mío es más...

No, mejor siéntate tú. Sara.

"Hi!". "Hi!".

"Hi!".

Pero ¿esto qué es?

Pues ya ves...

¿Cómo? En Madrid.

Pero...

Pero ¿qué te pasa?

¿Por qué le estás haciendo esto a Aarón ahora?

Pues no lo sé, Sara. En realidad, no sé cómo estamos.

No sé si aún me quiere, si aún le quiero...

Yo creo que eres imbécil.

¡Porque lo tienes todo!

No te entiendo, tienes a un tío fantástico que te va detrás

y te escribe canciones y lo da todo por ti. ¿Y tú haces esto?

Pero ¿qué te pasa?

¿Qué te pasa a ti? Parece que es a ti a la que le pongo los cuernos.

¿Por qué te afecta tanto?

¿Cómo?

¿Sara?

Bueno, da igual, porque te vas a enterar por Instagram o YouTube,

porque lo han grabado miles de móviles.

¿El qué? Me gusta.

O sea, no, no me gusta.

Me he enamorado de él.

¿De Aarón, mi Aarón?

Aarón.

Sí.

Eso no es lo peor, es que... Te lo has tirado.

No, no, no, no, no es tan grave.

O sea, bueno, sí, igual sí es tan grave.

Vengo de...

de declararme.

¿A Aarón?

A Aarón.

¡Que sí, sí! Claro, he ido y se lo he dicho cara a cara,

como en las películas. Ajá.

(RÍE) ¿Qué pasa, te hace gracia?

¿Te hace gracia lo que te estoy diciendo?

Pobre Sara.

No, coge y escúpeme, por favor,

que me voy a sentir mucho mejor si me escupes.

Por favor.

No te voy a escupir, Sara, pero menudo papelón.

Yo follándome a Eric y tú declarándote a mi novio.

¿Y él qué te ha dicho?

Que no. ¿Qué me va a decir?

Que se va a casar contigo, claro.

¿Y ahora qué?

Podríamos montar un drama, pero no creo que sea necesario, ¿no?

(María Rodés "Desorden")

# Vuelvo a pasar por el camino acostumbrado

# sin acordarme de si es el equivocado.

# Y, aunque parezca que lo tengo controlado,

# algo me dice que otra vez se me ha escapado.

# Probablemente sea un ciclo inacabado

# de desaciertos o de amor desesperado.

# Parece ser que el inconsciente nunca aprende.

# Algo me dice que esto me pasará siempre. #

(ARTURO) ¡Qué pena me da!

Jo, papá. Sara, esto es una monada.

¿Lo vas a tirar?

Sí, los tiro o los regalo.

Me lo quedo yo.

Bueno, chicos, no pasa nada.

Yo estoy bien. Los cambios son buenos.

Cuando una puerta se cierra, otra se abre.

Hola. Perdona.

¿Es aquí donde vendéis cosas de plumas?

Sí. Bueno, vendíamos. No, vendemos, vendemos.

Es que quería una pajarita para mi novio.

¿No te queda nada? -Sí, sí, sí, mira, mira.

Ahí, sí.

Aquí tenemos esta, por ejemplo,

que es así, muy discreta.

Pero, espera, a mí a mí la que más me gusta

es esta, mira qué verde más verde. Mira, fíjate.

Pero, papá, ¿qué dices?

Si tú nunca has usado nada mío.

Son todas preciosas.

Mira, yo creo que esta le va a volver loco.

¿Cuánto es? Te la regalo.

Lu, dale una caja. ¿En serio?

Menuda manera de hacer negocio. Normal que cierres la tienda.

Chica, para una que viene...

Esta es muy bonita.

(Campanilla)

¿Vendéis pajaritas de plumas?

¿Pajaritas? -¿Esto es Ave del Paraíso?

Sí. Quería una pajarita de plumas.

Pero, a ver, no entiendo.

¿Qué os ha dado a todos con mis pajaritas?

Porque Aarón dijo en su último concierto

que lo único que salvaría en un incendio es...

esta pajarita. -Ha dejado la discográfica.

Ahora va por libre, con un rollo más personal.

Sara, esto es una señal. Será una señal para ti,

que estás siempre en las redes. Además, está enamorado de ti.

Cariño, es una señal clarísima.

¿Una señal?

Si me quisiera, no me compraría con pajaritas.

Vendría y me lo diría.

# Ay, ay, ay.

# Que me tienes loco, poco a poco.

# Cada vez, cada vez. # Pero ¿qué pasa?

¿A ver? -Es por ahí.

Vamos... Ya cierro yo.

Que tengo que hacer la mudanza.

Tengo que hacer las cajas. Luego lo hacemos.

Venga, vamos. ¿En serio?

# Me haces despertar.

# Cada vez, cada vez, ¡Venga!

# te quiero más.

# Cierro los ojos, allí estás.

# Solo sé, solo sé

# que quiero más.

# Te echo de menos cuando no estás.

# Ay, ay, ay.

# Que me tienes loco,

# poco a poco.

# Ay, ay, ay.

# Que me como el coco,

# poco a poco.

# Ay, ay, ay.

# Que me sabe a poco

# cuando te toco.

# No puedo negar lo que siento por ti.

# En todas mis letras yo te veo ahí.

# Quiero el beso que nunca te di.

# Calientas mi mundo y nunca lo vi.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más.

# Cierro los ojos y ahí estás.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más.

# Te echo de menos cuando no estás. #

¿Cómo han montado este concierto?

Bueno, ¿tú no lees los twitters?

No... ¿Vosotros sabíais esto?

No. ¿Nosotros qué íbamos a saber?

Bueno, no sé si este es el mejor lugar,

pero todo esto es para una persona maravillosa.

Esta persona se fue un tiempo

y ahí fui consciente

de lo que me estaba pasando.

Hace 14 años empezamos algo en el instituto

y hoy estoy deseando continuarlo.

(Gritos de chicas)

Sara Escribano,

las gafas más bonitas de Malasaña.

¡Venga! ¡Venga!

