Enlaces accesibilidad
Guerra en Ucrania

Rusia da un ultimátum a Ucrania para que la ciudad de Mariúpol se rinda en las próximas horas

Por
Personas con maletas en las calles de Mariúpol.
Personas con maletas en las calles de Mariúpol.

Rusia ha pedido este domingo a las fuerzas ucranianas que depongan las armas en la ciudad portuaria de Mariúpol antes del mediodía del lunes, donde, según Moscú, se está produciendo "una terrible catástrofe humanitaria".

"Dejen las armas", ha dicho el coronel general Mijail Mizintsev, director del Centro Nacional de Gestión de la Defensa de Rusia, en un informe distribuido por el Ministerio de Defensa. "Se ha desarrollado una terrible catástrofe humanitaria", ha añadido Mizintsev.

En el caso de que se produzca la salida de las tropas, "se efectuará de la siguiente forma: de 10 a 12 horas todas las unidades armadas de Ucrania y los mercenarios extranjeros sin armas y municiones (podrán abandonar la localidad) por una ruta acordada con Ucrania", ha especificado.

Mizintsev ha acusado a los "nacionalistas" ucranianos de sembrar "el caos" y "el terror" en Mariúpol y provocar una grave catástrofe humanitaria en la ciudad.

Kiev rechaza abandonar Mariúpol y lo califica de "delirio"

Ucrania ha rechazado entregar las armas de su Ejército y abandonar antes del mediodía de este lunes la ciudad de Mariúpol. La viceprimera ministra y jefa del Ministerio de Transportes y Comunicaciones de Ucrania, Iryna Vereshchuk, ha dicho al diario en línea Ukrayinska Pravda esta madrugada que el ministerio de Defensa de la Federación Rusa ha enviado una carta a Kiev de ocho páginas "que son un regreso a la historia y un delirio".

"Enviaron la misma carta a la ONU, al Comité Internacional de la Cruz Roja y esperaban que las organizaciones internacionales reaccionaran y comenzaran a presionar a Ucrania. Esto no sucederá. El CICR y la ONU entienden que es una manipulación de Rusia y que está tomando personas como rehenes", ha respondido Vereshchuk.

Asimismo, la viceministra ha añadido que no pueden hablar sobre la entrega de armas. "Ya hemos informado a la parte rusa al respecto", al señalar que se ha informado a Moscú que "en lugar de pasar tiempo en ocho páginas de carta, simplemente abra el corredor" humanitario para que puedan salir los civiles.

Rusia no ha utilizado armamento pesado en Mariúpol

El jefe militar ha dicho que las fuerzas rusas no han utilizado en la ciudad armamento pesado y tampoco lo han hecho las milicias prorrusas de Donetsk que combaten con el Ejército de Rusia. A la vez, ha asegurado que las fuerzas ucranianas que depongan las armas podrán abandonar Mariúpol de una manera "segura y sin que su vida corra peligro".

A partir del mediodía en la ciudad podrán entrar convoyes humanitarios con alimentos, medicamentos y artículos de primera necesidad tanto de Kiev, como de territorios del este del país, que no están bajo su control.

Paralelamente, Mizintsev ha llamado a las organizaciones internacionales, entre ellas la ONU y la Cruz Roja, a enviar a sus representantes a la ciudad para supervisar las evacuaciones de los civiles. Ha insistido en que los residentes pueden elegir libremente cualquier corredor humanitario, ofrecido tanto por Rusia, como por Ucrania, o quedarse en la ciudad.

Por su parte, el Gobierno ucraniano ha admitido que actualmente no tiene posibilidad de enviar refuerzos militares a Mariúpol. Olexii Arestovich, asesor del presidente, Volodímir Zelenski, ha dicho que las fuerzas más cercanas están a más de 100 kilómetros de distancia o ya involucradas en otros combates. "Actualmente, no hay una solución militar para Mariúpol. No es solo mi opinión, es también la opinión de los militares".

[an error occurred while processing this directive]