Enlaces accesibilidad

La ruptura entre PP y Cs provoca un terremoto político en España que obliga a recolocar el tablero

  • Ayuso convoca elecciones el 4 de mayo y se presentan mociones de censura en Madrid, Murcia y Castilla y León
  • Sin previsión este 2021 de comicios, este nuevo escenario complica las relaciones políticas a derecha y a izquierda

Por
La ruptura entre PP y Cs provoca un terremoto político en España

Terremoto político en varias comunidades tras la crisis abierta entre PP y Ciudadanos que dibuja un escenario incierto en la Comunidad de Madrid, Murcia y Castilla y León, y deja más que tocado el bloque de centro derecha en España. 

A primera hora de esta mañana saltaba la que parecía la noticia política del día: Ciudadanos rompía con el PP en Murcia y presentaba junto al PSOE una moción de censura para desbancar al presidente 'popular' Fernando López Miras. 

En ese momento nada hacía presagiar que quedaba el plato fuerte. Horas después, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha convocado elecciones anticipadas en Madrid un martes, el 4 de mayo, y ha cesado de forma fulminante a su vicepresidente, Ignacio Aguado, y a todos los consejeros de Ciudadanos. La ruptura en Madrid era total.

Ayuso ha explicado que temía que Cs y PSOE imitaran a Murcia y presentaran una moción en su contra, por lo que se ha visto "obligada" a convocar elecciones ante un escenario que ha negado el propio Aguado. "Miente", ha dicho el hasta ahora número dos de Ayuso en el Gobierno, que ha hablado de "capricho personal" de la presidenta y que ha negado que hubiera intención alguna de tratar de desbancarla del poder.

Pero todo ha quedado en el aire porque minutos después tanto PSOE como Mas Madrid presentaban sendas mociones de censura contra Ayuso, que han sido admitidas a trámite por la Mesa de la Asamblea de Madrid, abriendo ahora un complicado escenario que, a buen seguro, acabará en los tribunales.  El entorno de Ayuso habla de "fraude de ley" y "prevaricación" si la Mesa de la Asamblea no acata la decisión, y los dos partidos que han presentado las mociones dicen que estas son perfectamente legales y que no puede haber elecciones hasta que no se debatan. 

A la espera, por tanto, de si finalmente es el día 4 cuando los madrileños van a las urnas, el imparable tsunami tampoco acababa en Madrid y Murcia, y llegaba hasta Castilla y León, donde el PSOE ha lanzado otra moción de censura contra el Gobierno conjunto de PP y Ciudadanos. 

Crisis autonómica que obliga a los partidos a recolocarse

Lo que arrancaba como una crisis política solo en Murcia ha llevado a una crisis nacional con imprevisibles consecuencias y ahora todos los partidos deberán recolocar sus posiciones con unos comicios en Madrid con repercusiones claras en la política nacional. Tras las elecciones catalanas, que aún están sin resolver, no se esperaba una cita electoral este 2021 y menos con las características que entraña la de Madrid.

La olla a presión que ha sido Madrid durante la legislatura ha estallado y no solo afecta a los dos partidos que forman la coalición, sino que la izquierda tiene que replantear sus estrategias con un PSOE que ya ponía en duda la continuidad de Ángel Gabilondo y con Podemos y Más Madrid lejos aún de la unidad en torno a un proyecto. 

El PP se agarró a los bastiones del Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid en las elecciones de 2019 con un Pablo Casado recién estrenado en su liderazgo en el PP y el movimiento de Ayuso supone un riesgo claro porque si el PP se aleja en Madrid de Cs solo puede acercarse a Vox para gobernar. Casado lleva trabajando meses en un movimiento contrario y pretende cierto alejamiento de la formación de Santiago Abascal. 

La estrategia de Inés Arrimadas en Murcia- quizá sin ver la reacción posterior en Madrid- tampoco está exenta de riesgo tras la perdida de votos en los últimos procesos electorales por los 'naranjas', con especial virulencia en las recientes elecciones catalanas. Y una debacle en Madrid para Ciudadanos podría suponer un golpe definitivo para la formación. 

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, no ha tardado en hacer un llamamiento a que dirigentes y militantes de Cs se sumen a las siglas del Partido Popular ya que, a su juicio, Arrimadas ha hecho un frente de izquierdas junto a PSOE y Unidas Podemos.

Hay comunidades donde la relación entre PP y Cs ha sido muy difícil desde el principio, como es el caso de Madrid, donde los desencuentros entre Ayuso y Aguado han sido constantes y públicos; y otras, donde a pesar de la buena relación entre socios, por ejemplo en Castilla y León, su vicepresidente, Francisco Igea, no cuenta con el respaldo de Inés Arrimadas y eso podría provocar algún cambio.

Algunas coaliciones PP-Cs, eso sí, han resistido el efecto del terremoto inesperado de este miércoles: la de la Junta de Andalucía, el Gobierno de Castilla y León, y también el Ayuntamiento de Madrid, donde hablan de estabilidad en los respectivos gobiernos, que se han blindado, pero los efectos de este enfrentamiento entre socios son imprevisibles. 

Vox, el tercer partido del bloque conservador en España, se ha lanzado a pedir comicios en todas y cada una de las comunidades gobernadas por los 'populares' y 'naranjas', aprovechando que la ruptura de PP y Cs les puede dar rédito electoral y seguir subiendo posiciones por ese flanco. Fortalecido tras los resultados en las elecciones generales (cuando se sitúo como tercera fuerza en España) y en Cataluña (donde dio el 'sorpasso' al PP y logró más escaños que los populares y Cs juntos) es el más interesado en que haya nuevos comicios madrileños.

Movimientos a derecha y a izquierda

La Comunidad es la joya de la Corona que todos los partidos quieren y, nada más conocerse el adelanto electoral en Madrid, ya han empezado a sonar nombres como posibles candidatos para la Puerta del Sol. Esta convocatoria ha pillado a las formaciones políticas totalmente desprevenidas sin pensar en comicios y ahora tendrán que fraguar estrategias y elegir cabezas de cartel rápido, además de las alianzas posteriores. 

Además, a nadie se le escapa que en medio de unas elecciones se complican las relaciones políticas, de tal forma que el Gobierno de coalición, que ya reconoció en la campaña de las catalanas un ambiente más enconado por los comicios, puede volver a arañar unas relaciones de por sí complejas y con constantes discrepancias entre los socios.

Este mismo miércoles fuentes del PSOE han asegurado a TVE que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la líder de Cs, Inés Arrimadas, hablarán de las mociones de censura presentadas, lo que no gustará a Unidas Podemos, que recela de todo acercamiento con los 'naranjas', y tampoco a ERC, que ya este martes amenazaba al Gobierno con la falta de apoyo después de que la parte socialista del Ejecutivo celebrase la decisión de la Eurocámara de retirarle la inmunidad a Carles Puigdemont. Los republicanos ya han dicho en numerosas ocasiones que Sánchez debe elegir si con ellos o con los 'naranjas'. El ambiente político amenaza con caldearse más, si cabe.

El posible acuerdo para la renovación de órganos constitucionales pendientes, con el CGPJ en el foco, también podría verse afectado si hablamos de elecciones en menos de dos meses ya que tanto PSOE y el PP trataran de evitar firmas conjuntas en un periodo de 'guerra' que ya se ha iniciado.

Noticias

anterior siguiente