No puedes montarme este show festivo-romántico.

No, no, no.

No, porque no, no sabes... No me conoces bien.

No sabes que yo soy hipocondríaca,

tengo una raja de aquí a aquí

y me huelen los sobacos cuando me pongo nerviosa.

Como, por ejemplo, ahora. Ya.

Yo estoy muy nervioso también.

Porque me gustas mucho.

Sí, Sara.

Oye, yo ya no me quiero casar, ¿eh?

Yo no me quiero casar.

Yo tampoco.

"Pues sí, he sido gilipollas por haber culpado al karma".

"Pero no estaba equivocada, las señales existen

y esta estaba clarísima".

# Calientas mi mundo y nunca lo vi.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más.

# Cierro los ojos

# y ahí estás.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más.

# Te echo de menos cuando no estás.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más.

# Cierro los ojos

# y ahí estás.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más.

# Te echo de menos cuando no estás.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más.

# Cierro los ojos y ahí estás.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más.

# Te echo de menos cuando no estás.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más.

# Cierro los ojos

# y ahí estás.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más.

# Te echo de menos cuando no estás.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más.

# Cierro los ojos y ahí estás.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más.

# Te echo de menos cuando no estás.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más.

# Cierro los ojos

# y ahí estás.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más.

# Te echo de menos cuando no estás.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más.

# Cierro los ojos

# y ahí estás.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más.

# Te echo de menos cuando no estás.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más. #

Somos cine - No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas

Vivir es fácil con los ojos cerrados

Goya a la mejor película en 2015 para esta cinta de Fernando y David Trueba. En 1966 John Lennon llega Almería para rodar una película. Paco deja por unos días su trabajo de profesor decidido a conocerlo. A su viaje se sumarán Belén y Juanjo, dos jóvenes en fuga. Almería en 1966 será para los tres una inolvidable estación en sus destinos. La película estuvo nominada en 7 categorías y se llevó 6 Premios Goya. Entre ellos, los de Actor Principal, para Javier Cámara, y Actriz Revelación, para Natalia de Molina. David Trueba se llevó 2 premios, Mejor Dirección y Mejor Guion, y Pat Metheny se hizo con el Goya a Mejor Música Original. 

Para todos los públicos Somos Cine - Vivir es fácil con los ojos cerrados - Ver ahora
Transcripción completa

(Música)

(Radio)

(Inglés)

"Help. I need somebody".

"Help. Not just anybody".

"Help, you know I need someone".

-"When I was younger, so much younger than today,

I never needed anybody's help in any way".

Cuando era más joven, mucho más joven que ahora,

nunca necesité la ayuda de nadie para nada.

"But now these days are gone". Pero ahora, estos días han pasado...

"I'm not so self assured". Y no estoy seguro de mí mismo.

"Now I find I changed my mind".

No. "I find I've changed", contractura de "I have changed".

Ahora noto que he cambiado, que he abierto las puertas...

Sigue, Pavón. "And opened up the doors".

(ASIENTE)

"Help me if you can, I'm feeling down".

Ayúdame si puedes, me siento mal.

"And I do appreciate you being around".

Y me encantaría tenerte cerca.

"Help me get my feet back on the ground".

Ayúdame a volver a poner los pies en la tierra.

No es mío, de verdad.

-¿Qué haces aquí? ¿Quién te ha echado de clase?

¿Quién te ha echado de clase, eh?

(Gritos)

Nos vemos en el despacho.

¿De qué creéis que habla esta canción?

Pajuelo.

¿De pedir ayuda?

Eso ya lo sabemos, ¿no? Se titula "Help!".

Pero, en realidad, ¿de qué está hablando?

(SUSURRA) Yo, yo.

Yo, yo, yo. Quinito.

Habla de alguien que pide ayuda porque se ha hecho viejo.

Habla del éxito.

De la soledad del éxito.

¿Por qué pediría ayuda alguien que vende miles de discos

y que actúa delante de miles de personas?

Ugena, ¿por qué necesitaría alguien volver a ser normal?

No sé. Tener amigos en los que confiar...

Para gastarse el dinero, para salir de fiesta...

(Risas)

¿Y por qué no al revés?

Quizá ya no le basta para ser feliz con tener dinero

y con salir de fiesta.

Lo que John Lennon nos grita a nosotros es: "Help!".

"Help!". Todos juntos. (TODOS) "Help!".

(TARAREA)

¿Dónde está mi niña? ¿Has visto a mi niña?

No he visto a nadie. ¿No la has visto?

La tienen aquí, no me la dejan ver. Diles que me la dejen ver.

Me está haciendo daño. Te van a hacer lo mismo.

Diles que me den a mi niña. ¡Por favor, por favor!

¡No te vayas! ¡Por favor, ayúdame!

¡Me tienes que ayudar! ¡Por favor, no te vayas!

¡Por favor! -¿Qué haces aquí?

¿Cuántas veces te tengo que decir que no quiero volver a verte?

¿Quieres que llame a la policía, que cuente todo de ti?

¡Que te vayas de aquí!

¿No te hemos ayudado suficiente o qué?

-¿Qué pasa? -Tranquilícese, doña Mercedes.

Abra y vamos para adentro.

"Una extraña enfermedad vírica ha causado ya cuatro muertos

y diez casos más de distinto grado...".

-Ayuda a tus hermanos a poner la mesa, gamberro.

-Perfecto. -¿Ya estamos, Pablo?

-Ya está.

-Oh, qué descanso.

-Javi, quítate la máscara, vamos a comer.

-Pero ¿y si hay un ataque de gases venenosos?

-¿Qué ataques venenosos? Julia, llama a tu hermano.

-¡Juanjo, a comer!

-No levantes polvo con la comida aquí.

-No voy a dejar esto así, solo amontonarlo.

(TV) "La benemérita vuelve a apuntarse un éxito

con la detención del quinqui Eleuterio Sánchez, El Lute".

-Mamá, ¿por qué siempre que viene Pablo, el peluquero,

haces sopa de arroz? -No siempre.

Siempre.

¿No ves que los viejos no tienen casi dientes?

Así no les cuesta masticar. -Mira si tengo dientes yo.

-¿Podéis dejar de decir bobadas?

-¿A que a ti te gusta la sopa de arroz?

A ella le encanta, mamá. -Pues cuánto nos alegramos.

-Claro que sí. Ahora deja la muñeca, y a comer.

-¿Con quién sigo después?

Empieza por Juanjo, que tiene más trabajo.

Con esas greñas... No me lo pienso cortar.

Faltaría más. -Deja que te lo arregle un poco.

Ya dije que no me lo cortaba. Si quieres, te presto mi diadema.

-¡Pásale la maquinilla al cero para que aprenda!

¡Cállate, enano!

¿Me pones un poco más? -Deme el plato.

No se le vaya a caer.

-Cuando vuelvan del colegio, empieza por el que primero llegue.

Qué lata con la bomba. Ni que hubiera matado a alguien.

(TV) "Sucesos como el accidente de la bomba en Palomares,

Almería, han quedado superados...". -Pero si es nuclear.

-Lo hacen por el turismo.

Si los extranjeros dejan de venir, ya me dirás qué queda aquí.

-Como Hiroshima y Nagasaki. -Estás serán bombas de entrenamiento.

-"A ello contribuyó singularmente el baño de confianza...".

Niña, dale a la tele.

Vaya dos focas.

-Pablo, pregúntame la tabla de multiplicar por donde quieras.

-¿3 por 6? -¡18!

-Déjale a él. -¿9 por 8?

-54. -¡72, animal!

-¿Queréis callar la boca y dejarme oír el parte?

-Pablo, déjamelos guapos, que el domingo tenemos bautizo.

-Te los voy a dejar como artistas de cine. A todos.

Mamá, no me lo pienso cortar. Venga, si te vas a quedar a gusto.

Es como si te quitaran un peso. Como un casco.

No, papá. Mi pelo es mío y hago lo que quiero con él.

Venga, hombre. Encima de que viene Pablo a casa a hacernos el favor.

¿Te he contado que gracias a él conocí a vuestra madre?

Después de la guerra, cuando me destinaron a Gerona.

Mil veces, papá.

Pues te lo cortas, y no hay más que hablar.

-Y no hay más que hablar.

Lo llevas claro. ¡A mí no me hables así!

¡Como vuelva y no te lo hayas cortado,

la vamos a tener!

Hala, venga.

Vosotros, comed y callad.

¡Toma, por desobediente!

(Música suave)

¡Me cago en la oscuridad bendita!

Venga, rápido. Yo voy a mi pasito.

Pregúntame la tabla de multiplicar. Ya estás otra vez.

Tengo que irme. Subid solos. ¿No vienes a cenar?

Claro que vengo a cenar.

Venga, va. Rápido.

Se lo vi hacer a El Santo.

Tú no digas nada. -¿Se va a ir de casa?

-Eso parece.

(Gemidos)

Dicen que los saltos son malos.

Mejor perderlo que pensar toda la vida que anda por ahí.

(SUSURRA) ¿Estás loca? No puedes hacerlo.

¿Lo que vas a hacer tú es mejor? No voy a hacer nada.

¿No? ¿Para qué estás aquí? -¿Qué pasa?

Josefina, que se ha torcido el tobillo la pobre.

Estás cogiendo demasiado peso,

y los tobillos son los que más sufren.

Venga adentro, que refresca.

¿Puedo salir luego un momento a comprar pipas?

Es verdad lo de los antojos. Le apetecen pipas todo el rato.

Y a mí, croquetas. Ayer me comí 62.

-Pero qué bruta eres, hija. -Eran de las pequeñitas.

-Mañana sales conmigo. Antes, te recoges un poco ese pelo.

Ya sabes que las chicas guapas tenéis que extremar la prudencia.

Hablé con tu madre anoche.

Le dije que venga a verte el día que quiera.

Y vas tú y te lo crees.

¿Puedo?

No te enfades, mujer. ¿Quieres que te acompañe?

¿Dónde vas tan sola?

¿Me das pipas?

(Inglés)

¿John?

Antonio San Román.

Anthony.

San Román.

(Música suave)

(Arcadas)

(TOSE)

¿Se lo lleno?

¡Sí, gracias!

¿Se encuentra bien?

La he oído vomitar.

Es un mareo. Gracias. ¿Quieres un caramelo?

Para el mal sabor.

Son de la tos, pero... sirven igual.

Los uso en clase.

Soy profesor, y la garganta...

No vas a conducir ahora, ¿no? No.

¿Te acompaña alguien? Me trajo un señor.

¿Te trajo un señor? ¿Tienes chófer?

(RÍE) No.

¿Estás haciendo dedo?

¿Adónde vas? A Málaga.

Yo voy a Almería.

Si te viene bien...

¿Quién te trajo, aquel?

(ASIENTE)

Prefiero no seguir con él. No hace más que hablar de su mujer.

Ha muerto hace poco. Dice que se le aparece.

Hagamos una cosa.

Yo arranco el coche y tú te metes dentro de un salto.

Mi coche no es gran cosa, pero no se me aparece nadie.

A ver si se enfada.

¿Y nos mata a los dos, como a la mujer?

Seguro que la mató él.

Venga.

¿Preparada?

¡Ya está! ¿Qué te debo?

80 pesetas.

Buen viaje.

Agáchate, están ahí los guardias civiles.

Ahora multan a los autoestopistas con dos duros.

¿Y el señor de antes?

¿Tus padres no te han dicho que no subas con extraños?

¿Y tú?

Yo, ¿qué? Yo no soy un extraño.

Antonio, profesor de inglés. Belén.

(RÍE) Muchacha, suelta,

que voy conduciendo. Cada día hablamos más en inglés.

"OK", "hobby", "sweater"...

América es hoy lo que fue Roma.

Seguro que tu novio para ligar se puso en plan playboy.

No tengo novio. ¿Y eso?

¿Has vivido entre ciegos? No.

Es como si la torre Eiffel no tiene turistas.

Seguro que tuviste uno y lo dejaste.

Más o menos.

Mira.

Aquí tengo un mapa.

¿Dónde te va mejor que te deje? Yo de geografía estoy pez.

A mí me va bien cualquier lado. Almería me va bien si quieres.

El Cerillo.

Al profesor de geografía le llaman el Cerillo los chavales.

Es muy alto, muy delgado, tiene la cabeza muy gorda...

¿A que no sabes cómo me llaman?

A ver si lo adivinas. Ni idea.

Yo no te lo voy a decir. Prueba.

No sé, el...

calvo.

El gordito, el cuatro ojos...

Oye, tú, vale ya, que veo que te animas.

No es mía, de verdad.

(RADIO) "El ángel del Señor anunció a María,

y concibió por obra del Espíritu Santo.

Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

He aquí la esclava del Señor. Hágase en mí según tu palabra".

(Música suave)

(HABLA EN INGLÉS)

¿Estás hablando solo?

No, estaba pensando.

¿Y piensas en inglés? No.

¡Anda!

¡Un Beatle!

¿Un Beatle? Sí, el pelo. El chaval.

No te importa, ¿verdad?

Vamos a Almería.

¿Te va bien?

Sí. Pues hala, sube.

Hola.

Antonio, Belén, ¿y tú? Juanjo.

Hola, Juanjo. Quita esas cosas de en medio.

Son de los chicos.

Ahora vosotros me preguntáis si tengo hijos y esas cosas, ¿no?

Vaya compañeros de viaje que me he buscado.

¿Que si tengo hijos? No, no tengo.

Es que entreno a los chavales. Fútbol. ¿Te gusta el fútbol?

Sí, me gustaba. ¿Me gustaba?

Como si fuera una cosa de cuando eras joven.

¿Qué edad tienes? 16.

¿Has dejado los estudios? Más o menos.

¿Más o menos? Buena respuesta.

Pues yo, más o menos, soy profesor de inglés y de latín.

Aunque parezcan cosas opuestas, en realidad tienen mucha relación.

¿Por qué piensas tú que los ingleses usan "table" para decir "mesa"?

Porque viene del latín "tabula". "Tabula", "table".

A mis alumnos les encanta estudiar inglés.

Dicen que aprender latín es inútil. ¿Sabes qué les digo?

Que su abuelo es viejo y no sirve para nada,

pero sin él no estarían aquí.

¿Tienes otro caramelo de los tuyos?

¿Te mareas?

No, es que tengo la tripa revuelta.

¿Voy muy deprisa? Es que esto es un bólido.

En realidad es de mi padre. En el pueblo no lo usa,

y me lo prestó a condición de que les fuera a ver a menudo.

¿Este es tu padre? Mi padre, mi madre y mis hermanos.

¿Ocho? ¡Qué bestia!

A mis padres no les gustaba jugar a las cartas.

Ahora lo cojo.

No te preocupes.

Hablaremos más despacio para que lo entiendas todo.

Este eres tú.

No, gracias.

Quédatelos. Tengo muchos en casa.

Siempre me falla la voz... Por eso no hablo demasiado.

Ya, lo he notado. Qué graciosa.

Lo sigo en serio. Si no fuera por la voz...

Me hubiera gustado cantar, pero en España, imagínate.

¿Te gustan los Beatles? Sí.

¿Y a ti?

Bueno, no sé...

Prefiero los Rolling o los Kinks.

Ah, no, no, no. Tú te bajas de mi coche.

¿Un tipo que desprecia los Beatles? En mi coche no va a ningún sitio.

¡Te bajas ya!

Lo siento, ¿eh? Me has tocado el punto débil.

¡Fuera de mi coche! Tampoco es para tanto.

¿Que no? ¿Te gustaría que yo insultara a un amigo tuyo?

¿O a tu novio? ¿O a tu actor favorito?

¿Cuál es tu favorito?

Marlon Brando. ¿Te gustaría que dijera que es una nenaza?

No sé. No he insultado a nadie.

Solo he dicho... ¡Que te bajes de mi coche!

¡En mi coche a los Beatles se les respeta!

Está exagerando. ¡Pues este es mi coche,

y en mi coche mando yo! Pues me bajo con él.

¡Hala, venga!

¡Hala, y que os lleve Mick Jagger!

¡Os lo habéis creído los dos!

Vaya par.

Ay, ay...

Este viaje lo hago por los Beatles. Va a conocer a Lennon.

¿En serio? Sí, voy a hablar con él.

Nada, un ratejo. Está en Almería rodando.

En realidad voy a reñirle.

Pero ¿te dejarán verle? Le tendrán protegido.

¿Y qué harías tú con las histéricas esas,

que se quitan la ropa interior y la tiran al escenario?

Debe ser horrible, ¿no?

Salir a cantar y ver a esas locas gritando.

Es lo que buscan, ¿no? No es lo que Lennon busca, ¿eh?

En el concierto de España dijo que lo que más le molestó

fue ver los mejores asientos ocupados por enchufados

y gente del Gobierno.

Y fuera, la policía dando palos a los chicos

a la puerta de Las Ventas.

Mi padre estuvo. ¿Ah, sí?

Dando porrazos. Es gris.

En Inglaterra dicen que se van a separar.

Es que John quiere hacer otras cosas. Escribir...

Trabajar de actor... Y no lo hace mal.

¿Habéis visto "Qué noche la de aquel día"?

Sí. Yo no.

¿No? En realidad está mal traducido.

En inglés es...

Es una frase incorrecta, un solecismo.

No sabéis qué quiere decir, pero equivale a un error sintáctico.

John se lo oyó a Ringo: "It's been a hard day's night".

Yo más bien diría: "La noche de un día de perros".

No es igual. Suena peor.

¿Vosotros sois los profesores de inglés?

La ignorancia es muy atrevida, ¿eh?

¿Sabéis la anécdota de Menéndez Pelayo?

Estaba dando una conferencia, y nombró a Shakespeare,

pero él pronunció "saquespeare". Y la gente se rió de él.

¿Sabéis qué hizo?

Acabó la conferencia en inglés.

Qué país.

¿Tenéis hambre? Sí.

Sí.

La casera me prepara las comidas.

¿Y no te has casado?

No sé.

Los profesores, de tanto tratar con los niños,

acabamos por no entender el mundo de los adultos.

No, cómelas tú. ¡Come!

Que tú estás creciendo, venga.

A mí no me hacen falta.

Esta pensaba que en el colegio me llamaban el Gordito.

¿Cómo te llaman?

A ver si lo adivinas tú. El Calvo ya lo dije yo.

Mi madre les pone cebolla picada.

Menos para mi hermana, que la odia.

¿Cuántos sois? Seis.

Tres chicos y tres chicas.

Los dos tenéis un montón de hermanos.

¿Y tú?

Yo estoy sola.

¿Me vais a contar qué leches hacéis en la carretera los dos?

Seguro que tramáis algo, digo yo.

Yo vuelvo a Málaga, a casa de mi madre. ¿Y tú?

Pero sigue, cuenta. ¿Por qué te has fugado de casa?

Y de casa de un policía. Yo no me he fugado.

Mis padres lo saben. ¿Te llevas bien con ellos?

Ahí, ahí. Buena pregunta. Mi padre es gilipollas.

Pero es buena gente. ¿Has dejado los estudios?

No sé.

Voy a recoger.

(Música emotiva)

Te ayudo.

¿Crees que le dejarán ver a Lennon? ¿Estás loca?

Suerte si lo ve de lejos. Pues está convencido.

(RONCA)

No, gracias.

¿No tendrás un cigarrito?

No fumo.

A ver. Silencio, niños.

(MURMURA)

Cuánta humedad. Eso es que el mar está cerca.

Mira.

¡Almería!

¡Capital del esparto, los mocos y las legañas!

Tiene que ser el siguiente pueblo.

Está antes de llegar. Apartado, cerca del mar.

Eso me dijeron por teléfono.

Si llego a saber que hay esta pendiente...

En la subida se calienta y más vale prevenir.

¿Cuánto tiempo te quedarás? Mañana vuelvo.

En cuanto hable con él. No puedo perder ni un día de clase.

A don Paco le tuve que mentir.

¿Quién es? El jefe de estudios.

Si se entera de a qué vine...

Seguro que se enfada y me da de bofetadas.

Qué bestia. Se pasó diez años en Admisiones,

y ahí se acostumbran a soltar mucha cera.

A un compañero de clase la profesora le rompió el tímpano de un bofetón.

¿Una profesora? Sí.

Pensaba que ellas eran más sensibles.

(RÍE) Seguro. Yo tuve una monja que nos cogía de aquí,

y te arreaba en la cara con las dos manos

como si tocara los platillos.

Fuiste a las monjitas, ¿eh? Ya te lo notaba yo a ti.

Las Herrerianas de Málaga. Las llamábamos las "terrorianas".

¿Tú estudias con los curas? Mis padres lo tuvieron fácil.

El peor colegio de Madrid quedaba al lado de casa.

Madrid me agobia mucho.

Desde que acabé la carrera, habré estado cuatro o cinco veces.

Siempre me pareció inhumana de grande.

Soy más machadiano.

De pasear por las afueras.

"En los montes lejanos, hay oro y sangre.

El sol murió.

¿Qué buscas, poeta, en el ocaso?". ¡Toma ya!

Cada noche, antes de dormir, leo un poema.

Es una forma de sacudirse la suciedad del día.

Como una ducha. ¿Los aprendes de memoria?

La memoria es un músculo. Si no lo ejercitas, se atrofia.

Pues que empuje la memoria. Yo no puedo más.

¡Vamos! ¡Hay que aprovechar la inercia!

¡Por Newton!

(Música suave)

¡Eh!

Te dejas la bolsa. Es verdad.

Bueno...

Suerte, y gracias por todo. A ti, Juanjo.

Sé bueno. Sí.

Adiós. Yo también me voy.

Refréscate en el hotel si quieres. Mientras, yo me tomo un café ahí.

Vale.

Bueno, pues... Adiós, Juanjo.

¿Vas muy lejos? No...

A ver qué hay por aquí. Es bonito esto.

Ve, camina.

No habrás llegado hasta que todo lo hayas perdido.

Otra vez don Antonio... Machado.

¿Saben dónde está el hotel? Ahí está, en esa puerta.

Gracias.

Hola.

¿Este es el "Hotel Sol y Mar". Sí.

Yo soy el que llamó para pasar la noche.

Ah, el señor Antonio.

El mismo.

La señora no puede entrar.

Ah, no, yo vengo solo...

La señora no puede entrar a no ser que traiga

el libro de familia.

Es que ella iba... a refrescarse,

mientras yo me tomo un café. Vale.

¿Usted sabe si dan café ahí? Ahí dan de todo.

¿Qué le debo? Una peseta.

Vaya, otra vez.

¡Qué lata!

No te abrirás, no... No te abrirás.

¡Coño!

¿Busca un empleado?

No, tengo el cartel de decoración.

¿Le interesa? A mí no.

Pero quizá...

Vuelvo en un segundo.

Hola.

¿Cómo te llamas?

Bruno.

¿Has visto a un chaval jovencito por aquí?

¿Qué estás contando, las olas? Sí.

Adiós.

(SILBA)

(Puerta)

Si quieres, puedo llevarte a la estación.

A lo mejor encontramos un tren.

Antes de que se haga tarde.

Sí, será mejor que me ponga en marcha.

¿De cuánto estás?

Conmigo no tienes que disimular.

De tres meses y algo...

Prométeme que no vas a hacer ninguna tontería, ¿eh?

¿Tienes dónde ir, seguro?

¿Seguro?

No me mientas, ¿eh?

Venga, mujer, no llores. No jorobes.

Yo no se lo voy a decir a nadie.

Si fuiste mayorcita para meterte en este lío, seguro que...

también eres mayorcita para saber cómo...

Qué hacer, ¿no?

Bueno...

A ver, vamos a hacer una cosa.

Quédate en la habitación, ¿eh? Y duerme aquí toda la noche.

Yo voy a ver si este hombre tiene una habitación libre.

No, no. Que sí, mujer, que yo te invito.

Ya mañana por la mañana, descansada, pues ya...

Ya piensas a ver cómo llegar a Málaga.

Que no puedo aceptar, que ya bastante lío te he dado.

Yo hablo ahora con el del hotel.

A ver si me entiende porque yo no sé en qué idioma habla.

Venga.

Paso.

-Te sobra uno.

-Paso.

¿Qué tal el fenómeno?

Ahí va. Por ahora no ha roto nada.

Catalán, ponnos otra de vino. Voy.

Cuidado con el acento de esta gente.

Al hombre del hotel para entenderlo hay que hacer oposiciones.

¿Qué es usted, corredor de tejidos? No...

A lo mejor usted me puede ayudar.

Estoy...

Ando detrás de los del rodaje. ¿De los ingleses?

Sí, sí. Me gustaría saber dónde paran mañana para acercarme.

A ver qué nos pueden decir.

Alguno de por aquí anda echando una mano.

Eso sería fantástico.

(Puerta)

Catalán, ponnos el matarratas. Eso el chaval, que tengo ayudante.

¿De dónde lo has sacado? De Madrid, ¿qué te parece?

Toda una señorita.

No toques los cojones.

Lleva esto. A peseta cada uno que se tomen.

Al segundo invitará la casa, ¿no?

La casa no invita más que cuando gana el Barça.

Pues habrá que esperar sentados. (RÍEN)

Si no fuera por el caradura de Ortiz Mendibil...

¿No serás del Madrid? No, no...

El deporte... para los niños.

Después empiezas en un negocio y...

Que va el tío y alarga 10 minutos el partido.

¿Este no estaría mejor si llevara coleta?

¡Déjale en paz!

Si es que parece una niña, y yo no respondo.

Déjale al chaval. A ver si arrancando los mechones.

Bueno, ¿vale ya, no?

Es el protegido de este hombre... -¿Y este quién es?

Viene por los de la película.

Oye, ¿tú no conoces al hijo de la Damiana del camión del agua?

Sí. ¿Y dónde para mañana?

Y a mí qué me cuentas.

Luego te digo, que anoche vendrá donde la madre.

No, no... Si el moscatel es un tónico.

¿Y un lugar para cenar por aquí? Joder... Un sitio para cenar...

Aquí.

¡Guapa, pon otra ronda!

Y tráete las tijeras que te he dicho.

¡Qué pesaos! No lo sabes tú bien.

Ahora, te posa una manaza de esas en la cara

y te tienes que ir a buscar los dientes a Granada.

A varios del equipo los han visto dormir la mona.

Los ingleses beben en serio. Los italianos son más de zampar.

¿Esto qué es? Pan tumaca.

Probablemente, la mayor aportación de Cataluña

a la historia universal.

¡Está cojonudo!

Prueba, prueba... Sí.

Esta caja se atranca, maldita sea.

Oye, ¿y de él qué se cuenta?

¿Del cantante? Sí.

Pues que se mudó del delfín verde a una casa más grande en Almería.

Y se le ve en un Rolls. Va en un Rolls-Royce

con los cristales tintados a todas partes y tiene megafonía.

A veces saluda por el altavoz.

Salvo unos días que se le estropeó y andaba en taxi.

Este país le debe parecer un atraso absoluto.

Imagínate...

El mundo que habrá visto él con 25 años...

Llenando estadios...

Juanjo.

Oye, prueba este pan. Gloria vendita.

Mi madre también lo hace, es catalana.

Ahora te enseño dónde vas a dormir. ¿Duerme aquí?

Sí.

Ese cuarto de ahí.

¿Cómo ha terminado un catalán por aquí?

Es una historia un poco larga.

Es mi hijo.

¿Qué tiene?

Qué más da... Por ponerle nombre no se cura.

Pues sí.

Ya va la leche, Bruno.

Yo estuve en el frente de Aragón, en Teruel.

En un pueblo que...

se llama Lechago.

Eché una mano a un desertor italiano que le querían dar matute.

¿De los voluntarios de Mussolini? Sí.

Al primer tiro se le quitaron las ganas de aventura.

Buena gente Doménico, buena gente...

Y ya, después de la guerra, cuando perdí la plaza de Correos,

la sigues escribiendo y un día fui a conocer aquello.

Doménico tenía una hermana.

Y a la hermana lo que más la gustaba era el sol.

Y si algo hay en Almería es sol. Y aquí nació Bruno.

¿Nació así? Sí.

Todo normal. Pero a los 6 meses ves que no se incorpora,

que no gatea...

¿Y la italiana?

María Concheta.

Va y viene desde Italia.

Supongo que se cansó del sol y de mí.

Tirar para adelante con Bruno es duro.

¿Te gusta el mar? También ayudó que se lió

con un fotógrafo que vino desde Huesca.

Pero... vuelve a pasar temporadas. ¿Y sabes lo peor?

Que yo la espero.

Yo antes contaba esto y me echaba a llorar.

Ahora me parece algo que le pasó a otro.

¿Es así, no?

Cuanto más lejos te queda, menos te importa.

La distancia es la sabiduría. Pasa mucho con los chavales.

Se toman las cosas por la tremenda.

Con los años se dan cuenta de que eran bobadas.

Pero en el momento...

Oye, ya es la segunda que te bebes. A ver si me vas a salir caro.

Está hecho una trapería, como lo dejó el antiguo empleado.

Hay algo de ropa. A lo mejor te va.

Si te quieres duchar, tienes la manguera del aljibe,

pero no me gastes mucha agua. Desde marzo no cae ni una gota.

Te echo el cierre por fuera, puedes salir por la otra puerta.

¿Vosotros qué hacéis? Nosotros nos vamos ya.

Sí.

Esto lo puedes quitar si no te inspira...

¿Y puede usar el teléfono? Sería bueno que llame a sus padres.

Detrás de la barra, pero no te alargues, que es conferencia.

¡Ah! Necesito tu carné de identidad, por los datos.

Sí, claro.

Aquí.

Juan José.

Ale, buenas noches. Buenas noches.

Adiós.

Venga, Bruno. Vamos a dormir.

Buenas noches.

Buenas noches.

¿Ya se recogen? Sí, ya... ya nos recogemos.

Mañana será otro día.

¿Tienen un acento fuerte aquí? No, nosotros no.

Donde tienen el acento fuerte es en Cádiz, Granada y...

Ahí sí tienen el acento fuerte.

Pero aquí no.

Que descansemos la gente. Buenas noches.

¿Has oído? "Que descansemos la gente".

Eso es un solecismo.

No le he entendido nada...

¿Quieres venir mañana conmigo?

Te gustará ver un rodaje. No sé...

Conocer a John Lennon.

Podrás presumir con tus amigas... Vale.

Habrá que madrugar, eso sí.

Buenas noches. Buenas noches.

Antonio. ¿Sí?

Gracias por todo. Gracias a ti por la compañía.

Sí, volveré. Pero cuando se le pase a papá el cabreo.

No es el pelo, es que es todo.

Es que siempre igual. Estoy harto.

No, le ha venido bien hablar con Modesto.

Al menos, le ha bajado los humos.

Le ha dicho que él también tiene que aprender a ceder.

¿Dónde te estás quedando?

¡Ay, sí! Dime algo, aunque sea mentira, para que me tranquilice.

¿Estás comiendo bien? Que sí, que estoy bien.

No te preocupes, de verdad.

Llevé a la cristalería a enmarcar el retrato que me pintaste.

Pero si estaba fatal.

No vas a colgar eso en casa.

A mí me gusta.

(TARAREA)

¡Buenos días!

¿No te gusta madrugar?

No mucho, la verdad.

Mi madre me enseñó a levantarme temprano.

Alguien tiene que encender el sol, me decía.

Mira. Ven.

Ahí lo tienes. Encendido para ti.

(Música)

No se da permiso a nadie. ¿Por qué no?

Porque hay muchos mirando, muchos moscones...

Ya me imagino, ya...

Queríamos pasar para verles.

Va a ser un minuto, nada más.

Espérate en el coche, que voy a consultarlo con la inglesa.

Váyase usted para el coche.

Qué pesaos.

Que ni acercarnos nos dejan.

Joder...

Que dice la producción que sin permiso no se puede pasar.

¿Y dónde está la producción? Habrá unas oficinas o algo, digo yo.

Eso tiene usted que ir a Almería. Déjeme pasar, haga el favor.

Aquí no se le hace el favor a nadie.

Me cago en la hostia... Gloria bendita.

¿Y no podemos llegar hasta el rodaje por otro lado?

Como no vayamos campo atraviesa...

Pero igual estos nos pegan un tiro. ¿Y están ahí?

Eso me han dicho.

Pero claro, a lo mejor está en su día libre...

Yo qué sé... Yo qué sé...

¡Están allí!

Pero si es un campamento increíble. Hay hasta tanques.

(Motor)

Ese es el Rolls que me dijeron.

¡John! ¡¡John!!

¡¡Míster Lennon!!

¡¡John!!

Bájese de ahí, hombre, que está haciendo el ridículo.

¡Bájese de ahí! ¡Lennon!

Oye, como no se calle, le voy a tener que denunciar

y tomar la matrícula, ¿eh?

Ya me bajo, hombre. Ya me voy...

Espere, hombre, espere...

No veo yo que es tan complicado... Que no. He dicho que se vaya de aquí.

Que se vaya.

Qué pesado, hombre. Dando por saco...

Perdona, no me había dado cuenta.

¿Estás bien? Sí.

¿Quieres que te lleve a la estación? ¿Tú qué vas a hacer?

Déjame ayudarte.

En algún sitio...

dormirán o se irán a cenar cuando acaben, ¿no?

Ya, pero... ¿Qué le digo yo al bestia de don Paco?

No sé.

(Explosión)

Que se te ha estropeado el coche.

¡Sal, sal, sal! ¡Sal, no vaya a estallar!

Quita el contacto. ¿Eh?

Es la junta de culata.

¡Me cago en oscuridad bendita!

¿Por qué siempre todo me tiene que salir mal?

Cojones...

Seguro que la Guardia Civil te consigue una grúa.

Es un paseo de nada.

Mucho sabes tú de coches.

¿Tienes un pañuelo?

Este sol es peligroso, a no ser que sepas apagarlo.

Anda, ve.

(Música)

Ve.

Por el coche no te preocupes. El mecánico es de confianza.

Se vino aquí de hippie, pero sabe de coches.

A mí me arregla la furgoneta cada vez que me da problemas.

Hola...

¿Y la arena de playa? Para que el suelo guarde la humedad.

¿Sabes decir mi nombre?

¿Qué?

Toma.

Qué rica.

La fresa se alimenta del calor, por eso es tan dulce.

¿Entonces tú crees que el camionero me ayudaría

a colarme en el rodaje?

A ver, el chico es el que les lleva la cisterna de agua.

Ya. Pero no sé si va todos los días

y tampoco sé si le metes en un compromiso.

Me sabe mal, pero es que irme sin verle...

Ya, ya...

En confianza... ¿La chica qué es tuyo?

Nada, nada... No, pobrecita.

Como el otro. En este país los jóvenes están desesperados.

Les han tapiado las vistas al futuro.

Me vas a dar un mitin ahora...

¿Qué quieres, contarme un secreto?

(RÍE)

Venga, vamos para fuera. Cuidado, no tropieces.

¿Te gustan las fresas?

Me encantan.

Pues hala, para ti todas, que yo estoy de fresas hasta los cojones.

¡Eh! ¿Os habéis hecho amigos?

Lo que más le gusta es la música. ¿A que sí, Bruno?

Esto es un horno.

(Trompeta)

(Música)

Ya voy, Bruno. Ya voy.

Cuidado, cuidado las manos.

Coged las fresas.

Venga, Bruno. Vámonos.

Buenas tardes. Buenas tardes.

Bueno.

Ya hemos llegado.

Ahí está el chaval.

Me cago en...

Estoy bien.

Deja, deja.

En el armario hay agua oxigenada y algodón. Venga.

¿Y estabais aquí y no habéis hecho nada?

Son cosas de chavales. ¿Cosas de chavales?

¡Venga, fuera, largo!

¿Te duele algo a parte del orgullo? No... No...

Venga, todos para fuera. Me cago en la hostia bendita.

Habrá que denunciarlo a la Guardia Civil, no sé...

Deja, deja... Estos pueblos son muy pequeños.

Antonio...

¿Sí?

¿Habéis visto a Lennon?

(SUSPIRA)

(Ladridos)

¡Eh, Julian!

¡Julian!

(HABLA EN INGLÉS)

¿Cynthia?

¡Cynthia!

(HABLA EN INGLÉS)

(HABLA EN INGLÉS)

Pero... ¡Oye!

(Ladridos)

No te lo vas a creer. Estudié medio año para peluquera.

¿Y no te gustó?

Sí, pero lo tuve que dejar.

Tienes un pelo precioso. ¡Qué calidad!

Sí... Gusta mucho por aquí.

No sé lo que te he hecho, pero espero que no te asustes

cuando lo veas. Tranquila.

Estaba harto de llevarlo largo.

¿Estos dibujos los has hecho tú?

¡Tachán!

¿No ha quedado tan mal, no? Tienes mano, sí, señora.

Y tú también.

¡Hala!

¿Los haces de memoria?

Me enseñó un vecino.

A veces le ayudo a reparar alguna virgen de escayola,

que pierde un dedo o se le troncha la nariz.

Tengo información fresca. Todas las tardes el cine Cervantes

suspende la sesión de las 8 porque ven lo rodado el día antes.

Van el director y la gente del equipo.

¿Y me dejarán entrar? Eso ya...

Le puedo escribir una nota a John explicándole.

¿Tú cómo estás?

¡Coño, qué bien te han arreglado el pelo!

Si quieres, tienes peluquera. ¿Tú?

¡Ya funciona! Era la chapa del cajón, que no...

¿Y si vamos a la sesión anterior?

Solo hay que esconderse hasta que vacíen la sala.

Tanto trabajo para conocer a un tipo.

Ni que fuera Claudia Cardinale. Eso es una mujer.

Esta tarde nos vamos al cine.

Mira, somos piratas.

(Claxon)

(PELÍCULA) "¿Pueden llevarme hasta la granja?

Voy a ver a una hermana mía que está en estado de buena esperanza.

-Que suba, hay sitio para todos.

-Por la otra puerta.

-¡Uy, un cura! -¿Le dan miedo?

-No, por Dios. Yo también tengo una hermana seminarista".

(SILBA)

Se me ha dormido la pierna.

Ven, ponte aquí.

(CONVERSACIONES SUPERPUESTAS)

¡Empezamos!

Mira, mira. Se ha cortado el pelo y se ha puesto las gafas.

¡Por fin! Es miope, pero lo ocultaba.

¿Y él no ha venido?

No, no parece.

Vamos, vamos... Hay que ir con mucho cuidado.

¡Vamos!

¡Vamos! ¡Por aquí!

Deseadme suerte. ¡Suerte!

¡Suerte!

(HABLAN EN INGLÉS)

¡Ay, a ver si lo convence!

Lleva bisoñé.

Me lo contó la maestra de peluquería.

¿Manolo Escobar?

Y un buen peluquín. ¿En serio?

Y Fran Sinatra.

(SILBA)

Eh, oigan, ¿qué hacen aquí? Que aún no hay sesión.

¿La película de Manolo Escobar no la echan?

A partir de las 10. ¿Hasta las 10 hay que esperar?

Pero aquí no se espera. En la calle.

Que la de Manolo Escobar no la ponen hasta las 10.

¿Qué? ¿Y este por dónde ha entrado?

Dice este señor que tenemos que esperar fuera.

Sí, sí. Fuera.

Luego volvemos.

Fuera.

Es que le encanta Manolo Escobar. ¿A quién, a mí?

¿Qué tal ha ido?

Como dicen en las películas: "Necesito un trago".

Venga, vamos, a la calle, a la calle.

La clave está en cazar la canción en Radio Luxemburgo y grabarlo.

Pero antes de que salga el disco en España.

Así los chavales presumen de saberse la letra

y se la traducen hasta a los mayores.

Eh, funciona.

Es una evidencia pegado...

Pega...

Pedagógica.

Yo sigo derecho. Sí, sí, siempre derecho.

Yo saco las letras de oído.

Pero es que no hay manera, se escapan cosas.

Y es feo dejar huecos en los cuadernos.

Pero como tienen la manía de no incluir letras en los discos.

¿Por qué?

Yo qué sé, eso es lo que quiero hablar con John.

Enseñarle los cuadernos

y decirle de tú a tú: "Oye, mira, John.

Hay chicos de Albacete... Sí, John, de Albacete".

¿Y por qué de Albacete? Da clases en Albacete.

Albacete capital.

¿Tú tienes carné? No.

Pero sabes conducir.

Esperemos.

¿Lo ves? A eso me refiero.

La gente aprende cuando quiere, cuando encuentra una motivación.

¿Sabes? Que sale de sí mismo, no del profesor

ni del programa de estudios.

Yo sé que mis alumnos algún día le dirán a sus hijos:

"Yo tuve un profesor que me enseñó el inglés

con 'I want to hold your hand'",

que quiere decir "déjame cogerte la mano".

Porque hay canciones que te salvan la vida.

Saber que alguien antes sintió lo que tú estás sintiendo ahora.

Ya no estás sol